El poder de la antocianina para combatir enfermedades

antocianina

Historia en Breve -

  • Se ha demostrado que la antocianina, un pigmento natural de color púrpura que se encuentra en las frutas y vegetales, reduce el riesgo de enfermedad cardiovascular y favorece el tratamiento de ciertos tipos de cáncer y diabetes
  • Las frutas con alto contenido de antocianinas incluyen a las bayas acai, manzanas, zarzamoras, moras azules, cerezas, frambuesas, peras y fresas
  • Los vegetales que contienen antocianina incluyen berenjena, col y cebolla morada, así como algunos tipos de papas
  • Estudios anteriores han reconocido las propiedades anticancerígenas, antiinflamatorias, antimicrobianas y antioxidantes de las antocianinas
  • Debido a la presencia de fructosa, deberá moderar su consumo de bayas y otras frutas que contienen antocianinas; y siempre elija productos orgánicos para evitar los pesticidas tóxicos que se rocían en las frutas de cáscara delgada

Por el Dr. Mercola

Los autores de un estudio bibliográfico sobre la información recopilada de más de 602 000 personas en Australia, Europa y los Estados Unidos afirman que las antocianinas, un pigmento flavonoide que se encuentra en una variedad de frutas y vegetales, pueden reducir su riesgo de enfermedad cardiovascular, así como favorecer el tratamiento de ciertos tipos de cáncer y diabetes.

Los investigadores sugieren que se han identificado alrededor de 400 antocianinas individuales, la mayoría de las cuales se concentran en la cáscara de las frutas, en particular de las bayas como la mora azul, fresas y frambuesas. Analicemos a detalle esta importante clase de flavonoides beneficiosos.

El elevado consumo de antocianinas puede reducir su riesgo de enfermedad cardiovascular

Un estudio bibliográfico y un metaanálisis que se publicó en la revista Critical Reviews in Food Science and Nutrition1 sugiere que las antocianinas, pigmentos hidrosolubles que le dan a ciertas frutas y vegetales su distintivo tono azul, púrpura y rojo, también podrían ayudar a reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular y ayudar a tratar otras enfermedades.

De acuerdo con Johns Hopkins Medicine, se estima que en los Estados Unidos 84 millones de personas padecen algún tipo de afección cardiovascular, a lo cual se le atribuye una de cada tres muertes en el país.2

Los autores del estudio analizaron la información obtenida de 19 estudios prospectivos realizados en grupos, con el objetivo de evaluar el efecto de las antocianinas sobre la salud circulatoria y cardiaca.

La investigación involucró a más de 602 000 personas de Australia, Europa y los Estados Unidos, que fueron monitoreados por períodos que oscilaron entre los 4 y 41 años.3 En comparación con aquellos con menor consumo, los investigadores observaron que los participantes que más consumían antocianinas presentaron:4

  • 9 % menor probabilidad de sufrir cardiopatía coronaria
  • 8 % menor probabilidad de morir por causas asociadas con enfermedades del corazón

Ahora bien, los autores del estudio notaron la ausencia de cualquier relación entre el consumo de antocianinas y un menor riesgo de sufrir un ataque cardíaco o accidente cerebrovascular.5

Acerca de la investigación, la profesora Glyn Howatson, Ph. D., directora de investigación e innovación del departamento de deporte, ejercicio y rehabilitación en la Universidad de Northumbria en Reino Unido, dijo:6

"Nuestro análisis es la evaluación más amplia y completa de la asociación entre el consumo alimenticio de antocianinas y el riesgo de enfermedad cardiovascular. En los últimos años ha aumentado la evidencia que sugiere que estos compuestos vegetales y naturales podrían ser especialmente valiosos para promover la salud cardiovascular".

¿Qué son las antocianinas y dónde se encuentran?

Las antocianinas son un tipo de flavonoide: antioxidantes naturales que protegen el cuerpo de la degeneración celular.

Los autores de un estudio del año 2010 comentaron: “Se han definido alrededor de 400 antocianinas individuales. En general, se encuentran en mayor concentración en la cáscara de las frutas, sobre todo en las bayas. Sin embargo, los frutos rojos, como las fresas y cerezas, también contienen antocianinas en su pulpa”.7

Las frutas que destacan por su alto contenido de antocianinas incluyen:8

Bayas acai

Moras azules

Frambuesas

Grosella

Cerezas

Uvas rojas o moradas

Zarzamoras

Arándanos

Fresas

Los vegetales que contienen antocianinas incluyen los siguientes:9

  • Berenjena
  • Col morada
  • Cebolla morada
  • Ciertos tipos de papas

Un cuerpo de investigación que se publicó en la revista Nutrition Reviews en el año 2010 sugiere que el contenido de antocianinas suele ser proporcional a la intensidad del color de la fruta o vegetal en el que se encuentre, lo cual varía de 2 a 4 gramos (g)/kilogramo en cada pieza y aumenta a medida que el fruto madura.10

Los autores del estudio señalan que los niveles de polifenoles, incluidas las antocianinas, que se encuentran en las bayas (y, por lo tanto, el posible efecto de consumir de bayas para su salud cardiaca) se ven afectados por los métodos de procesamiento posterior a la cosecha, como el secado, pasteurización y prensado.11

Como cabe esperar, los niveles más elevados de antocianinas se encuentran en los frutos enteros.

Los investigadores afirman que, en los Estados Unidos, las personas consumen un promedio de 12.5 a 215 miligramos de antocianinas por día, mientras que a su vez afirman que "las antocianinas de las bayas se encuentran poco biodisponibles, son ampliamente conjugadas en los intestinos e hígado y se excretan por la orina entre dos y ocho horas después de haberlas consumido".12

Debido a su escasa biodisponibilidad, no tiene sentido consumir un exceso de bayas o cualquier otra posible fuente alimenticia de antocianinas. A causa del carácter continuo de la investigación sobre las antocianinas y otros flavonoides, al parecer es mejor esperar hasta que se obtengan conclusiones definitivas sobre los muchos beneficios asociados con ellas.

Otros estudios demuestran el valor de las antocianinas para la salud cardíaca

El autor de un estudio previo sobre las antocianinas sugirió que son valiosas por sus muchas funciones biológicas, incluidas sus conocidas actividades anticancerígenas, antiinflamatorias, antimicrobianas y antioxidantes.13

Afirmó que también "exhiben una variedad de efectos en los vasos sanguíneos, plaquetas y lipoproteínas" que las hace contribuir en la reducción del riesgo de cardiopatía coronaria.14

Los autores de la investigación del año 2010 antes mencionada, afirman que los estudios que han usado mora azul, arándanos y fresas han demostrado "mejoras significativas en la [oxidación de lipoproteínas de baja densidad (LDL)], peroxidación lipídica, capacidad total de los antioxidantes plasmáticos, dislipidemia y metabolismo de la glucosa" en participantes sanos que presentan factores metabólicos de riesgo.15

En cuanto a la manera en que las bayas, como fuente de antocianinas, influyen en su salud, los autores del estudio dijeron:

"Se cree que los mecanismos subyacentes de estos efectos beneficiosos incluyen la regulación positiva del óxido nítrico sintasa endotelial, la disminución de las actividades de las enzimas digestivas para los carbohidratos, menor estrés oxidativo y la inhibición de la expresión de genes inflamatorios, así como la formación de células espumosas".16

Basados en la evidencia, concluyeron que las bayas son un complemento esencial para una alimentación saludable para el corazón.

Las fresas y moras azules demostraron reducir la presión arterial

Las fresas y moras azules, que son ricas en antocianinas, han destacado por su función para ayudar a proteger el corazón y disminuir la presión arterial. Investigaciones anteriores revelaron que las mujeres de 25 a 42 años de edad que comían más de tres porciones de fresas y moras azules por semana tenían un riesgo 32 % menor de sufrir un ataque cardíaco.17

Es probable que esto se deba a que se sabe que las antocianinas benefician el revestimiento endotelial del sistema circulatorio, con lo que posiblemente previenen la acumulación de placa en las arterias, además de prevenir una presión arterial saludable.

Otra investigación demostró que estos antioxidantes protegen contra la enfermedad cardíaca al reducir el estrés oxidativo y la inflamación, mientras que a su vez aumentan la fuerza capilar e inhiben la formación de plaquetas.18 También se ha demostrado que comer moras azules reduce la presión sanguínea.

Un estudio publicado en la revista Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics19 que incluyó la participación de mujeres en la postmenopausia sugiere que consumir mora azul tiene un impacto positivo la presión arterial.

Las mujeres con prehipertensión o hipertensión, recibieron un polvo placebo o polvo de moras azules liofilizadas (una cantidad equivalente a aproximadamente 1 taza de moras azules frescas) todos los días durante ocho semanas.

Si bien el grupo de placebo no experimentó cambios significativos, las mujeres que tomaron el suplemento de mora azul notaron una disminución del 5 % al 6 % en sus mediciones de presión arterial sistólica (número superior) y diastólica (número inferior). Los niveles de óxido nítrico también aumentaron significativamente en el grupo de las moras azules.

El óxido nítrico ayuda a que los vasos sanguíneos mantengan su elasticidad y también dilata los vasos sanguíneos, lo que reduce la presión arterial. Los autores del estudio afirmaron: "El consumo diario de mora azul podría reducir la presión y rigidez arterial, lo que podría deberse, en parte, al aumento de la producción de óxido nítrico".20

Las antocianinas podrían ayudar en el tratamiento contra el cáncer de colon

En un estudio publicado en la revista Scientific Reports,21 investigadores de la Universidad del Este de Finlandia, que trabajaron en conjunto con el Instituto Nacional del Envejecimiento de los Estados Unidos, señalaron la prometedora función que las antocianinas podrían desempeñar en el tratamiento contra el cáncer.

El estudio se centró en el efecto del pigmento de las bayas en las sirtuinas: un tipo de proteína involucrada en la regulación de los procesos celulares del cuerpo con respecto a la reparación del ADN, reducción de la respuesta a la inflamación, además de la longevidad y el metabolismo.

De manera específica, este estudio destacó los efectos de las antocianinas en una sirtuina menos conocida llamada SIRT6, que se ha relacionado con el metabolismo de la glucosa.22 Debido a los resultados del estudio, es posible que la regulación de esta enzima pueda abrir nuevas vías para el tratamiento del cáncer.

"Los resultados más interesantes de nuestro estudio se relacionan con la cianidina, que es una antocianina que se encuentra de forma abundante en el mirtilo, grosella y arándanos rojos silvestres (lingonberries)", indicó la autora principal del estudio, Minna Rahnasto-Rilla, quien tiene un doctorado en farmacéutica por la Universidad del Este de Finlandia.23

Los investigadores destacaron específicamente que la cianidina:24

  • Aumentó de los niveles de SIRT6 en las células de cáncer colorrectal en humanos
  • Disminuyó la expresión de los genes del cáncer relacionados con la proteína del gen twist (Twist1) y los transportadores de glucosa (GLUT1)
  • Incrementó la expresión celular del gen FoXO3, que es un supresor tumoral

Estos hallazgos demuestran que las antocianinas —como la cianidina— pueden aumentar la activación de SIRT6 y, por lo tanto, reducir la expresión de los genes del cáncer y el crecimiento de las células cancerosas.

Las antocianinas también han tenido impactos positivos en el cáncer de próstata

Durante mucho tiempo, los investigadores han pensado que las diferencias en la alimentación —en particular el consumo de vino, que contiene antocianinas y otros polifenoles beneficiosos— podrían explicar las altas tasas de cáncer de próstata en los Estados Unidos, en comparación con otras regiones.

Dado que se estimó el diagnostico de alrededor de 164 000 nuevos casos de la enfermedad en 2018 y más de 29 000 hombres en los Estados Unidos mueren por cáncer de próstata cada año, esta enfermedad es una verdadera preocupación.25

Por otro lado, se cree que la dieta mediterránea, que es rica en pescado y aceite de oliva, así como en cantidades saludables de frutas, frutos secos y vegetales, actúa como un inhibidor natural del cáncer. Los autores de un estudio publicado en la revista Journal of Nutritional Biochemistry dijeron lo siguiente sobre el impacto de los flavonoides como la cianidina y kaempferol:26

"La evidencia epidemiológica indica que los compuestos polifenólicos en la alimentación protegen contra el cáncer, y la cianidina y kaempferol son abundantes en el vino y las plantas.

Por lo tanto, el objetivo de la investigación fue determinar los efectos de los niveles proteicos de cianidina y kaempferol en la prostaglandina E2 (PGE2) y la ciclooxigenasa-2 (COX-2), y si el receptor de peroxisoma-proliferador-activado gamma (PPARgamma) y el factor nuclear kappa B (NFkappaB) están implicados en la expresión de la COX-2 en las células de cáncer de próstata".

Lo que encontraron fue que la antocianina cianidina disminuye la producción de PGE2, así como la expresión de COX-2 en células de cáncer de próstata en humanos.

Los autores del estudio afirmaron que “la cianidina y el kaempferol… redujeron el nivel de PGE2 en… los cultivos celulares y también atenuaron el efecto del ácido araquidónico al aumentar la cantidad de PGE2. La cianidina redujo los niveles de proteína COX-2 en función de la dosis y el tiempo”.27

Más allá de eso, un estudio del año 2015 publicado en la revista International Journal of Oncology28 encontró que la cianidina indujo la muerte celular y la diferenciación en las células de cáncer de próstata. Los investigadores indicaron lo siguiente acerca de los resultados:29

"Los compuestos como los polifenoles, capaces de inducir la diferenciación pueden ser posibles agentes quimioterapéuticos.

Demostramos por primera vez que C3G, la antocianina más abundante en la alimentación humana, inhibe el crecimiento celular y la viabilidad celular, lo que resulta en la transición tanto de las células sensibles a los andrógenos (LnCap) como de las andrógenas independientes (DU145) [cáncer de próstata] de un estado de proliferación a un estado diferenciado".

¿Es posible que las antocianinas ayuden a prevenir y controlar la diabetes?

Una revisión bibliográfica de 2018 —realizada en la Universidad de Medicina de Wroclaw en Polonia— destacó la importancia de las antocianinas en la prevención y el tratamiento de la diabetes tipo 2.30

Los autores del estudio revisaron investigaciones anteriores relacionadas con la importancia de las antocianinas para regular el metabolismo de los carbohidratos y reducir la resistencia a la insulina como factores importantes en la disminución del riesgo de diabetes tipo 2. Según el equipo, hasta la fecha, varios estudios en humanos y animales han demostrado que las antocianinas:31

Mejoran la secreción de adiponectina y leptina

Impulsan la activación de la proteína quinasa activada por adenosín monofosfato (AMP)

Incrementan la activación de PPARγ en el tejido adiposo y músculos esqueléticos

Inhiben la alfa-glucosidasa intestinal y la alfa-amilasa pancreática

Reducen la expresión de la proteína de unión al retinol 4 (RBP4)

Regulan la expresión genética y translocación del transportador de glucosa tipo 4 (GLUT4)

Además, se encontró que las antocianinas mejoran la secreción de insulina por las células beta pancreáticas en roedores.

Debido a que las antocianinas individuales y sus glucósidos tienen una actividad diferente, los investigadores recomendaron comer una variedad de productos vegetales como parte de su alimentación cotidiana para asegurarse de estar obteniendo una amplia gama de antocianinas.

Obtenga los beneficios de las antocianinas pero cuide su consumo diario de fructosa

Aunque las bayas y otras frutas coloridas son sabrosas y ricas en nutrientes, reitero mi recomendación de consumirlas con moderación. Aunque los frutos enteros contienen azúcares naturales, para gozar de una salud óptima debe limitar su consumo de fructosa. Como tal, le aconsejo mantener su consumo total de fructosa por debajo de los 25 g diarios, incluida la fructosa de frutos enteros.

Si padece diabetes, enfermedades cardíacas, presión arterial alta o resistencia a la insulina, sería prudente limitar su consumo diario de fructosa a 15 g hasta que su afección mejore.

El Grupo de Trabajo Ambiental (EWG, por sus siglas en inglés) señala que debido a que la mayoría de las bayas, frutas (y vegetales) son rociadas con pesticidas, siempre es mejor comprar productos orgánicos o cultivarlos usted mismo.

Para obtener más información sobre la importancia de comprar productos orgánicos, consulte la lista “Dirty Dozen” del EWG. A continuación se encuentra una tabla que muestra la cantidad de fructosa presente en algunas frutas ricas en antocianinas:32

Fruta Porción Gramos de fructosa

Manzana

1 mediana

9.5

Zarzamoras

1 taza

3.5

Moras Azules

1 taza

7.4

Baya de Boysen

1 taza

4.6

Cereza amarga

1 taza

4.0

Cereza dulce

10

3.8

Arándanos

1 taza

0.7

Peras rojas

1 mediana

11.8

Frambuesas

1 taza

3.0

Fresas

1 taza

3.8

Como se mencionó antes, no debería consumir demasiadas bayas y otras fuentes alimenticias de antocianinas hasta que se hayan realizado estudios más concluyentes.

Como destacó un investigador, “hasta que se comprenda como funciona la absorción y el destino metabólico de las antocianinas in vivo, sería imprudente concluir que un alto consumo de las mismas reducirá el riesgo de enfermedades crónicas. Es necesario diseñar ensayos de intervención a largo plazo y llevarlos a cabo adecuadamente con el fin de obtener una prueba definitiva”.33

Por el momento, para lograr una salud óptima, lo mejor es llevar una alimentación balanceada a base de alimentos enteros. Asegúrese de incluir una variedad de alimentos ricos en antocianinas con moderación.

Debido a que la alimentación solo es uno de los varios factores identificados como contribuyentes para su bienestar, también le aconsejo reducir su nivel de estrés, hacer mucho ejercicio y dormir lo suficiente.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario