Los peligros de consumir papas transgénicas

papas transgenicas

Historia en Breve -

  • Cualquier producto hecho con papa estará sujeto a un escrutinio adicional antes de que pueda recibir el sello de verificación del The Non-GMO Project debido a la prevalencia generalizada de papas genéticamente modificadas (GE) en el suministro de alimentos de los Estados Unidos
  • La papa transgénica Innate® de primera generación, desarrollada por J.R. Simplot y denominada simplemente como White Russet™, fue aprobada por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) en 2014 e ingresó al mercado del país el año siguiente
  • La papa Innate® ha sido modificada por medio de la tecnología llamada ARN de interferencia (ARNi) con el fin de inhibir los hematomas y manchas de la papa al reducir los niveles de asparagina y ciertas enzimas
  • El ingeniero genético Caius Rommens, exdirector de investigación y desarrollo en J.R. Simplot Co. y exjefe de equipo en Monsanto, escribió un libro sobre las papas transgénicas
  • En su libro, titulado Pandora’s Potatoes: The Worst GMOs, Rommens revela que las papas transgénicas contienen rasgos inestables y mutaciones fortuitas que comprometen sus nutrientes, y señala que es probable que contengan nuevas toxinas

Por el Dr. Mercola

De ahora en adelante, cualquier producto hecho con papa estará sujeto a un escrutinio adicional antes de que pueda recibir el sello de verificación del The Non-GMO Project.1 ¿El motivo? La actual prevalencia generalizada de papas genéticamente modificadas (GE, por sus siglas en inglés) en el suministro de alimentos de los Estados Unidos.

La papa transgénica Innate® de primera generación, desarrollada por J.R. Simplot Co. y denominada simplemente como White Russet™, fue aprobada por el Departamento de Agricultura los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) en 2014 e ingresó en el mercado del país el año siguiente.2 Canadá la aprobó en 2016.3

La papa Innate® ha sido modificada por medio de la tecnología llamada ARN de interferencia (ARNi) con el fin de inhibir los hematomas y las manchas al reducir los niveles de asparagina y ciertas enzimas de la papa. Además de las papas russet blancas, con este método también se han modificado las variedades Ranger Russet, Russet Burbank y Atlantic.

El Proyecto Non-GMO (The Non-GMO Project) también ha anunciado4 la comercialización de una nueva variedad de soya transgénica con alto contenido de ácido oleico, diseñada con la tecnología TALEN de edición del genoma.

La cual también fue agregada a la lista de alto riesgo del Proyecto y no es apta para obtener la etiqueta de verificación de The Non-GMO Project. Según Megan Westgate, directora ejecutiva de The Non-GMO Project:5

"Los riesgos de la cadena de suministro que estamos atestiguando en los nuevos transgénicos no presentan ningún precedente durante la década que llevamos evaluando los productos.

No solo se están utilizando nuevas técnicas para la modificación genética, sino que en algunos casos las empresas de biotecnología están utilizando argumentos sin sustento científico para engañar al público y hacer que crean que sus productos no son transgénicos".

Las papas transgénicas ocultan el deterioro

J.R. Simplot afirma que evitar las manchas de las papas beneficia a los consumidores, agricultores y al medioambiente ya que reduce el desperdicio de alimentos y el uso de agua y las emisiones de gases de efecto invernadero.6 Las pruebas han demostrado que como resultado de las papas Innate®, los agricultores desechan 15 % menos papas a causa de hematomas y manchas.7

"Otra gran ventaja de las papas Innate® es que se pueden rebanar, pelar o cortar en cubitos con tiempo de antelación. Con el beneficio de que las papas Innate® se manchan menos, se pueden preparar con anticipación y mantener su apariencia fresca por más tiempo.

Además de reducir el desperdicio, las papas que generan manchas le ofrecen a los operadores de servicios de alimentos y restaurantes, opciones para ahorrar mano de obra, así como la necesidad de pelarlas o cortarlas en un sitio externo", afirma el sitio web de Simplot.

Sin embargo, como lo señaló Westgate, "las manchas es la forma más visible de la naturaleza de hacernos saber que un producto se está pudriendo. Los transgénicos que utilizan ARNi para enmascarar los indicios de hematomas podrían provocar que los consumidores inadvertidamente consuman un producto tóxico y poco saludable".

Sin embargo, según Simplot, al reducir la asparagina, la cual crea acrilamida (un probable carcinógeno) a altas temperaturas, las papas Innate® reducen los posibles riesgos para la salud que se asocian con el consumo de papas horneadas, fritas y asadas.8

Las papas Innate® de segunda generación actualmente se encuentran bajo revisión regulatoria. Además de no crear manchas, estos cultivos de segunda generación también están diseñados para ser resistentes a las plagas. Según un comunicado de prensa que fue publicado el 28 de febrero de 2017:9

"[L]a Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos completaron sus revisiones independientes y concedieron registros y autorizaciones para tres variedades de la segunda generación de papas INNATE® de Simplot.

Las tres variedades ya no tienen restricciones por el USDA, por lo que los nuevos registros y autorizaciones de la nueva agencia permiten que estas papas patentadas y transgénicas se cultiven y vendan en los Estados Unidos.

Las variedades INNATE® Gen. 2 Russet Burbank, Ranger Russet y Atlantic tienen beneficios significativos para los agricultores, procesadores y consumidores al tener menos moretones y puntos oscuros; una menor cantidad del químico natural asparagina; protección contra patógenos del tizón tardío; y una mejor capacidad de almacenamiento en frío".

El creador de las papas transgénicas revela que son peligrosas

¿Cómo sabemos que las papas Innate® son un riesgo para la salud? Debido a que su creador, un ingeniero genético llamado Caius Rommens, exdirector de investigación y desarrollo para el programa de papas en J.R. Simplot Co. y exjefe de equipo en Monsanto, escribió un libro completo sobre el tema.

En su libro titulado Pandora's Potatoes: The Worst GMOs (Las papas de Pandora: el peor transgénico),10 que se lanzó el 7 de octubre de 2018, Rommens revela que estas y otras papas transgénicas similares contienen "rasgos inestables, dos de los cuales parecen haberse perdido (o están en proceso de perderse)".

Sobre las papas transgénicas, Rommens también afirma que:

"[S]ufren un importante lastre en su rendimiento y una reducción en dimensiones, ocultan manchas y pueden propagar enfermedades, además de que se podrían cultivar y almacenar en formas que maximizan la presión de las plagas y enfermedades... [y] también es probable que contengan nuevas toxinas.

Si dependiera de mí, el creador de estas papas, las llamaría "Papas de Pandora". Son los peores transgénicos que se han comercializado".

Rommens también analiza sus inquietudes en una entrevista con el sitio web "Sustainable Pulse", e indica:11

"Evalué mis papas en invernaderos o en el campo, pero casi nunca salí del laboratorio para visitar las granjas o estaciones experimentales. De hecho, creía que mi conocimiento teórico sobre las papas era suficiente para mejorarlas. Ese fue uno de mis errores más grandes...

Es sorprendente que el USDA y la FDA aprobaran las papas transgénicas con solo evaluar nuestros propios datos. ¿Cómo es posible que las agencias reguladoras asuman que no hay parcialidad? Cuando estaba en J.R. Simplot, realmente creía que mis papas transgénicas eran perfectas... Tenía esa tendencia y todos los ingenieros genéticos la tienen...

Analizamos nuestros cultivos transgénicos para confirmar su seguridad, no para cuestionarla. Las peticiones reglamentarias para la desregulación están llenas de datos sin sentido, pero prácticamente no incluyen ningún intento de revelar efectos indeseados.

Por ejemplo, las peticiones describen el sitio de inserción del gen modificado, pero no mencionan las numerosas mutaciones aleatorias que ocurrieron durante las manipulaciones del cultivo de tejidos.

Y los requisitos proporcionan datos sobre compuestos que son seguros y no importan, como los aminoácidos y azúcares regulares, pero que apenas ofrecen cálculos sobre los niveles de posibles toxinas o alérgenos".

Los ingenieros genéticos saben lo que es 'suficiente como para ser peligroso'

Rommens dice que dejó la compañía J. R. Simplot, donde estuvo a cargo de hasta 50 científicos, una vez que se percató de que su creación planteaba problemas importantes.

"En retrospectiva, al analizarme ahora a mí mismo y a mis colegas, creo que a todos nos lavaron el cerebro y todos nos lavamos el cerebro a nosotros mismos", dice.

"Creíamos que la esencia de la vida era una molécula muerta, el ADN, y que podríamos mejorarla al modificarla en el laboratorio... y que un único cambio genético solo tendría un solo efecto intencional siempre".

De hecho, la ciencia revela que esto simplemente no funciona así, y que incluso las modificaciones menores pueden desencadenar una cascada de efectos indeseados.

Este es solo un ejemplo real: Los investigadores decidieron buscar mutaciones involuntarias por medio de datos de investigación de un estudio que utilizó la tecnología CRISPR-Cas9 para restaurar la vista en ratones ciegos al corregir una mutación genética.12

Secuenciaron todo el genoma de los ratones editados por CRISPR, y además de la edición genética prevista, encontraron más de 100 supresiones e inserciones adicionales, más 1500 mutaciones en un solo nucleótido.

"Se suponía que debíamos entender el ADN y hacer modificaciones valiosas, pero el hecho era que sabíamos del ADN lo mismo que una persona promedio en Estados Unidos sabe de la versión en sánscrito del Bhagavad Gita", señala Rommens para el sitio web "Sustainable Pulse".13

"Conocíamos lo suficiente como para saber que fuera peligroso, sobre todo cuando se combina con nuestro sesgo y estrechez mental. Nos enfocamos en los beneficios a corto plazo (dentro del laboratorio) sin considerar las deficiencias a largo plazo (en el campo).

Este mismo tipo de discernimiento fue lo que produjo sustancias como el DDT, PCB, Agente Naranja, hormona recombinante de crecimiento bovino, etc. Creo que es importante que las personas comprendan lo poco que saben los ingenieros genéticos, lo parciales que son y cuán equivocados pueden estar".

Las papas transgénicas en comparación con las papas convencionales

Según Rommens, sus papas transgénicas tuvieron varios problemas. El crecimiento de sus plantas era retardado y frecuentemente murieron. A menudo, los tubérculos también estaban deformes y las hojas eran de color amarillo pálido en lugar de verde brillante, una afección conocida como clorosis, que es causada por una producción insuficiente de clorofila.

La esterilidad y la necrosis, donde los tejidos de la planta se vuelven marrones o negros como resultado de la degeneración celular y la muerte, fueron otros de los problemas que señaló Rommens. La necrosis suele ser consecuencia de deficiencias de nutrientes.

Según Rommens, una de las razones por las que sus papas transgénicas son tan inferiores tiene que ver con el hecho de que se derivan de células somáticas, y las células somáticas solo están destinadas a sobrevivir por una sola temporada.

"Estas células no tienen la integridad genética para crear nuevas plantas (como las células de polen y las células de los óvulos)", explica. "Entonces, al transformar las células somáticas, creamos papas transgénicas que contienen cientos de mutaciones genéticas, y esas mutaciones comprometieron el rendimiento.

Además, las modificaciones genéticas a menudo tienen efectos 'involuntarios' que afectan negativamente tanto el rendimiento agronómico como la calidad nutricional del cultivo".

Rommens afirma que incluso estaba equivocado acerca de la resistencia de las papas a las manchas. Estas papas se magullan con la misma facilidad que las papas normales, afirma; simplemente no es posible ver los moretones porque la decoloración se desactivó.

Y esto, dice Rommens, en realidad es un problema importante, porque la melanina —el compuesto que causa la coloración oscura14— en realidad es un compuesto protector que ayuda a prevenir la entrada de patógenos cuando la papa está dañada. Y aún peor, estos moretones ahora invisibles podrían acumular toxinas.

¿Cómo funciona el silenciamiento genético ARNi?

El ARNi también se conoce como silenciamiento génico postranscripcional. Los dos científicos que descubrieron el ARNi —Andrew Fire y Craig Mello— recibieron el Premio Nobel en Fisiología o Medicina en el año 2006.15 En un artículo de 2015 de la revista MIT Technology Review, Antonio Regalado describe el proceso de silenciamiento genético ARNi de la siguiente manera:16

"El ADN es la forma en que las células de plantas y animales llevan sus instrucciones. Para hacer una proteína, la secuencia de letras genéticas en cada gen se copia en los filamentos de ARN correspondientes, que luego flotan fuera del núcleo para guiar la maquinaria de producción de proteínas de la célula.

El ARN de interferencia, o el silenciamiento de genes, es una forma de destruir mensajes específicos del ARN para que no generen una proteína en particular".

Aparte de la papa, otro alimento que emplea la tecnología de edición genética ARNi para lograr que no se oxide es la manzana Arctic®. La Asociación de Consumidores Orgánicos escribió sobre esto en 2013, diciendo:17

"Si bien la mayoría de las plantas transgénicas que existen están diseñadas para producir nuevas proteínas, la manzana Arctic Apple está diseñada para producir una forma de información genética llamada ARN bicatenario (ARNbc). El nuevo ARNbc altera la forma en que se expresan los genes.

En el caso de la Arctic Apple, el resultado es una nueva cadena doble de ARN que 'silencia' genéticamente la capacidad de la manzana para producir polifenol oxidasa, una enzima que hace que la manzana se vuelva marrón cuando está expuesta al oxígeno.

¿Es esto inofensivo? La industria biotecnológica, Okanagan Specialty Fruits Inc (OSF) y algunos científicos dicen que sí.

Pero otros, entre ellos el profesor Jack Heinemann (de la Universidad de Canterbury en Nueva Zelanda), Sarah Agapito-Tenfen (de la Universidad de Santa Catarina en Brasil) y Judy Carman (de la Universidad de Flinders en Australia Meridional), dicen que la manipulación del ARNbc no está probada y, por lo tanto, es un riesgo.

Investigaciones recientes han demostrado que el ARNbc se puede transferir de las plantas a los humanos y a otros animales a través de los alimentos.

La industria de la biotecnología siempre ha afirmado que el ADN o ARN genéticamente modificado se destruye con la digestión humana, con lo que se elimina el peligro de que estos organismos mutantes dañen los genes o la salud humana.

Pero muchos científicos expertos en biotecnología dicen lo contrario. Destacan evidencia de que el ARN manipulado encuentra la manera de prosperar en nuestros sistemas digestivos y torrentes sanguíneos, con que se daña o silencia a los genes humanos vitales".

También hay consecuencias indirectas. El compuesto químico utilizado en el proceso de manipulación del ARN también combate las plagas de las plantas, y si la capacidad de la fruta para defenderse de las plagas se ve afectada, los productores terminarán teniendo que usar más pesticidas.

Cómo evitar las papas transgénicas

Con base en el testimonio de Rommens, parece prudente mantenerse alejado de la papa transgénica Innate®, y para ello:

  • Evite las papas que se venden por la marca Simplot Innate®.
  • Evite las papas White Russet™, así como cualquier otra papa blanca russet, ya que la contaminación entre las variedades transgénicas y las que no lo son podría ser un problema
  • Revise las papas para detectar manchas. Las variedades transgénicas no presentan manchas
  • Compruebe que la papa se torne color marrón una vez pelada o cuando la corta por la mitad. Las variedades que no son transgénicas por lo general comienzan a mancharse a los dos minutos (consulte el video anterior)
  • Evite los alimentos procesados hechos con ingredientes de papa, como la comida congelada, papas en polvo, sopas con papa y papas fritas, ya que los alimentos procesados suelen usar ingredientes transgénicos. También evite pedir papas Russet cuando salga a comer fuera, a menos que tenga la garantía de que son orgánicas o libres de transgénicos

Una de las maneras más fáciles de evitar las papas transgénicas es comprar variedades orgánicas. De esta manera, también evitará los pesticidas sintéticos. Si vive en los Estados Unidos, las siguientes organizaciones pueden ayudarle a ubicar productos que se cultiven de manera orgánica, como las papas:

  • Demeter-USA.org proporciona un directorio de granjas y marcas certificadas como biodinámicas. Este directorio también se puede encontrar en BiodynamicFood.org.
  • Weston A. Price Foundation tiene oficinas locales en la mayoría de los estados, y muchos de ellos están conectados con clubes de compra en los que fácilmente puede comprar alimentos orgánicos.
  • The Cornucopia Institute que mantiene una clasificación herramientas web de todas las marcas orgánicas certificadas de productos lácteos, huevos y otros básicos, en función de su suministro ético y las prácticas agrícolas auténticas que diferencian la producción "orgánica" CAFO de las prácticas orgánicas auténticas.

Las empresas de biotecnología están ganando poder al tomar el control del gobierno

No hay duda de que los transgénicos y productos químicos tóxicos que se utilizan junto con ellos representan una seria amenaza para el medioambiente y para nuestra salud, sin embargo, las agencias gubernamentales hacen caso omiso y se niegan a actuar; la razón es muy clara: están cuidando los intereses de las grandes empresas de biotecnología.

La corrupción que hay entre las agencias gubernamentales y las empresas de biotecnología como Monsanto, es información de dominio público. Solo basta con tomar en cuenta la hipocresía de la FDA.

En teoría, los Estados Unidos pueden tener las leyes de inocuidad alimentaria más estrictas del mundo para regular los nuevos aditivos alimenticios, sin embargo, en repetidas ocasiones la agencia ha permitido que los transgénicos y pesticidas que los acompañan, como el Roundup, evadan estas leyes.

De hecho, la única base legal para permitir que los alimentos transgénicos se comercialicen en los Estados Unidos es la afirmación de la FDA de que estos productos son seguros por definición, una afirmación que es evidentemente ridícula.

Los documentos publicados como resultado de una demanda contra la FDA revelan que los propios científicos de la agencia advirtieron a sus superiores sobre los riesgos perjudiciales de los alimentos transgénicos. Pero sus advertencias fueron ignoradas.

La influencia de los gigantes de la biotecnología no se limita a los Estados Unidos, en un artículo de junio de 2017 de la organización GMWatch reveló que 26 de los 34 miembros de la Comisión Nacional Asesora de Biotecnología Agropecuaria (CONABIA) de Argentina son empleados de empresas de tecnología química o tienen importantes conflictos de intereses.

Es posible que sepa que Argentina es uno de los países donde los campos de cultivo único de algodón, maíz y soya transgénicos dominan el medio agrícola. Argentina también es un país que enfrenta una grave destrucción ambiental. Los argentinos sufren muchos problemas de salud, que incluyen enfermedades degenerativas y deformidades físicas.

Todo parece indicar que la rápida expansión de los cultivos transgénicos y la posterior disminución de los indicadores nacionales de salud se encuentran intrínsecamente relacionados.