Earth Day Earth Day

PUBLICIDAD

Deshágase de sus productos de limpieza tradicionales

Escrito por Dr. Joseph Mercola Datos comprobados

productos toxicos limpieza

Historia en Breve -

  • Usar productos de limpieza una vez por semana durante 20 años puede ser equivalente a fumar 20 cigarrillos al día durante 10 o 20 años. Los productos de limpieza y productos de cuidado personal también son la segunda y tercera causa más frecuente de intoxicación en los Estados Unidos
  • La exposición prolongada a productos de limpieza y desinfectantes domésticos se ha relacionado con un aumento de afecciones como síntomas asmáticos, problemas en el sistema nervioso, conteo bajo de espermatozoides, irregularidades en la menstruación y abortos espontáneos
  • Los productos más peligrosos son los limpiadores para el drenaje, los limpiadores ácidos para los inodoros y los limpiadores de hornos
  • Los productos de limpieza también contribuyen a la contaminación del aire, no solo dentro de la casa sino también en el exterior
  • Hacer una desintoxicación de su gabinete de limpieza es una manera simple de proteger la salud de su familia. En éste artículo se incluyen recetas y guías sobre cómo hacer sus propios productos de limpieza con ingredientes seguros

30 Tips en 30 Días Diseñados para Ayudarle a Tomar Control de Su Salud

Este artículo es parte de la Guía Propósitos de 30 Días. Cada día del mes de enero se agregará un nuevo consejo diseñado para ayudarle a tomar control de su salud. Para ver la lista completa de clic aquí.

Dado que el uso de productos de limpieza es tan peligroso para la salud pulmonar como el hábito de fumar, desechar los productos de limpieza podría ser una forma muy sencilla de proteger la salud de su familia.

Una investigación de la Universidad de Bergen en Noruega ha demostrado que el uso de productos de limpieza una vez por semana durante 20 años puede ser equivalente a fumar 20 cigarrillos al día durante 10 o 20 años.

Los autores proponen que el daño podría atribuirse a la irritación que la mayoría de los químicos causan en las membranas mucosas que recubren a los pulmones.

Con el tiempo, esto puede resultar en cambios persistentes y en la remodelación de las vías aéreas. Tal como señaló la Dra. Cecilie Svanes, Ph. D., autora principal del estudio y profesora del Centro de Salud Internacional de la Universidad de Bergen:

"Tal vez esto no le resulte sorprendente si considera que las pequeñas partículas de los productos de limpieza están diseñadas para limpiar el piso y no para ser inhaladas por sus pulmones...

El mensaje final de este estudio es que es probable que el uso a largo plazo de productos químicos de limpieza cause daños sustanciales en los pulmones. Casi siempre, estos productos químicos son innecesarios. Los trapos de microfibra y el agua son más que suficientes para la mayoría de los casos".

Los agentes de limpieza para el hogar y los productos de cuidado personal también son la segunda y tercera causa más frecuente de emergencias por intoxicación en los Estados Unidos. Es decir que superan a los antipsicóticos y los antidepresivos.

Los productos para el hogar contaminan el aire tanto como los automóviles

En otra investigación reciente se confirmó que muchos productos comerciales liberan compuestos orgánicos volátiles (VOC, por sus siglas en inglés) a medida que se evaporan y, una vez que estos químicos salen de su hogar, reaccionan con los óxidos de nitrógeno y con el calor, transformándose en ozono. Cuando se exponen a la luz solar, los VOC se transforman en partículas finas.

De esta manera, los productos de limpieza de uso habitual contribuyen a la contaminación del aire, no solo dentro de la casa sino también en el exterior. De hecho, según una evaluación sobre la calidad del aire en el área de Los Ángeles, la cantidad de VOC emitidos por estos productos comerciales es de dos a tres veces mayor de lo que se había estimado.

Si bien la lista de VOC es demasiado larga, Jessica Gilman, química investigadora de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos e integrante del equipo de investigación, señala que la forma más fácil de identificar qué productos contienen VOC es buscar la palabra "fragancia" en la etiqueta, ya que se pueden encontrar hasta 2000 VOC diferentes que se describen solo como "fragancia".

Dos de las fragancias más populares son el limoneno y el beta-pineno, que se utilizan con frecuencia en productos de limpieza y aromatizantes ambientales, ya que huelen a limón y a pino. La investigación surgió debido a los índices previos de Los Ángeles que indicaban que las concentraciones de VOC eran más altas de lo que podía predecirse por la quema de combustibles fósiles.

Las estimaciones anteriores de la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos habían encontrado que el 75 % de las emisiones de VOC provenían de los vehículos, pero este estudio indica que su participación está más cerca del 50 %.

Lo anterior sugiere que tal vez se deban adoptar nuevos modelos para la calidad del aire y que de esta manera se reduzca la contaminación provocada por los productos comerciales.

Estos hallazgos también resaltan la importancia de abordar la calidad del aire en los espacios interiores, ya que los VOC suelen tener una concentración siete veces mayor en espacios cerrados.

Para obtener una lista de estrategias que puede usar para reducir y remediar la contaminación del aire al interior, lo invito a leer este artículo: "Reduzca la contaminación del aire en espacios cerrados". No obstante, una estrategia clave es dejar de introducir químicos tóxicos en su hogar, y los productos de limpieza son una fuente considerable de éstos.

La exposición a agentes de limpieza tiene consecuencias severas y perdurables

Si bien la exposición prolongada a productos de limpieza puede ser equivalente a fumar, también es posible que debido a ellos sufra de consecuencias más inmediatas.

Un estudio de 2015, el cual evaluó la relación entre la exposición a los productos de limpieza y los efectos respiratorios a corto plazo en mujeres con asma, encontró que el uso de ciertos productos en sus áreas de trabajo agravó la afección de las participantes.

La exposición prolongada o crónica a estos productos y desinfectantes también se ha relacionado con:

Un aumento en los síntomas asmáticos, lo cual incrementa su riesgo de efectos a largo plazo asociados con el asma, incluyendo algún tipo de enfermedad pulmonar obstructiva crónica, infecciones pulmonares y cicatrización del tejido pulmonar.

Las personas que sufren de afecciones que se encuentran en el espectro de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica también pueden experimentar jadeos frecuentes, tos, tensión en el pecho y una mayor dificultad para respirar

Lesiones en el sistema nervioso

Un conteo bajo de espermatozoides

Irregularidades en la menstruación

Abortos involuntarios

Los productos de limpieza más peligrosos son los limpiadores para drenajes corrosivos, los agentes ácidos para los inodoros y los limpiadores de hornos. Los productos químicos corrosivos pueden causar quemaduras graves, mientras que el cloro y los productos que contienen amoníaco producen gases que irritan a los ojos, garganta y pulmones.

Además, el cloro y el amoníaco representan una amenaza adicional ya que reaccionan con otros químicos para formar gases nocivos. Las fragancias que se añaden a muchos productos de limpieza también pueden provocar dolores de cabeza y migrañas.

Mezclar productos de limpieza puede tener efectos letales

Sus productos de limpieza también pueden tener efectos letales si los mezcla. Por ejemplo, mezclar cloro con un producto a base de amoníaco produce un gas tóxico llamado cloramina, cuya exposición puede provocar dolor en el pecho, jadeos, dificultades para respirar y neumonía.

Es normal encontrar amoníaco en los limpiadores de vidrios y ventanas o en las pinturas para interiores y exteriores, por lo que el cloro es una mala opción para limpiar un espacio después de haber pintado. Combinar cloro con un producto a base de ácido produce gas cloro, el cual al ser combinado con agua produce un ácido clorhídrico e hipocloroso.

Incluso una mínima exposición durante un breve periodo de tiempo provocará una irritación en los ojos, nariz y garganta. La exposición en niveles más altos provocará dolor en el pecho, vómitos, dificultad para respirar y una neumonía inducida por sustancias químicas.

El vinagre es un ácido débil, así que mezclar cloro con este líquido puede provocar quemaduras químicas en los ojos y en los pulmones. Entre otros productos a base de ácidos están los limpiadores de drenajes y de inodoros, así como los detergentes para el lavavajillas.

El cloro también es reactivo con los limpiadores de hornos, agua oxigenada y algunos insecticidas, y en dicha reacción produce gases tóxicos. Mezclar el cloro con productos que contienen isopropanol, como el alcohol etílico, puede producir gases que tienen el potencial de dañar su sistema nervioso, ojos, pulmones, riñones e hígado.

En definitiva, mezclar dos productos de limpieza o limpiadores de drenajes es algo peligroso, y el riesgo inherente en el uso de estos limpiadores es muy alto, sin contemplar los riesgos adicionales asociados con mezclar químicos desconocidos.

Cambie sus productos por opciones que no son tóxicas

Una de las razones principales para limpiar su hogar de manera regular es eliminar muchos de los químicos tóxicos que se acumulan en el polvo. Los agentes ignífugos y los ftalatos se encuentran entre esta la lista, junto con miles de especies de bacterias y hongos.

Un hogar limpio y ordenado es un santuario del mundo exterior, pero si usa guantes de goma y productos químicos agresivos para limpiar, es probable que en realidad esté causando más daños. Las investigaciones demuestran que incluso los productos etiquetados como naturales y orgánicos emiten contaminantes peligrosos en el aire.

La buena noticia es que en realidad no necesita comprar productos químicos para mantener su casa impecable. Tener a la mano algunos productos de primera necesidad, los cuales son naturales y no contienen tóxicos, le permitirá limpiar su hogar de arriba a abajo, ahorrándole dinero.

Los productos básicos a considerar incluyen los siguientes y más adelante ofreceré consejos sobre cómo usarlos.

Bicarbonato de sodio

Vinagre blanco

Limones (tanto su jugo como su cáscara)

Jabón de castilla

Aceite de coco

Aceites esenciales (los aceites esenciales de cítricos son una buena opción en general)

Agua oxigenada

Alcohol etílico o vodka

Bicarbonato de sodio y vinagre blanco: dos agentes de limpieza multiusos

Para celebrar el centenario de la Estatua de la Libertad en 1986, se tuvo que remover el alquitrán que llevaba 99 años pegado al cobre de sus paredes interiores, sin causar daños. El bicarbonato de sodio (con más de 100 toneladas) fue el compuesto elegido por lo que es muy probable que también pueda eliminar el polvo y la suciedad de su hogar.

Aquí hay algunos ejemplos de cómo se puede usar:

Para limpiar los artículos de metales y porcelana

Como limpiador natural para el horno — Espolvoree 1 taza o más de bicarbonato de sodio sobre la parte inferior del horno, luego empape el bicarbonato con suficiente agua como para hacer una pasta espesa. Deje reposar la mezcla durante la noche. A la mañana siguiente, la grasa será fácil de limpiar.

Cuando haya limpiado toda la suciedad, ponga un poco de detergente líquido o jabón en una esponja para remover el resto de la suciedad.

Como limpiador para drenajes — Para destapar el drenaje, vierta entre media taza y una taza completa de bicarbonato de sodio por el drenaje. Una vez que el bicarbonato esté en el drenaje, vierta poco a poco vinagre. Cubra el drenaje y deje reposar durante 15 minutos.

Si la mezcla burbujea como un volcán, significa que está funcionando según lo planeado. Por último, enjuague el área con un galón de agua hirviendo.

Como desodorante para alfombras — Rocíe bastante bicarbonato de sodio sobre la alfombra. Espere al menos 15 minutos y luego aspire a conciencia.

El vinagre blanco destilado es otro producto básico de limpieza con una larga trayectoria de uso. Tal vez, dependiendo de su edad, es posible que recuerde a su abuela lavando las ventanas con una mezcla de vinagre blanco y agua.

De hecho, además de ser un gran limpiador de ventanas, también tiene propiedades desinfectantes. Las investigaciones demuestran que el vinagre blanco es útil para desinfectar la Escherichia coli (E. coli), siempre y cuando se trate de una mezcla recién preparada con al menos 50 % de vinagre.

En cuanto a su uso como desinfectante, un estudio encontró que rociar vinagre, seguido de agua oxigenada, era efectivo para matar una variedad de bacterias, incluyendo la E. coli, Listeria y Salmonella. También puede rociar vinagre blanco sobre un poco de bicarbonato de sodio para limpiar sus tinas y azulejos.

Una mezcla de vinagre y agua también funciona para limpiar las cubiertas de la cocina, pero para las cubiertas de piedra, use alcohol o vodka con agua, ya que la acidez del vinagre puede dañar las superficies como el mármol y el granito.

Para una limpieza más profunda, como el moho de su baño, rocíe vinagre directamente sobre el área, deje reposar durante 30 minutos, luego frote con una esponja y agua tibia.

15 maneras de limpiar con limones

Los limones, tanto el jugo como la cáscara, se pueden usar en toda la casa para limpiar y refrescar. Por ejemplo:

Triturador de basura — Congele rebanadas de limón y vinagre en bandejas para cubitos de hielo. Arroje algunos cubos congelados en el triturador para desodorizarlo y limpiarlo.

Refrigerador — Remoje una esponja en jugo de limón y déjela reposar en su refrigerador durante unas horas; funciona mejor para eliminar los olores, en comparación con el bicarbonato de sodio.

Desodorantes ambientales — Cocine una olla con agua a fuego lento, y agregue cáscaras de limón, clavos de olor y canela.

Humidificador — Agregue jugo de limón al agua en su humidificador, luego deje que la máquina desodorice.

Aliento — Beber agua de limón ayuda a refrescar el aliento (enjuague la boca con agua de la llave después, ya que el jugo de limón podría corroer los dientes).

Botes de basura — Agregar unas cuantas cáscaras de limón en los botes de basura ayudará a eliminar los olores.

Chimenea — Las cáscaras de cítricos secas podrían servir como un material inflamable en la chimenea, mientras proporcionan un olor maravilloso y actúan como iniciadores de fuego. Simplemente deje que las cáscaras reposen durante unos días antes de utilizarlas.

Manos — Agregue jugo de limón mientras se lava las manos con jabón, para ayudar a eliminar los olores persistentes, tal como el del ajo.

Caja de arena para gato — Coloque rodajas de limón en un recipiente cerca de la caja de arena para gato, para ayudar a desodorizar el ambiente.

Tablas para cortar — Espolvoree sal gruesa en la tabla para cortar, y frote con un limón cortado para desodorizar y eliminar la grasa. Este truco también funciona en los tazones de madera para ensaladas y rodillos para masa.

Abrillantador para muebles — Combine aceite de limón, jugo de limón y aceite de oliva o jojoba para preparar un abrillantador para muebles casero. Simplemente frotelos con un paño para darles brillo.

Ventanas — El jugo de limón corta la grasa y suciedad en las ventanas y vidrios. Intente combinarlo con fécula de maíz, vinagre y agua para obtener un extraordinario limpiador de ventanas.

Cafetera — Haga un ciclo con agua simple, luego agregue una mezcla de jugo de limón y agua al tanque del agua. Déjelo reposar y luego haga otro ciclo.

Repita este proceso una vez más, luego haga otro ciclo con agua simple (debe lavar la cafetera y luego filtrarla para eliminar el sabor a limón).

Pisos de madera — Combine el limón y vinagre para hacer un limpiador para pisos que no sea tóxico y elimine la suciedad.

Limpiador multiusos — Combine agua, bicarbonato de sodio, vinagre, jugo de limón y aceite esencial de limón para obtener un excelente limpiador para la cocina o el baño.

Consejos para una limpieza antibacteriana y natural con jabón de castilla, agua oxigenada y aceite de coco

El jabón de castilla es natural, biodegradable, libre de químicos e increíblemente versátil. Puede usarlo para el cuidado personal, lavandería y limpieza de su hogar. Por ejemplo, mezclar bicarbonato de sodio con una pequeña cantidad de jabón de castilla líquido hace una excelente mezcla para limpiar su bañera y ducha.

Para un producto antibacteriano hecho en casa, mezcle 2 tazas de agua con 3 cucharadas de jabón de castilla y de 20 a 30 gotas de aceite de árbol de té. Rocíe sobre la superficie (por ejemplo: el asiento del inodoro o el fregadero), luego limpie el área. Incluso puede hacer un detergente casero para los trastes mezclando agua con jabón líquido de castilla de manera proporcional.

El agua oxigenada es otra opción antibacteriana. Para la limpieza general en la casa, basta con que agregue de 20 a 30 gotas de aceite esencial de cítricos junto con 3 % de agua oxigenada y agua a una botella con atomizador. Rocíe la superficie y limpie. Es excelente para las superficies grasosas, como las repisas de su cocina.

El aceite de coco también tiene compuestos antivirales, antibacterianos y antifúngicos, los cuales han demostrado que inactivan a microorganismos como las bacterias, cándida y hongos.

En la casa, el aceite de coco es de gran utilidad para limpiar, desinfectar y acondicionar artículos de madera, como tablas de cortar y muebles, pero también se puede usar para lubricar bisagras y mecanismos pegajosos en lugar de usar un aceite penetrante como el WD-40.

También funciona bien para hidratar y ablandar los artículos de cuero en lugar de los acondicionadores de cuero, así como para remover el chicle de casi cualquier material, incluyendo las alfombras y el cabello.

Los aceites esenciales tienen innumerables usos

Los aceites esenciales merecen una categoría propia, ya que su uso para la limpieza del hogar solo se ve limitado por la imaginación. Muchos aceites esenciales tienen funciones antibacterianas, antifúngicas y antivirales, además de que pueden agregarse como agentes estimulantes para sus productos de limpieza caseros.

Por ejemplo, para hacer una limpieza casera con el objetivo de eliminar bacterias, basta con que agregue unas gotas de aceite de lavanda al bicarbonato de sodio.

Algunos de los aceites esenciales más populares para la limpieza son el de limón, menta y árbol del té (siendo este último excelente para las funciones antivirales contra virus como la influenza tipo A). El aceite de naranja dulce es otra opción, el cual ha demostrado funcionar contra la E. coli y la salmonela.

Los aceites esenciales también se pueden esparcir en su hogar como un ambientador natural y terapéutico. Deshágase de los aerosoles tóxicos, velas y aromatizantes y reemplácelo con un ambientador de aceite esencial. No solo tienen un olor maravilloso, sino que también pueden tener efectos favorables en su estado de ánimo y niveles de estrés.

A diferencia de las fragancias sintéticas, las cuales contaminan el aire, los aceites esenciales ayudan a mejorar la calidad del aire interior. En caso de hongos y moho, por ejemplo, los aceites esenciales de duramen, mejorana, canela, albahaca de limón, alcaravea, laurel, abeto, hierbabuena, pino, hoja de cedro y manuka pueden ser útiles, ya que todos tienen propiedades antifúngicas.

Además, puede refrescar su ropa sin arriesgar la salud de su familia tan solo con rociar su ropa húmeda con una mezcla de agua con gotas de aceite esencial antes de colocarla en la secadora. Otra opción es que agregue una docena de gotas a un calcetín de lana viejo y póngalo en la secadora con su ropa.

Para obtener más información sobre las propiedades de cada aceite esencial, asegúrese de consultar nuestra "Súper guía de aceites herbales".

Detergente casero y una alternativa al cloro

Una vez que abra sus puertas al mundo de la limpieza natural, se dará cuenta de que casi no hay razón para recurrir a los aerosoles y polvos químicos y tóxicos.

Puede alcanzar un nivel superior de limpieza con ingredientes simples que probablemente tenga en su cocina. Además, siéntase libre de ser creativo, ya que algunas de las mejores combinaciones se encuentran a través de la experimentación.

Incluso puede hacer su propio detergente para ropa, agregando cualquier aceite esencial que le guste para obtener un aroma natural. Aquí hay una receta del blog de Mommypotamus para comenzar. ¡Disfrute la limpieza natural!

Detergente natural hecho en casa

Ingredientes:

  • 6 tazas de carbonato de sodio
  • 3 barras de jabón de aceite de coco (de 130 a 140 gramos cada uno)
  • Aceite esencial de limón (opcional)

Instrucciones:

  1. Corte el jabón en trozos pequeños. Añada los trozos a un procesador de alimentos o a una licuadora junto con el carbonato de sodio
  2. Mezcle hasta obtener un polvo fino. Es mejor que coloque un trapo de cocina sobre la parte superior de su procesador de alimentos para evitar que una fina nube de polvo flote en el aire
  3. Además, deje que la mezcla se asiente un poco antes de abrir el recipiente o el polvo flotará hacia la superficie de su cocina
  4. Vierta el polvo en un recipiente limpio. Mantenga el aceite esencial al lado del frasco y agregue 5 gotas por cada carga de ropa

Para los blancos, considere esta receta como una alternativa al cloro, cortesía de Beyond Toxics.

Una alternativa al cloro

Fórmula líquida básica

Ingredientes:

  • 2 tazas y 1/4 de jabón de castilla líquido
  • 1 cucharada de glicerina
  • 3/4 de taza de agua
  • 10 a 15 gotas de aceite esencial de limón (u otro aceite esencial de su elección)
  • 1/2 taza de solución líquida básica
  • 1/4 taza de bórax
  • 1/4 taza de jugo de limón o vinagre
  • 6 gotas de aceite esencial de limón

Instrucciones:

  1. Esta receta es suficiente para una carga de ropa. Mantenga el jugo de limón por separado hasta que esté listo para lavar. Combine todos los ingredientes en un recipiente de plástico y agite una o dos veces antes de agregarlos al lavado.

+ Fuentes y Referencias
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario