¿Alguna vez ha probado el mangostán?

Beneficios del mangostan

Historia en Breve -

  • Pese a ser famosa en Asia como la "reina de las frutas", el mangostán no es conocido en los Estados Unidos, pero es un alimento básico en las regiones tropicales como Malasia, Filipinas, Sri Lanka e Indonesia
  • Es similar a una ciruela grande, pero en su interior tiene un fruto blanco segmentado como una naranja, los mangostanes son únicos; son dulces y jugosos, asimismo, su sabor ha sido descrito como una combinación de helado de fresa, durazno y vainilla
  • Diversos ensayos clínicos han encontrado que las xantonas en el mangostán tienen propiedades antioxidantes, antiinflamatorias, antibacterianas y antimicóticas, además de ser antivirales y antitumorales
  • Algunos de los usos típicos del mangostán seco o de su extracto son el tratamiento de infecciones cutáneas, acné, heridas, diarrea crónica, cistitis, gonorrea, candidiasis y trastornos urinarios
  • Los científicos han descubierto que una de sus funciones más relevantes es su capacidad quimiopreventiva, que los investigadores han analizado clínicamente en diversos tipos de cáncer con un éxito rotundo

Por el Dr. Mercola

Todo indica que las personas en los Estados Unidos empiezan a comprender las ventajas que conlleva consumir muchos alimentos de origen vegetal, asimismo, están descubriendo otros tipos de frutas además de los típicos plátanos, manzanas y bayas que las personas suelen elegir cuando compran sus alimentos.

Una fruta que ha suscitado gran interés en los últimos años es el mangostán (Garcinia mangostana), conocido en Asia como la "reina de las frutas".

Dicha fruta es común en los bosques tropicales de Malasia, Filipinas, Sri Lanka e Indonesia, y su apariencia es similar a la de una ciruela gigante. La cáscara, también conocida como endocarpio, viene en tenues tonalidades de rojo oscuro o púrpura y está cubierta con gruesos "pétalos" que en la botánica se denominan cáliz.

Debajo de la cáscara, el mangostán tiene una capa de endocarpio gruesa y rojiza, y en su interior resguarda la fruta blanca que está segmentada de manera similar a una naranja, siendo esta la única característica que comparten.

Además de comerlas crudas o frescas para saciar la sed, han sido descritas como "deliciosamente dulces" y "como una combinación de helado de fresa, durazno y vainilla",1 además, son relativamente bajas en calorías. La fruta del mangostán se puede conservar enlatada como jalea, conserva o mermelada, a veces es condimentada con clavo de olor o jengibre, pero el proceso puede alterar un tanto su sabor.

La cáscara tiene un alto contenido de pectina, las ramas se suelen utilizar como "palitos masticables" tanto en Ghana como en China, y la colofonia se utiliza para curtir el cuero, de igual forma, el departamento de horticultura de la Universidad de Purdue agrega que:

"Por lo general, los mangostanes se comen frescos como postre. Basta con sostener la fruta con el tallo hacia abajo, tomar un cuchillo afilado, cortar la cáscara por la mitad completamente, y levantar la mitad superior que deja expuesta la pulpa segmentada en la "copa" colorida--la mitad inferior de la cáscara. Finalmente, los segmentos se pueden comer con un tenedor".2

En vista de que los árboles pueden alcanzar una altura de hasta 60 pies (18 m), los métodos tradicionales de cosecha en las regiones tropicales donde se cultivan implican obtener la fruta con palos largos y telescópicos, así como con redes o cestas, aunque en ocasiones los agricultores trepan a los árboles o utilizan escaleras altas.

Una vez que la fruta se ha comprado o recolectado, debe colocarse en un lugar fresco y bien ventilado durante 2 semanas como máximo, o bien, refrigerarla para conservarla por más tiempo.

El sitio Nutrition and You3 señala que los rasguños o cortes en la cáscara del mangostán pueden "filtrar" en la fruta el sabor del "látex amargo" de la misma cáscara, lo que hace que la fruta entera sea amargue y no sea comestible.

Los métodos tradicionales de recolección pueden requerir mucha mano de obra, pero valen la pena para preservar el perfil y sabor del alimento, al igual que otros aspectos nutricionales que, como lo leerá más adelante, son sumamente notables.

Entonces, ¿qué hace al mangostán tan beneficioso?

Las personas en las áreas donde crecen estas frutas, las encuentran útiles para tratar infecciones cutáneas, acné, heridas, diarrea crónica y cólera.4 El mangostán seco se utiliza en China para enfermedades como la disentería y para hacer una pomada con el fin de tratar el eccema y otros trastornos cutáneos.

Un caldo hecho de su cáscara también se puede utilizar para tratar la cistitis y gonorrea, así como para la candidiasis y trastornos urinarios. De hecho, en Malasia se toma en una infusión para regular la menstruación.

Además de las xantonas antes mencionadas, otros compuestos en el mangostán son los terpenos, antocianinas, taninos y fenoles. En la modernidad, los extractos de mangostán se utilizan clínicamente para hacer minerales esenciales, té verde, aloe vera y multivitaminas, asimismo algunos pacientes con cáncer los utilizan como un suplemento alimenticio.

Es revelador que los mangostanes se hayan aprovechado para fabricar uno de los suplementos vegetales más vendidos a nivel mundial.5

Solo una porción de 3.5 onzas (100 g) proporciona más de 5 gramos de fibra, que es uno de los componentes más valiosos de esta fruta. La fibra es el nutriente que aumenta el tamaño del alimento que consume para moverlo a través de su colon y así eliminarlo como un producto de desecho de manera oportuna, lo cual es crucial para tener una buena salud.

Algunas vitaminas y minerales adicionales son las vitaminas A y C, así como una variedad de vitaminas del complejo B, como la tiamina, niacina, ácido pantoténico, ácido fólico, y minerales como cobre, manganeso, potasio y magnesio. En cuanto a los beneficios que sus compuestos brindan, existen diversas enfermedades, trastornos y afecciones en las que influyen de manera positiva:

Glucosa6

Neuropatía

Obesidad

Piel mejorada7

Degeneración macular8

Artritis9

Visión mejorada

Presión arterial10

Cicatrización más rápida

Mayor inmunidad

Además de aliviar la intolerancia a la histamina, mejora la función cerebral

El mangostán se destaca por mejorar la infección por hongos, como la Candida albicans, que a menudo se debe al consumo excesivo de azúcar y granos, altos niveles de estrés y el contacto con ciertos parásitos, hongos y virus.

A su vez, el crecimiento excesivo de hongos puede provocar la intolerancia a la histamina. A continuación, encontrará una serie de síntomas enlistados por The Alternative Daily11 junto con una explicación más detallada:

Picazón o sarpullido repentino tras comer ciertos alimentos

Escurrimiento nasal después de comer

Múltiples alergias alimentarias

Eccema

Antojos de azúcar

Brotes fúngicos frecuentes

Fatiga a pesar de dormir 8 horas

Candida y/o crecimiento excesivo de levadura

Enfermedad constante sin razón aparente

Mal humor o ansiedad después de comer ciertos alimentos

"Estas situaciones pueden llevar a un crecimiento excesivo de levadura en el cuerpo que las bacterias beneficiosas no pueden enfrentar. Uno de los efectos secundarios del crecimiento excesivo de hongos se conoce como intolerancia a la histamina.

Hoy en día la intolerancia a la histamina no es un tema profundamente debatido como otras reacciones al crecimiento excesivo de hongos, como la tiña inguinal, el pie de atleta, etc.

Sin embargo, es más frecuente de lo que muchas personas se imaginan, y suele confundirse con otra reacción. El cuerpo puede experimentar síntomas de intolerancia a la histamina cuando el sistema inmunológico se debilita debido a la levadura, o por otro problema de salud como un trastorno autoinmune".

Asimismo, en algunos estudios, los extractos de mangostán protegieron al cerebro del daño causado por el glutamato, un neurotransmisor excitador en el cerebro. Un contenido excesivo de glutamato, puede provocar una lesión neurológica, también conocida como muerte neuronal, de igual forma puede dar pie a una mayor producción de radicales libres en el cerebro.

Esa es otra razón por la cual el mangostán es alabado como "un compuesto terapéutico prometedor" para la inflamación neurodegenerativa, como la que causa la enfermedad de Parkinson,12 similar a la enfermedad de Alzheimer; tiene una proteína llamada alfa-sinucleína que causa acumulaciones y daño subsecuente, Wellness Resources prosigue con esta explicación:

"En la enfermedad de Parkinson, la proteína daña las partes cerebrales ricas en dopamina, lo que genera los típicos síntomas de depresión, indiferencia, fatiga, estreñimiento, temblores, problemas de equilibrio y al andar".13

Estudios recientes demuestran que las xantonas impiden la acumulación de la proteína beta amiloide que provoca la neurodegeneración y la enfermedad de Alzheimer, pero también se presenta en las conmociones cerebrales y las lesiones cerebrales traumáticas.

En conjunto, estos y otros fitonutrientes neutralizan los radicales libres dañinos y ayudan al cuerpo a combatir las infecciones. Los estudios han demostrado que los mangostanes tienen el potencial de retrasar el crecimiento de las células cancerígenas y pueden ser quimiopreventivos.

Más información sobre los problemas que el mangostán puede mejorar

Wellness Resources señala otros drásticos cambios que las xantonas y otros compuestos que producen en otras áreas de la salud, como la prevalencia de bacterias letales ("bacterias pesadillas"), supermicrobios e infecciones por estafilococos, uno de los más destacados es la SARM (Staphylococcus aureus resistente a la meticilina).

Dichas bacterias son tan peligrosas porque son resistentes a los antibióticos y suelen reaparecer de forma alarmante en los hospitales y cada año cobran la vida de más de 23 000 personas en los Estados Unidos. Además:

"Estas bacterias ahora se encuentran en personas con un buen estado de salud, pero son asintomáticas. En realidad, el paciente sano es un portador que transfiere inconscientemente el germen a otra persona.

Esa otra persona puede ser inmunológicamente susceptible y desarrollar una infección que puede derivarse rápidamente en una situación fatal. Estas bacterias asesinas pueden evolucionar y mutar rápidamente con el fin de evitar el éxito del tratamiento con antibióticos".14

Las biopelículas son un tipo de placa dental que contiene una acumulación bacteriana viscosa en la superficie de los dientes. Una de estas bacterias es la staphylococcus aureus, que incluye a la SARM. Todo indica que el extracto de mangostán daña la membrana celular de la bacteria, llevándola así a su aniquilación.15

Las xantonas en el mangostán son antioxidantes, antiinflamatorias y quimioprotectoras

Desde el punto de vista de la salud, se ha descubierto que el mangostán contiene valiosos fitonutrientes, como poderosos antioxidantes, el principal es la xantona, que los científicos identifican como un compuesto quimiopreventivo.

Investigadores de China y Estados Unidos que colaboraron en un estudio clínico señalaron que, aunque se están desarrollando continuamente nuevas estrategias contra el cáncer, "el tratamiento y manejo de los tumores malignos siguen representado un verdadero reto para la salud pública".

Los autores del estudio señalan que las xantonas en casi todas las partes de la planta son antioxidantes, antiinflamatorias, antibacterianas y antifúngicas, además de ser antivirales y tal vez lo más relevante para su investigación, antitumorales, lo que ejerce potencialmente actividad quimiopreventiva y quimioterapéutica en todas las etapas de la carcinogénesis, tanto en su iniciación, como en su desarrollo y progresión.

Tal y como se observa en el estudio, las xantonas son reconocidas como los factores de control en la división celular y el crecimiento, apoptosis, inflamación y metástasis:

"Múltiples líneas de evidencia de numerosos estudios in vitro e in vivo han confirmado que las xantonas inhiben la proliferación de diversos tipos de células tumorales humanas mediante la modulación de varias dianas y vías de transducción de señalización".16

De acuerdo con el estudio, uno de los aspectos más potentes de las xantonas es la fuerza antioxidante que ejercen cuando se enfrentan al índice excesivo de intermediarios reactivos del oxígeno (ROI, por sus siglas en inglés) producidos por carcinógenos, como los implicados en el desarrollo de cáncer, por ejemplo, el radical hidroxilo (OH •), peróxido de hidrógeno (H2O2) y el anión superóxido (O2- •). Asimismo:

"Los organismos aeróbicos poseen sistemas antioxidantes que funcionan para eliminar los ROI. Estos sistemas incluyen antioxidantes de enzimas, como superóxido dismutasa, glutatión peroxidasa, catalasa y glutatión reductasa. Sin embargo, el daño tisular puede derivarse de un desequilibrio en los radicales libres y antioxidantes, lo que resulta en el desarrollo de diversos trastornos degenerativos".17

Los investigadores enumeraron varios tipos de cáncer que mostraron una notable supresión de la proliferación celular cuando fueron expuestos a las xantonas de los mangostanes.

Los tipos de cáncer contra los que exhibieron la mayor actividad fueron el cáncer de mama, pulmón, lengua e hígado,18 así como en la leucemia, feocromocitoma (un tumor poco frecuente en la glándula suprarrenal) y carcinoma colorrectal.

Receta de mangostán: Verduras mixtas de primavera con una vinagreta de champaña y cítricos

Si le gustaría probar el mangostán, he aquí una receta saludable que es perfecta para el almuerzo o la cena:

Verduras mixtas de primavera con una vinagreta de champaña y cítricos

Ingredientes:

  • Verduras mixtas de primavera o espinacas
  • 2 mangostanes, pelados y segmentados
  • 1/4 de taza de almendras picadas, tostadas
  • Sal natural y pimienta negra recién molida al gusto

Vinagreta cítrica de champaña:

Ingredientes:

  • 1 cucharada de vinagre de champaña
  • 1 cucharada de jugo de mangostán recién exprimido
  • 1/2 cucharadita de mostaza Dijon
  • 1 cucharadita 1/2 de cáscara de naranja recién rallada
  • 1/3 de taza de aceite de oliva extra virgen
  • 1/2 cucharadita de sal de mar y pimienta negra
  • 1/2 cucharadita de miel

Procedimiento:

1. Con un cuchillo afilado, corte el borde de la parte media del mangostán, a una profundidad aproximada de media pulgada (1.27 cm). Utilice ambos pulgares para abrir la fruta con las dos manos y quite los segmentos del fruto blanco en el centro (tal y como lo haría con una naranja).

2. Esparza las almendras picadas en una sola capa sobre una bandeja para hornear y tuéstelas ligeramente en el horno a 350 ° (aproximadamente 5 minutos). Combine todos los ingredientes en un tazón pequeño, menos el aceite. Bata constantemente y rocíe el aceite hasta obtener una consistencia suave.

Añada sal y pimienta al gusto. Coloque las verduras de primavera en un tazón para ensaladas grande, mezcle con vinagreta y espolvoree las almendras picadas. Esta receta rinde para 4 raciones.

Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo