La fibromialgia podría estar asociada con la inflamación cerebral generalizada

fibromialgia

Historia en Breve -

  • Los escaneos cerebrales de pacientes con fibromialgia han proporcionado pruebas sólidas de que el dolor que experimentan es real; su umbral para tolerar los impulsos de dolor es significativamente más bajo que el de la mayoría de las personas
  • Una investigación reciente demuestra que los pacientes con fibromialgia son propensos a tener inflamación severa en su cuerpo, incluyendo al sistema nervioso y cerebral
  • El receptor de cannabinoides que produce la "sensación de éxtasis" en respuesta al THC presente en la marihuana, también podría ayudar a regular las reacciones inflamatorias en el cerebro
  • Los endocannabinoides emiten la señal que les indica a las células gliales detener la actividad inflamatoria, los cuales realizan su función al unirse a los receptores de cannabinoides en ciertas neuronas
  • Con el envejecimiento, la producción natural de endocannabinoides disminuye, lo que podría disminuir la regulación de la respuesta inmunológica y generar inflamación crónica

Por el Dr. Mercola

La fibromialgia, que se caracterizada por un dolor crónico y generalizado, es un padecimiento con frecuencia debilitante que puede afectar principalmente a las mujeres. Si bien, hasta 10 millones de personas en los Estados Unidos padecen fibromialgia, su origen continúa siendo desconocido.

Los escaneos cerebrales en pacientes con fibromialgia han proporcionado pruebas sólidas de que el dolor que experimentan es real, principalmente porque su umbral para tolerar los impulsos de dolor es significativamente menor que el de la mayoría de las personas. Pero, aún se desconoce el mecanismo que disminuye el umbral de dolor.

Algunos expertos, como el Dr. Frederick Wolfe, director del Banco Nacional de Datos para Enfermedades Reumáticas y autor principal del artículo realizado en 1990 que definió por primera vez las directrices diagnósticas de la fibromialgia, considera que la fibromialgia es principalmente una respuesta física al estrés mental y emocional.

Pero, si bien el estrés y las emociones podrían desempeñar un papel importante, las investigaciones más recientes demuestran que los pacientes con fibromialgia son propensos a tener una inflamación severa en su cuerpo, incluyendo al sistema nervioso y cerebral.

¿Cuáles son los signos y síntomas de la fibromialgia?

Podría ser difícil diagnosticar esta enfermedad, pero las definiciones de casos actualizados de fibromialgia, publicadas en 2010 y luego simplificadas en 2012, afirman que es posible que sea diagnosticada de forma correcta en alrededor del 83 % de los casos.1

Originalmente, se pensaba que este padecimiento era una enfermedad musculoesquelética periférica. Hoy en día, la fibromialgia es cada vez más reconocida como un problema neurobiológico que causa sensibilización central al dolor.

Por desgracia, en la actualidad no hay pruebas clínicas disponibles para diagnosticar la fibromialgia, por lo que los médicos dependen principalmente del historial de los pacientes, síntomas reportados y hallazgos en los exámenes físicos. Los típicos síntomas de este padecimiento incluyen:

Dolor — El indicador clave de la fibromialgia es el dolor, el cual puede ser profundo, generalizado y crónico. El dolor en el interior de los codos y rodillas, clavículas y caderas es un síntoma indicativo de fibromialgia cuando está presente en ambos lados.

Las personas también informan frecuentemente dolor generalizado en el cuerpo ─incluso en sus músculos, ligamentos y tendones─ y por lo regular el dolor varía en intensidad. Se ha descrito como dolor muscular profundo, punzante, agudo, así como palpitaciones y contracciones.

El malestar neurológico se suma a la incomodidad, como entumecimiento, hormigueo y ardor. La severidad del dolor y rigidez suelen ser peores por la mañana. Los factores agravantes incluyen el clima frío y húmedo, no dormir la cantidad de horas adecuadas, fatiga, actividad física excesiva, ansiedad, inactividad física y estrés.

Deterioro cognitivo — Un malestar típico es lo que se conoce como "fibroniebla" o confusión mental.

Fatiga — La fatiga de la fibromialgia es diferente a la que padecen muchas personas en este mundo moderno tan ajetreado; produce una mayor sensación de cansancio; es un agotamiento generalizado que interfiere incluso en las actividades diarias más simples, y con frecuencia limita la capacidad del paciente para funcionar mental y físicamente durante un período prolongado de tiempo.

Interrupción del sueño — Otra parte importante que se considera en los criterios de diagnóstico para este padecimiento está relacionado con algún tipo de trastorno significativo del sueño. De hecho, parte de un programa de tratamiento eficaz es asegurarse de que duerma mejor.

