Obtenga hasta 40 % de descuento Productos selectos para el sistema inmunológico suministro para 90 días Obtenga hasta 40 % de descuento Productos selectos para el sistema inmunológico suministro para 90 días

PUBLICIDAD

La vitamina C puede protegerle contra la contaminación del agua

Análisis escrito por Dr. Joseph Mercola Datos comprobados

cromo contaminacion del agua

Historia en Breve -

  • A pesar de una demanda masiva contra la compañía Pacific Gas and Electric en 1996 encabezada por Erin Brockovich, el agente cancerígeno cromo hexavalente, contamina el suministro de agua de los Estados Unidos. Las investigaciones demuestran que la vitamina C y el galato de epigalocatequina del té verde pueden proteger las células contra los efectos citotóxicos
  • En 2010, el Grupo de Trabajo Ambiental (EWG, por sus siglas en inglés) descubrió que el cromo hexavalente afectaba a 74 millones de habitantes en los Estados Unidos; para 2016, la cifra aumentó a 200 millones y los investigadores de Olivet Nazarene informaron 250 millones en el 2019
  • Incluso, en pequeñas cantidades, el cromo hexavalente (cromo-6), puede provocar quemaduras en la piel, neumonía y complicaciones durante el parto. El grupo EWG mantiene una base de datos y un mapa interactivo de pruebas de agua para comprobar la presencia del cromo-6 donde puede buscar dependiendo de su condado
  • Asimismo, la vitamina C puede ser eficaz contra la contaminación del aire, al disminuir los síntomas del asma, y el galato de epigalocatequina puede ayudar a prevenir la obesidad, mejorar el rendimiento del ejercicio y disminuir el riesgo de ataques cardíacos y derrames cerebrales

En 1996, la pequeña ciudad de Hinkley, California, ganó un arbitraje masivo contra Pacific Gas and Electric (PG&E). Podría recordarlo como la historia en la que basaron la película "Erin Brockovich" en la que una madre soltera y un abogado de una ciudad pequeña se enfrentaron a una empresa de servicios públicos que había vertido cromo hexavalente en un estanque sin recubrimiento.

En el momento del acuerdo, el caso fue el de mayor compensación otorgada por una demanda directa y los defensores ambientales estaban entusiasmados ante las posibilidades. Por desgracia, Hinkley se ha convertido en una ciudad fantasma y el cromo hexavalente ha continuado contaminando los suministros de agua de los Estados Unidos.

De regreso a Hinckley, un poblador encontró que los niveles de cromo hexavalente habían aumentado recientemente en el suministro de agua. En la investigación, descubrió que la pluma había aumentado en los últimos 15 años, y que se había extendido a millas del lugar de contaminación original.

En 2014, un estudio de factibilidad de PG&E encontró que podrían tardar hasta 50 años para poder eliminar el cromo de las áreas más afectadas.

Mientras tanto, las propiedades de la ciudad fueron clasificadas como terrenos baldíos no asegurables. El cromo hexavalente, también conocido como cromo-6, es un agente cancerígeno.

Mientras Hinkley enfrenta problemas por la contaminación de su suministro de agua, los investigadores han encontrado niveles variables de cromo-6 en las fuentes de agua de más de 250 millones de habitantes en los Estados Unidos.

Aunque existen regulaciones actuales sobre el agua para un nivel de exposición total de cromo, a pesar de una demanda muy publicitada y pleno conocimiento de la devastación causada por el cromo-6, aún no existen límites de exposición permisibles para este agente cancerígeno.

En un estudio realizado por los investigadores de la Universidad Olivet Nazarene, los datos demostraron que los antioxidantes, como la vitamina C, pueden ayudar a atenuar los efectos del cromo hexavalente que se encuentra comúnmente en el agua potable.

La vitamina C y el té pueden atenuar la contaminación del agua

Este trabajo de investigación fue presentado en la conferencia Experimental Biology 2019 celebrada en Orlando, Florida. El trabajo de tesis fue supervisado por Ryan Himes, Ph. D., profesor asistente en la Facultad de Ciencias de la Vida y de la Salud en la Universidad Olivet.

Actualmente, la concentración permitida del cromo hexavalente en el agua potable es revisada por la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos. El estudio fue diseñado para determinar cómo los antioxidantes podrían prevenir la toxicidad de las células cuando dos tipos de células humanas eran expuestas a diferentes concentraciones de cromo-6.

El cromo-6 es un poderoso agente oxidante conocido, aunque aún no se ha determinado el mecanismo específico a través del cual puede causar cáncer. No se ha conocido ningún tratamiento preventivo para abordar esta exposición. Los investigadores probaron la hipótesis de que la citotoxicidad del cromo-6 podría prevenirse por medio de antioxidantes.

Expusieron células embrionarias de riñón humano y células epiteliales intestinales humanas y encontraron que el cromo-6 era significativamente tóxico en cultivos celulares en concentraciones de 200 partes por mil millones (ppb) y superiores.

Los investigadores encontraron que la toxicidad era bloqueada por la vitamina C en 10 partes por millón (ppm) o el antioxidante galato de epigalocatequina (EGCG), el principal antioxidante en el té verde, en 15 ppm.

Los investigadores encontraron que el efecto citotóxico era bloqueado por la vitamina C o EGCG por sí sola. Luego, expusieron las bacterias a un nivel de 20 ppb o mayor de cromo-6 y observaron las mutaciones en el ADN. Sin embargo, cuando las bacterias también fueron tratadas con 20 ppm de vitamina C, descubrieron que el efecto citotóxico era bloqueado de nuevo.

La contaminación del agua afecta a millones de personas en los Estados Unidos

En 2010, el Grupo de Trabajo Ambiental (EWG, por sus siglas en inglés), informó en un resumen ejecutivo que al menos 74 millones de habitantes en 42 estados de los Estados Unidos bebían agua de la llave contaminada con cromo, probablemente gran parte en la forma de cromo hexavalente causante de cáncer.

Para 2016, la cantidad había aumentado a 200 millones personas en los Estados Unidos, y los investigadores de Olivet Nazarene informan que ahora hay 250 millones de personas que beben agua contaminada con cromo hexavalente.

En 1972, la Ley de Agua Limpia de los Estados Unidos debía garantizar agua limpia para nadar, pescar y beber. Por desgracia, después de más de cuatro décadas de regulación, las vías fluviales se encuentran en grave peligro.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), casi dos mil millones de personas en todo el mundo no tienen acceso a agua potable segura. Y al estar forzados a beber agua contaminada, cientos de miles de personas mueren de enfermedades prevenibles.

El agua potable de los Estados Unidos está contaminada con pesticidas, herbicidas, productos antibacterianos y medicamentos. En un proyecto ambicioso, los investigadores recolectaron muestras del río Hudson para medir los niveles de contaminación por productos farmacéuticos.

Pruebas anteriores detectaron antidepresivos, medicamentos para la presión arterial, descongestionantes y otros.

A diferencia de los volúmenes de información disponibles sobre el efecto de los patógenos, aún se encuentra en sus primeras etapas el estudio científico sobre la exposición a largo plazo en pequeñas cantidades de una mezcla química de productos farmacéuticos y otros productos químicos.

¿Dónde se encuentra el cromo?

El hecho de mantener a la población desinformada no es algo nuevo. Un informe del Departamento de Salud y Servicios Humanos de la Agencia para Sustancias Tóxicas y el Registro de Enfermedades Tóxicas demostró una amplia contaminación del agua cerca de bases militares, plantas químicas y otras zonas.

Advirtieron que estos químicos podrían dañar la salud en niveles significativamente más bajos que los considerados seguros por la EPA.

Según Politico, que obtuvo correos electrónicos internos de la EPA, el informe se mantuvo oculto durante meses para evitar una "posible desastre de relaciones públicas". Aunque el cromo hexavalente se produce naturalmente en el medio ambiente, la industria produce grandes cantidades.

Pero, incluso en pequeñas cantidades, puede provocar quemaduras en la piel, neumonía y complicaciones durante el parto. Puede buscar pruebas sobre el cromo-6 en su condado por medio del mapa interactivo de EWG. Durante su evaluación, EWG encontró que Oklahoma, Arizona y California tenía los promedios más altos y Phoenix exhibía los niveles más altos, en comparación con cualquier ciudad.

La anterior administradora asistente de sustancias tóxicas de la EPA, la Dra. Lynn Goldman, dijo para PBS, “El agua no debería tener agentes cancerígenos. Aquí, el problema general es, ¿qué se necesita para que la EPA acelere su proceso para establecer las regulaciones?”.

En un comunicado de prensa del EWG que anunciaba su mapa interactivo, declararon en el análisis que encontraron que los niveles del cromo hexavalente en el agua en los Estados Unidos eran dos tercios superiores a las cantidades seguras indicadas por los científicos.

Más de 60 000 muestras de agua tomadas entre 2013 y 2015 demostraron la presencia del cromo hexavalente en más del 75 % de las muestras. La defensora del consumidor, Brockovich, comentó sobre los resultados:

"Nos enfrentamos a un gran problema en Houston. Hace más de 20 años, supimos que este peligroso químico envenenaba el agua de la llave de las comunidades de California, y ahora estas pruebas junto con el informe del EWG demuestran que alrededor de 218 millones de personas en los Estados Unidos reciben agua potable contaminada con niveles potencialmente peligrosos de este conocido agente cancerígeno.

Pero, en ese momento, la EPA no había establecido estándares de agua potable para ningún contaminante previamente no regulado, y hay señales alarmantes de que la agencia no puede hacer nada con respecto al cromo-6.

Esto es un fracaso absoluto por parte de la EPA, incluyendo a los miembros del Congreso encargados de supervisar a la agencia, y todos los habitantes en los Estados Unidos deberían sentirse indignados por esta falta de acción".

La vitamina C también podría disminuir los efectos de la contaminación del aire

La vitamina C es un micronutriente hidrosoluble que los humanos no pueden sintetizar y deben obtener de su alimentación. Es un cofactor esencial en diversas reacciones enzimáticas y existe cierta evidencia que sugiere que podría ser útil como complemento de las prácticas médicas convencionales para reducir las lesiones cardíacas y arritmia, después de un procedimiento cardíaco.

La Universidad de Oregon informa que no existen pruebas de que grandes cantidades, hasta 10 gramos al día en adultos, que puedan generar algún efecto tóxico. Sin embargo, 2 gramos por día o más podrían provocar diarrea o trastornos gastrointestinales en algunos adultos. Los beneficios de la vitamina C están relacionados con su capacidad para donar electrones y reducir el estrés oxidativo.

De esta manera, puede contribuir a que el sistema inmunológico apoye diversas funciones celulares, así como la función de la barrera epitelial contra los patógenos. Si bien, una deficiencia general puede causar escorbuto, la deficiencia funcional podría afectar al sistema inmunológico y producir una mayor susceptibilidad a la infección.

Además de ayudar a proteger las células contra la contaminación del agua como demostró el estudio presentado sobre el cromo hexavalente, la vitamina C también puede ayudar a mitigar la respuesta del estrés oxidativo a los contaminantes del aire.

Existe evidencia sustancial de que la contaminación del aire por materia particulada puede incrementar el estrés oxidativo y las personas con mayor consumo de vitaminas específicas en la alimentación podrían experimentar una menor respuesta negativa.

La OMS considera que la contaminación del aire es uno de los mayores factores de riesgo para la salud ambiental en el mundo. En un meta análisis, la revisión encontró pruebas de que la suplementación con vitamina podría reducir los efectos de la contaminación en el asma y otras enfermedades respiratorias crónicas, incluyendo a la suplementación con carotenoides, vitamina C y ácidos grasos omega-3.

Beneficios adicionales de los antioxidantes del té

El estudio presentado también encontró que el EGCG, un antioxidante presente en el té verde, era eficaz contra los efectos citotóxicos del cromo-6. El té verde ha sido apreciado durante generaciones en China, Japón y Gran Bretaña. También, se ha vuelto popular en los Estados Unidos, donde muchos lo beben a diario para disfrutar de los múltiples beneficios atribuidos al EGCG.

Los estudios han encontrado que el EGCG puede aumentar la oxidación de las grasas y ayudar a prevenir la obesidad, así como mejorar el rendimiento del ejercicio y disminuir el riesgo de ataques cardíacos y derrames cerebrales. Sin embargo, no todos los tipos de té verde son iguales.

Si lo bebe, probablemente asuma que recibe la misma dosis en cada taza, pero un análisis sobre la fuerza y pureza de 105 productos encontró que los niveles variaban ampliamente de un producto a otro. Es importante buscar un té verde de alta calidad para obtener algunos de sus beneficios adicionales.

Estos beneficios incluyen inhibir el crecimiento bacteriano y viral, proteger contra la oxidación en el cerebro e hígado, mejorar la agilidad mental y reducir la presión arterial. El tipo de té que compre podría hacer una diferencia en la cantidad de antioxidantes y sabor beneficiosos.

Hay un arte detrás de la elaboración de té con hojas sueltas, que expresa todo el sabor y reduce la exposición a los aditivos indeseables, lo cual comento en mi artículo anterior, "¿Qué contiene su té verde?".

La vitamina C es un potente complemento para el tratamiento contra el cáncer

También, se ha demostrado que la vitamina C es selectivamente citotóxica para las células cancerosas cuando se administra por vía intravenosa o en forma liposomal en dosis altas. La presencia de vitamina C puede generar peróxido de hidrógeno, que en última instancia es lo que destruye a las células cancerosas.

El tejido normal no es dañado por los altos niveles de peróxido de hidrógeno, ya que tienen diversas formas de eliminarlo antes de que se acumule en niveles tóxicos. Las dosis altas de administración de vitamina C en combinación con la quimioterapia y radiación también pueden mejorar de forma significativa la efectividad de estos tratamientos.

Las células cancerosas contienen partículas de hierro inestables, también conocidas como moléculas de hierro redox activas, lo que las hace más vulnerables al daño oxidativo provocado por las altas dosis de vitamina C.

El peróxido de hidrógeno se genera cuando el hierro redox activo reacciona con la vitamina C, lo que daña posteriormente el ADN de las células cancerosas y las vuelve más vulnerables a la quimioterapia y radiación.

La administración de vitamina C también puede ayudar a las personas que padecen cáncer al reducir los niveles de inflamación, una característica distintiva de esta enfermedad. Esta vitamina parece disminuir el desarrollo del cáncer de hígado y linfoma en estudios realizados con animales.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario