¿Qué sucede cuando un huracán azota una CAFO?

laguna de estiércol de una CAFO

Historia en Breve -

  • De las CAFO activas de Carolina del Norte, al menos 45 están ubicadas en llanuras aluviales de hace 100 y 500 años que corrían el riesgo de ser inundadas por arroyos y ríos durante el huracán Florence de septiembre de 2018
  • Los desechos de CAFO se encuentran en lagunas al aire libre, esperando ser rociados en los campos circundantes; cuando se precipitan niveles excesivos de lluvia, como es común durante un huracán, pueden inundarse, lo que provoca derrames
  • En 1999, las inundaciones del huracán Floyd desbordaron las lagunas de desechos CAFO, lo que causó que el lodo tóxico emanara hacia las vías fluviales y campos agrícolas
  • Los agricultores vieron sus cultivos cubiertos de desechos mientras los trabajadores de rescate se enfermaban por los gases; florecieron brotes de algas y murieron peces y otras formas de vida marina
  • Si las lagunas de estiércol se desbordan, los residentes del área pueden verse afectados por las aguas y aire contaminados

Por el Dr. Mercola

Las operaciones concentradas de alimentación animal (CAFO, por sus siglas en inglés) se encuentran entre los contaminadores más destacados del planeta; pero cuando están ubicadas en zonas propensas a huracanes como Carolina del Norte en Estados Unidos, tienen un grado adicional de posibilidad de desastre ambiental.

En Carolina del Norte hay 1222 CAFO, en comparación con cerca de 300 estados sin litoral como Illinois.1 De las CAFO activas de Carolina del Norte, al menos 45 están ubicadas en llanuras aluviales de hace 100 y 500 años que corrían el riesgo de ser inundadas por arroyos y ríos durante el huracán Florence de septiembre del 2018.2

Como se puede imaginar, cuando las CAFO crían decenas de miles de cerdos o más en una instalación, algunas superan los millones de cerdos al año, los desechos son un problema importante.

No existe una manera saludable o natural de deshacerse de todo ese estiércol ─que para Carolina del Norte suma hasta 10 000 millones de galones al año de residuos húmedos de origen animal─ suficiente para llenar más de 15 000 albercas olímpicas.3

A eso se le suman los 2 millones de toneladas de residuos secos creados anualmente por las CAFO de aves de corral en el estado.4

En los Estados Unidos el 97 % de los cerdos se crían en CAFO, muchos pasan toda su vida confinados en corrales interiores con pisos enrejados. Sus desechos caen a través de las rejas donde se acumulan antes de ser bombeados hacia pozos negros al aire libre, denominados "lagunas" por la industria.

Incluso en las mejores circunstancias, se sabe que los pozos de desechos filtran sus contenidos nocivos a corrientes de agua y arroyos cercanos, pero durante un huracán los riesgos aumentan exponencialmente.

Las inundaciones causadas por huracanes pueden dañar los pozos de desechos, lo que provoca derrames

Los desechos de las CAFO se encuentran en lagunas al aire libre, esperando ser rociados en los campos circundantes (y a menudo desafortunados). Pero cuando caen niveles excesivos de lluvia, como es común durante un huracán, pueden inundarse, lo cual provoca derrames.

En Carolina del Norte, Andy Curliss, presidente ejecutivo del Consejo del Cerdo de Carolina del Norte, calculó que las lagunas CAFO podían soportar hasta 25 pulgadas de lluvia sin sufrir daños, pero algunos pronósticos proyectaron hasta 40 pulgadas de lluvia durante Florence.5 No es un nuevo problema en el área, sino más bien, uno que se ha visto venir desde hace décadas.

En 1997, luego de algunos derrames de estiércol que resultaron desastrosos, Carolina del Norte estableció una prohibición sobre la construcción de nuevas CAFO, pero la prohibición expiró ese mismo año (y sus vacíos permitieron la construcción de algunas de estas granjas incluso durante la prohibición).6

En 1999, las inundaciones del huracán Floyd desbordaron las lagunas de desechos, causando que el lodo tóxico fluyera hacia las vías fluviales y campos agrícolas.

Los agricultores vieron sus cultivos cubiertos de desechos mientras los trabajadores de rescate se enfermaban por los gases. Florecieron brotes de algas, y murieron peces y otras formas de vida marina. Los residentes del área se enfrentaron a agua contaminada y millones de animales también se ahogaron durante el desastre, incluidos aves de corral y cerdos.7

Ese mismo año, el este de Carolina del Norte experimentó un "gran aumento" de visitas a los servicios de salud por infecciones intestinales en condados con altas concentraciones de ganadería porcina que fueron afectados por el huracán.8 Incluso una salpicadura de estas aguas sobre su cara o una herida abierta podría ser suficiente como para causar una infección.

En 2016, sucedió una vez más después del huracán Matthew, cuando al menos 14 pozos de desechos se inundaron.

El Consejo del Cerdo de Carolina del Norte declaró en ese momento que la contaminación causada por las inundaciones de la laguna porcina a causa del huracán Matthew era mínima, pero las fotografías aéreas obtenidas por los grupos de vigilancia demostraron lo contrario, ya que se observaron varias fotos de lagunas de desechos con derrames o inundaciones.9

Cañones de estiércol para drenar los pozos negros

Cuando las lagunas de desecho se llenan, los contenidos se pulverizan sobre los campos cercanos por medio de "cañones" gigantes.

Se le llama "fertilizar", pero en realidad este exceso de desechos a menudo se filtra en el agua subterránea y manantiales, lo cual envenena el agua potable, y se escurre hacia las vías fluviales, convirtiendo a los cuerpos de agua que alguna vez fueron cristalinos en verdaderos vertederos.

El daño resultante incluye un exceso de nutrientes que conducen al crecimiento excesivo de algas, esto agota el oxígeno del agua y mata peces y otras formas de vida marina en zonas muertas cada vez más grandes.

En los días previos al huracán Florence, muchos agricultores de las CAFO se apresuraron a bombear los desechos de las lagunas antes de la tormenta, con la esperanza de dejar espacio para los posibles niveles de precipitación sin precedentes.

Aunque teóricamente esto debía ayudar a contener más desechos, cuando se les preguntó si realmente resistirían la fuerte lluvia provocada por los huracanes, Marlowe Vaughan de Ivy Spring Creek Farm en Goldsboro, Carolina del Norte, dijo para NPR, "En realidad no lo sabemos. Es decir, intentamos bombear todo lo que podemos, pero después está en manos de Dios. Estamos a merced de la tormenta".10

En 2016, el Grupo de Trabajo Ambiental (EWG, por sus siglas en inglés) y Waterkeeper Alliance dieron a conocer la extensión de estas lagunas en Carolina del Norte, que es el segundo mayor productor industrial de cerdo, y el tercero en producción avícola, en el país.

Su análisis reveló más de 4100 pozos de desechos que cubren más de 6 800 acres, de los cuales, muchos están ubicados cerca de cuerpos de agua de baja altitud. Además:11

  • 37 se ubicaron a una milla y media de una zona escolar
  • 288 estaban a una milla y media de una iglesia
  • 136 estaban a una media milla de un pozo público de agua
  • 170 se localizaron dentro de una llanura aluvial de hace 100 años en el estado

Los ríos Neuse y Cape Fear de Carolina del Norte, que proporcionan el agua potable del 40 % de los residentes del estado, han sido señalados entre los ríos más amenazados de los Estados Unidos, debido a las numerosas CAFO que hay en las llanuras aluviales de estos ríos.12

El EWG y Waterkeeper Alliance revelaron gran parte del impacto del huracán Mathew en las CAFO de Carolina del Norte en 2016, y planean realizar un análisis similar para el huracán Florence.

Soren Rundquist, director de análisis espaciales del EWG, explicó:

"Obviamente, nuestra principal preocupación son las personas directamente amenazadas por la tormenta... Pero al identificar el impacto en las CAFO, queremos difundir la imprudencia de colocar operaciones ganaderas densamente concentradas a escala industrial en un área de baja altitud que se inunda con regularidad por las tormentas tropicales".13

Las CAFO son desastres ambientales, incluso sin los huracanes

No solo los vientos huracanados y la lluvia son lo que hace que las CAFO sean tan atroces para el medioambiente y el bienestar animal. Incluso en un clima perfecto, estas granjas industriales representan un método de cultivo insostenible y ambientalmente catastrófico.

Como ejemplo están las CAFO porcinas, donde los cerdos se ven obligados a vivir de pie sobre sus propios desechos en espacios interiores.

Los gases de la orina y heces matarían a los cerdos si no fuera por los enormes ventiladores que fuerzan el aire tóxico hacia el exterior. El aire dentro de una CAFO tiene altas concentraciones de amoniaco, que se forma cuando los microbios digieren el nitrógeno del estiércol. Tiene un olor penetrante que puede provocar quemaduras químicas, tos y enfermedad pulmonar crónica.

Otros compuestos tóxicos comúnmente liberados por las CAFO incluyen sulfuro de hidrógeno, que tiene olor a huevo podrido y puede causar inflamación de las membranas oculares y las vías respiratorias, pérdida de neuronas olfativas e incluso la muerte.14

También se encuentra presente el metano, un gas de efecto invernadero inodoro pero altamente inflamable. En una entrevista radial con Splendid Table, el autor Barry Estabrook, quien visitó una CAFO porcina en el estado de Iowa mientras hacía investigaciones para su libro Pig Tales, dijo:15

"Los trabajadores dentro de estas granjas sufren varias enfermedades respiratorias, disminución de su capacidad pulmonar y tos crónica. Si de entrada tiene asma, no puede trabajar en uno de esos lugares, ya que sufrirá ─un ataque─ desde el momento en que ingrese.

Sin embargo, también puede desarrollar asma trabajando allí. Incluso los veterinarios que visitan estos lugares solo de manera ocasional presentan menor capacidad pulmonar. Le reitero, esto es respirar gases venenosos".

Los humos de las CAFO son mortíferos

Los humos de CAFO son tan tóxicos que un padre y su hijo murieron en una granja porcina en Iowa cuando intentaban reparar una bomba. Una pieza del equipo cayó al pozo del estiércol, y los gases los abatieron al tratar de recuperarla.16

Dado el hecho de que estos gases se bombean regularmente hacia el exterior, no sorprende que la investigación haya descubierto que las personas que viven cerca de las CAFO de Iowa tengan tasas elevadas de síntomas respiratorios en comparación con las que no viven cerca de granjas industriales.

En Carolina del Norte, los residentes circundantes de las CAFO reportan dolores de cabeza, flujo nasal, dolor de garganta, tos, diarrea y ardor en los ojos,17 mientras que los olores por sí solos también están asociados con la tensión, depresión e ira.

Los niños que viven cerca de las CAFO de cerdos también tienen una mayor incidencia de asma,18 y estas granjas contaminantes se encuentran con mayor frecuencia en áreas con poblaciones más grandes de afroamericanos, latinos e indígenas americanos.

Las CAFO en Carolina del Norte tienen muchas menos probabilidades de encontrarse en comunidades blancas, sobre todo en aquellas con bajo nivel de pobreza. "Este patrón del espacio generalmente se reconoce como racismo ambiental", escribieron los investigadores.19

Las CAFO propagan enfermedades

Son muchos los riesgos del desbordamiento de una laguna de desechos CAFO, lo que incluye no solo el crecimiento excesivo de algas fatales para los peces sino también la propagación de enfermedades.

Por ejemplo, el delta coronavirus porcino (PDCoV), un virus porcino posiblemente letal que causa diarrea y vómitos en los cerdos y que fue identificado por primera vez en Hong Kong en 2012, ha demostrado recientemente tener el potencial de transmitirse a los humanos.20

Las enfermedades resistentes a los antibióticos también son comunes en las CAFO. Estabrook señaló:21

"Las personas que trabajan dentro de las instalaciones de confinamiento porcino suelen estar expuestas a bacterias mortales que se han vuelto resistentes a los antibióticos. Se vuelven resistentes porque los cerdos consumen constantemente antibióticos de bajo nivel en sus alimentos. Los gérmenes que son resistentes son los que sobreviven y se reproducen".

Incluso se han encontrado bacterias resistentes a los antibióticos en el aire tanto dentro como a sotavento de las CAFO porcinas, y los investigadores señalaron que "esto podría suponer un posible efecto para la salud humana, sobre todo para quienes trabajan dentro o cerca de estas instalaciones".22

También se identificaron genes resistentes a los antibióticos en el estiércol de una CAFO porcina, así como en las aguas subterráneas a 250 metros (820 pies) debajo de la laguna.23

Otro estudio encontró que las personas con mayor exposición al estiércol de CAFO porcinas tenían una probabilidad 38 % mayor de contraer Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (SARM) y 30 % más probabilidades de recibir atención médica a causa del SARM.24

El nivel de exposición se calculó en función de la proximidad a las granjas porcinas, el tamaño de las granjas y la cantidad de estiércol manejado en la granja en cuestión.

Así que estar en un área afectada por los desbordamientos de estiércol de las CAFO a causa de las inundaciones ocasionadas por un huracán puede ser similar a nadar en un caldo de cultivo con una enfermedad resistente a los antibióticos.

La ganadería industrial es ‘la que manda’

Se estará preguntando cómo es que la ganadería industrial puede salirse con la suya después de todo esto, pero el hecho es que esto no solo es completamente legal, sino que se considera "tecnología de punta" respecto a la crianza de cerdo.

Elsie Herring, que vive en el este de Carolina del Norte junto a un campo que es regularmente rociado con estiércol de cerdo proveniente de CAFO, ha dicho que es tan terrible que, "si permanece afuera parece que está lloviendo, pero luego se percata de que no llueve, son desechos de animales. Es desolador. Comienza a vomitar, tose, su pulso aumenta. Lo único que puede hacer es correr a resguardarse".25

Ella y otros residentes han acudido a los gobiernos locales, estatales y federales en busca de ayuda, pero "les han dado evasivas", según Estabrook, quien señaló el poder que ejerce la ganadería industrial en estados como Carolina del Norte:26

"En los lugares donde se produce carne de cerdo en grandes cantidades, la ganadería industrial es la que manda, políticamente hablando. Piense en estados como Carolina del Norte, Iowa y Minnesota.

La ganadería industrial es una fuerza política extremadamente poderosa. No importa si sus gobiernos son demócratas, republicanos o libertarios; bailan al son de la Agricultura Industrial".

Se han presentado más de dos docenas de demandas por molestias contra Murphy Brown LLC, una subsidiaria de Smithfield Foods ─el mayor productor de carne de cerdo en el mundo─ las cuales argumentan que el hedor, suciedad, ruido y las moscas de sus CAFO circundantes están arruinando su calidad de vida.

Aunque los primeros dos juicios tuvieron resultados favorables para los demandantes en meses recientes, se espera que los daños otorgados se reduzcan debido a una ley de Carolina del Norte que limita los daños punitivos a no más de tres veces la cantidad de compensación por daños y perjuicios o 250 000 dólares, según el valor que sea mayor.

Además, en junio de 2018, los legisladores de Carolina del Norte aprobaron una ley que restringe las futuras demandas por molestias dirigidas a las CAFO porcinas.

Si bien las demandas que ya fueron presentadas no se verán afectadas, para los vecinos de las CAFO ahora será casi imposible presentar futuras demandas, lo que demuestra una vez más que "la ganadería industrial es la que manda".

Cómo encontrar carne de cerdo superior de animales alimentados al aire libre

Cada vez que compra cerdo proveniente de CAFO (o cualquier producto CAFO), está apoyando esta industria atroz y todas sus prácticas peligrosas e inhumanas.

Lo exhorto a evitar las carnes de CAFO y en su lugar, compre carne directamente de una granja confiable de animales alimentados con pastura o busque el logotipo de la Asociación de Americana de Animales Alimentados con Pastura (AGA, por sus siglas en inglés), una norma y certificación para la carne y lácteos de animales alimentados con pastura en los Estados Unidos.27

Los estándares AGA para la carne de cerdos alimentados al aire libre incluyen una alimentación a base de forraje procedente de pastura, así como la salud y bienestar de los animales, sin recibir antibióticos ni hormonas adicionales de crecimiento.

Si compra carne de cerdo en un supermercado, al menos busque una etiqueta que indique que es libre de antibióticos, la cual podría indicar que el cerdo se crió en condiciones un tanto más favorables, o una etiqueta de producto orgánico certificado, lo que también significa que esos cerdos no fueron alimentados con antibióticos.

Sin embargo, el método ideal de crianza porcina, criados al aire libre, por lo tanto, siempre que sea posible, busque carne de cerdos de pastoreo. Comprar carne de cerdos criados en pastizales significa que no está apoyando un método de ganadería que es corrupto, contaminante y que propaga enfermedades, además de que se beneficiará de obtener carne de sabor superior.

"Una vez que pruebe carne de cerdos criados correctamente, en realidad no podrá volver a consumir la carne convencional", dijo Estabrook.

"Le digo a las personas que es tan diferente como un tomate de enero en un supermercado y un bonito tomate de verano de su jardín; la carne de cerdo de granjas industriales y la carne de cerdos criados de manera correcta son así de distintas”.28

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario