Descubrimiento fascinante sobre los beneficios del jengibre

jengibre

Historia en Breve -

  • A lo largo de los siglos, el uso tradicional del jengibre ha demostrado ser útil para varias enfermedades, desde náuseas e hipertensión hasta artritis y diabetes
  • Los estudios clínicos en ratas, en lugar de humanos, dejaron entrever que, por ejemplo, la viabilidad del jengibre como estrategia de tratamiento o prevención para frenar el hambre, era una evidencia más anecdótica que una prueba sólida
  • Nunca antes se había realizado en humanos un estudio aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo sobre el jengibre, hasta que en un estudio realizado en 2012 con 44 pacientes que sufrían enfermedad del hígado graso no alcohólico consumieron 1 cucharadita al día y obtuvieron drásticos resultados
  • Estudios anteriores han demostrado que el jengibre no es solo un apetecible agente saborizante para los alimentos, sino también un agente protector contra el daño por radiación y una forma efectiva y económica de combatir las enfermedades

Por el Dr. Mercola

Después de recibir la “especial atención” de investigadores en todo el mundo, una revisión clínica ha confirmado que el jengibre (Zingiber officinale) sirve como un antídoto viable y un agente protector contra el envenenamiento mortal de agentes tales como pesticidas, contaminantes ambientales, metales pesados, toxinas tanto bacterianas como fúngicas, e incluso algunos productos cosméticos y medicamentos.

El estudio1 publicado en la revista Food and Chemical Toxicology, reconoce los efectos protectores del jengibre y sus fitoquímicos contra las toxicidades naturales, químicas e inducidas por la radiación.

También posee un "arsenal de metabolitos" con diversos beneficios, que incluyen propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y antiapoptóticas (que inducen la muerte celular programada).

Los investigadores concluyeron que las propiedades del jengibre podrían — y deberían — fomentar un estudio adicional respecto al alivio del daño causado por la radiación y la quimioterapia en los tratamientos oncológicos.

Igualmente debería investigarse otras formas en que podría utilizarse para contrarrestar la toxicidad química de algunas de las toxinas mencionadas anteriormente, así como contaminantes industriales, alcohol, tabaco y medicamentos recetados.

La enfermedad del hígado graso no alcohólico (EHGN) es una afección que ha mostrado una gran mejoría con el uso del jengibre. Un estudio indicó que existen varios mecanismos dentro de esta afección crónica que está alcanzando proporciones epidémicas, y la inflamación es uno de los principales contribuyentes.

Existe evidencia de que tomar suplementos de jengibre, o bien, agregarlo en su alimentación podría aumentar la efectividad de las intervenciones del estilo de vida, como la modificación de la alimentación y el aumento de la actividad física, en comparación con el uso de las intervenciones por sí solas.2

De hecho, existen pruebas de que el jengibre en cualquier forma puede ser una estrategia esencial para la desintoxicación hepática, así como como una estrategia de apoyo en la obesidad y la enfermedad del hígado graso, 2 afecciones que son atribuidas al hígado.

El video tiene subtítulos ocultos en español. Haga clic sobre el ícono de tuerca en la esquina inferior derecha del video y seleccione “Subtitles/CC” y seleccione “Spanish”.

Pruebas (y errores) en los estudios del jengibre

El jengibre se ha utilizado durante miles de años en áreas de la India y China para muchas otras cosas además de agregar un sabor dulce o picante a los alimentos y bebidas.

Con el tiempo, se ha demostrado que, entre otras cosas, es un remedio popular para aliviar los dolores de cabeza, las náuseas – en particular el mareo por movimiento – y para tratar varios problemas relacionados con la salud digestiva, así como el dolor e inflamación de las afecciones artríticas.

Pero incluso hasta este siglo, los estudios cuyos títulos divulgaban los beneficios del jengibre para afecciones como la obesidad, utilizaron ratas como sujetos de estudio en lugar de seres humanos.3

Michael Greger, el médico responsable del sitio web “Nutrition Facts”, cita un estudio realizado en 2017 donde se sugiere que la "falta de estudios clínicos pueden atribuirse a diversos factores, como problemas éticos y falta de apoyo comercial”.4 En el video anterior, Greger pregunta con ironía:

"Un momento; ¿por qué no se realizan estudios clínicos en humanos? La ‘falta de estudios clínicos se puede atribuir a’, por ejemplo, ‘problemas éticos’ y ‘un apoyo comercial limitado.’

En lo personal puedo ver que el apoyo comercial es muy limitado; pues el jengibre es baratísimo. ¿Quién va a pagar por el estudio? ¿Cuestiones éticas? ¡Pero si solo estamos hablando de darles jengibre a las personas!".5

Varios estudios sobre el uso de jengibre para el control del peso han sido relativamente fáciles y económicos, observa el experto, pero en ocasiones se basan en premisas incorrectas.

El especialista afirma que "tal vez el consumo de jengibre por sí solo sea un indicador de una alimentación más tradicional, y menos occidentalizada de comida chatarra, pero no lo sabrá hasta que lo ponga a prueba".

Consideraciones para comprobar los efectos del jengibre en humanos

Como tal, se realizó un ensayo controlado y aleatorio6 con el fin de evaluar los resultados de tomar 1 cucharadita de jengibre (cuyo valor aproximado es de 5 centavos, según Greger) en una taza de agua caliente. Los participantes que bebieron la "bebida caliente con jengibre" informaron tener mucho menos apetito tiempo después.

Luego, los investigadores utilizaron únicamente agua caliente en otro ensayo, sin el jengibre como su "control", pero si los sujetos sabían cuándo consumían o no el jengibre, el efecto placebo podría entrar en acción.

Para remediar eso, a los científicos se les ocurrió “rellenar” cápsulas con jengibre en polvo para que las pudieran tragar los participantes de un estudio doble ciego; sin embargo, decidieron no hacerlo debido a la posibilidad de que al menos una parte del efecto del jengibre pudiera presentarse a través de los receptores del gusto en la lengua.

Greger explicó lo siguiente en este sentido:

"Sin embargo, no todos los efectos fueron subjetivos, 4 horas después de beberlo, la tasa metabólica en el grupo de jengibre se elevó en comparación con el control, aunque en un estudio anterior, cuando se agregó jengibre fresco a una comida, no hubo un aumento en el índice metabólico.

Los investigadores sugieren que esto puede ‘deberse a los diferentes métodos a los que se administró el jengibre,’ al proporcionarse fresco en lugar de seco. Asimismo, cuando el jengibre se deseca se generan productos de deshidratación que pueden tener propiedades inigualables".7

Si bien los investigadores encontraron que los participantes que tomaron el té de jengibre en lugar de la bebida de control se sintieron más llenos y satisfechos, pero no se realizó seguimiento para verificar si realmente comieron menos durante el almuerzo.

De acuerdo con Greger, el caso es que nunca hubo un "estudio aleatorizado, doble ciego, controlado con placebo sobre tal cantidad de jengibre y la pérdida de peso" hasta 2012,8 cuando a 44 pacientes con enfermedad del hígado graso no alcohólico se les indicó consumir todos los días 1 cucharadita de jengibre durante 12 semanas. Sin embargo, en esta ocasión estaba oculto en cápsulas.

El especialista también señaló:

"Se les dijo a todos que limitaran su consumo de colesterol"... "y que consumieran más fibra e hicieran ejercicio. Por lo tanto, incluso el grupo de placebo debía exhibir alguna mejoría. Pero ¿el grupo de jengibre mejoró?

Sí, el consumo diario de solo 1 cucharadita de jengibre molido al día ‘produjo una disminución significativa en los niveles de marcadores inflamatorios’ y mejoras en las pruebas de función hepática, así como una disminución de la grasa hepática. Todo por consumir al día 5 centavos de jengibre en polvo".9

"¡Verifíquelo!", dice Greger. "No hubo cambios en el grupo de placebo, sino una disminución en el grupo que consumió el consumo de jengibre – aunque las estimaciones de grasa corporal en realidad no cambiaron, lo cual hasta cierto punto es la finalidad".

Su siguiente pregunta fue si el jengibre podría usarse para extraer grasa de ciertos órganos, como el hígado. Después de todo, estudios previos, como otro realizado en 2012, indicaron que "el tratamiento con jengibre mejora el hígado graso inducido por la fructosa... en ratas".10

Greger hizo la irónica observación que "no alimentarlas con tanta azúcar desde un inicio" habría funcionado igual de bien para disminuir tanto el peso corporal como el hígado graso inducido por la fructosa.

Efectos radioprotectores del gingerol y otros compuestos de origen vegetal

Nutrition Facts analiza cómo los compuestos en la raíz del jengibre protegen los glóbulos blancos in vitro (en un tubo de ensayo o placa de Petri) contra el daño genético causado por la exposición a la radiación como tratamiento oncológico.

Los científicos han mostrado cierto interés por los elementos para prevenir enfermedades en los alimentos de origen vegetal y, como afirma Greger, "se ha encontrado que muchos productos de origen vegetal pueden proteger in vitro contra el daño de la radiación por toda una variedad de mecanismos".

El problema con la radiación para tratar a los pacientes con cáncer es que los efectos secundarios incluyen daño al tejido normal. Los compuestos radioprotectores que se encuentran en el jengibre, así como las bayas de goji, el ajo y la cúrcuma, pueden proteger selectivamente los tejidos normales contra las lesiones por radiación.

De manera simultánea, un estudio señaló que permite el uso de dosis más altas de radiación para las células cancerígenas, así como "una posible cura".11

Sin embargo, "los compuestos sintéticos son tóxicos en sus concentraciones óptimas", por lo que se han estudiado las intervenciones con productos de origen vegetal. El jengibre y sus fitoquímicos, como la zingerona, tienen efectos radioprotectores.

Los estudios sobre los mecanismos implicados sugieren que sus compuestos antioxidantes eliminan los radicales libres y combaten la inflamación, y a su vez son anti-clastogénicos – protegen contra la rotura o interrupción del material cromosómico.12 ¿Qué es la zingerona?

"Es un fitonutriente que se encuentra en la raíz del jengibre cocido. Si sus células son bombardeadas con algunos rayos gamma, agregar fitonutrientes de jengibre generará menos daño en el ADN y una menor cantidad de radicales libres.

Incluso lo compararon con el principal medicamento inyectado en personas con enfermedad por radiación, y encontraron que el compuesto de jengibre era 150 veces más potente y no conllevaba los graves efectos secundarios del medicamente mismo".13

Otro agente de origen vegetal con un efecto similar es el bálsamo de limón. Se descubrió que hacerlo en té tenía beneficios protectores contra el estrés oxidativo inducido por la radiación que experimenta el personal de radiología.14

En comparación con el personal de otros hospitales, se ha encontrado que las personas que manejan máquinas de rayos X sufren daño cromosómico y exhiben niveles más altos de estrés oxidativo. Por desgracia, los rayos X no solo pueden dañar el ADN directamente, sino que los radicales libres generados por la radiación causan el mayor estrago.

Sin embargo, hay una buena noticia: Se les pidió a 55 miembros del personal de radiología que tomaran una infusión de bálsamo de limón 2 veces al día durante 30 días, mientras que los investigadores midieron su peroxidación lipídica, daño genético y actividad catalasa, superóxido dismutasa, mieloperoxidasa y glutatión15 peroxidasa.

Después de esto, todos los marcadores mostraron una mejora marcada o significativa. Greger citó al estudio en cuestión:

"¿Entonces qué pasó?

El nivel de las enzimas antioxidantes en el torrente sanguíneo aumentó, y el nivel de daño de los radicales libres disminuyó – lo cual llevó a la conclusión de que la administración oral del té de bálsamo de limón puede ser útil para la protección del personal de radiología contra el estrés oxidativo inducido por la radiación, así como para mejorar su sistema de defensa antioxidante, en especial la defensa enzimática, debido a sus propiedades antioxidantes".

¿Para qué más sirve el jengibre?

Tras muchos años de estudio, se ha identificado que el jengibre genera un drástico cambio en diversas áreas de la salud humana. Además de ser antiinflamatorio y un poderoso antioxidante, contiene propiedades antimicrobianas que combaten el envejecimiento prematuro.

También encontrará gingeroles, shogaol16 y paradoles, compuestos menos prominentes pero efectivos en este rizoma de áspera apariencia. Los estudios exponen diversas áreas que se benefician del tratamiento y la prevención de enfermedades gracias a la intervención con jengibre, algunas de estas son:

  • Trastornos degenerativos como la artritis y el reumatismo17
  • Problemas digestivos como indigestión, estreñimiento y úlceras18
  • Trastornos cardiovasculares, desde aterosclerosis hasta hipertensión19
  • Náuseas por el embarazo20 y mareo por movimiento21
  • Diabetes mellitus, disminución significativa de la glucosa22

La prevención del cáncer en relación con el jengibre es otra área que ha sido investigada con detenimiento. Los estudios señalan que "el jengibre y sus moléculas bioactivas son eficaces para controlar la diseminación de los cánceres colorrectales,23 gástricos, ováricos, de hígado, de la piel, de mama y de próstata".24

En otro estudio25 se citan las propiedades y este menciona al 6-shagaol como el penetrante componente que está involucrado en la detección del cáncer de mama, en particular de las células madre de dicho tipo de cáncer.

Otros beneficios del jengibre, ya sea fresco o en forma de suplemento, tienen una amplia gama de beneficios.

En vista de que se puede usar en forma de polvo para el té, en rodajas crudas para salteados y cristalizado para obtener una deliciosa adición de poderosos antioxidantes, nunca es demasiado tarde para atreverse a experimentar con diversas maneras para obtener más jengibre en su alimentación.

De lo contrario, quizás nunca sepa qué tan efectivo ha sido para prevenir enfermedades y agregar años a su vida.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario