Los excepcionales beneficios del hidrógeno molecular

organos humanos

Historia en Breve -

  • El hidrógeno molecular (H2) es un gas con efectos antioxidantes muy particulares y selectivos. Funciona principalmente al mejorar el estado redox de la célula cuando es necesario
  • El hidrógeno es la molécula más pequeña del universo y por esa razón tiene gran biodisponibilidad. También es neutral, por lo que puede penetrar fácilmente cualquier espacio de las membranas de su cuerpo
  • Hay más de 1000 publicaciones sobre el hidrógeno molecular que demuestran su potencial terapéutico sobre más de 170 modelos de diferentes enfermedades humanas y animales
  • Se ha demostrado que el hidrógeno beneficia a todos los órganos del cuerpo humano, al reducir de manera efectiva el estrés oxidativo e inflamación
  • Hay varias formas de administrar hidrógeno, incluida la inhalación de gas de hidrógeno, beber y/o bañarse en agua hidrogenada, inyección intravenosa de solución salina rica en hidrógeno y terapia hiperbárica con hidrógeno

Por el Dr. Mercola

El hidrógeno molecular es un gas con efectos antioxidantes muy particulares y selectivos.1

Tyler W. LeBaron es un experto de clase mundial en el hidrógeno molecular, que realizó una investigación en la Universidad de Nagoya en Japón, donde comenzó la mayor parte de su investigación. Es director ejecutivo del Molecular Hydrogen Institute (MHI), que es una organización sin fines de lucro y con base científica en virtud de la Sección 501(c)(3).

El MHI se centra en promover la investigación, aprendizaje y conocimiento del hidrógeno como un gas terapéutico medicinal.

También es director de varias otras organizaciones sin fines de lucro, incluida la International Hydrogen Standards Association (IHSA), que actualmente está creando normas bajo los criterios ISO para la medición del gas de hidrógeno.

La razón por la que probablemente no haya oído hablar del hidrógeno molecular es porque es relativamente nuevo. Un artículo precursor fue publicado en la revista de medicina Nature Medicine hace 10 años (2007) y la mayor parte de la investigación se ha realizado en Asia.

Guía básica sobre el hidrógeno molecular

El hidrógeno molecular se refiere al hidrógeno diatómico o gas H2: dos átomos de hidrógeno combinados. El hidrógeno es la molécula más pequeña del universo, es neutral y no polar, razón por la que tiene gran biodisponibilidad.

No se disocia de sus electrones y protones cuando se disuelve en agua, por lo que no alterará el pH del agua o de su cuerpo y no tiene relación alguna con el concepto de agua alcalina.

"Solo es gas de hidrógeno. Tiene tres veces más contenido energético que la gasolina. Por eso se considera una fuente de energía alternativa o combustible", indica LeBaron. “Es lo que alimenta al sol y se fusiona para la producción de helio.

Hablamos de hidrógeno y estamos viendo que también puede ser terapéutico, [y] es efectivo si lo inhala, bebe disuelto en agua o utiliza mediante otros métodos de administración.

En 2009, me encontré un artículo publicado en Nature Medicine2 [del 2007]… [que] demostraba que [el 2 %] del [gas] de hidrógeno había sido eficaz para prevenir el daño cerebral causado por la reperfusión isquémica inducida por una oclusión de la arteria cerebral media en un modelo de rata...

Me estaba graduando en bioquímica en ese entonces, pero siempre me ha interesado la salud...

Partí desde ahí y leí toda la investigación y bibliografía al respecto, y continué avanzando en el área, posteriormente fui a Japón. Ahora puedo trabajar y colaborar con algunos de los mejores investigadores en el mundo sobre el tema. Me siento muy afortunado de estar involucrado en esta área emergente sobre el hidrógeno gaseoso".

El hidrógeno molecular tiene efectos antioxidantes particulares y selectivos

El hidrógeno molecular compensa el estrés oxidativo, que es uno de los mecanismos más fundamentales que perjudican la salud humana. Por ese motivo el hidrógeno molecular es tan increíble; porque tiene efectos antioxidantes tan únicos que abordan los radicales libres más dañinos de manera específica.

Ahora bien, aunque podría pensar que el gas de hidrógeno se disocia o neutraliza los radicales libres de hidroxilo (que causan el mayor daño oxidativo), parece ser que no funciona de esa manera.

Hay más de 1000 publicaciones científicas sobre el hidrógeno molecular revisadas por expertos, que han demostrado en conjunto que el H2 tiene potencial terapéutico sobre más de 170 modelos de diferentes enfermedades humanas y animales.

De hecho, se ha demostrado que el hidrógeno beneficia prácticamente a todos los órganos del cuerpo humano. La razón es porque el hidrógeno aborda y mitiga la causa subyacente de muchas enfermedades, es decir, la inflamación y oxidación. Pero ¿cómo lo hace? LeBaron explica:

“Para entender cómo funciona el hidrógeno, necesitamos entender cómo funcionan los radicales libres y por qué se producen. Primero, el cuerpo produce el radical hidroxilo, que es OH neutro con un electrón par único, a través de la reacción de Fenton.

Cuando los radicales libres llegan a niveles demasiado altos, como los de superóxido, peroxinitritos [o] la radiación ionizante,3 se pueden convertir en radicales hidroxilo... [Los radicales hidroxilo] son dañinos porque son muy reactivos...

En el caso de otros radicales libres [como] el óxido nítrico, un radical libre muy importante que provoca la vasodilatación, no buscamos neutralizarlo. Tenemos radicales superóxido [y] otros oxidantes como el peróxido de hidrógeno—los cuales son muy importantes.

Por supuesto, el exceso es malo, pero tenerlos en las concentraciones correctas y en los lugares correctos es muy beneficioso. No solo queremos neutralizarlos a todos, considerando que no queremos ningún radical de hidroxilo u oxidantes de peroxinitrito.

Esa publicación de Nature Medicine demostró de forma específica que el hidrógeno podría actuar como un antioxidante terapéutico al reducir los radicales de oxígeno citotóxico, de manera selectiva, en especial al radical hidroxilo y, en menor medida, al peroxinitrito, sin disminuir los otros oxidantes como el peróxido de hidrógeno o superóxido...

La mayoría de los demás antioxidantes no son selectivos... [y] eso puede ser un problema... El hidrógeno es selectivo en el sentido de que solo disminuirá o reducirá los radicales tóxicos como el radical hidroxilo".4

Cómo funciona el hidrógeno molecular

Hay dos definiciones básicas de un antioxidante: 1) una molécula que dona un electrón a una reacción radical, y 2) una molécula que mejora el estado redox de la célula. Ramificaciones redox para la reducción de la oxidación. En sus células, necesita tanto la oxidación como una reducción de la oxidación para que todo funcione de manera apropiada.

Cuando ese equilibrio es alterado por demasiada oxidación, obtiene estrés oxidativo. Si no tiene suficiente oxidación, desarrollará otros serios problemas. En muchos casos, el daño no es causado por un exceso de radicales libres, sino más bien por una desregulación del estado redox.

"Necesitamos radicales libres", indica LeBaron, "y los estudios han demostrado que en realidad puede sufrir demasiado estrés oxidativo y demasiado estrés reductivo5 (o no tener suficiente potencial oxidativo) no solo en el mismo cuerpo o mismo órgano, sino en la misma célula.

Con demasiado estrés oxidativo en el citosol no hay suficiente poder oxidativo en el retículo endoplásmico. El hidrógeno ayuda a regresar todo a la homeostasis".

Entonces, aunque que el hidrógeno tiene efectos antioxidantes, funciona principalmente al mejorar el estado redox de la célula cuando es necesario. Como resultado, experimenta mejoras en los niveles de superóxido dismutasa y glutatión, por ejemplo.

El hidrógeno no solo reduce los radicales más tóxicos de forma selectiva, sino que también puede ayudar a evitar que se produzca un exceso (que se vuelve tóxico) de radicales libres en primer lugar. Este es un mecanismo de prevención muy poderoso.

Otra forma es activar la vía Nrf2 cuando sea necesario. El Nrf2 es un factor de transcripción que, cuando se activa, ingresa al núcleo de la célula y se une al elemento de respuesta antioxidante en el ADN.

Luego induce la transcripción de otras enzimas citoprotectoras como el glutatión, superóxido dismutasa, catalasa, glutatión peroxidasa, enzimas de la fase II, la hemo oxigenasa 1 y muchos otros.

“Un estudio6,7 [que analiza] el síndrome metabólico encontró que los participantes que bebieron agua enriquecida con hidrógeno tuvieron un aumento del 39 % en la superóxido dismutasa extracelular.

Entonces, sí, el hidrógeno tiene este efecto antioxidante, ya que puede ayudar a regular la vía Nrf28 y regresar las enzimas y proteínas citoprotectoras a los niveles que se supone que deben estar; de vuelta al reino de la homeostasis".

El consumo cíclico es clave para obtener una eficacia óptima

Dependiendo de la persona y su alimentación, las bacterias intestinales que fermentan la fibra producen aproximadamente 2.5 galones de hidrógeno gaseoso al día,9,10 lo que forma parte de los beneficios terapéuticos de la fibra. Desde una perspectiva evolutiva, siempre hemos estado expuestos al gas de hidrógeno.11,12

Estos datos por sí solos son indicios de su seguridad. “Cualquiera puede consumirlo: mujeres embarazadas, niños, todas las personas. El gas de hidrógeno es muy seguro en sí mismo. Desde la década de 1940 se ha utilizado para el buceo en aguas profundas con el fin de prevenir el síndrome de descompresión”,13 dice LeBaron.

(Normalmente, se usa helio, pero para inmersiones muy profundas, se emplea gas de hidrógeno, como el hydrox, que es 96 % hidrógeno).

Ahora bien, si el gas de hidrógeno es tan beneficioso, y su cuerpo ya produce una gran cantidad del mismo, ¿por qué consumir agua rica en hidrógeno seguiría siendo terapéutico, si se obtienen cantidades mucho menores de hidrógeno de esta manera?

Curiosamente, un estudio de la Universidad de Nagoya14 demostró que, si bien la administración continua de hidrógeno en el aire no era efectiva para prevenir la enfermedad de Parkinson, la exposición intermitente sí lo era. Sin embargo, los mejores efectos se obtuvieron al beber agua rica en hidrógeno.

¿Qué hay en la exposición cíclica o intermitente (en comparación con la continua) que hace una gran diferencia? LeBaron explica:

“Parece ser más como un modulador de señal gaseosa. La forma en que funciona un modulador de señal es que debe tener este tipo de exposición de forma intermitente, o de lo contrario se habituará y como consecuencia la señal se atenuará.

Eso es lo que observamos con el gas de hidrógeno... modula la expresión génica, fosforilación de proteínas y muchos factores de transcripción, pero los objetivos principales siguen siendo difíciles de alcanzar.

Clínicamente, el hidrógeno molecular también ha demostrado ofrecer excelentes beneficios. Siempre hace falta más investigación, pero hay algunos estudios sólidos que demuestran su seguridad y eficacia.

[En un estudio15] incluyeron a 50 pacientes con infarto cerebral; 25 [recibieron] hidrógeno por inhalación y 25 en el grupo de control [recibieron] un medicamento médico aprobado... [E]l hidrógeno fue significativamente más efectivo que el medicamento en todos los parámetros medidos, sin efectos secundarios.

Reitero, la razón por la que me apasiona tanto el hidrógeno es porque es una molécula simple, segura, fácil de administrar y, realmente, tiene un potencial terapéutico muy importante.

Solo hubo otro estudio publicado sobre... la enfermedad de Alzheimer. Si observamos el genoma, aquellos con el genotipo APOE4 son susceptibles a la enfermedad de Alzheimer...

Cuando observamos los efectos de beber agua rica en hidrógeno... se descubrió que fue considerablemente terapéutica ante esta enfermedad. Esto es importante porque no hay medicamentos aprobados que sean efectivos para la enfermedad de Alzheimer".

El hidrógeno molecular imita los efectos del ayuno

Es interesante señalar que existe evidencia que sugiere que si tiene el gen APOE4, realmente necesita practicar el ayuno intermitente para evitar desarrollar la enfermedad de Alzheimer, y una de las vías que el hidrógeno parece imitar es la del ayuno.

El Dr. Dale Bredesen ahonda sobre esto en su libro titulado The End of Alzheimer’s (El fin de la enfermedad de Alzheimer), y también en mi artículo anterior: “ReCODE: La Reversión del Deterioro Cognitivo".

LeBaron cita un estudio publicado en Journal of Obesity, que básicamente demuestra que beber agua rica en hidrógeno tuvo el mismo efecto en cerca de un 20 % que la restricción de calorías.

Además, tanto el ayuno como el hidrógeno molecular aumentan la secreción neuroprotectora de grelina gástrica, una hormona del hambre, y en al menos un estudio, se demostró ser uno de los principales mediadores que benefician a las personas con enfermedad de Parkinson.16,17,18

Usos del hidrógeno para la diabetes

Los estudios clínicos también han demostrado que el hidrógeno molecular previene eficazmente el daño hepático (hígado graso) causado por una alimentación con alto contenido de azúcar y síndrome metabólico.19,20

"En algunos de los estudios sobre el síndrome metabólico, los niveles de glucosa en ciertas personas con tolerancia a la glucosa disminuyeron al rango normal", señala LeBaron.

La investigación con animales21 sugiere que el hidrógeno podría inducir la translocación de GLUT4 por un mecanismo similar al de la insulina.

"Necesitamos más estudios para analizar esto, pero algunos de estos datos preliminares realmente demuestran que es excelente para ciertas personas con diabetes",22 afirma.

También hay algunas pruebas23,24,25,26 que pueden ayudar a suprimir el desarrollo del cáncer como tratamiento complementario y reducir la toxicidad de los medicamentos contra el cáncer,27 sin embargo, LeBaron es cauteloso respecto a esto e indica que se necesitan más estudios.

Terapias de hidrógeno disponibles

Hay varias formas de administrar hidrógeno. Por ejemplo, puede inhalar gas de hidrógeno, y para esto, hay máquinas de inhalación disponibles en el mercado. Sin embargo, se requiere precaución.

El gas producido en el cátodo es gas de hidrógeno, pero si los electrodos son impuros o desarrollan acumulación de minerales y el agua que está usando tiene cloruro, se puede producir gas de cloro, que terminará inhalando.

Otros métodos son beber y/o bañarse en agua rica en hidrógeno, y hay varias maneras de hacerlo. Por ejemplo, puede hacer burbujas en el agua directamente del tanque de gas hidrógeno y disolverlo bajo presión.

Solo tenga en cuenta que, si planea almacenarlo, no puede usar recipientes de plástico, ya que las moléculas de hidrógeno son tan pequeñas que se disiparán a través del recipiente.

Para mayor claridad, el gas de hidrógeno solo son dos átomos de hidrógeno unidos entre sí. Al disolverse en agua, no se unirá a las moléculas de agua, por lo que no hay riesgo de que se vaya a crear otra estructura. También existen inyecciones intravenosas de solución salina rica en hidrógeno y terapia de hidrógeno hiperbárico que se desarrollaron en Japón.

Cómo medir la concentración del gas de hidrógeno

Una forma de evaluar la calidad de su producto de hidrógeno molecular es usar un reactivo de titulación redox llamado H2 Blue. Que se encuentra disponible en varios sitios web distintos, incluido Amazon.

Esto le permite medir la concentración de hidrógeno en el agua que está a punto de beber. Para hacerlo, solo llene el pequeño vaso de precipitado con 6 mililitros de su agua de hidrógeno. Si no contiene gas hidrógeno, el reactivo azul permanecerá azul.

Si hay gas hidrógeno presente, el reactivo cambiará de azul a transparente. Una vez que se aclare, agregue otra gota del reactivo. Continúe agregando gota por gota hasta que la solución se vuelva azul y permanezca azul. Esto se llama punto final de valoración. Únicamente cuente cuántas gotas se necesitaron para lograrlo.

Cada gota equivale a aproximadamente 0.1 miligramos por litro y el número de gotas requeridas para neutralizar la solución de prueba determinará la concentración de hidrógeno molecular. Entonces, si tuviera que agregar 10 gotas, tendría 1 miligramo de hidrógeno por litro.

Dosis terapéuticas

Por desgracia, todavía no hay suficiente información sobre cuál es la concentración mínima efectiva. Hay muchas variables implicadas.

Sin embargo, como una guía muy general, los estudios clínicos han demostrado efectos terapéuticos en dosis que van desde 0.5 miligramos a 5 miligramos o más, de hidrógeno al día. Deberíamos poder obtener esta dosis al consumir no más de 1 litro de agua enriquecida con hidrógeno de acuerdo con los estándares IHSA.

"Hacen falta más investigaciones, pero parece ser que, al menos en algunos de estos estudios, una concentración mayor o dosis más alta resulta ser igual de efectiva, y a veces más eficaz, que una cantidad menor", señala LeBaron.

En cuanto a la vida media, si bebiera agua rica en hidrógeno, alcanzaría un nivel máximo en la sangre y un punto de exhalación en la respiración después de alrededor de 5 a 15 minutos, dependiendo de la dosis.

Esto demuestra que el hidrógeno puede difundirse fácilmente en el torrente sanguíneo para medir los cambios en la respiración. Su nivel de hidrógeno regresa al punto inicial en aproximadamente una hora más o menos.

"También así es como sabemos que el hidrógeno es más parecido a un modulador de señal, porque puede beber agua hidrogenada y esta se eliminará del sistema en una hora, sin embargo, brinda efectos residuales, terapéuticos y de protección que duran horas, días e incluso semanas.

Un estudio pequeño, doble ciego y aleatorizado28 sobre la artritis reumatoide encontró que beber agua rica en hidrógeno era muy eficaz para esta enfermedad... Las personas con artritis reumatoide de inicio prematuro experimentaron remisión de la misma.

Durante el período de suspensión, nadie tomó hidrógeno y aun así continuaron observando mejoras en la enfermedad durante cuatro semanas más...

[La razón de esto es] que se está abordando a la expresión génica.29 Al tomar hidrógeno, en tres días vemos incrementos en la PGC-1α, [que] es biogénesis mitocondrial...

Hay muchos factores de transcripción diferentes en los que opera el hidrógeno, así que, si comenzamos a alterar la expresión del gen, algunos de estos cambios del modulador de la señal pueden ser bastante duraderos, por lo que obtenemos efectos residuales".

Más información

Para obtener más información sobre el hidrógeno molecular, visite el sitio web del Molecular Hydrogen Institute. Ahí, encontrará investigaciones, video conferencias y muchos otros recursos, incluyendo una serie de diferentes certificaciones para quienes estén interesados en utilizar y administrar hidrógeno molecular.

"Le reitero, somos una organización sin fines de lucro con base científica que trabaja para avanzar en la investigación, aprendizaje y conocimiento del hidrógeno como gas medicinal, por lo que no encontrará productos ni mercancía en nuestro sitio, pero hallará mucha información, y hacemos todo lo posible para brindarle lo último en el área del hidrógeno”, dice LeBaron.

"Espero que consulte ese artículo y revise la información sobre el hidrógeno.

Aunque como investigadores tenemos la responsabilidad de comprender los mecanismos y objetivos moleculares del hidrógeno —así como hacer estudios clínicos al respecto— al ser una molécula tan importante y segura, quizás también sea su responsabilidad compartirlo para que otras personas la conozcan.

Hay tantas personas que no tienen acceso a la atención médica que esto podría ser realmente beneficioso. También hay quienes no tienen acceso a grandes servicios médicos, y el hidrógeno puede ayudar a mitigar los efectos tóxicos".