¿Es segura la carga inalámbrica?

cargador inalambrico

Historia en Breve -

  • Los planes para instalar cargadores inalámbricos en áreas públicas y en muebles para el hogar de uso común, aumentan su riesgo de sufrir efectos relacionados con la disfunción mitocondrial gracias a la exposición a los campos electromagnéticos
  • Dado que casi el 77 % de los adultos en los Estados Unidos cuentan con un teléfono inteligente, en comparación con el 36 % de 2011, los fabricantes de estos dispositivos continúan buscando formas de aumentar su conectividad y uso, lo que incluye a los avances en los sistemas de carga inalámbrica
  • Los sistemas de carga inalámbrica utilizan un campo electromagnético para transferir energía de un objeto a otro. Un nuevo tipo, el Pi Charger, el cual se espera que entre muy pronto al mercado, libera campos electromagnéticos en el espacio y comienza a cargar su batería en cuanto entra a la misma habitación
  • Este tipo de sistemas son menos eficientes en comparación con conectar un cable del teléfono a la toma eléctrica, además, consumen electricidad continuamente, lo que contribuye a una consunción de la energía eléctrica que no se utiliza de los dispositivos con tecnología always-on, es decir que siempre permanecen encendidos o conectados

Por el Dr. Mercola

El iPhone de Apple cumple su décimo aniversario este año, y en esa corta década nuestras vidas han cambiado significativamente por los teléfonos inteligentes.

De acuerdo con el Pew Research Center (Centro de Investigación Pew),1 en la actualidad casi el 77 % de los adultos en los Estados Unidos cuentan con un teléfono inteligente, frente al 35 % en 2011. Esto hace que el teléfono inteligente sea una de las tecnologías de consumo que más rápido hayamos adoptado en toda nuestra historia.

Resulta curioso que, si bien ostentar un teléfono inteligente es más común entre los jóvenes y aquellas personas con mayores recursos económicos, las tasas también han ido aumentando vertiginosamente entre las personas mayores y de bajos ingresos en los Estados Unidos.

Cuando los dispositivos móviles salieron por primera vez al mercado, se utilizaban para llamar y enviar mensajes de texto. Hoy en día, las personas utilizan sus teléfonos para diversas actividades poco convencionales, como buscar trabajo, leer un libro u obtener indicaciones del GPS.2

En respuesta a este deseo cada vez mayor de estar conectado, las industrias de los celulares están diseñando más formas de mantener su teléfono cargado. El año pasado y en una búsqueda interminable por la comodidad, Apple anunció la introducción de cargadores inalámbricos de múltiples dispositivos para sus productos.

Un año más tarde, los dispositivos aún no han sido distribuidos, aparentemente debido a un problema de sobrecalentamiento que aún no se ha podido resolver.3 Aunque esto resulta problemático para Apple, los cargadores inalámbricos y el futuro de la carga por wifi pueden generar grandes obstáculos en su deseo por tener un óptimo estado de salud.4

¿Cómo funciona la carga inductiva?

La carga inalámbrica, también conocida como carga inductiva, utiliza un campo electromagnético (EMF, por sus siglas en inglés) para transferir energía entre 2 objetos. Esto es posible al utilizar una estación de carga que le envía energía a un dispositivo eléctrico, a través de un acoplamiento inductivo, que más tarde puede utilizar para cargar sus baterías o funcionar.5

Si bien ha habido una ráfaga de excitación por los sistemas de carga inalámbrica para dispositivos móviles, en realidad, la tecnología se creó a finales de 1800. Fue inventada por Nikola Tesla, quien originalmente trabajó con Thomas Edison en la electricidad de corriente directa (CD) también conocida como corriente continua (CC).

Tras no obtener éxito en su lucha por mejorar la tecnología, Tesla comenzó a trabajar en electricidad de corriente alterna (CA) en su lugar. Luego inventó la bobina de Tesla, sentando así las bases de la tecnología inalámbrica.6

En la actualidad, el prototipo de la bobina de Tesla está en exhibición en el Observatorio Griffith, y este demuestra a gran escala la manera en que su teléfono inteligente se carga de forma inalámbrica.

El principio básico de transferir energía de un lugar a otro sigue siendo el mismo. A este le llamamos inducción electromagnética, una bobina de cobre crea un campo magnético oscilante y una segunda bobina convierte nuevamente el campo flotante en energía.

Un segundo método, llamada resonancia magnética, permite la transmisión de energía a distancias mayores al cambiar la cantidad de energía almacenada en cada bobina y el tamaño de la bobina.

En 2006, los investigadores del MIT demostraron que podían transferir electricidad hasta 2 metros mediante la resonancia magnética. Aunque se perdió el 60 % del poder, sus experimentos convencieron a los inversionistas para invertir en investigaciones adicionales.7

Hoy en día, existen 2 métodos diferentes de carga inalámbrica. El primero, el estándar Qi, utiliza el método inductivo de bobinas pequeñas en distancias cortas. Este fue creado por una asociación de más de 200 compañías, como Apple y Samsung.

El segundo tipo se centra en la resonancia electromagnética. AirFuel, que anteriormente se conocía como Power Matters Alliance, ha sido adoptada por Duracell, Starbucks y Google.

Una nueva innovación en la carga inalámbrica, llamada Pi Charger, está por salir al mercado.8 Este dispositivo liberará campos electromagnéticos en el espacio y comenzará a cargar su batería en cuanto entre en la misma habitación.

El director de tecnología, Morris Kessler de WiTricity, la compañía dedicada a las resonancias magnéticas, imagina un futuro donde la carga inalámbrica es ubicua, y dice:9

"Conducirá su automóvil eléctrico a un garaje, donde las plataformas de carga inalámbrica estarán en el piso. Abrirá la puerta de su casa y lanzará su celular sobre la encimera o mesón de la cocina, donde la tecnología de carga inalámbrica estará integrada en las encimeras y cubiertas de la cocina".

La carga inalámbrica es menos eficiente

Cargar su teléfono de manera inalámbrica es mucho menos eficiente que usar un adaptador conectado a un enchufe. Antes de considerar la inocuidad relacionada con los cargadores inalámbricos, los cuales aumentarán los EMF en toda su casa, también es importante abordar el consumo eléctrico que estos dispositivos suponen para las centrales eléctricas.

Aunque es fácil imaginar que hay una fuente de alimentación ilimitada para los enchufes en su hogar, la electricidad debe generarse en algún lugar. Las 3 fuentes principales que generan electricidad en los Estados Unidos son los combustibles fósiles, la energía nuclear y algunas fuentes de energía renovable, como las energías hidroeléctrica, eólica y solar.

Hoy en día, la energía renovable proporciona menos del 20 % de la electricidad, mientras que los combustibles fósiles son las mayores fuentes de producción energética, con un total de casi el 63 %.10

Se estima que la cantidad de uno de los combustibles fósiles, el carbón, que se utiliza para producir energía, aumentará ya que el presidente Trump revirtió las políticas energéticas en un movimiento que calificó como "el fin de la guerra contra el carbón".11

Sin embargo, quemar carbón para producir electricidad aumenta la contaminación del aire relacionada con el asma, cáncer, cardiopatía y enfermedad pulmonar.

Los problemas también se extienden a la lluvia ácida, así como a graves problemas ambientales y de salud pública, ya que esta energía tiene un enorme costo.12 La química que permite que el carbón produzca energía también produce diversos contaminantes ambientales que resultan sumamente nocivos.

Los aparatos “vampiros” contribuyen a las demandas energéticas

La demanda energética solo sigue en ascenso. El típico hogar de los Estados Unidos está repleto de “vampiros” eléctricos, dicho término hace referencia a los dispositivos que están siempre encendidos y consumen electricidad incluso cuando nadie los utiliza.

Un informe emitido por el Consejo para la Defensa de los Recursos Naturales (NRDC, por sus siglas en inglés)13 descubrió que las personas en los Estados Unidos gastan USD 19 000 millones al año en electricidad proveniente de aparatos y dispositivos electrónicos “vampiros”.

Esto significa que el hogar promedio gasta USD 165 cada año para darle energía a los aparatos que no están en uso. Pierre Delforge, autor del informe y director del sector de eficiencia energética de alta tecnología del NRDC, declara lo siguiente al respecto:14

"Una de las razones de estos altos niveles de energía en reposo es que muchos dispositivos que anteriormente solo eran mecánicos, ahora se han vuelto digitales.

Por ejemplo, los aparatos como lavadoras, secadoras y refrigeradores ahora tienen pantallas, controles electrónicos, e incluso, se ha vuelto cada vez más común que tengan conectividad a Internet. En muchos casos, utilizan mucha más electricidad de la necesaria".

En el pasado, los principales transgresores eran las cajas de televisión por cable y consolas de videojuegos. Las cajas de televisión por cable son el segundo mayor consumidor de energía en muchos hogares, ya que siempre están funcionando. Y de manera similar, las consolas de videojuegos son despilfarradores energéticos.15

Conforme más países y hogares están optando por los sistemas de carga inalámbrica, estos pequeños dispositivos aumentarán todavía más el creciente nivel de electricidad que exige el mundo y a expensas del medioambiente y su salud.

Los planes futuros para la carga inalámbrica aumentan los riesgos para la salud pública

Además de estar disponible en cientos de Starbucks en los Estados Unidos, los sistemas de carga inalámbrica también son comunes en los aeropuertos. En 2017, Apple anunció que visualizaba un mundo donde muchas superficies, como su mesa de noche y el tablero de su automóvil, podrían tener bases de carga inalámbricas.16

Cada uno de estos cargadores consume energía continua que puede ser insignificante de manera individual, sin embargo, esta aumenta cuando múltiples superficies tienen pequeños campos magnéticos que irradian una carga.

WiTricity vaticina ser capaz de proveerle energía a sus electrodomésticos sin que estén conectados a la pared.17 La corporación se ha asociado con diversos fabricantes, entre ellos Toyota, y sus planes con vistas al futuro son eliminar la necesidad de un enchufe para cargar autos eléctricos.

David Schatz, vicepresidente de ventas y negocios de la compañía WiTricity, predice que las personas esperen con ansias la electricidad inalámbrica y considera que los gobiernos estatales y locales también lo harán. El empresario afirmó:18

"Tendrán que pensar en toda la infraestructura que las personas necesitan para cargar sus dispositivos en lugares públicos, y cómo pueden poner en marcha políticas y programas para incentivar y agilizar el proceso con el fin de hacer que esta energía inalámbrica esté disponible en todas partes, no solo para celulares, sino también para vehículos eléctricos".

La nueva tecnología ha recibido la certificación FCC para la carga inalámbrica a distancia mediante la tecnología de ondas de alcance medio.19

La empresa Energous, presentó la petición de la FCC en la Parte 18, dedicada a dispositivos industriales, científicos y médicos, en lugar de a la sección para dispositivos electrónicos de consumo Clase B. Esto puede deberse a la alta potencia que se requiere para transmitir energía a distancia.20

Energous presentó su primera alianza de productos producidos por Myant. La ropa interior inteligente, llamada Skiin, cuenta con sensores integrados para controlar el ritmo cardíaco, actividad, postura y niveles de hidratación en su cuerpo.

La tecnología de Energous se incluye y adapta a la ropa Skiin con el fin de soportar los transmisores de carga de alcance medio y lejano de la compañía cuando estén disponibles.21

Dicho de otra forma, las empresas de tecnología no solo quieren estaciones de carga inalámbricas en espacios públicos, sino que ahora también se asocian con compañías de ropa para diseñar tecnología EMF portátil.

La carga inalámbrica puede reducir la vida útil de la batería de su teléfono inteligente

La carga inalámbrica también puede ser perjudicial para su dispositivo. Hoy en día, casi 80 modelos de automóviles proporcionan una cabina de carga inalámbrica que se fundamenta en la especificación de carga electromagnética Qi (que se pronuncia "qui"). Estos modelos incluyen Audi, Chevrolet, Nissan y BMW. McDonald's y hoteles Marriott e Ibis han incorporado Qi en sus instalaciones.

Empresas como Facebook, Deloitte y Cisco han incorporado Qi en sus oficinas corporativas. La cantidad de dispositivos habilitados con carga inalámbrica supera 200 millones de unidades al año y el 25 % de los usuarios ha utilizado la carga inalámbrica.

Parece que la demanda de los consumidores por la característica y el volumen de dispositivos habilitados están aumentando con cada año que pasa.

Con una mayor facilidad de carga, Techworld22 cuestiona si esto es malo para la batería de su dispositivo móvil. Venkat Srinivasan, director de Argonne Collaborative Center for Energy Storage Science, dice que, si bien no es posible sobrecargar un teléfono inteligente o una tableta, mantenerlo completamente cargado reducirá la vida útil de su batería.

Cuando una batería de iones de litio se carga y descarga, los iones pasan de un electrodo positivo a un electrodo negativo. Cuanto mayor sea la carga de la batería, más rápido se degradarán los iones, por lo que es mejor realizar ciclos entre el 45 y el 55 %.

Sin embargo, con un número cada vez mayor de cargadores inalámbricos y una carga inalámbrica de alcance medio en el futuro próximo, será difícil estar en un lugar público sin cargar su teléfono en automático, lo que reduce la vida útil de una batería irreemplazable en su teléfono con mucha más rapidez.23

Lo anterior quiere decir que, si no puede reemplazar la batería de los teléfonos más recientes, se verá obligado a comprar otro completamente nuevo, lo que a menudo representa un gasto considerable.

Problemas de salud relacionados con la exposición de carga inalámbrica

La principal preocupación sanitaria respecto a la carga inductiva inalámbrica son los campos magnéticos que esta genera. Los campos inocuos equivalen a menos de 3 milliGauss, pero cuanto más bajo sea el índice, será mejor y el objetivo equivale a menos de 1 milliGauss.

Hace poco encontré un estudio que mostraba los campos magnéticos en los típicos cargadores Qi y estos eran de 1000 milliGauss o 1 000 veces más de lo que debería estar expuesto.24

Por fortuna, los campos magnéticos disminuyen rápidamente y la lectura de 1000 milliGauss se tomó a 2 milímetros (mm) del dispositivo. Cuando se aumentó la distancia a 15 mm (un poco más de media pulgada), la lectura se redujo a 50 gauss.

Entonces, la advertencia en este caso es que no debe permanecer sobre estos dispositivos, pero si los mantiene lo suficientemente lejos, unos cuantos metros o más, debería evitar la mayor parte de los peligrosos campos magnéticos.

En lo personal no poseo ni uso los sistemas de carga inductiva, por lo que no puedo medirlos, sin embargo, me temo que será difícil evitarlos ya que casi todos los automóviles nuevos cuentan con ellos como una característica. Sin embargo, y como dice el artículo, existen muchas razones contundentes para evitar utilizarlos.

Para obtener más información sobre los efectos que genera la exposición a otros tipos de EMF, consulte mi artículo “Wi-Fi'rito: ¿Cómo la tecnología inalámbrica está condenando una generación a una salud precaria?”.

Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo