El té negro es ideal para el intestino

Té Negro

Historia en Breve -

  • Los ratones que consumieron extractos de té verde o negro manifestaron un cambio en las proporciones de dos significativos grupos familiares de microbiomas, registraron una disminución en las bacterias relacionadas con la obesidad y un aumento en la cantidad de bacterias asociadas con la masa corporal magra
  • Cuando los compuestos del té negro trabajan por mejorar su proporción de organismos buenos y malos en el intestino, también le están ayudando a reducir su tendencia hacia la obesidad y diabetes
  • Una diferencia entre los tés es la manera en que el cuerpo absorbe los antioxidantes: los polifenoles del té verde son tan pequeños que se absorben en el torrente sanguíneo e hígado; aquellos que se encuentran en el té negro son más grandes y permanecen en el intestino para favorecer su salud intestinal
  • El consumo de té negro está relacionado con una disminución en su riesgo de sufrir derrames cerebrales, ataques cardíacos, hipertensión, diabetes, demencia e incluso cáncer, sobre todo si bebe cuatro tazas al día, o más

Por el Dr. Mercola

Una taza de té caliente le ofrece muchos beneficios, en especial cuando la temperatura comienza a disminuir, sin embargo, aunque las ventajas del té verde son muchas y bien conocidas, hay otro tipo — el té negro — que según lo demostrado por investigaciones recientes no solo tiene un impacto positivo en la reducción de peso, sino que en el proceso da lugar a un microbioma intestinal más saludable.

Sus beneficios específicos provienen de la forma en que el té negro (y también el té verde) puede cambiar la proporción de las bacterias del intestino, disminuir los porcentajes de un tipo antiguamente relacionado con la obesidad y aumentar la cantidad de bacterias asociadas con la masa corporal magra, de acuerdo con Prevent Disease.1

Una investigación de la Universidad de California que fue publicada en el European Journal of Nutrition,2 reveló que beber té negro no solo puede mejorar su microbioma intestinal, sino que también podría favorecer su función intestinal. La autora principal del estudio, Susanne Henning, explica:

"Nuestros nuevos hallazgos sugieren que el té negro, por medio de un mecanismo específico del microbioma intestinal, también podría contribuir a la buena salud y reducción de peso en los seres humanos.

Los resultados sugieren que tanto el té verde como el negro son prebióticos, sustancias que inducen el desarrollo de microorganismos buenos que contribuyen al bienestar de una persona".3

Ahora parece ser que tanto el té verde como el negro tienen efectos que favorecen el metabolismo, el té verde trabaja a través del torrente sanguíneo y el té negro por medio de las bacterias intestinales.4

Además, los polifenoles antioxidantes ambos combatena los radicales libres, lo cual ayuda a garantizar el funcionamiento adecuado del ADN y las membranas celulares.5 Sin embargo, al tener un impacto sobre el microbioma intestinal, el té negro ayuda a prevenir el aumento de peso y la obesidad, lo que lo hace "anti-obesogénico". Psychology Today explica parte del mecanismo de cómo funciona esto, así como la importancia de la salud intestinal:

"Cada uno de nosotros tiene billones de microorganismos y diversas comunidades bacterianas — comúnmente son conocidas como microbioma o microbiota intestinal — que residen en nuestro tracto gastrointestinal en un momento determinado.

La microbiota es una comunidad ecológica y diversa de microorganismos que suele ser una combinación de ‘bacterias buenas’ beneficiosas y bacterias potencialmente perjudiciales.

El intestino humano es similar al de un ratón y por lo general alberga más de 100 billones de microorganismos.

Las colonias de microbiomas comienzan a residir dentro de nuestros intestinos inmediatamente después de nacer, son vitales para el desarrollo saludable del sistema inmunológico y se asocian con varias importantes funciones neurobiológicas y fisiológicas".6

Estudio: Lo Que el Té Negro Puede Hacer Por su Intestino

A los cuatro grupos de ratones que fueron parte de la investigación, se les brindo una alimentación diferente con el fin de compararlos durante un período de cuatro semanas, de la siguiente manera: alimentación baja en grasa y rica en azúcar; rica en grasas y azúcares; rica en grasas y azúcares más extracto de té verde; y extracto de té negro con alto contenido de grasas y azúcares.

Al evaluar los resultados, agrega el UCLA Newsroom,7 los científicos encontraron que los ratones que consumieron los extractos de té verde o negro bajaron la misma cantidad de peso que los que recibieron una alimentación baja en grasas.

Al mismo tiempo, se tomaron muestras del intestino grueso de los ratones para poder contabilizar sus bacterias, así como también de sus tejidos hepáticos para poder medir sus depósitos de grasa.

Los hallazgos de los científicos indicaron que los ratones que habían consumido extractos de té manifestaron un cambio en las proporciones de dos significativos grupos familiares de microbiomas.

El primero fue una disminución de la bacteria Firmicutes que está vinculada con la obesidad, junto con un aumento de Bacteroidetes que en estudios previos se había asociado con la masa corporal magra. El equipo enumeró las ocho bacterias que "correlacionaron significativamente" con bajar de peso como una reacción provocada por los extractos de té:

Blautia

Bryantella

Collinsella

Lactobacillus

Marvinbriantia

Turicibacter

Barnesiella

Parabacteroides

Solo los ratones que habían consumido té negro manifestaron un aumento de pseudobutyrivibrio, además de un incremento adicional en el desarrollo intestinal de ácidos grasos de cadena corta,8 que según la explicación del equipo podría ser la bacteria que hace la diferencia en cómo los tés negro y verde cambian la manera de metabolizar la energía, destaca el Atlanta Journal-Constitution.9

Las moléculas del té verde, al ser más pequeñas, se absorben directamente en el torrente sanguíneo y el hígado, mientras que el té negro permanece en el tracto intestinal porque sus moléculas son más grandes. Los autores del estudio explican:

"Cuando las moléculas del té negro permanecen en el tracto intestinal, promueven el desarrollo de bacterias beneficiosas y la formación de metabolitos microbianos que se encuentran implicados en la regulación del metabolismo energético".10

Otras Ventajas del Té Negro Sobre las Enfermedades

El té negro puede conservar su fuerte sabor durante varios años, mientras que por lo general el té verde se desvanece si no se consume en un año, sin embargo, ese solo es uno de los muchos beneficios de consumir té negro.

De acuerdo con estudios realizados en Arabia Saudita, Holanda y Australia Occidental, las ventajas de beber té negro aumentan al tomar cuatro o más tazas al día,11 mientras que reduce el riesgo de padecer varias enfermedades y trastornos, incluidos accidentes cerebrovasculares, ataques cardíacos, hipertensión, diabetes e incluso cáncer.

De manera similar, un estudio de la Universidad King Saud en Arabia Saudita demostró que los participantes que bebían más de 6 tazas de té al día tenían "significativamente menos tendencia a desarrollar enfermedades coronarias" en comparación con quienes no bebían té.12

Un estudio del Instituto Nacional de Salud Pública y Medio Ambiente de Holanda encontró una asociación entre el té negro y la incidencia de accidentes cerebrovasculares.13

El cáncer es otra enfermedad contra la cual los científicos han descubierto que el té negro es protector. Un estudio del año 2000 de la Universidad de Rutgers descubrió lo que llamaron el "arma secreta" del té negro, un poderoso polifenol anticancerígeno llamado teaflavina-3'-monogallato (TF-2).

Un investigador, el Dr. Kuang Yu Chen, señaló que el compuesto exhibía "propiedades muy interesantes" contra las células del cáncer de colon. "Si bien la exposición al TF-2 deja intactas las células normales, las células cancerosas 'se suicidan' en masa"14 por medio de un proceso llamado apoptosis, o muerte celular programada.

El Té Negro Reduce la Presión Arterial y el Riesgos de Diabetes

Puede que no sea sorprendente que cuando los compuestos del té negro trabajan en mejorar su proporción de organismos buenos y malos en el intestino, también le están ayudando a reducir su tendencia hacia la obesidad y diabetes.

Tal como un prebiótico, los polisacáridos del té negro contuvieron más propiedades inhibidoras de glucosa en comparación con otros dos tés, incluidos el té verde y el té oolong.

Otro estudio demostró que los polisacáridos del té negro podrían atenuar el aumento de azúcar en la sangre después de las comidas de manera más efectiva que los compuestos similares del té verde y oolong, que proporcionan un posible control de la diabetes.15

"La inhibición de las alfa-glucosidasas intestinales retrasa la digestión de los almidones y la sacarosa, reduce las excursiones de glucosa postprandial en la sangre y, por lo tanto, imita los efectos de estar a dieta en personas con problemas de azúcar en la sangre".16

Además, en los Archivos de Medicina Interna del JAMA se publicó un estudio de seis meses de duración que fue realizado por un equipo de científicos de la Universidad de Australia Occidental (UWA, por sus siglas en inglés), dirigido por el profesor Jonathan Hodgson, quien informó que beber tres o más tazas de té negro al día (lo cual proporciona aproximadamente 429 miligramos (mg) de polifenoles) podría reducir la presión arterial, lo que a su vez puede ayudar a disminuir el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas y también tiene un efecto a largo plazo.17 Hodgson señaló:

"Nuestro estudio demostró, por primera vez, que consumir té negro de manera regular a largo plazo puede dar como resultado una (presión sanguínea) significativamente más baja en personas con un rango de (presión sanguínea) de normal a alto-normal.

A nivel poblacional, las diferencias observadas (en la presión arterial) se asociarían con una reducción del 10 % en la prevalencia de la hipertensión y una disminución de entre el 7 y 10 % en el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares".18

Después del período de prueba de seis meses, el equipo del estudio informó que la presión arterial sistólica y diastólica de los participantes disminuyó entre 2 y 3 mm Hg, en comparación con quienes no bebían té. Jane Rycroft, gerente general de nutrición y salud del departamento de Investigación y Desarrollo en Unilever, declaró:

"Esta es una evidencia más para sugerir que el té y sus ingredientes naturales pueden ayudar a las personas a estar más saludables. Si bien una disminución de entre 2 y 3 mm Hg es un cambio pequeño en la presión arterial de una persona, es tentador pensar en el impacto positivo que esto podría tener en reducir el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas entre el público en general".19

La Diferencia entre los Tés es en Cómo son Procesados

Todos los tés provienen de la planta Camellia Sinensis, un árbol de hoja perenne de flores blancas, explica The Spruce, y agrega que la diferencia básica entre el té negro y el verde proviene de sus métodos de producción: el té negro se oxida y fermenta por completo, mientras que el té verde no.20

Además de contener cafeína y los polifenoles antes mencionados, una taza de 8 onzas de té negro contiene varias otras propiedades únicas y beneficiosas para la salud, informa Nutrition Data:21

Aminoácidos

Proteínas

Potasio

Minerales importantes

Manganeso

Riboflavina

Folato

Magnesio

Es otra manera de decir que el té negro puede oxidarse durante dos o cuatro horas, mientras que el té verde no se expone al oxígeno en absoluto. Los diferentes colores y sabores del té dependen de la manera en que se procese la planta.

Por lo general, entre más oscuro sea el té, más tiempo lleva oxidándose o expuesto al oxígeno. Una cosa que debe observar a la hora de comprar té es su método de tratamiento, por lo que debe buscar tés orgánicos. De lo contrario, es posible que se esté sometiendo a una fuerte dosis de pesticidas en aerosol.

Otro problema con el té podría ser la exposición a las toxinas del suelo y agua, tales como metales pesados y flúor. Con el fin de producir un té puro y de alta calidad es esencial que se cultive en un ambiente limpio, así que tenga esto en cuenta al momento de elegir su fuente.

Si piensa en todos los chinos sabios que probablemente consumieron miles de tazas de té durante sus vidas, no es ninguna sorpresa que beber té pueda ayudar a prevenir la demencia en un 50 %, y que el riesgo de que las personas desarrollen la enfermedad de Alzheimer pueda reducirse en un 86 %, segun con otro estudio.22

De hecho, "el papel protector del consumo de té para la función cerebral no se limita a un tipo de té en particular — siempre y cuando el té se elabore de hojas de té, tales como el té verde, negro u oolong".23 Así que beber té de alta calidad podría beneficiar su salud en múltiples maneras, desde su cerebro hasta su intestino.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario