¿Por Qué Son Más Beneficiosas las Cebollas Orgánicas?

Historia en Breve -

  • Las cebollas rojas podrían destruir hasta un 75 % más células cancerígenas, en comparación con otras variedades; pero las cebollas rojas orgánicas demostraron tener una mayor acción antioxidante y un potencial 20 % mayor debido a sus flavonoles
  • Las cebollas crudas, especialmente las variedades rojas cultivadas orgánicamente, liberan los compuestos más beneficiosos para la salud, pero hay algunos métodos para cocinarlas que les causan un mínimo daño e incluso podrían mejorar algunos de sus muchos fitonutrientes disponibles
  • De las cinco variedades de cebolla, las rojas destruyen entre tres y cuatro veces más células cancerígenas, en comparación con las amarillas y blancas
  • Los flavonoides antioxidantes--principalmente la quercetina, miricetina y kaempferol--fueron los compuestos más bioactivos, que demuestran cómo las cebollas rojas tienen un acción posiblemente anticancerígena, pero la alicina, azufre y antocianinas también ejercieron cierta acción

Por el Dr. Mercola

No tiene que ser un chef para saber qué tan deliciosas son las cebollas. Si busca un sabor delicioso y apetitoso para potenciar a los otros alimentos; las cebollas, ya sea cocidas o crudas, son su opción vegetal indicada.

O bien, cuando las corta en rodajas y hornea o las saltea enteras, si son rociadas con aceite de oliva o aceite de aguacate y espolvoreadas con tomillo seco, romero y/o albahaca, su fragancia y sabor simplemente son celestiales.

Asimismo, las cebollas son impresionantes porque son un alimento sumamente saludable, que proporciona vitaminas, minerales y poderosos compuestos que, además de hacer llorar los ojos cuando las cortamos, también ayudan a sanar el cuerpo.

Los antioxidantes, incluyendo a los flavonoides, polifenoles y quercetina, ayudan a mejorar su salud en muchas formas.

Los minerales tales como el hierro, folato, tiamina y potasio, además de la vitamina B6, o piridoxina y la vitamina B5 (mejor conocida como ácido pantoténico), se unen para producir un efecto positivo en las funciones de todo el cuerpo, desde el cerebro, intestinos, y hasta el corazón. Pero, aún hay más.

En realidad, sus compuestos antifúngicos, antiinflamatorios, antimicrobianos (que inhiben a la bacteria Helicobacter pylori),1 antibacterianos, antivirales, contra la diabetes y anticancerígenos, podrían minimizar, tratar e incluso ayudar a prevenir enfermedades, incluyendo a la enfermedad de las arterias coronarias, diabetes, derrames cerebrales y cáncer, y numerosos padecimientos denominados “menores”, que ocasionan esas enfermedades más graves.

Pero ¿acaso podrían obtenerse mayores beneficios? Y ¿Qué pasa si son cebollas rojas? y ¿Qué tal si también son orgánicas?

El Curioso Poder Oculto de las Cebollas Rojas

Bueno, sucede que, los estudios demuestran que cuando las cebollas rojas, específicamente, fueron comparadas con las cebollas blancas (mientras que las cebollas amarillas--que tienen más pigmento que las blancas--también contenían una mayor cantidad de flavonoides que combaten enfermedades), los nutrientes antes mencionados tuvieron un efecto más amplio del que los científicos ya conocían.

En resumen, el estudio canadiense informó:

"Se ha demostrado que los flavonoides, los cuales se encuentran en niveles elevados en las cebollas, tienen una acción antiproliferativa y potencialmente anticancerígena.

Para probar su potencial terapéutico, se evaluaron las actividades antiproliferativas, citotóxicas, inductoras de apoptosis y antimigración de cinco variedades de cebolla cultivadas en Ontario contra las células de adenocarcinoma humano".2

La variedad de la cebolla Stanley demostró tener un efecto anticancerígeno más fuerte contra el adenocarcinoma, que es un tipo de tumor cancerígeno que comienza en las glándulas.

Los científicos compararon las propiedades de los extractos de cebolla contra los extractos de flavonoides puros, que contenían principalmente los flavonoles antioxidantes quercetina, miricetina y kaempferol.

Las cinco variedades de cebolla demostraron tener una actividad antiproliferativa (que en el sitio web Dictionary.com es descrita como "una sustancia utilizada para prevenir o retardar la propagación de las células, especialmente las células malignas").3

El impacto en la Salud de la Quercitina Presente en las Cebollas

La quercitina contiene moléculas que podrían eliminar los radicales libres dañinos que se encuentran en su sistema, causados por sustancias tóxicas a las que se expone diariamente, tales como la contaminación, sustancias químicas en el agua y los alimentos, e incluso el estrés.

Los efectos de estos podrían causar no solo cáncer, sino muchos otros padecimientos debilitantes exacerbados por la inflamación.

Un estudio en el que participaron pacientes con obesidad y exceso de peso, que tenían un mayor riesgo de enfermedades cardiacas, volvieron a tener resultados particularmente alentadores con respecto a comer cebollas frente a tomar suplementos de quercetina.

Los científicos descubrieron que 150 miligramos de quercetina por día eran suficientes para reducir la presión arterial y la oxidación del colesterol. Como indica Natural Society:

"En otras palabras, se demostró que ayudan a prevenir las enfermedades cardiovasculares. Para exponerlo desde otro punto de vista--el suplemento de quercetina promedio contiene 500 miligramos, mientras que una cebolla particularmente potente podría contener 100 miligramos."4

Además, las investigaciones han revelado una relación entre la quercitina y la prevención del cáncer, al inhibir el crecimiento de las células cancerígenas de mama, próstata, estómago,5 endometrio, esófago, ovarios, pulmón y colon; así como muchos otros más.

Un artículo del Centro Médico de la Universidad de Maryland6 enlista varios descubrimientos adicionales relacionados con este poderoso compuesto, en términos de prevención y tratamiento de:

  • Alergias, asma, fiebre del heno y urticaria, ya que evita que las células inmunológicas liberen histaminas
  • Colesterol optimizado, ya que evita el daño al colesterol LDL
  • Cistitis intersticial y el dolor que acompaña a la vejiga
  • Inflamación de la próstata (prostatitis), debido a menor cantidad de síntomas
  • Artritis reumatoide (RA)--“Hay informes de personas que padecían AR que tuvieron menos síntomas cuando hicieron la transición de una típica alimentación occidental a... [una] que incluía una gran cantidad de bayas, frutas, vegetales, frutos secos, raíces, semillas y germinados crudos, que contienen quercetina y otros antioxidantes".7

¿Qué Otros Beneficios Proporcionan los Compuestos Presentes en las Cebollas?

El Kaempferol ayuda a prevenir el daño oxidativo de nuestras células, lípidos y ADN, y según Phytochemicals.com, es un agente quimiopreventivo que podría "prevenir la arteriosclerosis al inhibir la oxidación de las lipoproteínas de baja densidad y la formación de plaquetas en la sangre".8

La miricetina utiliza sus moléculas particulares para ayudar a combatir la inflamación, el estrés oxidativo y--entre otras muchas cosas--controlar la diabetes (que, si no se trata, podría aumentar el riesgo de un derrame cerebral, cardiopatías isquémicas y enfermedad vasculares periféricas).9

Las antocianinas son otro elemento antioxidante extremadamente importante en las cebollas; el cual es responsable del color brillante que tienen las cebollas rojas y moradas (como en la col morada, uvas rojas y púrpuras, y otras bayas, col rizada y betabel), también podrían destruir a las células de cáncer de mama y colorrectal.

La alicina es otro compuesto que se encuentra en los cultivos de la familia Allium, que incluye a las cebollas, poros, cebollas chalotas y cebolletas, así como los cebollines y el ajo (y de hecho, Allium es el término en Latín del ajo).

Cuando las cebollas son picadas o trituradas, dos compuestos de cebolla--allium y el disulfuro de alilo--se convierten en alicina, y esto libera las enzimas.

Numerosos compuestos de azufre presentes en las cebollas, ajo y otros vegetales de la familia Allium (los cuales podría oler) desempeñan un importante rol en la prevención del cáncer, al bloquear el daño en el ADN y ayudar a magnificar sus capacidades antioxidantes.10

Otros estudios señalan que—al sustentar el rol de este elemento en las cebollas--“[L]os compuestos que contienen azufre y selenio tienen la capacidad de proteger contra varios tipos de crecimientos cancerígenos”.11

Inulina, una forma de fibra alimenticia hidrosoluble presente en las cebollas, es un prebiótico que ayuda a nutrir a las bacterias beneficiosas de su cuerpo, a través de ayudar a digerir los alimentos correctamente, así como a absorber los nutrientes en ellos, que a su vez aumenta su función inmunológica.

Este tipo de fibra resulta ser beneficiosa, ya que podría ayudar a prevenir las úlceras y mantenerlo saludable, combatir la diabetes y ayudar con la pérdida de peso, indica Global Healing Center.12

¿Por Qué Son Tan Importantes las Cebollas Orgánicas?

Algunos estudios han concluido que no hay diferencia entre las cebollas cultivadas convencional y orgánicamente, ya sea que se trate del cultivo de cebollas u otro alimento.

De hecho, una revisión que involucró a más de 200 estudios parecía haber dicho la última palabra, hasta que se realizaron unos estudios adicionales sobre los beneficios de la agricultura orgánica, en relación a los fitoquímicos que contenían los alimentos producidos.

Los científicos concluyeron que el método orgánico era mejor en todos los aspectos, y en una forma muy dramática. Science Daily13 sugirió que el previo conflicto de datos podría deberse a los períodos de estudio cortos y la exclusión de variables tales como el clima.

Posteriormente, los científicos se enfocaron en hacer un análisis más profundo con un estudio de seis años sobre dos variedades de cebolla, Hyskin y Red Baron, donde examinaron los efectos de las prácticas convencionales, orgánicas y de cultivo mixto, en muchos de los compuestos bioactivos anteriormente mencionados, tales como los flavonoides, flavonoles y antocianinas, en parte, por su capacidad antioxidante.

Al final del estudio, todos fueron más elevados en los especímenes orgánicos, con diferencias, que ellos describieron como, "principalmente debido a las diferentes prácticas de manejo del suelo utilizadas en la agricultura orgánica, en vez de aplicar pesticidas/herbicidas".14

En pocas palabras, consumir productos orgánicos, ya sea si se trata de cebollas o cualquier otro cultivo, es mucho más beneficioso, no solo porque la salud del suelo podría mejorar el valor nutricional de los productos, sino que los métodos estándar agrícolas y de cultivo convencionales utilizan pesticidas tóxicos y otras prácticas dañinas, sin considerar el daño que hacen.

En vez de obtener la mayor cantidad de vitaminas, minerales y probablemente cientos de fitonutrientes para combatir enfermedades, su cuerpo combate los efectos tóxicos de sustancias tales como el glifosato, que los estudios han demostrado podría atacar a varios de los sistemas más vitales del cuerpo, dañar los órganos reproductores y posiblemente causar cáncer.

Modo de Preparación de la Cebolla: Estos Métodos Liberan 'Poderosas Sustancias Combatientes'

Como ya hemos observado, las cebollas cocinadas son muy deliciosas, pero cuando están crudas es la forma en la que ejercen un mayor impacto, en términos nutricionales.

Pero, también, se puede considerar los métodos de hornear, saltear y hervir; donde un estudio15 abordó y observó que los métodos de hornear y saltear aumentaron de un 7 a 25 % la concentración de quercetina, mientras que el método de cocer disminuyó su concentración en un 18 %. Health.com señala que:

"La mejor manera de obtener esos valiosos nutrientes es al comer las cebollas; para tener el mayor impacto nutricional, opte por las de color rojo y consúmalas crudas, ya que al cocinarlas se destruyen algunas de sus propiedades antioxidantes.16

Según Zester Daily,17 existen formas de manejar las cebollas para liberar sus compuestos aromáticos--y beneficiosos para la salud--que podrían ser sorpresivos, tales como:

  • Cortar las cebollas libera la enzima alinasa, pero debe hacerlo por lo menos 30 minutos antes de comer e incluso, dejarlo reposar ininterrumpidamente hasta seis u ocho horas le proporciona a las enzimas la oportunidad de alcanzar su pleno potencial, en términos nutricionales.
  • Sin embargo, no debe cortar las cebollas muy finamente, o la reacción enzimática aumentará muy rápidamente. Lo recomendable es cortar las cebollas en trozos, en primer lugar, para dejarlas reposar, luego picarlas más finamente justo antes de comerlas.
  • Las cebollas son un cultivo de clima frío, lo que significa que podrían plantarse y cosecharse con un aire helado y eso no las dañaría de la misma forma que las temperaturas frías dañan--por ejemplo—a la lechuga o los jitomates. Por lo tanto, debe elegir las cebollas rojas y amarillas más pequeñas cultivadas en climas más fríos y pelarlas ligeramente para obtener la mayor cantidad de flavonoides.
  • Se dice que los compuestos de azufre, presentes en todos los cultivos de la familia Allium, son destruidos cuando son cocinados, pero las cantidades de flavonoides en las cebollas podrían incrementarse cuando son salteadas a fuego lento, de forma rápida, no más de cuatro o cinco minutos.
  • Combinar los vegetales de la familia Allium, maximiza el impulso nutricional que recibe de todos los compuestos combinados de azufre, flavonoides y antioxidantes que proporcionan.

La Aportación de las Cebollas

Como se ha mencionado anteriormente, las cebollas rojas orgánicas son, por mucho, su mejor opción para obtener el mayor potencial anticancerígeno (y otras enfermedades graves), pero las cebollas amarillas también estimulan la salud y proporcionan apoyo anticancerígeno.

Con base en lo anterior, ¿debemos cocinarlas o no? El hecho es que no tiene que elegir. Algunas veces podría consumirlas crudas y en otras ocasiones podría cocinarlas, si así lo desea; pero cuando lo haga, debe ser ligeramente. De hecho:

"Resulta que, es posible que la concentración de quercetina aumente un poco al cocinar las cebollas, en función del método que utilice; aunque de nuevo, los científicos aún no están completamente seguros.

En un estudio se encontró que, hornear las cebollas a 350 °F, durante 15 minutos, aumentó ligeramente los niveles de quercetina. Saltearlas a 200 °F, durante 5 minutos, aumentó aún más sus niveles".18

Cuando quite la cáscara de la parte externa de la cebolla (rojas u otras), retire la menor cantidad de capas posible, porque las capas exteriores son las que contienen las concentraciones más elevadas--75 %, según indican los científicos--de antocianinas.

Además, debe comer al menos una cebolla roja cada semana, y esforzarse por consumir una mayor cantidad, para obtener sus óptimos beneficios nutritivos, y si cocina las cebollas en forma de sopa o cualquier otro platillo, no se preocupe--los nutrientes simplemente se transfieren al caldo. Aquí lo fundamental es que: ¡Beba su caldo!

Publique su comentario