Anniversary Sale Anniversary Sale

PUBLICIDAD

Coca-Cola busca una revisión de la norma de fortificación de alimentos y bebidas

Análisis escrito por Dr. Joseph Mercola Datos comprobados

efectos negativos de la coca cola

Historia en Breve -

  • Coca-Cola Co., está solicitando permiso para añadir vitaminas a numerosas bebidas de su colección, pero dicha adición de vitaminas y minerales no cambia el impacto perjudicial de las bebidas azucaradas
  • Coca-Cola también le solicita a la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) que expanda los parámetros para los antioxidantes. En la actualidad, solo se puede establecer la solicitud de inclusión de antioxidantes en sustancias para las cuales existen valores diarios establecidos. Coca-Cola busca expandir esta norma para incluir sustancias que no han establecido los valores diarios recomendados
  • Los ositos de goma con vitaminas han eludido la norma de fortificación de la FDA al ser comercializados como un suplemento en lugar de caramelos, aunque se podría argumentar que pertenecen a ambos grupos
  • Existen numerosas razones para evitar el consumo de las gomitas con vitaminas: contienen grandes cantidades de azúcar, ofrecen un contenido nutricional poco confiable, se encuentran más contaminadas que otros suplementos, contienen saborizantes, colorantes, conservadores y rellenos artificiales y, además, representan un riesgo de sobredosis debido a su semejanza con los caramelos
  • Las gomitas de fruta son el ejemplo perfecto de un bocadillo poco saludable que se comercializa como sí lo fuera. Ya sea que el ingrediente principal sea jarabe de maíz o jugo de fruta concentrado, ambos tienen un alto contenido de azúcar y, a diferencia de la fruta real, estos bocadillos se encuentran repletos de saborizantes y colorantes artificiales

En febrero del 2019, escribí un artículo sobre la introducción de endulzantes artificiales fortificados nutricionalmente. A finales de enero del 2019, Merisant lanzó un nuevo endulzante con cero calorías conocido como Sugarly Sweet en Amazon, y también creo una nueva línea de endulzantes artificiales fortificados con vitaminas y minerales.

Los endulzantes fortificados se venden bajo la marca Equal Plus y se encuentran disponibles en tres versiones: vitamina C y zinc; vitaminas B3, B5 y B12; o vitamina C y E.

Los productos se comercializan como un "buen recurso" de estos nutrientes, ya que un solo paquete proporciona el 10 % del valor diario recomendado de las vitaminas y minerales añadidos. Está claro que no es más que una estrategia comercial.

De manera similar, The Coca-Cola Co. está solicitando permiso para añadir vitaminas a numerosas bebidas de su colección, pero no hay que equivocarse: añadir vitaminas y minerales no cambia el impacto tan perjudicial que dichos productos desarrollan en la salud, ya sean endulzantes artificiales o bebidas azucaradas.

Coca-Cola quiere que la FDA disminuya las exigencias de la norma de fortificación

Durante décadas, la Administración de Medicamentos y Alimentos de los Estados Unidos ha desalentado la "adición indiscriminada de nutrientes a los alimentos", la cual incluye y se relaciona especialmente con "bocadillos como caramelos y bebidas carbonatadas".

Coca-Cola ahora presiona a la FDA para que disminuya las exigencias de la llamada norma ‘jelly bean’ (llamada así por la falta de facultad de las empresas para fortificar caramelos como los jelly beans con el propósito de crear una declaración de propiedades saludables).

La razón de esta norma de la FDA es muy evidente. Ya que busca evitar que los fabricantes de alimentos y bebidas promocionen la comida chatarra como saludable.

En un artículo del 24 de octubre del 2018 del FOOD Navigator-USA, la editora Elaine Watson informó que Coca-Cola había solicitado a la FDA que actualizara su política de fortificación "para reflejar los cambios en los patrones de alimentación de los consumidores e innovación en el mercado".

Según Coca-Cola, la norma ‘jelly bean’ daña la capacidad de la compañía para innovar con nuevas bebidas de agua, té y jugos carbonatados. Coca-Cola afirma que su intención principal es fortalecer las bebidas carbonatadas, y no añadir vitaminas a sodas, bocadillos o bebidas con "cantidades significativas de azúcar añadida".

Resulta interesante que, Coca-Cola ya está comercializando su producto Vitaminwater que, como su nombre lo indica, es agua fortificada con grandes cantidades de azúcar añadida. Como lo señaló Marion Nestlé en una publicación del Food Politics en julio:

“Algunas aguas vitaminadas ofrecen tanta azúcar como una Coca-Cola. Ofrecen etiquetas de información nutricional y se comercializan como alimentos, pero parecen violar la norma jelly bean. La FDA no ha hecho nada al respecto, a pesar de que es agua azucarada enriquecida con vitaminas. Si conoce la razón, por favor, dígamela".

De hecho, la carbonatación es la única diferencia que existe entre Vitaminwater y el tipo de bebidas que Coca-Cola busca fortificar.

Las bebidas carbonatadas "pueden beneficiar la alimentación de una persona, por lo que se recomienda que la FDA reconozca que la simple adición del gas no debe prohibir la venta de un producto bajo la norma de fortificación", explicó Coca-Cola a la FDA.

Asimismo, la compañía le está solicitando a la FDA que expanda los parámetros de antioxidantes. En la actualidad, solo se pueden establecer los parámetros de antioxidantes en sustancias para las cuales existen valores diarios establecidos.

Coca-Cola busca que la agencia expanda esta norma para incluir sustancias con "actividad antioxidante fundamentada que no han establecido los valores diarios recomendados".

La ‘comida chatarra funcional’ como última tendencia

Los fabricantes de caramelos también buscan añadir mayores cantidades de nutrientes a sus caramelos en un esfuerzo por proporcionarles una mejor calidad nutricional. En una publicación de junio del 2018, Nestlé proporcionó diferentes ejemplos de los fabricantes de caramelos que eliminaron una página del libro comercial de bocadillos. Entre ellos podemos encontrar:

  • Los productos de chocolate de Rainmaker, los cuales contienen frutos secos y proteínas como ingredientes "funcionales" para ofrecer un impulso de energía a los consumidores"
  • Supertreats, el cual imita al chocolate con polvo de algarroba, junto con "ingredientes de superalimentos mínimamente procesados, como semillas de chía y mora azul, para un mayor impulso nutricional"
  • Se dice que la goma de mascar multivitamínica de la marca Get More proporciona hasta un 25 % de la cantidad diaria recomendada de vitaminas después de 20 minutos de masticarla

Luego encontramos los osos se goma con vitaminas, los cuales son una mezcla de caramelos y suplementos vitamínicos para todas las edades.

Como lo señaló Nestlé, las gomitas con vitaminas han eludido la norma de fortificación de la FDA al ser comercializadas como un suplemento en lugar de caramelos, aunque se podría argumentar que pertenecen a ambos grupos. Pero ¿estas gomitas son tan buenas como parecen? En pocas palabras, no. Existen numerosas razones para evitarlas, tal como sucede con los caramelos.

Razones para evitar las gomitas con vitaminas

Para empezar, a menos que especifiquen que se encuentran fabricadas con nutrientes de alimentos enteros, el producto probablemente contiene vitaminas o minerales sintéticos, muchos de los cuales son menos efectivos y, en algunos casos, pueden crear más daño que beneficio.

De igual forma, está obteniendo azúcares añadidos, los cuales podrían catalogarse fácilmente como un enemigo de su salud, tal como la nutrióloga Jillian Kubala le explicó a Popsugar:

"Es necesario minimizar las cantidades de azúcar añadido en cualquier alimentación saludable, mientras que el consumo diario de gomitas con vitaminas y azúcar puede sumar.

 De hecho, algunas gomitas con vitaminas pueden contener hasta una cucharadita de azúcar por porción de dos gomitas. Algunos de estos también incluyen alcoholes sacáridos, como el sorbitol, el cual puede causar molestias digestivas en algunas personas".

Otros inconvenientes y problemas comunes asociados con las gomitas multivitamínicas incluyen los siguientes:

Contenido nutricional poco confiable — Según el Consumer Lab, el cual realiza pruebas independientes para evaluar la calidad de los productos nutricionales, es común que las gomitas multivitamínicas no contengan las cantidades indicadas de nutrientes:

"Las gomitas son muy difíciles de fabricar porque es complicado medir las cantidades correctas de vitaminas y minerales (algunos simplemente se rocían sobre una base de caramelo).

[L]os ingredientes en una gomita son más propensos a degradarse, por lo que los fabricantes a menudo añaden mayores cantidades que las indicadas, lo que resulta en productos con demasiadas vitaminas al momento que se producen, los cuales van disminuyendo en el transcurso de su vida útil, como el ácido fólico".

Impurezas — Consumer Lab también advierte que las gomitas multivitamínicas a menudo contienen impurezas, y señalan que existen "mayores problemas con las vitaminas que se fabrican como caramelos que aquellas con formas tradicionales, como tabletas y cápsulas".

Los saborizantes, colorantes, conservadores y rellenos artificiales también pueden causar más daños que beneficios. Ciertamente no son necesarios para una buena salud, y muchos han sido relacionados con problemas de comportamiento y otras afecciones en niños.

Riesgo de sobredosis — La semejanza de estas gomitas con los caramelos también puede causar sobredosis y toxicidad. Como señaló Kubala:

“A diferencia de las vitaminas solubles en agua, las vitaminas solubles en grasa (A, D, E y K) se almacenan en el cuerpo y pueden causar toxicidad si se consumen en grandes cantidades. Ciertos minerales, como el hierro, también representan un gran peligro si se consumen en exceso".

El fraude de los bocadillos frutales

Las gomitas de frutas son otro bocadillo poco saludable que se comercializa como sí lo fueran. Entre los ejemplos incluyen: los rollos de frutas de General Mill, Fruit by the Foot, Fruit Shapes, Gushers y los bocadillos con sabor a fruta de Kellogg's.

Aunque la premisa de "No cabe duda que el sustituto de fruta es mejor que una barra de caramelo", parece buena idea, la realidad es que son similares.

Ya sea que el ingrediente principal sea jarabe de maíz o jugo de fruta concentrado, el resultado es el mismo, ya que contienen principalmente azúcar. Y a diferencia de la fruta real, estos bocadillos también se encuentran repletos de saborizantes y colorantes artificiales.

Como lo señaló el Center for Science in the Public Interest (CSPI, por sus siglas en inglés), "[S]i comparamos las listas de ingredientes, los bocadillos frutales se asemejan mucho más a los caramelos, como aquellas gomitas u osos de goma, que a las frutas".

Un ejemplo citado por el CSPI es el de las tiras frutales de Gerber Graduates, el cual se dice que contiene una porción completa de fruta por cada tira. En realidad, cada barra contiene solo el 1 % de fruta. Según el CSPI, "El ingrediente principal es el puré de manzana deshidratada, el cual debe considerarse como 'azúcar concentrado de la fruta'".

Pese a los juicios, prolifera el fraude de la ‘comida chatarra funcional'

En el 2015, se presentó una demanda colectiva contra Welch Foods por infraccionar la norma jelly bean y crear una falsa apariencia de que sus bocadillos frutales eran más saludables. Según lo informado por RegistrarCorp.com:

"Los demandantes se opusieron a las falsas afirmaciones de que los bocadillos frutales se encuentran fabricados con fruta real. Los demandantes expusieron lo siguiente: Los bocadillos "carecen de beneficios para la salud de los demandantes y otros consumidores asociados con el consumo de fruta real".

Aunque el primer ingrediente en muchos de estos bocadillos frutales de Welch es el jugo de concentrados o purés de frutas, los siguientes ingredientes son el jarabe de maíz, azúcar y almidón de maíz”.

En el 2009, el CSPI demandó a Coca-Cola por anunciar falsamente que Vitaminwater podía prevenir la "enfermedad ocular relacionada con el envejecimiento", así como promover el "funcionamiento articular sin dolor", la "integridad estructural de las articulaciones y los huesos" y una "mejor generación y aprovechamiento de energía proveniente de los alimentos".

Mientras tanto, cada botella contiene 33 gramos de azúcar, los cuales el CSPI señaló "que no hacen más que fomentar la obesidad, diabetes y otros problemas de salud que aquellos beneficios anunciados de las vitaminas en las botellas".

Después de seis años de litigios, Coca-Cola finalmente acordó cambiar la etiqueta de Vitaminwater para resolver el conflicto, al añadir la palabra "endulzantes" y eliminar "vitaminas + agua = todo lo que el cuerpo necesita".

La compañía también dejó de realizar las declaraciones de propiedades saludables relacionadas con la salud metabólica, función inmunológica y reducción de enfermedades oculares. Según lo informado por CBS News al momento de la demanda en el 2010:

"Coca-Cola parece no haber entendido, así como la mayoría de los consumidores de Vitaminwater, que añadir vitaminas en el agua azucarada no la convierte en una bebida saludable.

Mientras que la norma de propiedades saludables para los suplementos nutricionales y dietéticos no es tan complicada. Si yo puedo entenderla, entonces los asesores jurídicos de Coca-Cola deberían ser capaces de hacerlo también.

Lo que levanta mis sospechas de que estas compañías simplemente calculaban una mayor ganancia de las ventas de estas bebidas con declaraciones falsas que aquello que perderían después de ser atrapados".

Sin lugar a dudas, y aquí estamos de nuevo. Coca-Cola busca una mayor libertad para engañar a las personas sobre sus productos. Además de pagar los honorarios legales de CSPI, Coca-Cola se libró de la publicidad falsa de Vitaminwater durante años, y al final solo necesito realizar algunos ajustes a las etiquetas.

Lo más probable es que valió la pena incumplir las reglas, y no cabe duda que Coca-Cola lo volvería a hacer si tuviera la oportunidad.

No se deje engañar por las declaraciones de la ‘comida chatarra funcional’

A fin de cuentas, los alimentos y bebidas procesadas nunca podrán competir con los alimentos reales, y como regla general, si un producto tiene mucha publicidad, no es una opción saludable.

Los alimentos procesados se encuentran diseñados para consumirse rápidamente, sobre la marcha y, a menudo, en cantidades adictivas.

Al consumir estos alimentos puede satisfacer un deseo muy breve, pero no habrá recibido las vitaminas, minerales, enzimas vivas, micronutrientes, grasas saludables o proteínas de alta calidad que el cuerpo necesita para funcionar, y mucho menos prosperar.

Todas las plagas modernas que tienen un componente alimenticio como el cáncer, las enfermedades cardíacas, la obesidad y la diabetes, están aumentando en ocurrencia y severidad cada año. Las estadísticas de salud hablan por sí solas, y exponen que aquellos alimentos "funcionales" realmente no funcionan.

La idea de que los caramelos, la comida chatarra y los bocadillos procesados pueden ser saludables simplemente al añadir algunos nutrientes sintéticos es una ilusión. Se puede engañar a la mente con las afirmaciones de la etiqueta, pero el cuerpo siempre notará la diferencia.

En repetidas ocasiones, los estudios demuestran que los alimentos procesados y las bebidas endulzadas promueven las enfermedades crónicas y acortan la longevidad. La fortificación no cambia nada. No se deje engañar, ya que solo se trata de una estrategia comercial para aumentar las ventas.

Si realmente busca implementar una alimentación sana, es momento de invertir cerca del 90 % de su presupuesto en alimentos reales y enteros (e idealmente orgánicos): como frutas, verduras, carne de vacas alimentadas con pastura, grasas saludables, frutos secos, semillas y agua pura.

Si busca añadir un poco de sabor, se recomienda añadir un chorrito de jugo de limón o lima para no restar los beneficios que ofrece el agua. Para mayor información sobre cómo implementar esto en su vida cotidiana, simplemente siga mi plan de nutrición optimizado.