Los investigadores médicos han documentado anomalías específicas y distintivas en la etapa 4 del sueño profundo de los pacientes con fibromialgia. Durante el sueño, son interrumpidos constantemente por ráfagas de actividad cerebral similar al estado de vigilia, lo que limita la cantidad de tiempo que pasan en la etapa del sueño profundo.

Síntomas adicionales — Otras típicas señales incluyen un intestino y vejiga irritable, dolores de cabeza y migrañas, síndrome de piernas inquietas y movimientos periódicos de las extremidades, deterioro de la memoria y concentración, sensibilidad y erupciones cutáneas, sequedad ocular y bucal, ansiedad, depresión, zumbidos auditivos, mareos, síndrome de Raynaud y deterioro en la coordinación.

Por lo general, el tratamiento convencional involucra algún tipo de medicamento para abordar el dolor, y tal vez medicamentos psicotrópicos, como los antidepresivos, lo cual no recomiendo, ya que no abordan la causa del problema.

Muchas personas con fibromialgia tampoco responden a los analgésicos convencionales, los cuales podrían activar un círculo vicioso y uso excesivo de estos medicamentos peligrosos.

Inflamación cerebral: otra característica distintiva de la fibromialgia

Por medio de imágenes PET, una investigación reciente2 realizada por investigadores del Hospital General de Massachusetts y Karolinska Institutet, en Suecia, reveló la presencia de inflamación cerebral generalizada en pacientes diagnosticados con fibromialgia.3,4

Asimismo, la investigación previa5 realizada en Karolinska Institutet descubrió altas concentraciones de citoquinas (proteínas inflamatorias) en su líquido cefalorraquídeo, lo que sugiere que los pacientes con fibromialgia también presentaban inflamación en su sistema nervioso.6

Mientras tanto, el equipo del Hospital General de Massachusetts ha demostrado que la inflamación neural, y en particular la activación de las células gliales (células inmunológicas), podrían tener un papel en el dolor crónico de espalda.

Además, los estudios realizados en animales han proveído evidencia de la hipótesis que expone que la activación de las células gliales podría ser una causa del dolor crónico general.7

En estos, encontraron que cuando las células gliales se activaban en la corteza cerebral, cuanto más energética era la activación, mayor fatiga experimentaba el paciente. Según informó el sitio web "Medical Life Sciences":8

"Primero, el estudio actual evaluó los síntomas de fibromialgia en pacientes por medio de un cuestionario.

Luego, utilizó un marcador PET, es decir, un marcador radioactivo que se une a una proteína específica llamada proteína translocadora (TSPO, por sus siglas en inglés) que se expresa a niveles muy superiores a los normales en las células gliales activadas; por ejemplo, en los astrocitos y microglia...

[S]e descubrió que la activación glial se manifestaba a niveles significativamente más elevados en múltiples áreas cerebrales de pacientes con fibromialgia, en comparación con los controles. La activación de las células gliales podría accionar la liberación de sustancias químicas inflamatorias, lo cual sensibilizaría aún más a las vías del dolor y promovería la fatiga...

El área que demostró una mayor unión a TSPO en proporción directa con el nivel de fatiga autoreportado fue el giro cingulado, un área cerebral relacionada con el procesamiento emocional. Las investigaciones previas han informado el síndrome de fatiga crónica puede causar la inflamación de esta área".

La inflamación cerebral es relacionada con la pérdida de células cerebrales

En noticias relacionadas, los investigadores alemanes que estudiaban los mecanismos de inflamación cerebrales descubrieron que a medida que los ratones envejecían y la regulación de las respuestas inflamatorias se deteriora cada vez más, comenzaban a perder células cerebrales.9

Lo curioso es que el receptor de cannabinoides tipo 1 (CB1), que produce la "sensación de éxtasis" en respuesta al tetrahidrocannabinol (THC) presente en la marihuana, también podría ayudar a regular las reacciones inflamatorias en el cerebro.

En resumen, la inflamación crónica cerebral podría ser ocasionada en parte por la falta de respuesta de los receptores CB1. Para comprender cómo funciona, necesita entender un poco sobre cómo funcionan las células microgliales.

Las células microgliales son células inmunológicas especializadas que se encuentran en el sistema nervioso central, incluyendo a la médula espinal y cerebro. Estas células inmunológicas responden a las bacterias y son responsables de eliminar las células nerviosas disfuncionales. También señalan, reúnen otras células inmunológicas y desencadenan la respuesta inflamatoria cuando es necesario.

Los problemas se presentan cuando la respuesta inflamatoria se desregulariza y vuelve hiperactiva. La inflamación podría dañar fácilmente el tejido cerebral sano.

Los endocannabinoides son los que emiten la "señal de freno" que les indica a las células gliales detener su actividad inflamatoria, y estos realizan su función al unirse a ciertos receptores, incluyendo al CB1 y el receptor de cannabinoides tipo 2 (CB2).

Las células inmunológicas se comunican e influyen en la respuesta inflamatoria por medio de los endocannabinoides

Lo curioso es que las células microgliales no tienen prácticamente ningún receptor CB1 y muy pocos receptores CB2, pero aun así reaccionan a los endocannabinoides. El presente estudio fue diseñado para estudiar este desconcertante enigma.

Pero, resulta que, hay un tipo de neurona que contiene una gran cantidad de receptores CB1, y al parecer los receptores CB1 de estas neuronas específicas son los que controlan la actividad de las células microgliales.

En otras palabras, aparentemente las células microgliales no se comunican de forma directa con las células nerviosas; si no que más bien, liberan endocannabinoides, que luego se unen a los receptores CB1 que se encuentran en las neuronas cercanas.

A su vez, estas neuronas se comunican directamente con otras células nerviosas. Por lo tanto, la respuesta inmune del cerebro no se regula de manera directa, sino indirecta.

Ahora bien, lo que sucede con el envejecimiento es que su producción natural de endocannabinoides disminuye, lo que podría disminuir la regulación de la respuesta inmunológica y generar inflamación crónica. Como señaló el coautor Dr. Andras Bilkei-Gorzo:10

"Dado que los receptores CB1 neuronales ya no están tan activos, las células gliales están casi constantemente en modo inflamatorio. Como resultado, más neuronas reguladoras mueren, por lo que la respuesta inmunológica es menos regulada y podría descontrolarse".

La investigación anterior,11 realizada por este mismo equipo, descubrió que el THC puede ayudar a restablecer la función cognitiva en los cerebros más envejecidos, y el estudio actual también sugiere que el cannabis que contiene THC podría proporcionar valiosos beneficios neuroprotectores en los adultos mayores al disminuir la inflamación cerebral y prevenir la pérdida de células cerebrales.

Como el estudio se realizó en ratones, se necesita hacer mayor cantidad de investigación para confirmar que los mismos mecanismos puedan aplicarse en seres humanos; no obstante, es convincente.

¿Lleva un estilo de vida inflamatorio?

Su alimentación podría promover o disminuir la inflamación. Por ejemplo, algunos alimentos que pueden aumentar la respuesta inflamatoria en el cuerpo son:

  • Azúcar, en especial el jarabe de maíz procesado
  • Grasas trans producidas artificialmente
  • Aceites vegetales y de semilla procesados, altos en grasas omega-6 oxidadas
  • Carnes procesadas
  • Carbohidratos refinados

Mientras tanto, las grasas omega-3 de origen marino tienen poderosos efectos antiinflamatorios y son esenciales para promover una función cerebral saludable en general.

Las frutas y vegetales altos en antioxidantes también son importantes para controlar la inflamación, al igual que optimizar la vitamina D a un nivel de 60 a 80 ng/mL, idealmente a través de exponerse prudentemente a los rayos del sol.

Además de las propiedades antiinflamatorias y de estimulación inmunológica, los receptores de vitamina D aparecen en muchos tipos de tejido cerebral.

Los investigadores consideran que los niveles óptimos de vitamina D podrían mejorar las sustancias químicas cerebrales importantes y proteger las células cerebrales al incrementar la eficacia de las células gliales para ayudar a las neuronas dañadas a recuperar su salud.

Un sin número de sustancias químicas omnipresentes también se ha relacionado con la inflamación, por lo que si padece fibromialgia sería prudente analizar detalladamente su elección de alimentos, productos para el hogar y cuidado personal.

Como mencioné anteriormente, otro componente clave en el tratamiento de la fibromialgia es dormir la cantidad de horas adecuadas para tener un sueño de alta calidad.

La dieta cetogénica podría disminuir la inflamación cerebral de forma masiva

La investigación,12 publicada el año pasado, sugiere que las dietas cetogénicas ─que son altas en grasas saludables y bajas en carbohidratos netos─ pueden ser un aliado particularmente poderoso para suprimir la inflamación cerebral, ya que las cetonas son poderosos inhibidores de la histona deacetilasa (HDAC, por sus siglas en inglés), que pueden suprimir la vía inflamatoria primaria NF-κB.

Según explicó el sitio web "Medical Xpress",13 el momento determinante del estudio14 se produjo cuando el equipo "identificó una proteína fundamental que vinculaba la alimentación con los genes inflamatorios que, de ser bloqueados, podrían reflejar los efectos antiinflamatorios de las dietas cetogénicas".

Una dieta cetogénica puede cambiar la forma en que el cuerpo emplea la energía, ya que puede hacer que el cuerpo haga la transición de quemar carbohidratos para obtener energía a quemar grasas como su principal fuente de combustible.

Cuando el cuerpo es capaz de quemar grasas, el hígado produce cetonas, las cuales se queman más eficientemente que los carbohidratos y producen menor cantidad de especies del oxígeno mucho menos reactivas así como radicales libres secundarios que podrían dañar a sus membranas celulares, mitocondriales, proteínas y ADN.

Se encontró que los animales (ratas) utilizados en este estudio presentaban menor inflamación cuando los investigadores empleaban una molécula llamada 2-desoxiglucosa (2DG) para bloquear el metabolismo de la glucosa e inducir un estado cetogénico, similar a lo que ocurriría al llevar una dieta cetogénica.

Al hacerlo, disminuyó la cantidad de inflamación a niveles cercanos a los encontrados en los controles.

La sensación de dolor podría mejorar al suprimir la inflamación

El autor principal del estudio, el Dr. Raymond Swanson, profesor de neurología en la UCSF y jefe del servicio de neurología en el Centro Médico de Asuntos de Veteranos de San Francisco, comentó los resultados, al indicar que:

"Me sorprendió mucho la magnitud de este efecto, porque pensé que las dietas cetogénicas podrían ayudar un poco. Pero, cuando se presentaron estos amplios efectos en la 2DG, pensé ¡increíble!, realmente aquí pasa algo.

Asimismo, el equipo descubrió que un menor metabolismo de la glucosa disminuía el barómetro clave del metabolismo energético ─la proporción NADH/NAD+ ─ que a su vez activaba una proteína llamada CtBP cuya función era suprimir la actividad de los genes inflamatorios".

Asimismo, el estudio señaló que una dieta cetogénica podría aliviar la sensación de dolor a través de diversos mecanismos, similares a las formas que ayudan a la epilepsia.

"Al igual que las convulsiones, se piensa que el dolor crónico involucra un incremento en la excitabilidad de las neuronas; en el caso del dolor, esto podría involucrar neuronas periféricas o centrales. Por lo tanto, existe cierta similitud con la biología subyacente", afirmaron los autores, y añadieron:

"Una mayor cantidad de investigación debería centrarse en la forma en que las intervenciones metabólicas ─tales como la dieta cetogénica─ podrían mejorar las enfermedades comunes, comórbidas y difíciles de tratar, como el dolor e inflamación".15

¿Cómo realizar la cetosis cíclica para optimizar la salud?

No tiene que ser complicado ni doloroso llevar una dieta cetogénica. Mi libro titulado Contra el cáncer presenta un programa completo de Terapia Metabólica Mitocondrial (MMT, por sus siglas en inglés).

La dieta MMT es una dieta cetogénica cíclica, alta en grasas saludables y fibra, baja en carbohidratos netos, con una cantidad moderada de proteínas.

El componente cíclico es importante, ya que la cetosis continua a largo plazo puede tener inconvenientes que podrían perjudicar la salud y longevidad. Una de las razones principales para realizar y pausar la cetosis es porque la "magia metabólica" mitocondrial realmente ocurre durante la fase de realimentación, no durante la fase de inanición.

Lo ideal es que, una vez que haya establecido el proceso de cetosis, recuperará cerca de 100 a 150 gramos de carbohidratos saludables en los días en que realice el entrenamiento de fuerza.

La MMT puede proporcionar un sin número de beneficios verdaderamente significativos, y si padece un problema de salud crónica podría ser el cambio radical que ha buscado. Podrá obtener más información al seguir los hipervínculos proporcionados en el texto anterior.

Aborde los factores coadyuvantes emocionales

Dado que la fibromialgia es una enfermedad crónica, podría convertirse en un problema emocional, además de las dificultades físicas que puede ocasionar en la vida. Si padece de alguna enfermedad crónica es especialmente importante tener una estrategia para abordar su bienestar emocional.

Si padece fibromialgia, podría rastrear o no su origen hasta un evento desencadenante. Cualquier experiencia traumática tiene el potencial de permanecer en su mente durante toda la vida. Podría llevar una alimentación y una rutina de ejercicio perfectas, así como una vida ideal; pero si tiene problemas emocionales sin resolver, aun así, podría enfermarse gravemente.

Una herramienta que puede ayudar a liberar ese pantano emocional son las Técnicas de Libertad Emocional (EFT, por sus siglas en inglés). Si es un lector habitual de mi boletín, es posible que ya este familiarizado con este término.

El método EFT es una forma de normalización bioenergética. Si padece fibromialgia, podría serle extremadamente útil. Podrá realizarlo por sí mismo en su hogar, y solo le tomará algunos minutos aprender a hacerlo. Para obtener una demostración, consulte el video anterior.

Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo