Compre 2 Y Reciba 1 Gratis Cualquier caja barras Keto Mitomix Compre 2 Y Reciba 1 Gratis Cualquier caja barras Keto Mitomix

PUBLICIDAD

Progesterona: ¿qué beneficios ofrece?

Análisis escrito por Dr. Joseph Mercola Datos comprobados

progesterona

Historia en Breve -

  • La progesterona es una hormona esteroide progestacional secretada por el sistema reproductor femenino. Desempeña una función importante en el ciclo menstrual y el embarazo, así como en el desarrollo embrionario
  • La progesterona es una de las muchas hormonas corporales que puede ayudar a mejorar el bienestar, especialmente en las mujeres

Las hormonas sexuales y de crecimiento desempeñan numerosos papeles importantes en la función general y el mantenimiento del cuerpo. Estas hormonas secretadas por las glándulas del sistema endocrino transfieren mensajes entre los órganos y las células.

La progesterona es una hormona sexual que se ha relacionado con diferentes beneficios, especialmente en las mujeres. A continuación, explicaremos qué es la progesterona, así como la forma de determinar sus deficiencias, qué alimentos aumentan las reservas corporales de manera natural y si es necesario o no incluir suplementos de progesterona.

¿Qué es la progesterona?

La progesterona es una hormona esteroide progestacional secretada por el sistema reproductor femenino. Desempeña una función importante en el ciclo menstrual y el embarazo, así como en el desarrollo embrionario.

La producción de progesterona comienza durante la ovulación, cuando los ovarios liberan un solo óvulo al mes que se transfiere hacia la trompa de Falopio, para ser fertilizado por un espermatozoide.

Tras la ovulación, se desarrolla el cuerpo lúteo. Esta es una glándula temporal productora de hormonas que se forma a partir de un folículo ovárico vacío. El cuerpo lúteo ahora se convierte en la fuente principal de progesterona, la cual es necesaria para mantener un embarazo después de la fertilización y la implantación.

Si no ocurre dicha fertilización, el cuerpo lúteo se descompone, lo que resulta en una menor producción de progesterona. Este colapso eventualmente causa que los niveles de progesterona disminuyan tanto como para promover el crecimiento de una pared uterina.

Con el tiempo, se produce la menstruación debido a que el revestimiento uterino ya no cuenta con cantidades suficientes de progesterona para el cuerpo lúteo, razón por la cual se desprende dicho revestimiento.

Aunque la progesterona es una hormona femenina, los hombres también la necesitan para producir testosterona. Al igual que en las mujeres, las glándulas suprarrenales, junto con los testículos, producen progesterona. Se dice que los niveles de progesterona en los hombres son similares a aquellos de las mujeres durante la fase folicular del ciclo menstrual.

La progesterona se produce naturalmente en el cuerpo, pero los laboratorios pueden producir progesterona sintética conocida como progestágenos, que son sustancias naturales o artificiales con propiedades similares a aquellas de la progesterona natural.

Esta forma artificial de progesterona se encuentra disponible en suplementos: como cápsulas, geles vaginales, cremas, implantes, dispositivos intrauterinos (DIU, por sus siglas en inglés) e inyecciones.

¿Cuál es la función de la progesterona?

La progesterona se produce primero en los ovarios, la placenta y las glándulas suprarrenales. Después se traslada por medio de la sangre a los tejidos, donde se encuentran los receptores de progesterona. La progesterona se une a estos receptores para producir los siguientes efectos en el cuerpo:

  • Regular la condición del endometrio o el revestimiento interno del útero
  • Preparar el revestimiento del tejido uterino para permitir la implantación del óvulo fertilizado
  • Mantener el endometrio durante todo el embarazo
  • Prevenir una mayor liberación de óvulos hasta que termine el embarazo
  • Inhibir la fertilización de más de un ovulo a la vez, aunque ocasionalmente se libera más de uno
  • Detener las contracciones musculares de las Trompas de Falopio una vez que el óvulo haya sido transportado
  • Desempeñar un papel importante en el desarrollo fetal durante el embarazo
  • Estimular el tejido mamario para promover la lactancia y hacer que las glándulas se preparen para la producción de leche
  • Fortalecer los músculos de la pared pélvica para el parto

Mientras tanto, los estrógenos y la progesterona son los responsables de liberar un óvulo de los ovarios durante el periodo de ovulación.

Síntomas de la deficiencia de progesterona

Una mujer generalmente experimenta menores cantidades de progesterona antes de la ovulación, pero dichos niveles aumentan durante este período y se mantendrán estables hasta una semana después de la ovulación.

Los niveles de progesterona aumentan de manera continua durante el embarazo o si la hormona no puede iniciar la menstruación. Las mujeres que experimentan un embarazo múltiple (gemelos, trillizos, etc.) cuentan con niveles más elevados de progesterona en comparación con aquellas mujeres que esperan un solo bebé.

Si los niveles de progesterona no aumentan o disminuyen de manera mensual, esto puede indicar un problema con la ovulación, la menstruación o ambos. Existen otras razones por las cuales una persona puede desarrollar menores o mayores niveles de progesterona:

  • Los quistes ováricos, embarazos no viables, formas inusuales de cáncer ovárico, sobreproducción de progesterona por las glándulas suprarrenales, cáncer suprarrenal o hiperplasia suprarrenal congénita (CAH, por sus siglas en inglés) pueden provocar una mayor producción de progesterona.
  • La toxemia o preclamsia al final del embarazo, menor función ovárica, amenorrea (ausencia del período menstrual durante los años reproductivos que no puede ser causada por un embarazo), embarazos ectópicos o abortos espontáneos son posibles causas de niveles bajos de progesterona.

Por otro lado, los indicadores comunes de los niveles bajos de progesterona en mujeres no embarazadas son los siguientes:

  • Dolores de cabeza o migrañas
  • Cambios de humor, incluyendo ansiedad o depresión
  • Menor deseo sexual
  • Bochornos
  • Irregularidad del ciclo menstrual o ausencia de períodos

Es importante mantener los niveles de progesterona en aquellas mujeres en edad fértil. Una deficiencia de progesterona puede ocasionar problemas para concebir o quedar embarazada.

Como se mencionó anteriormente, la progesterona ayuda a engrosar el útero en espera de un óvulo fertilizado. Si el útero no se encuentra lo suficientemente grueso, no se realizará la implantación.

Además, los niveles bajos de progesterona pueden desencadenar un sangrado uterino anormal. Si usted o algún conocido desarrollan estos síntomas, es necesario consultar a un médico o ginecólogo de inmediato.

Importancia de la progesterona durante el embarazo

Si está embarazada, es normal que sus niveles de progesterona aumenten después de que el óvulo se fecunda e implanta en el embrión para ayudar con el desarrollo temprano del bebé. Es de suma importancia mantener los niveles de progesterona dentro de un rango saludable durante el embarazo hasta el nacimiento.

Los niveles bajos de progesterona en las primeras etapas de un embarazo pueden aumentar el riesgo de obtener un mal resultado en el primer trimestre o provocar que el útero no continúe con el embarazo. Las mujeres embarazadas con menores niveles de progesterona a menudo experimentan los siguientes síntomas:

  • Ligeras manchas de sangre
  • Dolor abdominal
  • Sensibilidad constante en los senos
  • Fatiga implacable
  • Menores niveles de azúcar en la sangre
  • Resequedad vaginal

Los niveles bajos de progesterona pueden ser un precursor de toxemia, embarazo ectópico o embarazo no viable, y estas afecciones pueden provocar un aborto espontáneo o muerte fetal. Cantidades insuficientes de progesterona también pueden provocar que el estrógeno se convierta en la hormona dominante, una situación que puede resultar en:

  • Aumento de peso
  • Menor deseo sexual
  • Cambios de humor
  • Problemas de la vesícula biliar
  • Disfunción tiroidea

Su ginecólogo puede recomendar tratamientos con progesterona para ayudar a prevenir el parto prematuro:

Progesterona vaginal — Si cuenta con un cuello uterino corto y está embarazada, puede utilizar progesterona vaginal, la cual viene en forma de gel, supositorio o cápsula. El aplicador de progesterona vaginal se asemeja a un tampón. El tratamiento puede comenzar antes o hasta las 24 semanas de embarazo, y a menudo se administra hasta poco antes de las 37 semanas.

Inyecciones de progesterona — Se refieren a un tipo de progesterona conocida como 17 alfa-hidroxiprogesterona caproato (17P).

Las inyecciones de progesterona durante el embarazo generalmente se administran a mujeres que tuvieron un parto prematuro espontáneo (en donde el parto comenzó sin la ayuda de medicamentos u otros métodos, o tras la ruptura de la membrana).

Las inyecciones de progesterona se administran entre las 16 y 24 semanas de embarazo, en donde se recibe una inyección a la semana hasta cumplir las 37 semanas. Sin embargo, es necesario que piense dos veces antes de recibir estas inyecciones de progesterona, ya que no siempre funcionan para prevenir el parto prematuro.

Si tiene un embarazo múltiple, estas inyecciones no disminuyen la posibilidad de tener un parto prematuro, y no reducen las probabilidades de un parto prematuro si su parto prematuro anterior no fue espontáneo.

Beneficios de la progesterona

Además de las mujeres en edad fértil, aquellas en la menopausia pueden recurrir a los tratamientos de progesterona para contrarrestar los efectos de los niveles más bajos de estrógeno y progesterona, así como para ayudar a mantener los mejores niveles de progesterona en el cuerpo. Se descubrió que el tratamiento con progesterona durante y después de la menopausia ofrece los siguientes beneficios:

  • Ayuda a preservar la densidad ósea al estimular las células óseas o los osteoclastos, y aumenta la tasa de formación de huesos nuevos
  • De acuerdo con ciertos estudios, ayuda a prevenir el desarrollo de células mamarias normales y cancerígenas
  • Ayuda a reducir el riesgo de cáncer de mama (las mujeres con niveles más elevados de progesterona tienden a exhibir un menor riesgo)
  • Mejora la producción de energía de las células cerebrales
  • Protege contra el daño de las células nerviosas y el daño cerebral
  • Ayuda a aliviar la depresión en las mujeres

Por otra parte, las mujeres que se han sometido a histerectomías pueden beneficiarse de la terapia hormonal bioidéntica con progesterona. En comparación con las terapias hormonales habituales, la terapia hormonal bioidéntica es mejor, ya que las hormonas recibidas son biológicamente idénticas a las hormonas naturales.

Las mujeres en este tipo de terapia a menudo tienen un menor riesgo de enfermedad; Por otro lado, las mujeres que se han sometido a una histerectomía pero que no se encuentran en un tratamiento con progesterona son más propensas a morir por enfermedades cardíacas y tienen un mayor riesgo de enfermedades cerebrales y óseas.

La terapia hormonal con progesterona también puede ayudar a tratar los bochornos, sudores nocturnos y resequedad vaginal, así como mejorar el estado de ánimo y el estado mental y reducir el riesgo de osteoporosis y diabetes. La progesterona oral también puede ofrecer un efecto calmante y facilitar el sueño.

Tratamientos para la deficiencia de progesterona

Los hombres, los niños y las mujeres posmenopáusicas cuentan con menores niveles de progesterona que aquellas mujeres en edad fértil. No existe una cantidad establecida considerada como "normal", pero la edad y el sexo pueden determinar su nivel ideal. El embarazo y el ciclo menstrual son factores que pueden ayudar a determinar la cantidad.

Para obtener niveles normales de progesterona, se recomienda someterse a una terapia hormonal. Esto puede ser importante si quiere quedar embarazada, ya que la progesterona puede engrosar el revestimiento uterino y aumentar las probabilidades de tener un embarazo saludable y completo.

Existen numerosas opciones de tratamiento, las cuales incluyen las siguientes:

  • Aceite de progesterona o inyección intramuscular
  • Supositorios que a menudo se utilizan para tratar los niveles bajos de progesterona que causan los problemas de infertilidad
  • Cremas y geles que se pueden utilizar de manera tópica o vaginal (para mujeres)
  • Anillos vaginales que ofrecen una liberación más prolongada de hormonas en comparación con los medicamentos orales
  • Dispositivos e implantes intrauterinos

Estudios sobre la progesterona

Los estudios realizados sobre la progesterona se enfocaron en los efectos sobre la salud de las mujeres, así como su potencial para prevenir abortos espontáneos. Sin embargo, los resultados fueron combinados, ya que algunos estudios afirmaron que la progesterona tiene la capacidad de disminuir los abortos espontáneos, mientras que otras investigaciones refutaron dicha afirmación.

Un estudio del 2012 del Journal of Human Reproductive Sciences reveló que los suplementos de progesterona pueden desarrollar efectos beneficiosos en mujeres con abortos espontáneos recurrentes e inexplicables, o en la pérdida de tres o más embarazos intrauterinos consecutivos antes de las 20 semanas de gestación con la misma pareja.

Sin embargo, los resultados del ensayo PROMISE, publicado en The New England Journal of Medicine en el 2016, demostraron que los suplementos de progesterona no causaron ningún efecto en lo absoluto en términos de reducir la tasa de abortos involuntarios en mujeres.

En este estudio participaron 1 568 mujeres, entre 18 y 39 años de edad, de hospitales del Reino Unido y los Países Bajos, que intentaban concebir de manera natural tras haber sufrido un aborto espontáneo recurrente e inexplicable.

Estos dos estudios mencionados, se contradicen entre sí, por lo que deben considerarse con mucha cautela si usted o algún conocido está considerando usar la progesterona para prevenir un aborto espontáneo. Por otro lado, estudios adicionales destacaron los siguientes beneficios:

Capacidad para reducir el riesgo de cáncer de mama y endometrio — Los investigadores observaron los estudios existentes sobre la diferencia de utilizar progesterona natural y sintética para reducir el riesgo de cáncer de mama.

Al final, concluyeron que una combinación de estrógenos y progesterona naturales puede estar relacionada con un menor riesgo de cáncer de mama, en comparación con la progestina sintética.

Mientras tanto, el 80 % de los casos de cáncer de endometrio se le atribuyen a un exceso de estrógeno o a la falta de progesterona, un desequilibrio entre estas dos hormonas. Demasiado estrógeno y muy poca progesterona pueden provocar que el estrógeno promueva el crecimiento de células de cáncer de endometrio a través de una directa e indirecta regulación de transcripción génica.

Al activar el receptor de progesterona para contrarrestar el estrógeno, la progesterona puede promover la diferenciación, la detención del ciclo celular y la apoptosis, así como reducir la inflamación y combatir la invasión relacionada con la enfermedad metabólica.

Mejorar la función cerebral — Según los resultados de un estudio del 2017 de Microbial Cell, la progesterona no solo funciona como una hormona sexual importante, sino como un neuroesteroide que puede desempeñar una función cerebral vital.

Los investigadores destacaron datos epidemiológicos que sugieren que la progesterona puede ayudar con la recuperación de las personas tras sufrir una lesión cerebral traumática.

Pruebas para determinar los niveles de progesterona

La prueba de progesterona (PSGN, por sus siglas en inglés) puede ayudar al médico o ginecólogo a determinar los niveles de progesterona. La PSGN es un análisis de sangre simple que puede ofrecer respuestas sobre el embarazo y los problemas para concebir.

Otros propósitos de la prueba PSGN incluyen la confirmación de los periodos de ovulación, así como el control de la terapia de reemplazo hormonal y el estado de un embarazo de alto riesgo.

Antes de someterse a una PSGN, es posible que necesite explicar que medicamentos se encuentra tomando, así como los procedimientos a los que se ha sometido o las afecciones diagnosticadas previamente.

Si se encuentra tomando medicamentos (incluyendo píldoras anticonceptivas) que contienen estrógeno, progesterona o ambos, es posible que necesite detener su consumo unas cuatro semanas antes de la prueba.

Las personas con trastornos hemorrágicos, de coagulación o que toman medicamentos anticoagulantes también deben informar a su médico, o ginecólogo antes de realizarse la prueba, ya que el sangrado continuo o creciente puede convertirse en un problema.

Por otra parte, si se sometió a una prueba con una sustancia radiactiva (marcador) en los últimos siete días, esto puede interferir con los resultados de la prueba de progesterona.

Otros factores que pueden afectar los resultados de la prueba incluyen: el consumo de medicamentos como ampicilina y clomifeno, así como el momento del día en el que se realizó la prueba, ya que los niveles de progesterona a menudo pueden cambiar durante el día.

También es necesario informar al médico sobre el primer día de su último período. Si tiene un patrón de sangrado leve o nota que su período menstrual comienza con manchas durante el "primer día" puede referirse al día de sangrado más intenso.

Por otro lado, las mujeres con problemas relacionados a su ciclo menstrual o para embarazarse pueden necesitar más de una muestra de sangre durante la prueba de progesterona con el fin de identificar el problema. Se puede tomar una muestra de manera diaria durante varios días seguidos.

Dosis ideal de progesterona

Antes de determinar la dosis ideal de progesterona, es necesario saber si puede tomar progesterona natural en lugar de progestina sintética. Este último podría conllevar numerosos efectos secundarios relacionados con la terapia hormonal.

La progesterona natural es mejor porque a menudo se encuentra fabricada por medio de una sustancia conocida como diosgenina, la cual se extrae de los ñames silvestres o la soya. Puede parecer extraño que la progesterona natural provenga de la soya, pero no hay nada de qué preocuparse ya que se trata de una hormona altamente pura y sin rastros de sustancias problemáticas de la soya.

A menudo, se pueden recetar cápsulas de progesterona, con dosis que varían según la edad, la química y los síntomas. Sin embargo, no recomiendo los suplementos orales de ninguna hormona bioidéntica, ya que en realidad son la peor opción.

Al consumir un suplemento oral, el hígado tiende a procesar todo en el tracto digestivo antes de ingresarlo al torrente sanguíneo, donde la mayoría de las hormonas ingeridas se metabolizan en derivados inactivos y potencialmente dañinos.

Solo del 10 al 15 % de las hormonas consumidas eventualmente llegara a los tejidos destinados. Como resultado, es posible que deba consumir una dosis oral mucho más elevada que la cantidad necesaria para obtener el efecto deseado. Los métodos que implican pasar por el hígado tienden a ser más efectivos, pero recomiendo consultarlo con su médico antes de intentarlo.

  • Administrar la mucosa trans — Generalmente recomiendo este método, ya que aplicar la crema a las membranas epiteliales mucosas que recubren la vagina puede crear una mayor absorción.
  • Gotas sublinguales — Estas ingresan directamente al torrente sanguíneo y no se acumulan en los tejidos. Además, es más fácil determinar la dosis que consume, ya que una gota representa casi un miligramo.
  • Cremas hormonales administradas por vía transdérmica o cutánea — Esta es una alternativa común para aplicar hormonas bioidénticas. Sin embargo, las hormonas tienden a ser liposolubles y las cremas pueden acumularse en los tejidos grasos y provocar una disrupción hormonal. Además, existe una tendencia a determinar incorrectamente la dosis para utilizar las cremas.

Si olvida tomar su dosis de progesterona, intente tomarla lo antes posible, pero si se acerca la hora de la próxima dosis, omita la dosis olvidada y reanude su consumo regular de dosificación. Evite duplicar las dosis para compensar las dosis olvidadas.

Posibles efectos secundarios de la progesterona

Antes de recurrir a los suplementos, consulte a su médico o ginecólogo debido a los siguientes efectos secundarios causados por la progesterona:

  • Comunes — Dolor de cabeza, dolor o sensibilidad en los senos, dolor de estómago, mareos, problemas en la vesícula biliar, depresión y un mayor riesgo de infecciones virales
  • Graves — Vomito, hinchazón (pies, tobillos y pantorrillas), amenorrea o hemorragia, ataques cardíacos, derrames cerebrales, coágulos sanguíneos en los pulmones e incluso cáncer de mama (común en mujeres entre 50 y 79 años de edad)
  • Inusuales — Cambios de humor, cansancio o náuseas al consumir la progesterona

Otro efecto secundario conocido por el consumo excesivo de progesterona es un mayor riesgo de desarrollar demencia en las mujeres mayores a los 65 años. Si está embarazada, considere los siguientes efectos secundarios relacionados con la progesterona vaginal y las inyecciones de progesterona:

Progesterona Vaginal Inyecciones de progesterona

Urticaria

Comezón

Dificultad para respirar

Náuseas

Inflamación en la boca, rostro, labios, lengua o garganta

Diarrea

Confusión, somnolencia y cansancio

Reacciones en el área de la inyección, como dolor, hematomas, picazón, hinchazón o formación de un bulto

Cambios de humor

Urticaria

Nerviosismo o irritabilidad

Coágulos sanguíneos

Dolor de estómago, diarrea o estreñimiento

Reacciones alérgicas

Náuseas

Retención de líquidos

Hinchazón

Presión arterial alta

Hinchazón en las manos o pies

Migraña

Dolor, hinchazón o sensibilidad en los senos

Ictericia

Cólicos

Dolor pélvico

Picazón, ardor o secreción vaginal

Es necesario evitar la progesterona si cuenta con las siguientes características:

  • Alergia a la progesterona o cualquiera de sus ingredientes inactivos
  • Antecedentes de coágulos sanguíneos, incluyendo tromboflebitis aguda o enfermedad tromboemobilica
  • Ha sido diagnosticado con cáncer de mama o genital, así como enfermedad hepática
  • Tuvo un aborto o embarazo ectópico
  • Problemas hemorrágicos
  • Pérdida de conciencia o capacidad para funcionar de manera normal después de un derrame cerebral
  • Problemas renales
  • Lupus eritematoso sistemático (LES)
  • Enfermedad ósea metabólica
  • Niveles elevados de presión arterial

Mientras tanto, si cuenta con antecedentes familiares de cáncer de endometrio o de mama, así como antecedentes de depresión, endometriosis, enfermedad hepática o accidentes cerebrovasculares, se recomienda consultar a su médico o ginecólogo antes de consumir progesterona.

Asimismo, es muy recomendable consultar a cualquiera de estos profesionales si una persona se encuentra postrada en cama, paralítica o con poca movilidad, debido a un mayor riesgo de desarrollar coágulos sanguíneos.

Además, si está a punto de someterse a una cirugía mayor y actualmente se encuentra tomando progesterona, es necesario informar a su médico ya que es posible que deba detener el consumo de progesterona cuatro semanas antes del procedimiento.

La progesterona también puede interactuar con ciertos medicamentos, por lo que, si se encuentra tomando alguno de los siguientes medicamentos, es necesario consultar a su médico sobre otras opciones posibles:

  • Medicamentos contra el cáncer como Gilotrif (afatinib), Zydelig (idelasalib) y Tafinlar (dabrafenib)
  • Medicamentos para el VIH/SIDA como Stribild (eltivagravir/cobicistat/emtricitabine/tenofovir)
  • Adempas (riociguat)
  • Afrezza (insulina inhalada)
  • Fanapt (iloperidona)
  • Kalydeco (ivacaftor)
  • Lysodren (mitotano)

Para finalizar, evite combinar el consumo de progesterona junto con lo siguiente:

  • Alcohol ⁠— Esto puede desencadenar deshidratación que puede secar las membranas mucosas, incluyendo el revestimiento vaginal. La resequedad vaginal es común entre muchas mujeres después de la menopausia, y los casos incrementan cuando mezcla el alcohol con progesterona, lo que puede causar que esta afección sea más difícil de tratar.
  • Jugo de toronja ⁠— De acuerdo con Amy Karch de la Facultad de Enfermería del Centro Médico de la Universidad de Rochester y experta en interacciones farmacológicas, este jugo se metaboliza por la misma enzima hepática responsable de descomponer numerosos medicamentos, la cual se le conoce como P-450 3A4.

Al consumir cantidades excesivas de jugo de toronja con progesterona, dicho jugo puede sobrecargar el sistema, al mantener el hígado ocupado y evitar que descomponga los medicamentos y otras sustancias. Esto puede desarrollar efectos secundarios adversos o interacciones con la progesterona.

Fuentes naturales de progesterona

Además de los suplementos, puede aumentar los niveles de progesterona al consumir alimentos ricos en ciertos nutrientes. Aunque estos alimentos no contienen esta hormona esteroide, estos nutrientes pueden ayudar a estimular la producción de progesterona:

Vitamina C — Los estudios han demostrado que la vitamina C podría aumentar los niveles de progesterona y corregir los problemas de la fase lútea. Las fuentes notables de vitamina C incluyen: camote, kiwi, naranja, papaya, limón, brócoli, tomate, hojas de mostaza y coles de Bruselas.

Vitamina E — La investigación ha destacado que la vitamina E puede ayudar a mejorar el flujo sanguíneo lúteo y aumentar los niveles de progesterona en algunas mujeres. Las semillas de girasol, las almendras y las avellanas son fuentes principales de vitamina E, aunque el aguacate, los pimientos rojos, la col rizada, los espárragos y el brócoli también contienen pequeñas cantidades.

Vitamina B6 — Esta vitamina B puede ayudar a combatir el estrés, ayudar al hígado a descomponer los subproductos de estrógenos y disminuir la producción de estrógenos. Es posible encontrar vitamina B6 en el salmón salvaje de Alaska, el plátano, las espinacas y las nueces de nogal.

Zinc — Este ayuda a fortalecer el sistema inmunológico y la salud cutánea, y ayuda a la glándula pituitaria a liberar hormonas estimuladoras del folículo que fomentan la ovulación y que predisponen a los ovarios a producir una mayor cantidad de progesterona. Los alimentos ricos en zinc incluyen a las ostras, kéfir, espinacas, semillas de calabaza, anacardos, pollos camperos, salmón salvaje de Alaska, carne de res alimentada con pastura y hongos.

Magnesio — Puede ayudar a preservar los niveles de progesterona al promover la tranquilidad y ayudar a descomponer los metabolitos antagonistas de estrógenos, lo que podría reducir el dominio de los estrógenos. Las verduras de hoja verde como la kale y las acelgas, así como los anacardos y las semillas de calabaza son fuentes abundantes de magnesio.

Fibra — Este nutriente ayuda a promover un movimiento intestinal adecuado, así como la eliminación de hormonas metabolizadas, como el estrógeno dañino que impide la función apropiada de la progesterona. Las mejores fuentes de fibra son las cáscaras de psyllium orgánico, coliflor, ejotes, bayas y las semillas de lino, cáñamo y semillas de chía.

Azufre — Los alimentos ricos en azufre contienen glucosinolatos que activan la desintoxicación hepática fase 2. El azufre ayuda a filtrar los metabolitos del estrógeno e impide una mayor circulación de azufre. Podemos encontrar este compuesto en el brócoli, la col berza, la kale, las coles de Bruselas y las acelgas.

L-arginina — Este aminoácido ayuda al cuerpo a producir ácido nítrico que puede relajar los vasos sanguíneos y promover una circulación saludable. Una mejor circulación puede garantizar que el cuerpo lúteo y otros órganos como los ovarios experimenten un mejor flujo sanguíneo para promover la producción de progesterona.

Las fuentes alimenticias de l-arginina incluyen: salmón salvaje de Alaska, pollo criado en pastura, semillas de calabaza, nueces de nogal y garbanzos.

Colesterol bueno/grasas alimenticio saludable — El cuerpo necesita colesterol bueno para crear pregnenolona, o la hormona madre que ayuda a producir progesterona.

Aumente su consumo de colesterol bueno con cantidades adecuadas de coco, aceite de coco, aguacate, yemas de huevo orgánico de gallinas camperas, mantequilla preparada con leche sin pasteurizar y de vacas alimentadas con pastura, y frutos secos crudos como las pecanas y macadamias.

Para algunas mujeres, la idea de mantener mejores niveles de progesterona, es sin duda alguna, una buena medida de prevención. Los estudios han revelado que la progesterona es importante para aumentar la salud reproductiva y la función cerebral entre las mujeres, así como para reducir el riesgo de desarrollar ciertas enfermedades.

Una deficiencia de progesterona puede desarrollar riesgos de salud indeseados. Por fortuna, existen numerosas fuentes naturales de esta hormona esteroide, así como diferentes maneras que el médico puede recomendar.

Sin embargo, se recomienda consultar a un médico o ginecólogo antes de recurrir a los tratamientos con progesterona. Determine si su cuerpo cuenta con los niveles adecuados de esta hormona esteroidea o si necesita tomar progesterona. Tener menores niveles de progesterona puede ser dañino, y lo mismo sucede con los niveles excesivos de progesterona.

Preguntas frecuentes sobre la progesterona

P: ¿Cuál es la causa de los bajos niveles de progesterona?

R: Por lo general, los niveles de progesterona disminuyen antes de la ovulación, pero aumentan gradualmente durante la ovulación hasta mantenerse estables. Sin embargo, si dichos niveles permanecen bajos, esto puede indicar que existe un problema con la ovulación, el ciclo menstrual o ambos.

P: ¿Cómo funciona la progesterona?

R: La progesterona que primero se produce por los ovarios, la placenta y las glándulas suprarrenales, se traslada a través de la sangre a los tejidos, que es donde se encuentran los receptores de progesterona.

Después de unirse a los receptores, la progesterona produce efectos significativos en el cuerpo. Estos se encuentran orientados al sistema reproductivo, como proporcionar un ambiente saludable para el crecimiento del nonato y para promover una mejor función de los órganos.

P: ¿La progesterona causa un aumento de peso?

R: El aumento de peso no es un efecto secundario común de la progesterona. De hecho, se dice que la progesterona puede ayudar a prevenir el aumento de peso. Una deficiencia de progesterona puede desarrollar una afección conocida como dominación del estrógeno que ralentiza el metabolismo y provoca aumento de peso.

La suplementación con progesterona bioidéntica puede ayudar a equilibrar los niveles de estrógeno y evitar la dominación del estrógeno. Además, se sabe que, al acelerar el metabolismo y ayudar a aliviar la retención de líquidos, la progesterona promueve la asimilación de la hormona tiroidea en las células.

P: ¿La progesterona causa náuseas?

R: Sí, aunque las náuseas son un efecto secundario poco frecuente. Para las mujeres embarazadas, existe un mayor riesgo de experimentar náuseas con la progesterona vaginal o por una inyección de progesterona.

P: ¿Cómo aumentar los niveles de progesterona de manera natural?

R: Se pueden aumentar los niveles de progesterona al consumir alimentos con vitamina B6, C y E, así como minerales como magnesio y zinc, nutrientes como l-arginina, fibra y azufre y colesterol bueno o grasas alimenticias saludables. Estos nutrientes pueden estimular la producción de progesterona.

P: ¿Cómo tomar progesterona?

R: Puede aprovechar la progesterona a través de inyecciones, supositorios, cremas, geles o anillos vaginales, siempre y cuando sean recetados por su médico o ginecólogo.

+ Fuentes y Referencias
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario