El aceite de coco es más eficaz que el DEET para combatir a los insectos

aceite de coco

Historia en Breve -

  • Los compuestos derivados del aceite de coco han demostrado mayor capacidad, con una efectividad del 95 %, para disuadir a las chinches, garrapatas y mosquitos que el DEET, incluyendo a las moscas que continúan picando a los animales hasta por cuatro días
  • Los insectos que se alimentan de sangre son responsables de la propagación de enfermedades transmitidas por vectores, como la leishmaniasis, enfermedad de Chagas, encefalitis japonesa y malaria
  • Los posibles efectos secundarios de DEET incluyen a los síntomas neurológicos, debilidad, fatiga, náuseas y dificultad para respirar
  • Puede reducir su riesgo de picaduras al instalar casas de murciélagos, que son voraces consumidores de mosquitos; utilizar un abanico en algún lugar elevado mientras se encuentra al aire libre; vestir pantalones y camisas de manga larga; o permanecer en el interior desde el anochecer hasta el amanecer
  • Los beneficios del aceite de coco no solo consisten en producir mejoras tópicas, sino también incluyen ser un apoyo para tener una función tiroidea saludable, salud cardiaca, función cerebral y digestión

Por el Dr. Mercola

Los artrópodos hematófagos son insectos o arañas que se alimentan de la sangre y transmiten patógenos a humanos y animales en todo el mundo. Las llamadas enfermedades transmitidas por vectores epidemiológicos, son padecimientos causados por sus picaduras que representan casi el 17 % anual de todas las enfermedades infecciosas.

Cada año, mueren casi 700 000 humanos como resultado de haber adquirido una enfermedad infecciosa por la picadura de un insecto.1

La Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa (DARPA, por sus siglas en inglés), una sección del Departamento de Defensa de los Estados Unidos, planea emplear insectos para trasmitir virus transgénicos a las plantas con el objetivo de alterar los rasgos genéticos de las especies silvestres.2

Si bien, la intención inicial pudo haber sido controlar genéticamente la agricultura, es evidente que podrían ser utilizadas fácilmente como armas.3

Aunque los científicos reconocen una cantidad y variedad reducida de insectos en todo el mundo, y el caos ecológico que podría crearse en el medioambiente, al parecer los mosquitos no representan un peligro inmediato.

Los repelentes han sido una herramienta fundamental para reducir las picaduras de insectos en humanos y animales, entre los cuales el N,N-Dietil-meta-toluamida (DEET) es considerado actualmente como el estándar de referencia en repelente de insectos.

Sin embargo, es una pésima opción por los riesgos de salud registrados, especialmente en bebés y mujeres embarazadas. En un estudio reciente realizado por el Departamento de Agricultura de EE. UU. (USDA, por sus siglas en inglés), los investigadores encontraron que los compuestos derivados del aceite de coco eran mejores que los DEET para repeler estos insectos y proteger la salud.4

Los compuestos derivados del aceite de coco pueden repeler a los insectos mejor que el DEET

Las enfermedades transmitidas por vectores epidemiológicos pueden prevenirse al utilizar repelentes para evitar la transmisión. Durante más de 60 años, el DEET ha estado disponible comercialmente con este propósito.

Sin embargo, debido a los cada vez mayores riesgos en la salud relacionados con los insecticidas, ha crecido el interés en desarrollar repelentes efectivos, de acción prolongada y origen vegetal.

Un equipo de investigadores dirigido por el entomólogo Jerry Zhu con la Unidad de Investigación de Manejo de Agroecosistemas del Servicio de Investigación Agrícola del USDA, analizó los datos del uso de compuestos de aceite de coco contra chinches e insectos que pican. Sus datos revelaron que los compuestos exhibían una potente capacidad para repeler mosquitos y garrapatas.5

El repelente no es aceite de coco puro, sino una mezcla de ácidos grasos libres de ácido láurico, ácido cáprico y ácido caprílico derivados del aceite de coco.

Al encapsular estos ácidos grasos de coco en una fórmula a base de almidón, los investigadores realizaron pruebas de ensayos de campo para demostrar que también podrían proteger al ganado de las moscas que pican a los animales hasta por cuatro días.

En comparación, el DEET solo exhibió una efectividad del 50 % contra las moscas que pican, mientras que el compuesto de aceite de coco presentó una efectividad mayor al 95 %.

Los investigadores compararon el compuesto de aceite de coco con el DEET en chinches y garrapatas y encontraron que el DEET perdía efectividad después de tres días, mientras que el compuesto de aceite de coco fue efectivo para repeler chinches y garrapatas durante casi dos semanas.6

Además, los investigadores analizaron los ácidos grasos del aceite de coco contra los mosquitos en participantes humanos, incluyendo a las especies responsables de transmitir el virus Zika, y encontraron más de un 90 % de capacidad para repeler.

De acuerdo con el USDA, estos compuestos derivados del aceite de coco pueden proporcionar una protección más prolongada contra los insectos que se alimentan de sangre en comparación con otros repelentes naturales conocidos.

El picaridin y eucalipto de limón también exhiben mayor eficacia para repeler insectos que el DEET

Para hacer otros ensayos, la organización Consumer Reports tuvo la participación de voluntarios para analizar repelentes en aerosol hechos a base de DEET, aceite de eucalipto de limón, el picaridin —una sustancia química llamada IR3535— y productos elaborados con aceites vegetales naturales.

Después de aplicar los repelentes y dejarlos reposar durante 30 minutos, los voluntarios estuvieron en una jaula que contenía mosquitos o garrapatas (libres de enfermedades).7

Dos de los productos fueron sobresalientes y capaces de mantener alejados a los mosquitos y las garrapatas durante al menos siete horas; es decir, los productos que contenían 20 % de picaridin o 30 % de aceite de eucalipto de limón. El picaridin es similar al compuesto natural de piperina, un aceite esencial que contiene la pimienta negra.

Sin embargo, la picaridina no es un compuesto natural, sino que es producida artificialmente en un laboratorio.

Según el Grupo de Trabajo Ambiental (EWG, por sus siglas en inglés), el picaridin no presenta los mismos problemas de neurotoxicidad del DEET, aunque no se ha analizado ampliamente y a largo plazo. En la evaluación del EWG8 "el picaridin es una buena alternativa al DEET, con muchas de las mismas ventajas y sin las mismas desventajas".

¿Cuáles son los riesgos del DEET?

Los mosquitos no solo son portadores de enfermedades, sino que su picadura podría crear una respuesta inflamatoria y producir picazón durante días. Si bien, el número de mosquitos puede ser molesto, no es recomendable rociar mucha cantidad de sustancias químicas en la piel para resolver el problema.

En 1946, el ejército de EE.UU. patentó el DEET, que todavía es ampliamente reconocido como un repelente de mosquitos efectivo.9

Aunque algunos apoyan el uso de DEET en pequeñas cantidades, es probable que utilice mayor cantidad si pasa mucho tiempo al aire libre durante los meses de verano. La exposición prolongada podría afectar la función celular en algunas partes del cerebro, como lo demuestran la muerte y cambios en el comportamiento de las ratas que tuvieron una exposición frecuente o prolongada.10

Cuando las ratas fueron tratadas con una dosis humana promedio equivalente a DEET, tuvieron un desempeño inferior al de las ratas de control en pruebas físicas que requerían fuerza muscular, control y coordinación.11

Estos resultados son consistentes con los informes de síntomas después de que los militares utilizaran DEET en la Guerra del Golfo Pérsico. Por lo que, una excesiva exposición puede provocar:12

Irritación cutánea y ocular

Pérdida de memoria

Cefaleas

Debilidad

Fatiga

Dolor muscular y articular

Náuseas

Temblores

Problemas respiratorios

Por desgracia, estos síntomas pueden presentarse meses e incluso años después del uso prolongado del producto químico.

Si bien, Mohamed Abou-Donai, Ph. D., farmacólogo del Centro Médico de la Universidad de Duke, cree que es posible que la exposición a corto plazo no sea perjudicial, desaconseja el uso de un producto que contenga más del 30 % de concentración.13

Por desgracia, la exposición a DEET durante los meses de verano puede ser frecuente y por períodos prolongados, y los investigadores han descubierto que la exposición combinada con DEET y otras sustancias químicas en realidad es más peligrosa que solo utilizar DEET.14

Cuando los productos para el cuidado de la piel, desodorantes, jabones y bloqueadores solares son mezclados con DEET, se puede elevar el potencial tóxico de este químico.

Además, los niños son más susceptibles que los adultos a los cambios cerebrales provocados por sustancias químicas en el ambiente, ya que su piel puede absorberlas más fácilmente y su sistema neurológico aún se encuentra en desarrollo.

En un estudio de más de 140 empleados del Servicio de Parques Nacionales, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. encontró que el análisis neuroconductual demostraba correlaciones entre la exposición a DEET y la depresión, ansiedad, insomnio, calambres musculares y vacilación urinaria. También se reportaron erupciones cutáneas y ampollas.15

Los números de enfermedades transmitidas por vectores han aumentado

El número anual de personas que adquieren enfermedades transmitidas por vectores ha incrementado más de tres veces desde 2004.16,17

La Organización Mundial de la Salud (OMS)18 concluyó que probablemente el cambio climático era un factor coadyuvante, ya que las temperaturas globales más cálidas han ayudado a extender los hábitats de los mosquitos, garrapatas y otros insectos propagadores de enfermedades.

Los mosquitos y garrapatas son responsables de casi el 77 % de todas las enfermedades transmitidas por vectores. El Dr. Lyle Petersen, director de la División de Enfermedades Transmitidas por Vectores en el Centro Nacional de Enfermedades Infecciosas Emergentes y Zoonóticas de los CDC indicó:19

"Requerimos desesperadamente encontrar nuevas formas de lidiar con las garrapatas y los mosquitos. Necesitamos mejores métodos para controlarlos y mejores herramientas de diagnóstico".

Según la OMS,20 las muertes atribuidas a enfermedades transmitidas por vectores incluyen a enfermedades como la malaria, esquistosomiasis, leishmaniasis, enfermedad de Chagas y encefalitis japonesa. Las tasas más altas se producen en áreas tropicales y subtropicales.

La distribución de estas enfermedades está determinada por factores demográficos, ambientales y sociales complejos.

El aumento de los viajes y comercio a nivel mundial, así como los desafíos ambientales y la urbanización no planificada, han influido en la transmisión patógena y prolongado las temporadas de transmisión, lo cual ha desencadenado brotes en países donde antes se desconocían.21

Cómo protegerse contra las enfermedades transmitidas por vectores

Las mejores opciones son disminuir las poblaciones de mosquitos a través de medios naturales y usar repelentes seguros. La organización Consumer Reports realizó pruebas en tres opciones sin químicos, una vela de citronela, un difusor portátil con aceites esenciales y un ventilador oscilante configurado a velocidad máxima.

Si bien, ni la vela ni el difusor produjeron resultados positivos, el ventilador interrumpió en un 45 % a 65 % el aterrizaje de los mosquitos en las personas que se sentaban cerca de él. También, puede evitar las picaduras de insectos al permanecer en espacios cerrados entre el atardecer y amanecer, que es cuando están más activos.

Las poblaciones de mosquitos son más densas en áreas con árboles y cerca del agua estancada. La Asociación Americana para el Control de Mosquitos (AMAC, por sus siglas en inglés) recomendó los "3Ds" (por sus siglas en inglés) de protección, para prevenir la reproducción de mosquitos en las viviendas:22

  • Desagüe (Drain) — Los mosquitos requieren agua para reproducirse, así que debe drenar cuidadosamente todas y cada una de las fuentes de agua estancada alrededor de su casa y patio, incluyendo los tazones para mascotas, canaletas, contenedores de basura y reciclaje, neumáticos de repuesto y fuentes para aves
  • Ropa (Dress) — Utilice prendas de vestir holgadas de color claro, como pantalones y camisas de manga larga, sombreros y calcetines
  • Protección (Defend) — Si bien, la AMCA aconseja utilizar repelentes comerciales, recomiendo ampliamente evitar la mayoría de los repelentes químicos por las razones que ya expuse; en cambio, le sugiero probar algunas de las alternativas naturales cuando sea necesario

Incluya al enemigo de los mosquitos al acondicionar un hábitat para murciélagos en su patio. Estos son voraces comedores de insectos que ayudarán a controlar la población de mosquitos.

Para obtener más información sobre como adquirir o construir una casa para murciélagos, visite el sitio web “Bat Conservation International”.23 Por otro lado, cultivar caléndulas alrededor de su jardín también puede ayudarle a disminuir la población de mosquitos, ya que les desagrada su fragancia.

Beneficios del aceite de coco

Si bien, el repelente para mosquitos utilizado en el estudio presentado requiere compuestos derivados del aceite de coco, al usar el aceite natural pueden obtenerse beneficios adicionales. Casi el 90 % de la grasa en el aceite de coco es grasa saludable saturada, a diferencia de los aceites hidrogenados y las grasas trans que desencadenan la inflamación y el daño en el sistema arterial.

La mitad de la grasa presente en el aceite de coco consiste en ácido láurico, un ácido graso de cadena media con propiedades antibacterianas, antivirales y antiprotozoarias. Su cuerpo lo convierte en monolaurina, que en realidad puede destruir los virus recubiertos de lípidos. También, podrá obtener otra serie de beneficios cuando incluya el aceite de coco en su consumo de alimentos como, por ejemplo:

Mantener una función tiroidea saludable — A diferencia del aceite de soya y otros aceites vegetales,24 el aceite de coco no interfiere con la función tiroidea. Tiene propiedades antiinflamatorias que podrían ayudar a disminuir la inflamación, la cual podría ocasionar hipotiroidismo e hipertiroidismo.25

Promover la salud cardiaca — Los estudios realizados en animales y con la participación de humanos, han encontrado que los factores de riesgo de enfermedades cardíacas, tales como los niveles de colesterol total, LDL y HDL, habían disminuido al tomar aceite de coco.

En particular, las grasas saturadas del aceite de coco podrían aumentar los niveles del colesterol HDL "bueno", mientras que también ayudan a convertir el colesterol LDL "malo" en una forma menos dañina.26

Fomentar una función cerebral saludable — Los datos de investigación han determinado que las cetonas podrían funcionar como una fuente de energía alternativa para el mal funcionamiento de las células cerebrales, que ha demostrado disminuir los síntomas en pacientes que padecen la Enfermedad de Alzheimer.27

Impulsar la Función Inmunológica — El ácido láurico, los lípidos antimicrobianos, el ácido cáprico y el ácido caprílico presentes en el aceite de coco son conocidos por sus propiedades antifúngicas, antibacterianas y antivirales.28

Su uso regular podría ayudar a prevenir resfriados/gripe y aliviar enfermedades tales como la hepatitis C, herpes y virus de Epstein-Barr.29

Aumentar los niveles de energía — Los ácidos grasos de cadena media (MCT) presentes en el aceite de coco son inmediatamente digeridos y convertidos en energía por el hígado.

Ayudar en la disminución de peso — El aceite de coco constituye un excelente combustible para el cuerpo y estimula el metabolismo para ayudarle a eliminar el exceso de grasa corporal, en especial cuando es combinado con un plan nutricional de cetosis cíclica.

Apoyar en la digestión — El aceite de coco es fácil de digerir para el sistema digestivo y no incrementa los niveles de insulina en el torrente sanguíneo. Además, el tracto digestivo puede absorber fácilmente a los MCTs, en comparación con los ácidos grasos de cadena más larga, que se encuentran en los aceites vegetales poliinsaturados.

Controlar la enfermedad de Crohn — Las investigaciones han demuestrado que las grasas saludables de origen vegetal, tales como el aceite de coco, podrían producir cambios positivos en las bacterias intestinales, al disminuir los síntomas de la enfermedad de Crohn, un padecimiento que a menudo es debilitante.

Mantener una piel saludable y juvenil — La aplicación tópica de aceite de coco beneficia a la piel, ya que reduce la aparición de arrugas y líneas de expresión, debido a que este aceite mantiene a los tejidos conectivos fuertes y flexibles.

Además, hay alguna evidencia que sugiere que podría estimular la producción de colágeno,30 aunque el mecanismo de acción es desconocido.

Mantener bajo control a la candida — Un estudio publicado en mSphere encontró que los ratones que recibieron aceite de coco disminuyeron diez veces la población de la levadura de Candida albicans en sus intestinos, en comparación con los ratones que recibieron aceite de soya o sebo de res.31

Promover la salud oral — Un estudio encontró que masajear el aceite de coco en las encías durante 10 minutos al día, durante tres semanas, reducía significativamente la placa y el Streptococcus mutans causante de caries.32

En otro estudio demostró que el enjuague con aceite o oil pulling, una práctica tradicional de hacer enjuagues de aceite en la boca, disminuía la placa desde los primeros siete días de implementarla.33

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario