¿Cuáles son los signos de la deficiencia de vitaminas del complejo B?

Fatiga

Historia en Breve -

  • Una deficiencia en vitaminas B podría conducir a enfermedades respiratorias, demencia, síntomas psiquiátricos y trastornos sanguíneos
  • Algunos grupos experimentan un mayor riesgo de deficiencia de vitamina B, tales como los adultos mayores, personas expuestas a pesticidas, quienes toman inhibidores de la bomba de protones, beben grandes cantidades de alcohol o tienen una enfermedad autoinmune
  • Las vitaminas B le ayudan a su cuerpo a desintoxicarse de la contaminación del aire, lo que causa daños graves a sus pulmones, corazón y otros sistemas de órganos; el folato también podría ayudar a reducir la incidencia de defectos del tubo neural en los bebés y prevenir el desarrollo de autismo y esquizofrenia
  • Si bien los términos folato y ácido fólico a menudo se usan de manera indistinta, no son idénticos; el ácido fólico puede desencadenar un daño hepático comparable al daño producido por el glifosato

Por el Dr. Mercola

Los medios tradicionales a menudo publican historias sobre cómo los suplementos podrían causar problemas. Uno de los inconvenientes de los estudios que señalan a los suplementos es que generalmente usan vitaminas sintéticas y no suplementos de alimentos enteros.

El cuerpo no está hecho para procesar agentes artificiales que a menudo se hacen pasar por equivalentes de la sustancia real. La verdad es que con frecuencia no son lo mismo y no le proporcionan los mismos beneficios.

Las deficiencias de vitaminas podrían provocar enfermedades y contribuir a problemas crónicos como presión arterial alta, demencia y cáncer. Una deficiencia nutricional que tiene el potencial de causar estragos en su salud, cognición e incluso su sistema respiratorio es la deficiencia de vitaminas del complejo B.

Las vitaminas B también ayudan al organismo a desintoxicarse de la exposición crónica a contaminantes y productos químicos.

Los adultos mayores tienen tasas más altas de deficiencia

Un gran estudio poblacional realizado en Irlanda1 descubrió que había una cantidad más grande de la esperada de adultos mayores de 50 años con deficiencias de vitamina B12 y folato. Investigadores del Trinity College en Dublin2 analizaron información de más de 5 000 adultos para establecer un nivel general de vitamina B12 y folato en una población madura.

En muchos países, las políticas de salud pública han sugerido que suplementar los alimentos procesados con ácido fólico y vitamina B12 podría garantizar que la población en general tenga acceso a estos nutrientes. Sin embargo, los hallazgos actuales3 sugieren que es posible que las políticas oficiales en materia de salud no sean suficientes.

Los investigadores observaron que tanto el folato como la vitamina B12 son cruciales para la salud cerebral, producción de glóbulos rojos, síntesis y reparación del ADN y las funciones nerviosas.4

Los datos revelaron que hasta 1 de cada 8 adultos mayores tenía bajos niveles de vitamina B12 o deficiencia de la misma, y 1 de cada 7 tenía niveles bajos o deficientes de folato.

A medida que la edad de los participantes aumentaba, la prevalencia de niveles inadecuados de folato parecía aumentar. Los porcentajes se incrementaron del 14 % en personas de hasta 60 años a 23 % en participantes mayores de 80 años.5

Estudios previos han relacionado la mala salud a largo plazo--sobre todo en adultos mayores--con los bajos niveles nutricionales de folato y vitamina B12. Las elevadas tasas de deficiencia que se observaron en la población de mayor edad son motivo de preocupación.

La Dra. Rose Kenny, investigadora principal del estudio6 cree que dado que estas deficiencias podrían tratarse al enriquecer los alimentos, se sugieren implicaciones significativas de las políticas y prácticas para el gobierno y los servicios de salud.

La fortificación de productos alimenticios en Irlanda es voluntaria, pero algunos alimentos están enriquecidos con micronutrientes como el ácido fólico.

En los Estados Unidos, la fortificación con ácido fólico es obligatoria; sin embargo, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición (NHANES, por sus siglas en inglés) hecha por el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés)7 un 3.2 % de los adultos mayores de 50 años sigue manifestando deficiencia y otro 20 % tiene niveles limitados de deficiencia de vitamina B12.

Las deficiencias de vitamina B son peligrosas para su salud

Las deficiencias de vitamina B están relacionadas con una serie de problemas de salud. La deficiencia de B12 es una causa conocida de daño al sistema nervioso central y periférico.

Un estudio demostró que la deficiencia aumentaba la prevalencia de hiperreactividad laríngea y, posteriormente, reducía los umbrales de la tos. Después de administrarles suplementos de B12, los pacientes notaron que sus síntomas mejoraron significativamente. Según el estudio,8 los resultados sugieren que una deficiencia podría contribuir a la tos crónica al favorecer la neuropatía sensorial.

Los trastornos del sistema nervioso central también se asocian con una deficiencia de vitamina B, incluidos la demencia y Alzheimer. En los Estados Unidos la enfermedad de Alzheimer se encuentra en proporciones epidémicas, donde hay 5.4 millones de personas enfermas y se espera que la cantidad aumente a 16 millones para el año 2050.

En un estudio publicado en PNAS,9 los investigadores encontraron que las vitaminas B6, B12 y ácido fólico podrían ayudar a desacelerar la progresión de la enfermedad de Alzheimer, lo cual confirma y apoya estudios previos.

Los 156 participantes tenían más de 70 años y fueron diagnosticados con deterioro cognitivo leve. Un grupo recibió un placebo y el otro una elevada dosis de suplementos de vitamina B que consistió en B6, B12 y ácido fólico.10 El tratamiento demostró una disminución efectiva de la contracción del volumen cerebral total en dos años y menor atrofia cerebral en regiones particularmente vulnerables al daño por Alzheimer.

Las afecciones psiquiátricas también responden significativamente a los suplementos de vitamina B. La investigación ha demostrado que reduce los síntomas asociados con la esquizofrenia más que los tratamientos farmacológicos estándar por sí solos.11

Cuando se usan junto con antipsicóticos, los suplementos de vitamina B podrían restablecer los déficits nutricionales, reducir el estrés oxidativo y modular las vías neurológicas que exacerban los síntomas de la enfermedad psiquiátrica.

El fallecido Dr. Abram Hoffer fue un destacado investigador sobre la niacina y autoridad mundial en el uso terapéutico de la misma.12 Descubrió que ciertas personas tienen lo que él llamó dependencia a la niacina. Esto significa que necesitan mucha más niacina de lo normal de forma cotidiana y son esencialmente dependientes de ella para mantenerse bien.

Este parece ser el caso de algunos padecimientos específicos, que incluyen trastorno por déficit de atención, ansiedad, depresión, trastorno obsesivo compulsivo y psicosis general; la deficiencia podría desencadenar manías, psicosis e delirios paranoides.

Las deficiencias de vitamina B también se asocian con:

Fatiga

Debilidad

Anemia

Infecciones cutáneas

Nausea

Confusión mental

Problemas digestivos

Grupos con mayor riesgo de deficiencias en vitaminas del complejo B

Mientras que la vitamina B12 se obtiene fácilmente de proteínas de origen animal como la carne, pescado, leche y queso, la progresión de la edad podría disminuir su capacidad para absorber vitaminas de los alimentos.13 La absorción depende del ácido estomacal adecuado, pepsina y factor intrínseco gástrico.

Si consume bloqueadores de ácido para la acidez estomacal también podría experimentar cantidades insuficientes de ácido. Las personas que usan un inhibidor de la bomba de protones de manera regular podrían desarrollar una deficiencia de vitamina B12.14 El consumo excesivo de alcohol también puede reducir su índice de absorción.

Las personas que sufren otros trastornos estomacales o del intestino delgado, como enfermedad celíaca o de Crohn, podrían ser incapaces de absorber la vitamina B12 de sus alimentos.15 Quienes se hayan sometido a procedimientos quirúrgicos en el tracto gastrointestinal para bajar de peso o que resultan en la extirpación total o parcial del estómago, también podrían estar en riesgo.

Las personas que practican el vegetarianismo estricto o son veganos corren un mayor riesgo que aquellos que son ovo-lacto-vegetarianos, ya que sus fuentes naturales de alimentos se limitan a los alimentos de origen animal.

El grupo de vitaminas B es una colección de ocho vitaminas hidrosolubles,16 que no pueden ser almacenadas por el cuerpo y debe consumir regularmente en su alimentación. Los tiempos de cocción prolongados o el procesamiento de los alimentos pueden destruir o reducir la disponibilidad de muchas de las vitaminas del grupo B.

En el estudio presentado de Irlanda, los niveles bajos o deficiencia de vitamina B12 se encontraron con mayor frecuencia en las personas que fuman, viven solas y quienes tenían antecedentes socioeconómicos más bajos.17

También hay grupos de personas que tienen un requerimiento más elevado, como las mujeres embarazadas o lactantes, quienes tienen un trastorno autoinmune o infección por VIH. La deficiencia de vitamina B6 es relativamente inusual en los Estados Unidos, pero algunos padecen deficiencia subclínica o niveles subóptimos.

Las personas con una función renal deficiente, trastornos autoinmunes tales como la artritis reumatoide o las personas dependientes del alcohol, tienen mayor dificultad para absorber la vitamina B6.18

Desintoxíquese de la contaminación crónica del aire

La exposición crónica a pesticidas y contaminación del aire podría ayudar a agotar sus niveles de vitaminas del complejo B. Se necesitan cantidades adecuadas de las ocho vitaminas para ayudar a satisfacer las demandas nutricionales de su cuerpo durante la desintoxicación.19

Según la Organización Mundial de la Salud,20 el 92 % de las personas en el mundo respira aire contaminado y vive en ambientes tóxicos responsables de al menos 1 de cada 4 muertes reportadas en todo el mundo.

La mala calidad del aire causa daños graves en los pulmones, corazón y otros sistemas de órganos. Sin embargo, mantener niveles óptimos de vitaminas del complejo B podría ayudar a compensar su exposición al aire tóxico contaminado.21

En un estudio publicado en PNAS,22 los investigadores reclutaron a 10 voluntarios entre 18 y 60 años de edad. Los participantes fueron expuestos a aire limpio y recibieron un placebo para establecer una referencia.

Durante la siguiente ronda de pruebas, inhalaron smog concentrado durante dos horas, después de lo cual se les tomaron muestras de sangre.

Posteriormente, los participantes recibieron suplementos diarios de 2.5 miligramos (mg) de ácido fólico, 50 mg de vitamina B6 y 1 mg de vitamina B12 durante cuatro semanas antes de inhalar niveles peligrosos de partículas finas (2.5 MP) de contaminación del aire.

Es importante señalar que las dosis utilizadas durante el estudio fueron más altas que las recomendadas por el Instituto de Medicina. Sin embargo, esta no ha sido la primera vez que la vitamina B en dosis más altas ha demostrado ser beneficiosa.

Luego de cuatro semanas de suplementación, los participantes experimentaron una reducción en el daño genético en 10 ubicaciones de genes, protección al ADN mitocondrial de los efectos nocivos y ayuda para reparar parte del daño genético causado por la contaminación.23

Beneficios neurológicos para mantener niveles óptimos de vitaminas B

El folato (vitamina B9) es una de las vitaminas B que se necesitan para producir glóbulos rojos y blancos en la médula ósea y para convertir los carbohidratos en energía. Aunque su cuerpo es capaz de producir folato en el intestino,24 se requieren bacterias probióticas específicas, que es posible que no residan en su microbioma intestinal.

Las cantidades adecuadas de folato son extremadamente importantes durante los períodos de rápido crecimiento, como en la infancia, adolescencia y el embarazo.

Por esta razón, desde la década de 1990, los alimentos a base de granos de los Estados Unidos deben ser enriquecidos con ácido fólico para ayudar a prevenir defectos del tubo neural en bebés nacidos de madres que es posible que no hayan consumido suficiente folato.25

Los defectos del tubo neural son malformaciones congénitas complejas que se producen cuando falla el cierre del tubo neural durante la embriogénesis.

Aunque la suplementación con ácido fólico ha demostrado una disminución en la prevalencia de los defectos del tubo neural,26,27 otros elementos de evidencia han sugerido que el metabolismo de B12, colina y metilación también están involucrados.28

Los niveles óptimos de vitamina B9 también podrían impedir el desarrollo de psicosis y autismo en los niños.

En un estudio, los investigadores compararon a niños en edad escolar nacidos antes de la fortificación obligatoria frente a jóvenes nacidos después y encontraron un aumento en la exposición al ácido fólico uterino, el cual se asoció con cambios en el desarrollo cerebral posterior, lo que a su vez predijo un menor riesgo de síntomas de psicosis.29

El equipo del Hospital General de Massachusetts30 revisó dos conjuntos de imágenes cerebrales tomadas entre las edades de 8 a 18 años, lo que reveló que los nacidos después de la implementación completa de la fortificación de los alimentos con ácido fólico tenían diferentes patrones de maduración cortical.

Estas diferencias se caracterizaron por un tejido cerebral significativamente más grueso y un adelgazamiento retardado de la corteza cerebral, que son regiones asociadas con el desarrollo de la esquizofrenia.

El folato también podría mitigar el riesgo de autismo inducido por pesticidas. A medida que el glifosato altera el microbioma intestinal, podría conducir a una disminución de la capacidad para producir folato e inducir la deficiencia del mismo.

Una investigación de la UC Davis descubrió que tomar una cantidad recomendada de ácido fólico en el momento de la concepción podría reducir el riesgo de autismo relacionado con pesticidas. En un comunicado de prensa, los investigadores escribieron:31

"En el estudio, los niños cuyas madres tomaron 800 o más microgramos de ácido fólico (la cantidad en la mayoría de las vitaminas prenatales) tuvieron significativamente menos riesgo de desarrollar trastornos del espectro autista (TEA)--incluso cuando sus madres estuvieron expuestas a pesticidas domésticos o agrícolas asociados con un mayor riesgo.

Las madres que tomaron menos de 800 microgramos y tuvieron contacto con pesticidas en el hogar tenían un riesgo estimado mucho mayor de tener un hijo que desarrolló TEA, en comparación con las madres que tomaron 800 microgramos de ácido fólico o más y no estuvieron expuestas a los pesticidas.

El riesgo asociado aumentó en las mujeres expuestas repetidamente. Las mujeres con bajo consumo de ácido fólico que estuvieron expuestas a pesticidas agrícolas durante un periodo desde tres meses antes de la concepción hasta tres meses después también tenían un riesgo estimado más elevado".

¿Folato o ácido fólico?

Aunque con frecuencia los términos folato y ácido fólico se usan de manera indistinta, es importante percatarse de que existen diferencias significativas entre ellos. En un artículo de Weston A. Price, la investigadora del Instituto Tecnológico de Massachusetts, Stephanie Seneff Ph.D., escribe acerca de las diferencias entre ambos:32

"El ácido fólico suplementario que se agrega a la harina es una versión sintética de la vitamina B, que se oxida y carece del grupo metilo. La forma activa de la vitamina se denomina técnicamente metiltetrahidrofolato. El ácido fólico es mucho más estable, mientras que el folato se descompone fácilmente con el añejamiento o calor...

El ácido fólico es una molécula sintética (más barata) mientras que el folato es natural.

Un estudio definitivo realizado en 1991 en el que participaron 33 centros de siete países pareció apoyar la decisión, lo que sugiere un claro beneficio de la administración de suplementos de ácido fólico con un pequeño inconveniente.

Una arriesgada suposición en la suplementación con ácido fólico en lugar de folato era que los microbios intestinales se ocuparían de reducir el ácido fólico a folato (al agregar dos átomos de hidrógeno y reducir los dobles enlaces) y después agregar el importante grupo metilo, antes de su absorción en el torrente sanguíneo. Si esto no sucede, el ácido fólico es inútil e incluso podría tener efectos tóxicos.

Un estudio mucho más reciente, realizado en 2014, sugiere que esta suposición era errónea. A través de mediciones directas de metabolitos de ácido fólico en la vena porta hepática, descubrieron que el intestino humano puede metilar el folato, pero no puede reducir de manera eficiente el ácido fólico, un paso que es necesario antes de la metilación.

Esto significa que el ácido fólico llega al hígado sin reducción ni metilación, el cual después tiene la tarea de reducirlo y metilarlo.

Esto le cuesta bastante al hígado, tanto en capacidad antioxidante como en capacidad de metilación.

De hecho, se puede esperar que conduzca al hígado hacia un estado de hiperoxidación, con alta proporción de glutatión oxidado a reducido y agotamiento de un compuesto importante llamado nicotinamida adenina dinucleótido fosfato (NADPH) y metionina, todo lo cual conduce al estrés hepático.

Por desgracia, el glifosato también provoca todo esto en el hígado".

Encuentre estos valiosos nutrientes en su alimentación

Como regla general, recomiendo obtener la mayoría, si no es que todos, sus nutrientes a base de alimentos reales. Lo ideal es que sean alimentos producidos de manera orgánica para evitar la exposición a pesticidas tóxicos.

Sin embargo, dependiendo de su situación y estado de salud, es posible que necesite uno o más suplementos. Comience por revisar la lista de alimentos que contienen vitaminas B en mi artículo anterior: "Cómo las vitaminas B mejoran la salud cerebral, cognición, problemas psiquiátricos y trastornos del estado de ánimo".

Si descubre que rara vez o nunca consume alimentos ricos en uno de estos nutrientes, es posible que deba considerar el uso de un suplemento de alta calidad, idealmente a base de alimentos. Considere limitar su consumo de azúcares e incorporar alimentos fermentados a su alimentación para ayudar a mejorar su absorción y reducir el daño a sus mitocondrias y metabolismo.

Como todo el grupo de vitaminas B se produce dentro de su intestino, es importante consumir alimentos fermentados, enteros y cultivados orgánicamente para proporcionarle fibra y bacterias beneficiosas importantes a su microbioma con el fin de optimizar su producción interna de vitaminas B.

Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo