Earth Day Earth Day

PUBLICIDAD

El ibuprofeno puede alterar la fisiología humana

Escrito por Dr. Joseph Mercola Datos comprobados

ibuprofeno riesgos de salud

Historia en Breve -

  • Tomar 1200 mg de ibuprofeno durante seis semanas —que usualmente se emplea para tratar el dolor crónico— puede inducir el hipogonadismo compensado; este es un padecimiento en el cual la disminución en la hormona luteinizante ocasiona que el cuerpo haga mayor esfuerzo para producir testosterona, lo que podría generar un hipogonadismo manifiesto, en el cual disminuyen los niveles de testosterona
  • Los datos demuestran que el conteo y concentración de espermatozoides humanos han disminuido en todo el mundo, probablemente debido a múltiples factores, incluyendo la exposición a químicos disruptores endocrinos, temperatura, factores del estilo de vida y peso, entre otros
  • Muchas personas toman ibuprofeno en cantidades superiores a las recomendadas en el envase del medicamento, a pesar de los múltiples estudios que demuestran que podría estar relacionado con daño cardíaco, muscular, renal y hepático
  • En muchos casos es posible controlar el dolor sin recurrir a medicamentos: comience por asegurarse dormir por lo menos ocho horas cada noche; disminuya radicalmente el consumo de granos y azúcar para minimizar la inflamación; optimice sus niveles de vitamina D; y, pruebe las Técnicas de Libertad Emocional (EFT)

El dolor es una de las razones más comunes por el que las personas acuden al sistema de atención médica, y puede afectar que la diabetes, enfermedades cardíacas y cáncer.

Si bien, el dolor es la principal causa de discapacidad y un importante factor coadyuvante del aumento en los costos por servicios de atención médica, no todos los tipos de dolor resultan en una visita médica. Algunas personas optan por utilizar analgésicos de venta libre para tratar su dolor.

Según un análisis realizado por los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés), más de 25 millones de adultos en los Estados Unidos padecen un dolor crónico que podría durar tres meses o más; es decir, quienes presentan dolor crónico de espalda, dolor de cuello o dolor de cabeza, y 40 millones de personas reportan dolor severo.

Según una investigación reciente, muchas personas toman dosis peligrosamente altas de ibuprofeno y otros antiinflamatorios no esteroideos (NSAID), y el 15 % consume más de la dosis máxima. Según el autor principal, el Dr. David Kaufman, de la Universidad de Boston:

"Estos medicamentos pueden tener efectos secundarios graves, como hemorragia gastrointestinal y ataque cardíaco. A menudo, son tomados sin supervisión médica porque muchos productos pueden adquirirse sin receta.

"La postura de que los usuarios pueden elegir su propia dosis independientemente de las instrucciones del envase, junto con un escaso conocimiento de los límites de dosificación, está relacionada con consumir más del límite diario".

Los típicos analgésicos de venta libre no son tan seguros como podría pensar. Aunque se utilizan con frecuencia, tienen una larga lista de efectos secundarios a corto y largo plazo, que incluyen pérdida de audición, ataque cardíaco y, ahora, una alteración en la fisiología testicular masculina.

La calidad y cantidad de esperma ha disminuido alrededor del mundo

De acuerdo con diversos estudios, el recuento de espermatozoides ha disminuido cada vez más en todo el mundo occidental.

Un estudio inicial publicado en 1992, conocido como el estudio Carlson, fue un metaanálisis sobre 61 estudios realizados a nivel mundial, el cual descubrió una tendencia de disminución en la cantidad de espermatozoides y volumen de líquido seminal en un período de 50 años, que finalizó en 1991.

Sin embargo, muchos no aceptaron los resultados, debido a algunas limitaciones del estudio. Desde el estudio Carlson, otros análisis han obtenido resultados mixtos.

En este último estudio publicado en Human Reproduction Update, el Dr. Hagai Levine de la Universidad Hebrea de Jerusalén realizó un metanálisis basado en 185 estudios en los que participaron casi 43 000 hombres que proporcionaron muestras entre 1973 y 2011.

Los estudios se distribuyeron a lo largo de 40 años y 50 países. Estos demostraron una disminución anual de 1.4 % en la concentración de espermatozoides, así como una disminución general de 52.4 % durante el período de estudio en hombres en países occidentales e industrializados

El conteo total de espermatozoides también disminuyó 1.6 % por año y 59.3 % en general. Sin embargo, en comparación, no hubo disminuciones significativas en el recuento o concentraciones en hombres que vivían en Sudamérica, Asia y África.

Este estudio no abordó por qué el conteo y concentración de espermatozoides disminuían cada vez más alrededor del mundo. Sin embargo, los estudios previos han demostrado que la exposición a químicos disruptores endocrinos durante la gestación y después del nacimiento podría dañar la fertilidad y al aparato reproductor masculino.

Otros factores que pueden influir en el conteo o concentración de espermatozoides son el índice de masa corporal (BMI), temperatura, ropa interior ajustada, elecciones de estilo de vida y geografía (incluso en el interior de los Estados Unidos, los diferentes estados y regiones presentan diferentes valores). Levine comentó los resultados, al indicar que:

"Dada la importancia del recuento de espermatozoides para la salud humana y fertilidad masculina, este estudio es una advertencia urgente para los investigadores y autoridades sanitarias para investigar las causas de esta constante disminución en el recuento de espermatozoides, con el objetivo de prevenirlo".

El ibuprofeno como responsable del hipogonadismo compensado

La preocupación sobre la evidencia que demuestra que la calidad del esperma ha disminuido a nivel mundial proviene de los estudios que evaluaron su conteo y concentración.

En esta, el enfoque principal fue una medida diferente en el aparato reproductor masculino: la producción de testosterona. Los investigadores comenzaron el estudio con hombres menores de 35 años de edad en Dinamarca y Francia.

El grupo fue dividido en dos; el primero tomó 1 200 mg diarios de ibuprofeno durante seis semanas, mientras que el segundo tomó un placebo. La guía de referencia médica (PDR, por sus siglas en inglés) recomienda 400 mg por vía oral cada cuatro a seis horas según sea necesario, y advierte que las dosis para adultos no deben exceder los 3 200 mg diarios.

La dosis de 1 200 mg utilizada en el estudio puede situarse en el rango medio en las personas que toman medicamentos para padecimientos generales, dolor y fiebre. Sin embargo, no es inusual que las personas que padecen una lesión crónica tomen más de la dosis recomendada, y que los médicos les receten el doble a los atletas.

De manera alarmante, los resultados demostraron que los hombres que tomaban ibuprofeno presentaban un padecimiento conocido como hipogonadismo compensado, que se manifiesta cuando los hombres tienen niveles normales de testosterona en la sangre, pero con niveles más altos de la hormona luteinizante (LH), que se utiliza para regular la producción de testosterona.

El aumento en los niveles de LH indicó que el ibuprofeno ocasionaba problemas testiculares, lo que impedía la producción de testosterona. Los datos también demostraron cambios en la glándula pituitaria, que impulsaba la producción de mayor cantidad de testosterona.

El resultado neto fueron niveles estables de testosterona cuando el cuerpo se estresaba, para compensar el impacto perjudicial del ibuprofeno. Así mismo, los investigadores encontraron que el hipogonadismo compensado provocaba una disminución temporal en el conteo de espermatozoides.

Si bien, este estudio no demostró alguna relación, los investigadores sospechan que su uso a largo plazo podría resultar en un hipogonadismo primario manifiesto, un padecimiento que puede ocasionar una disminución en la libido, trastornos en el estado de ánimo y disminución de la masa muscular.

Los investigadores escribieron que el ibuprofeno parecía influir en el equilibrio hormonal y alterar la fisiología testicular en hombres adultos, al crear una situación en la que el cuerpo requiera esforzarse más para mantener un nivel normal de testosterona.

El bajo recuento de espermatozoides está relacionado con un mayor riesgo de muerte prematura

El hipogonadismo compensado y disminución de la fertilidad podría ser solo la punta del iceberg cuando disminuyen los niveles de testosterona. En un estudio realizado por un grupo de investigadores italianos, se evaluó la función eréctil y hipogonadismo en más de 4 100 hombres heterosexuales.

Los datos revelaron que el 75 % de los hombres parecía tener gónadas que funcionaban de manera saludable, el 20 % tenía hipogonadismo manifiesto y poco más del 4 % padecía hipogonadismo compensado.

Los investigadores descubrieron que los hombres en los grupos de hipogonadismo compensado y manifiesto presentaban mayor riesgo de eventos cardiovasculares que los hombres en el grupo con gónadas funcionales y saludables.

Otro estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford encontró que los hombres que exhibían dos o más anomalías en su semen manifestaban el doble de probabilidad de morir en un período de ocho años que los hombres que tenían semen normal.

Los investigadores escribieron que la diabetes también podría duplicar el riesgo de muerte. El autor principal del estudio, Michael Eisenberg Ph. D., comentó que: "Aquí observamos el mismo riesgo duplicado en la infertilidad masculina, que relativamente cuenta con pocos estudios".

La calidad del semen está relacionada con cambios cardiovasculares y metabólicos

Un estudio reciente de la Sociedad de Endocrinología demuestra que el conteo de espermatozoides es un marcador general relacionado con trastornos metabólicos, mayor riesgo cardiovascular y menor masa ósea.

Los investigadores evaluaron la calidad del semen, función reproductiva y riesgo metabólico en más de 5000 hombres, y encontraron que los hombres infértiles tenían problemas de salud coexistentes y significativos o factores que acortaban e influían en su calidad de vida.

La mitad de los hombres con bajo recuento de espermatozoides era 1.2 veces más propensos a tener mayor grasa corporal, presión arterial alta y lipidemia. Este grupo también manifestaba mayor frecuencia de síndrome metabólico, lo que elevaba su riesgo de diabetes, enfermedad cardíaca y derrame cerebral.

Además, los datos revelaron un riesgo 12 veces mayor de hipogonadismo en hombres con bajo recuento de espermatozoides. Los investigadores sugirieron que el bajo recuento de espermatozoides resultante del hipogonadismo estaba vinculado con mediciones deficientes en la salud cardiometabólica.

¿Cómo puede la testosterona influir en todo el cuerpo?

La testosterona es una hormona andrógena producida principalmente en los testículos y se cree que regula diversas funciones, como la masa ósea, distribución de la grasa, tamaño y fuerza muscular, y producción de glóbulos rojos.

En un estudio publicado en New England Journal of Medicine, los investigadores analizaron un grupo de 400 hombres saludables, de 20 a 50 años de edad, que habían sido suplementados con testosterona.

Los participantes fueron analizados cada cuatro semanas para medir sus niveles hormonales y completar cuestionarios para evaluar su función física, estado de salud, vitalidad y función sexual.

También midieron su masa muscular y grasa corporal al inicio y conclusión del estudio de 16 semanas. Los datos revelaron una amplia variación en la dosis de testosterona requerida para producir diferentes efectos en el cuerpo.

Conforme disminuyeron la dosis, los participantes experimentaron una disminución en su masa magra, tamaño muscular y fuerza en la presión de sus piernas.

Sin embargo, el incremento en la grasa corporal estuvo relacionado con la disminución del estradiol, ya que por lo regular las pequeñas cantidades de testosterona circulante se convierten en estradiol (una forma de estrógeno).

Tanto los bajos niveles de testosterona como de estradiol estuvieron vinculados con la función eréctil y libido. El equipo fue dirigido por el Dr. Joel Finkelstein del Hospital General de Massachusetts, quien comentó los resultados:

"[La] mayor sorpresa fue que, algunos de los síntomas que eran comúnmente atribuidos a la deficiencia de testosterona —en parte o casi de forma exclusiva— eran causados por los bajos niveles de estrógeno, que ocurren junto con niveles más bajos de testosterona".

Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (NSAID) de uso común, como el ibuprofeno, pueden elevar el riesgo de problemas cardiovasculares

Los NSAID, como el ibuprofeno, son recetados ampliamente alrededor del mundo. Si bien, muchas personas consideran que estos medicamentos son inofensivos, la verdad es que, de acuerdo con estimaciones conservadoras, cada año más de 105 000 personas son hospitalizadas y mueren más de 16 000 debido a sus efectos secundarios.

Los efectos secundarios por el uso a largo plazo pueden variar desde la pérdida auditiva hasta el sangrado gastrointestinal (GI).

Por desgracia, no existe ningún antídoto específico para tratar la intoxicación por NSAID, que podría ocasionar una acidosis metabólica, falla multiorgánica y muerte. El uso de NSAID a corto plazo también puede elevar el riesgo de ataque cardíaco cuando el medicamento es utilizado de forma constante.

En 2005, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos advirtió que estos medicamentos podrían elevar el riesgo de ataque cardíaco o derrame cerebral. En 2015 dieron un paso adicional e inusual para reforzar esta advertencia con base en la recomendación de un panel de expertos.

La FDA señaló que el riesgo de ataque cardíaco y derrame cerebral podría aumentar incluso aunque el medicamento se utilizara a corto plazo, y si bien, el riesgo es mayor en quienes ya padecen enfermedades cardíacas, pero incluso las personas que no las padecen pueden estar en riesgo.

En un estudio reciente, los investigadores analizaron más de 60 000 casos de infarto de miocardio (IM) antes de concluir que los NSAID estaban relacionados significativamente con el riesgo de un infarto agudo de miocardio.

En particular, el ibuprofeno demostró generar mayor riesgo adicional de IM entre el octavo y trigésimo día de consumir el medicamento. Algunos NSAID demuestran un solo incremento en el riesgo durante la primera semana. Los investigadores especularon que la diferencia entre los medicamentos podría estar relacionada con su efecto en el sistema renal.

Algunos de los riesgos adicionales son las tasas más altas de aborto espontáneo cuando los medicamentos son tomados durante las primeras 20 semanas de embarazo, así como fibrilación articular en las personas que previamente tuvieron un infarto de miocardio, mayor riesgo de sangrado en el tracto GI superior e inferior y mayor permeabilidad de la mucosa e inflamación en el tracto GI inferior.

Además, el ibuprofeno podría desencadenar los siguientes padecimientos:

Problemas de coagulación, por lo que podría tener hematomas o sangrar fácilmente

Enfermedad hepática grave (posiblemente mortal)

Zumbido en los oídos (tinnitus)

Trastornos en el estado de ánimo o mentales

Rigidez en el cuello

Problemas renales

Presión arterial alta

Trastornos de la vista

Insuficiencia cardíaca

Cómo controlar el dolor sin medicamentos

El hecho de controlar el dolor sin abordar el problema físico subyacente podría elevar el riesgo de experimentar los efectos secundarios de los medicamentos, o hacerlo recurrir a medicamentos aún más fuertes con efectos secundarios más peligrosos.

Por lo tanto, recomiendo firmemente agotar otras opciones más seguras antes de recurrir al utilizar analgésicos de forma constante, incluso a corto plazo.

La realidad es que muchos medicamentos para abordar el dolor pueden incrementar el riesgo de ataque cardíaco, alterar la química cerebral y, posiblemente hasta el comportamiento. Existen diversos factores que pueden influir en la experiencia del dolor, y el sueño podría ser el más significativo.

El sueño, dolor y depresión son una tríada muy interconectada, por lo que hacer un cambio en alguno podría influir en los demás. Así que, dormir ocho horas para tener un sueño de calidad todas las noches puede ayudar a sobrellevar la incomodidad experimentada.

Si tiene problemas para conciliar el sueño o quedarse dormido, puede consultar mis 33 consejos para dormir mejor durante la noche.

+ Fuentes y Referencias
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario