El estres, el cansancio y la función suprarrenal

glándulas suprarrenales

Historia en Breve -

  • La pregnenolona es una hormona esteroidea que se produce principalmente en las glándulas suprarrenales de su precursor, el colesterol, que produce una serie de efectos beneficiosos, que incluyen mejoramiento de la memoria y disminución de la sensación de fatiga inducida por el estrés
  • Esta es una hormona precursora gracias a la cual se elaboran casi todas las demás hormonas esteroideas, incluyendo la DHEA, progesterona, testosterona, estrógenos y cortisol
  • Si sus glándulas suprarrenales se encuentran estresadas, sus niveles de pregnenolona disminuirán; existen muchas causas del estrés suprarrenal, incluyendo el estrés psicológico, sueño o ejercicio inadecuado, enfermedades o lesiones, o mala alimentación
  • Los síntomas del estrés suprarrenal incluyen menor temperatura corporal, debilidad, irritabilidad, depresión, mala concentración, hambre excesiva, insomnio y muchos otros más
  • Para mantener la función suprarrenal fuerte es importante optimizar los niveles de cortisol, controlar el azúcar en la sangre, niveles de insulina y condición física general

Por BioHealth Diagnostics

 

Al igual que la DHEA, la pregnenolona es una hormona esteroidea producida en el cuerpo; y es una hormona precursora sintetizada del colesterol, principalmente en las glándulas suprarrenales, pero también en el hígado, piel, cerebro, testículos, ovarios y retina de los ojos.

Los esteroides son una gran familia de compuestos bioquímicos estructuralmente similares que tienen funciones antiinflamatorias, determinantes del sexo, y reguladoras del crecimiento. De hecho, la pregnenolona es la mayor precursora, ya que de ahí se obtienen casi todas las demás hormonas esteroides; incluyendo la DHEA, progesterona, testosterona, estrógenos y cortisol.

A pesar de sus potentes metabolitos, se reconoce que la pregnenolona no tiene efectos secundarios significativos, y manifiesta una mínima o nula actividad anabólica, estrogénica o androgénica.

En ratones de laboratorio se ha descubierto que la pregnenolona es 100 veces más eficaz para mejorar la memoria que otros esteroides o precursores de esteroides. Al parecer la pregnenolona es el potenciador de memoria más poderoso reportado en animales.

Se ha informado que esta hormona no solo hace que las personas sean más inteligentes sino también más felices y mejora la capacidad de desempeño laboral, mientras aumenta la sensación de bienestar. También se ha informado que disminuye la sensación de fatiga inducida por altos niveles de estrés.

Como es el caso con el precursor de la hormona esteroidea, DHEA, los niveles de pregnenolona disminuyen con el envejecimiento. Muchos médicos y científicos creen que restaurar la pregnenolona a niveles juveniles podría ser un paso importante en el tratamiento y síntomas del envejecimiento.

Es posible que la pregnenolona sea una de las hormonas más importantes, ya que al parecer genera un efecto de equilibrio. Es precursora de muchas otras hormonas y podría aumentar o disminuir sus niveles, según sea necesario.

Otros de sus posibles beneficios son disminuir la sensación de estrés y mayor resistencia a los efectos del estrés, mejor estado de ánimo y energía, menores síntomas del síndrome premenstrual y menopausia, mejor estado inmunológico y reparación de las vainas de mielina.

Además, la pregnenolona funciona como un potente neuroesteroide cerebral, modula la transmisión de mensajes neuronales e influye ampliamente en los procesos de aprendizaje y memoria. Al igual que con la DHEA, los niveles de pregnenolona alcanzan su punto máximo durante la juventud y comienzan un deterioro lento y prolongado durante el envejecimiento.

A la edad de 75 años, nuestros cuerpos producen 60 % menos pregnenolona que los niveles generados a mitad de los 30s. Por esta razón, es considerada como uno de los biomarcadores de envejecimiento. Al igual que contar los anillos de un árbol, a menudo cuando se miden los niveles de pregnenolona en cualquier punto de la vida de una persona, es posible adivinar la edad.

Algunas otras hormonas que disminuyen con el proceso de envejecimiento son la DHEA, estrógenos, testosterona, progesterona y hormona del crecimiento. Además, son considerados biomarcadores del envejecimiento.

Ya que la pregnenolona proporciona la materia prima inicial de la cual se elaboran todas las otras hormonas esteroides, algunas de las demás hormonas podrían disminuir de forma paralela.

Conforme disminuyen los niveles de nuestras hormonas de la juventud, empieza a ocurrir una progresiva pérdida de calidad de vida. Poco a poco comenzamos a experimentar un deterioro físico y mental; es decir, pérdida de energía y memoria, problemas visuales y auditivos, artritis, enfermedades cardiovasculares y deterioro sexual, solo por nombrar algunos.

Al suplementar con pequeñas cantidades de estas neurohormonas podrían ralentizarse estos procesos relacionados con el envejecimiento, lo que podría mejorar la calidad de vida por medio del rejuvenecimiento corporal para un funcionamiento más juvenil.

Algunos antecedentes sobre la pregnenolona

La investigación sobre la pregnenolona, así como su uso, se remonta a los años 30. En los años 40 se realizaron estudios en trabajadores de fábricas, para evaluar el efecto de la pregnenolona en la lucha contra la fatiga y trastornos autoinmunológicos, incluyendo a la artritis reumatoide. Los resultados fueron exitosos y ocurrieron mejoras.

A pesar de que la pregnenolona no solo demostró ser efectiva, sino también segura, fue descartada cuando se anunció que el agente farmacéutico de Merck recientemente introducido, la cortisona, era una panacea universal para la artritis reumatoide en 1949.

Poco después de que la cortisona y el cortisol empezaron a utilizarse, se introdujeron las hormonas esteroides sintéticas, dexametasona, y más adelante, la prednisona. Recuerde que estos esteroides son cientos de veces más poderosos que la pregnenolona (o en este caso, DHEA).

Debido a que podían ser patentados, las empresas farmacéuticas consideraron más ventajoso desde el punto de vista político y económico promover estos medicamentos en vez de la pregnenolona.

Además, estos esteroides eran de muy rápida acción, en comparación con la pregnenolona. Los usuarios y médicos preferían una solución rápida. Sin embargo, estos compuestos esteroideos demostraron tener serias desventajas, como comprometer el sistema inmunológico e inducir la osteoporosis, entre otras complicaciones graves.

A pesar de que la cortisona y el cortisol son hormonas de estrés naturales en el cuerpo, históricamente han sido y continúan siendo administradas en dosis farmacológicas, en vez de las cantidades fisiológicas y naturales presentes en el cuerpo.

Por lo general, los niveles farmacológicos en los que se administra la cortisona y el cortisol pueden generar un perfil de riesgo similar al de las hormonas sintéticas.

Durante muchos años, los científicos han estudiado el impacto de las hormonas en el aprendizaje y la memoria. Diversos estudios han encontrado que la pregnenolona fomenta la motivación, capacidad de adquirir conocimiento y memoria a largo plazo.

Un grupo de investigación compuesto por psicólogos industriales realizó estudios en los años 40 para comprobar la pregnenolona en estudiantes y trabajadores sobre la capacidad para mejorar el rendimiento laboral. Descubrieron que los estudiantes/trabajadores exhibían una capacidad superior para aprender y recordar tareas difíciles.

También, es sorprendente que la pregnenolona no solo haya mejorado el rendimiento laboral de los estudiantes/trabajadores, sino que también hayan experimentado una mayor sensación de bienestar. El mismo grupo de investigación realizó un estudio sobre los trabajadores de las fábricas para saber si esta hormona podría mejorar su productividad laboral.

La productividad aumentó muy notablemente en los trabajadores cuyas condiciones se consideraban más estresantes--por ejemplo, en el caso de los trabajadores a los que se les pagaba por pieza y cuya vida dependía de su productividad.

Por otro lado, se observó una ligera mejora en los trabajadores a los que se les pagaba un salario fijo, independientemente de sus niveles de productividad. La pregnenolona no solo mejoró la productividad de ambos grupos, sino que los trabajadores también informaron un mejor estado de ánimo.

Como se mencionó anteriormente, a pesar de los resultados exitosos, la investigación sobre la pregnenolona fue suspendida en los años 50, cuando la cortisona estuvo disponible como cura inmediata.

Debido a que la pregnenolona--a diferencia de la cortisona--no podía patentarse, las empresas farmacéuticas no tenían ningún incentivo financiero para realizar la investigación. Es desafortunado que las empresas farmacéuticas se rijan por un sistema financiero y de salud que impone el requisito de que una molécula debe patentarse para ser rentable.

Si se realizaran la mitad de los estudios sobre la pregnenolona que se hacen de los medicamentos patentados, posiblemente el potencial terapéutico de la pregnenolona sería de gran alcance.

¿En qué partes del cuerpo se encuentra la pregnenolona?

Los estudios realizados con la participación de humanos demuestran que el tejido nervioso tiene concentraciones mucho más altas de pregnenolona que el torrente sanguíneo. Los estudios realizados en animales indican que la pregnenolona tiene una concentración diez veces más alta en el cerebro que las otras hormonas relacionadas con el estrés (incluyendo la DHEA).

Causas comunes del estrés suprarrenal

Ira

Miedo

Preocupación/ansiedad

Depresión

Culpa

Exceso de trabajo/tensión física o mental

Ejercicio excesivo

Privación del sueño

Alteración del ciclo de luz

Dormir a altas horas de la noche

Cirugía

Traumatismo/lesión

Inflamación crónica

Infección crónica

Dolor crónico

Temperaturas extremas

Exposición tóxica

Mala absorción

Mala digestión

Enfermedad crónica

Alergias crónico-severas

Hipoglucemia

Deficiencias nutricionales

Síntomas y consecuencias relacionados por daño suprarrenal

Menor temperatura corporal

Debilidad

Pérdida de cabello inexplicable

Nerviosismo

Dificultad para desarrollar músculo

Irritabilidad

Depresión mental

Dificultad para aumentar de peso

Aprehensión

Hipoglucemia

Incapacidad para concentrarse

Hambre excesiva

Propensión a la inflamación

Momentos de confusión

Indigestión

Mala memoria

Sensación de frustración

Estreñimiento y diarrea alternada

Osteoporosis

Hepatitis autoinmunológica

Enfermedades autoinmunológicas

Aturdimiento

Palpitaciones [agitación cardiaca]

Mareos al ponerse de pie

Deficiente resistencia a infecciones

Presión sanguínea baja

Insomnio

Alergias a los alimentos y/o inhalantes

PMS

Antojos de dulces

Piel seca y delgada

Cefaleas

Poca transpiración

Intolerancia al alcohol

Funciones de la DHEA:

Como andrógeno (una hormona masculina) con actividad "anabólica", eso significa la creación o síntesis de tejidos

Es un precursor que se convierte en testosterona (una hormona masculina), y también es un precursor del estrógeno (una hormona anabólica femenina)

Revierte la supresión inmunológica causada por niveles excesivos de cortisol, y mejora la resistencia contra virus, bacterias y Candida albicans, parásitos, alergias y cáncer

Estimula la degradación y remodelación ósea para prevenir la osteoporosis

Mejora el estado cardiovascular al disminuir los niveles de colesterol total y LDL, lo que puede reducir la incidencia de ataques cardiacos

Aumenta la masa muscular y disminuye el porcentaje de grasa corporal

Está involucrada en la conversión tiroidea de la T4 menos activa a la T3 más activa

Revierte muchos de los efectos desfavorables del exceso de cortisol, y produce una mejora posterior en la energía/vitalidad, sueño, síntomas premenstruales y claridad mental

Acelera la recuperación de cualquier tipo de estrés agudo (por ejemplo, sueño deficiente, ejercicio excesivo, tensión mental, etc.)

Funciones del cortisol:

Moviliza y aumenta la cantidad de aminoácidos, que son los componentes básicos de las proteínas, en la sangre y el hígado

Estimula el hígado para convertir los aminoácidos en glucosa, el principal combustible para la producción de energía

Promueve la acumulación de glucógeno en el hígado. El glucógeno es la forma almacenada de glucosa

Se moviliza e incrementa la cantidad de ácidos grasos en la sangre (de las células grasas) para ser utilizados como combustible para producir energía

Contrarresta la inflamación y alergias

Evita la pérdida de sodio en la orina y, lo que ayuda a mantener el volumen sanguíneo y presión arterial

Sustenta la resistencia al estrés (por ejemplo, infecciones, traumatismo físico, temperaturas extremas, trauma emocional, etc.)

Apoya el estado de ánimo y estabilidad emocional

Cuando hay cantidades excesivas de cortisol:

Disminuye el uso de glucosa en las células

Aumenta los niveles de azúcar en la sangre

Disminuye la síntesis de proteínas

Aumenta la degradación de proteínas que podría ocasionar deterioro muscular

Causa la desmineralización ósea, que podría producir osteoporosis

Interfiere con la regeneración y sanación de la piel

Causa la contracción del tejido linfático

Disminuye la cantidad y funciones de los linfocitos

Disminuye SIgA (producción de anticuerpos secretores). Esta supresión del sistema inmunológico podría ocasionar mayor susceptibilidad a alergias, infecciones y enfermedades degenerativas

Como equilibrar los alimentos para controlar el azúcar en la sangre

Para mantener una función suprarrenal adecuada, es imprescindible controlar los niveles de azúcar en la sangre y las siguientes directrices podrían ser de utilidad:

  • Consuma snacks o una pequeña cantidad de alimento, cada tres o cuatro horas
  • Coma alimentos en la primera hora, después despertar
  • Consuma un snack ligero un poco antes de dormir
  • Coma antes de sentir hambre. Si tiene hambre, significa que ya se ha quedado sin combustible (niveles bajos de azúcar/hipoglucemia), lo que podría producir estrés adicional en las glándulas suprarrenales.

Una proporción excesiva de carbohidratos a proteína podría causar la secreción excesiva de insulina, que a menudo puede generar intervalos de hipoglucemia. En un intento por normalizar el azúcar en la sangre, el cuerpo inicia un proceso de contrarregulación durante el cual las glándulas suprarrenales son estimuladas para secretar mayores cantidades de cortisol y adrenalina.

Se concluye que a menudo el consumo excesivo de carbohidratos produce una secreción excesiva de cortisol, lo que podría contribuir a la disminución crónica del cortisol y, en consecuencia, al agotamiento suprarrenal. Los bajos niveles de DHEA son una señal temprana de agotamiento suprarrenal.

Para estabilizar los niveles de azúcar en la sangre, debe mantener un equilibrio entre dos de las hormonas, glucagón e insulina, que son producidas en el páncreas. Las proteínas inducen la producción de glucagón y los carbohidratos inducen la producción de insulina.

La insulina promueve el almacenamiento de grasas (energía). Cuando hay un consumo excesivo de carbohidratos, el cuerpo produce gran cantidad de insulina y poca cantidad de glucagón. Los altos niveles de insulina pueden causar mayor formación y almacenamiento de grasas.

Cuando los niveles de insulina son altos y los de glucagón son bajos, es necesario que las glándulas suprarrenales produzcan un exceso de cortisol (vea la información sobre el cortisol en este mismo artículo) como apoyo para ayudar a elevar los niveles de azúcar en la sangre en ausencia de cantidades adecuadas de glucagón.

Esto ocurre a expensas de las glándulas suprarrenales, lo que contribuye al agotamiento suprarrenal.

Equilibre las proporciones de sus alimentos

Los niveles óptimos de insulina para el glucagón podrían obtenerse al llevar una alimentación que contenga una proporción equilibrada y aproximada de 2:1 entre carbohidratos y proteínas; es decir, alrededor de dos gramos de carbohidratos por cada gramo de proteína, y un gramo de grasa por alimento o snack.

Función de las grasas

Su alimentación debe incluir una pequeña cantidad (3/4 a 1 cucharadita) de grasas (mantequilla), o aceite vegetal o de semilla prensado en frío, para poder controlar el índice de glucosa (azúcar en la sangre) en el torrente sanguíneo.

Con el fin de facilitar el equilibrio de esta alimentación para control glucémico, podría comprar libros que contengan gráficos de valores nutritivos, así como los que contengan el índice glucémico. Estos gráficos le permitirán determinar rápidamente los alimentos que le gustaría comer y si sus alimentos tienen un equilibrio adecuado.

Cómo aprovechar al máximo el equilibrio de los alimentos

Ya que el equilibrio alimenticio varía de persona a persona, es fundamental comprender el rol de cada una en el desarrollo de un plan alimenticio ideal. Para determinar cuan adecuadamente funciona una alimentación con niveles balanceados de azúcar en la sangre, debe poner atención a su propio cuerpo.

Por ejemplo, si se siente mental y físicamente alerta durante todo el día, por lo general es una buena señal de que se alimenta con la frecuencia y equilibrio adecuados. Consumir pequeñas porciones de alimento cuidadosamente balanceado, cada 4 a 5 horas evitará la sensación de hambre y fatiga en la mayoría de las personas.

No obstante, dependerá de cada persona reconocer su respuesta a los alimentos. Un alimento bien balanceado, digerido y absorbido, debería sustentar la energía mental y física durante 4 a 6 horas.

Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo