Obtenga hasta Más del 45 % de descuento Colágeno Orgánico en Polvo Cree su paquete de 2 Obtenga hasta Más del 45 % de descuento Colágeno Orgánico en Polvo Cree su paquete de 2

PUBLICIDAD

¿Por qué el económico pollo asado de Costco constituye un problema masivo?

Análisis escrito por Dr. Joseph Mercola Datos comprobados

pollo asado de costco viene de granjas industriales

Historia en Breve -

  • La cadena de tiendas Costco vende un pollo asado por 4.99 dólares y hará todo lo posible para mantener este precio ultra económico. La empresa ha abierto su propia granja avícola de operaciones concentradas de alimentación animal (CAFO, por sus siglas en inglés) en Fremont, Nebraska para tener un mejor control sobre el tamaño de los pollos de engorda
  • Hay costos elevados y ocultos para el pollo CAFO, incluyendo los costos ambientales, de salud humana y consideraciones éticas
  • Los pollos CAFO actuales contienen más grasa que proteína y cantidades más bajas de grasas omega-3 y más grasas omega-6 que antes. Las investigaciones anteriores han relacionado los tipos de alimentación altos en grasas omega-6 con mayores índices de obesidad
  • Otro peligro significativo relacionado con el pollo CAFO es la propagación de enfermedades resistentes a los antibióticos, específicamente las infecciones del tracto urinario (UTI, por sus siglas en inglés), incluyendo a las infecciones urinarias resistentes a los medicamentos, que ahora están en auge
  • Estudios recientes han demostrado de manera concluyente que la mayoría de las infecciones urinarias están relacionadas con la exposición a pollos contaminados; todos los estudios de los Estados Unidos, Canadá y Europa han confirmado una estrecha coincidencia genética entre la bacteria E. coli resistente a los medicamentos recolectada de pacientes humanos y la encontrada en las aves de corral

Si vive en los Estados Unidos y frecuenta Costco, probablemente haya visto su pollo asado de 4.99 dólares. Es uno de los productos estándar que vende Costco y atrae sus clientes habituales.

Según informó CNN:

“Los pollos se han convertido casi en un objeto de culto. El año pasado se vendieron 91 millones, el doble que una década antes. Tienen su propia página de Facebook con casi 13 000 seguidores. Por lo tanto, Costco está dispuesto a hacer todo lo posible para mantener sus pollos con un costo de 4.99 dólares".

Sin embargo, al igual que con todos los alimentos criados en operaciones concentradas de alimentación animal (CAFO, por sus siglas en inglés), esta tarifa económica conlleva costos elevados y ocultos. Las CAFO son los principales contribuyentes de diversos problemas, incluyendo la contaminación ambiental y enfermedades resistentes a los antibióticos.

El hecho de que Costco esté dispuesto a hacer todo lo posible para mantener el pollo a un precio más económico significa que probablemente solo empeoren los problemas relacionados con sus CAFO. Según informó CNN, ahora Costco planea abrir su propio complejo avícola en Fremont, Nebraska, que le permitirá "controlar el proceso de producción de la granja a la tienda".

Una de las razones indicadas para la decisión de Costco de invertir en su propia operación avícola es porque tienen problemas para adquirir los pollos de engorda del tamaño correcto. Los pollos asados deben pesar alrededor de 6 libras, y muchos pollos CAFO actuales pueden llegar a pesar 7 u 8 libras, por lo que son demasiado grandes para el asador. 

La cría de pollos ya no es como antes

Los críticos han señalado correctamente que el movimiento de Costco para abrir una CAFO de pollos de 37 161 metros cuadrados (400 000 pies cuadrados) en Nebraska podría tener repercusiones negativas en el medioambiente.

Cuando fue entrevistado por CNN, Randy Ruppert, un activista ambiental de Fremont, señaló que la instalación podría producir vertidos tóxicos, como amoníaco y nitratos.

Lo define de forma acertada como "agricultura degenerativa". Asimismo, CNN destaca los acuerdos contractuales injustos involucrados. En los Estados Unidos, la gran mayoría de los criadores de pollos trabajan bajo un sistema de contrato que cambia los riesgos financieros de los productores, mientras que les brinda pocos beneficios.

Los productores por contrato son responsables de construir y mantener los gallineros, mientras que las empresas suministran los pollitos, proporcionan y establecen todas las reglas.

Como señaló Robert Taylor, profesor emérito de economía agrícola en la Universidad de Auburn, este tipo de contratos, "básicamente, convierten al agricultor en un sirviente por contrato" o "encargados de gallinero".

Como informó en un artículo de 2018 en The Atlantic, por lo general, los criadores de pollos necesitarían obtener un préstamo grande, a menudo superior a 1 millón de dólares, para construir las instalaciones. Luego, deben criar a los pollos de acuerdo con las reglas de la empresa de pollos.

Una vez que los pollos están completamente desarrollados, se envían a las instalaciones de procesamiento de la empresa para el sacrificio, empaquetado y distribución de los pollos.

Por todo el trabajo que realiza el granjero, solo se les puede pagar de 5 a 6 centavos por libra de carne, y prácticamente no es equivalente al esfuerzo de criar, alimentar o cuidar a los pollos. Jonathan Buttram, Presidente de la Asociación de productores avícolas por contrato de Alabama, dijo para The Atlantic que en estas relaciones contractuales:

"La empresa tiene un control del 99.5 % sobre el productor... Nos indican a qué hora recoger las aves, a qué hora suministrarles el alimento, a qué hora apagar y encender las luces, así como cada movimiento. Luego, dicen que no somos empleados, sí somos empleados, pero no nos proporcionan ningún tipo de beneficio ni seguro".

En 2001, el ex productor de pollos, Alton Terry, hizo un contrato con Tyson Foods para criar pollos, luego de obtener un préstamo de 500 000 dólares para construir gallineros. Después de un par de años, Tyson le dijo a Terry que comprara más equipo, lo cual rechazó.

Terry cree que la empresa le dio polluelos enfermos al año siguiente y luego canceló su contrato. Al no haber otras empresas de pollos en la ciudad, Terry no pudo encontrar otro cliente que comprara sus pollos, por lo cual ya no pudo continuar con su negocio.

Los costos ocultos del pollo económico

Los costos ocultos del pollo económico criado en granjas industriales pueden dividirse en tres categorías principales, las cuales no son percibidas por la población, a pesar de que en última instancia somos nosotros quienes pagamos estos costos ocultos:

Costos ambientales. Las CAFO son conocidas por producir cantidades masivas de desechos muy desagradables que perturban y contaminan el ecosistema local. Si las empresas de pollos pagaran por la prevención o limpieza de esta contaminación, el precio del pollo sería significativamente más alto.

Costos de salud humana. Además de las repercusiones de salud que enfrentan quienes viven cerca de CAFO y están expuestos a la contaminación ambiental causada por estas granjas industriales, el pollo CAFO también afecta su salud, de muchas maneras diferentes:

La nutrición es naturalmente inferior. Un estudio de la Asociación Americana de Productores Avícolas en Pastura, que comparó el valor nutritivo de los pollos de pastoreo contra la Base de Datos Nacional de Nutrientes del USDA para los valores de referencia estándar del pollo CAFO, encontró que los pollos criados en pastizales contenían:

Un contenido mayor de hasta 406.8 % de vitamina E (1.86 UIs por cada 100 gramos en comparación con 0.367 UIs)

Cerca de la mitad de las grasas del pollo CAFO (saturadas, monoinsaturadas y poliinsaturadas)

Una proporción media del 1 al 5 de grasas omega-3 a omega-6, el cual es casi ideal, en comparación con el valor de la USDA del 1 al 15

Los pollos CAFO están contaminados con antibióticos, lo que puede elevar el riesgo de infecciones resistentes a los antibióticos, según un informe de tendencia a nivel mundial de septiembre de 2019 en la revista Science, las bacterias resistentes a los antibióticos transmitidas de animales a humanos casi se han triplicado desde 2000. En los pollos, la proporción de antibióticos con tasas de resistencia superiores al 50 % aumentó de 0.15 a 0.41 entre el 2000 y 2018.

También, a menudo están contaminados con otros medicamentos, incluyendo algunos con efectos tóxicos conocidos en humanos. Informé sobre esto en "More Bad News for CAFO Poultry"

Es evidente que, el pollo CAFO puede causar alto riesgo de enfermedades transmitidas por alimentos, y la contaminación bacteriana se ha relacionado específicamente con el aumento de las infecciones del tracto urinario (ITU) resistentes a los medicamentos, que abordaré más adelante.

Costos éticos. La investigación ha demostrado que las gallinas no solo son muy inteligentes, sino que también sufren al igual que los animales en la cima de la cadena alimenticia. Según informó el Instituto Cornucopia:

“Las gallinas tienen sistemas nerviosos similares a los nuestros, y cuando enfrentan algo que puede dañar a una criatura sensitiva, demuestran respuestas conductuales y fisiológicas similares a las nuestras.

Cuando están estresadas o aburridas, las gallinas demuestran lo que los científicos llaman "comportamiento estereotipado" o movimientos inútiles repetitivos, como animales enjaulados que se mueven de un lado a otro".

Los pollos CAFO contienen grasas nocivas

En la última década, se han planteado preguntas sobre la posibilidad de que los pollos CAFO contribuyen al constante crecimiento de la cintura de los habitantes de los Estados Unidos. Como señaló un artículo del 2012 de Huffpost en colaboración con Kathy Freston:

“Prácticamente, ahora todos los pollos disponibles en el mercado tienen lo que muchos llaman el 'gen de obesidad', lo que hace que las aves ganen peso con rapidez para acelerar la producción desde el nacimiento hasta el sacrificio.

Combinado con una vida sin ejercicio y suministro constante de alimentos de alto valor energético (calóricos), hace que el pollo actual sea lo opuesto a magro, la cantidad de grasa podría ser 5 o incluso 10 veces más que antes, según un estudio del Reino Unido... "

El estudio que cita Freston, publicado en la revista Public Health Nutrition en 2010, encontró que los pollos CAFO actuales no solo tienen más grasa que proteína, sino que también tienen cantidades más bajas de grasas omega-3 y más grasas omega-6 que antes.

Descubrieron que la proporción de grasas omega-6 a omega-3 era tan alta como 9 a 1, mientras que las directrices de salud del gobierno recomiendan una proporción de aproximadamente 2 a 1. Además, se encontró que los pollos de engorda tienen niveles mucho más altos de DPA de grasa omega-3 que de DHA. En análisis anteriores, por lo general los pollos tenían más DHA que DPA.

La alimentación cargada con grasas omega-6 está relacionada con la obesidad

Las grasas omega-3 son grasas poliinsaturadas esenciales (PUFA) que el cuerpo necesita para realizar una amplia variedad de funciones, incluyendo una división celular y función de los receptores celulares adecuada, actividad muscular, cognición y salud cardíaca.

Por otro lado, las grasas omega-6 son excesivas en la alimentación actual, y la mayor parte está oxidada, lo que puede elevar el problema.

Solo necesita alrededor de 1 a 2 gramos de ácido linoleico de grasas omega-6 al día, idealmente por medio de semillas de plantas y frutos secos de árbol, mientras que los niveles óptimos de grasas omega-3 marinas son de alrededor de 3 a 4 gramos al día, que pueden obtenerse de pescados grados pequeños, como anchoas, sardinas, arenque, salmón salvaje o aceite de kril.

Como concluyeron los autores de ese estudio de Public Health Nutrition:

“Las aves y huevos convencionales fueron una de las pocas fuentes terrestres de ácidos grasos n-3 de cadena larga, especialmente DHA, que se sintetizan a partir de su precursor principal en la cadena alimentaria verde.

En vista de la epidemia de obesidad, parece ilógico que los pollos proporcionen varias veces la energía de las grasas, en comparación con las proteínas. Este tipo de pollo necesita ser revisado en relación con sus implicaciones para el bienestar animal y nutrición humana".

Otro estudio, publicado en 2013, destacó la evidencia que relaciona los tipos de alimentación altos en grasas omega-6 con un mayor índice de obesidad. De acuerdo con este artículo:

“La exposición del feto/recién nacido en desarrollo con una típica alimentación occidental puede aumentar el riesgo de obesidad y trastornos metabólicos a lo largo del ciclo de vida, lo que puede crear un ciclo intergeneracional de enfermedades metabólicas.

En los países occidentales, esta epidemia de enfermedad metabólica ha coincidido con un marcado aumento en el consumo de ácidos grasos poliinsaturados omega-6 (PUFA omega-6), lo que nos impulsa a sugerir que los dos podrían tener una relación causal.

Los estudios recientes han enfatizado las propiedades proadipogénicas de los PUFA grasas omega-6, y han proporcionado evidencia de que los roedores que llevan una alimentación con PUFA grasas omega-6 similares a la típica alimentación de los Estados Unidos (6 a 8 % de energía) tienen una mayor masa de grasa.

Es importante destacar que los estudios recientes han demostrado que la exposición perinatal a una alimentación rica en PUFA grasas omega-6 da como resultado una acumulación progresiva de grasa corporal intergeneracional".

El pollo CAFO es relacionado con infecciones urinarias resistentes a los medicamentos

Otro peligro significativo relacionado con el pollo CAFO es la propagación de enfermedades resistentes a los antibióticos, específicamente las infecciones del tracto urinario (ITU) resistentes a los medicamentos, que se han vuelto más frecuentes.

Las infecciones del tracto urinario afectan entre el 25 % y 60 % de las mujeres en el transcurso de su vida. Un estudio publicado en la revista Open Forum Infectious Diseases en 2017 señaló que, en los Estados Unidos, las tasas de hospitalización por infecciones urinarias aumentaron en un 52 % entre 1998 y 2011, un resultado directo del auge de la resistencia a los antimicrobianos.

En el pasado, se pensaba que las infecciones urinarias recurrentes eran causadas por la reinfección por el mismo patógeno, pero la investigación publicada en el Journal of Molecular Biology sugiere que este patrón ha cambiado.

La razón por la cual las infecciones urinarias tienden a tener una tasa de recurrencia tan alta en mujeres posmenopáusicas es porque la infección puede ser causada por muchos patógenos diferentes, incluyendo Escherichia coli (E. coli), Klebsiella pneumoniae, Proteus mirabilis, Enterococcus faecalis y Staphylococcus saprophyticus.

De estos, alrededor del 80 % al 90 % son causados por E. coli. La sabiduría popular ha mantenido que las ITU son causadas principalmente por una transferencia de E. coli a través del contacto sexual con un individuo infectado, o por la transferencia de bacterias fecales del ano a la uretra por una mala higiene personal.

Sin embargo, los estudios más recientes han demostrado de manera concluyente que, de hecho, la mayoría de las ITU son causadas por la exposición a pollos contaminados.

Es importante destacar que las gallinas de granjas industriales son la fuente de la mayoría de las infecciones urinarias resistentes a los antibióticos, un problema que proviene del uso rutinario de antibióticos para estimular su crecimiento, lo que ha permitido el desarrollo de resistencia.

Muchos estudios han identificado al pollo CAFO como fuente de infecciones del tracto uterino

Las cepas de E. coli resistentes a los medicamentos que provienen de la carne del supermercado fueron vinculadas con las cepas encontradas en infecciones de E. coli en humanos desde 2005. La investigación publicada en 2006 confirmó que los humanos podrían desarrollar resistencia a los antibióticos al consumir aves tratadas con antibióticos.

Se descubrió que las bacterias de los pollos convencionales y las personas que consumían tales animales eran más propensas a desarrollar resistencia al Synercid (nombre genérico de la quinupristina y dalfopristina), un antibiótico fuerte utilizado para tratar el Enterococcus faecium resistente a la vancomicina.

En resumen, tener contacto o consumir pollo tratado con antibióticos puede ocasionar el desarrollo de resistencia a las últimas líneas de defensa actualmente disponibles en la medicina moderna, un alto costo por consumir carne barata.

Todos los estudios de los Estados Unidos, Canadá y Europa publicados en el 2012 confirmaron la existencia de coincidencias genéticas estrechas entre la bacteria E. coli resistente a los medicamentos recolectada de pacientes humanos y aquella encontrada en aves de corral (pollo y pavo).

Más recientemente, un estudio publicado en la revista mBio en el 2018 encontró que el 79.8 % de las muestras de pollo, cerdo y pavo adquiridas en grandes tiendas minoristas en Flagstaff, Arizona, se encontraba contaminada con E. coli.

Los investigadores también analizaron muestras de sangre y orina de los visitantes de un importante centro médico en el área y encontraron E. Coli en el 72.4 % de los diagnosticados de ITUs.

En particular, una cepa del E. coli conocida como E. coli ST131 se manifestó tanto en las muestras cárnicas (particularmente en aves) como en las muestras humanas de ITU. La mayor parte de la E. coli en aves era por una variedad conocida como ST131-H22, la cual es conocida por desarrollarse en aves. Esta variedad específica también fue encontrada en las muestras humanas de ITU. 

"Nuestros resultados sugieren que una sublinaje del ST131 (ST131-H22) se ha desarrollado en las poblaciones avícolas de todo el mundo, en donde la carne puede servir como un vehículo para la exposición e infección humana", confirmaron los investigadores, agregando que este linaje de E.coli solo es uno de los muchos que pueden transmitirse a las personas a través de las aves y otras fuentes cárnicas.

Consuma los huevos, no el pollo

A lo largo de la historia, los pollos han sido aves de estructura delgada que pocas personas consideraban consumir como su alimento principal de manera regular. El pollo que consumimos en la actualidad es diferente a los ejemplares de los viejos tiempos, ya que se han criado específicamente para el consumo humano.

El uso rutinario de antibióticos para la prevención de enfermedades y promoción del crecimiento ha desempeñado un rol fundamental en esta transformación. Por desgracia, la producción de pollo en los Estados Unidos se ha convertido en una industria que proporciona ganancias sobre casi todo lo demás, incluyendo el bienestar animal y derechos de los productores.

En general, las pruebas son claras, lo mejor es evitar el pollo CAFO si le preocupa su salud, medio ambiente o bienestar de los animales. Si desea consumir pollo de vez en cuando, le recomiendo asegurarse de que haya sido criado y pastoreado de forma orgánica.

Los pollos criados orgánicamente y pastoreados, pueden manifestar su comportamiento en un entorno natural (al aire libre), y desempeñar un rol importante en la agricultura regenerativa y gestión holística de la tierra. La falta de estrés, acceso a una alimentación más natural, aire fresco y sol hacen que estas aves sean más sanas y no necesiten antibióticos. 

Otra opción es evitar la carne de pollo y simplemente consumir los huevos, y de nuevo asegurarse de que sean aves criadas en pastizales y de forma orgánica.

Debe tomar en consideración que, cuando se trata de etiquetas como "criados en libertad" y "natural", existen vacíos que permiten a la industria del huevo comercial denominar a los producidos en instalaciones industriales como de ejemplares "criados en libertad”, así que no se deje engañar.

La carne y huevos de corral de animales criados en libertad provienen de aves que deambulan al aire libre en pastizales, donde pueden buscar su alimento natural, que incluye semillas, plantas, insectos y gusanos. Si vive en un área urbana, visitar un mercado local de productores suele ser la vía más rápida para encontrar pollo y huevos de alta calidad.

Otra alternativa es criarlos en casa, si tiene el espacio y se lo permiten las regulaciones locales. A principios de este año, finalmente obtuve mis propios pollos, y ahora tengo siete aves que son una fuente constante de huevo.

Como regla general, el color de la yema puede indicar si los huevos provienen de aves criadas en pastizales. Las aves forrajeras producen huevos con yemas de color naranja brillante. Las yemas opacas y de color amarillo pálido son una señal de que se trata de huevos de aves criadas en jaulas, que no forrajean. 

En el caso de los huevos comprados en supermercado, asegúrese de revisar la tarjeta de puntuación de huevo orgánico del Instituto Cornucopia (disponible solo en inglés) que califica a 136 productores de huevo según 28 criterios orgánicos.

Según el Instituto Cornucopia, su informe "presenta las granjas familiares y marcas que son éticas, así mismo expone a los productores y marcas de las granjas industriales en los supermercados, que amenazan con adueñarse de la producción pecuaria orgánica".