La conexión sorprendente entre la salud ósea y cardiaca

Huesos Corazon

Historia en Breve -

  • Un estudio en el que participaron mujeres de mayor edad indica que tomar todos los días un probiótico podría ser útil para prevenir la osteoporosis y pérdida ósea relacionada con el envejecimiento
  • Los investigadores de Johns Hopkins sugieren que las bacterias intestinales influyen positivamente en la salud cardiaca porque las sustancias químicas metabolizadas por las bacterias intestinales activan los receptores en los vasos sanguíneos para disminuir la presión arterial
  • Un pequeño estudio polaco en el que participaron niños hospitalizados encontró una correlación entre el incremento de los niveles de consumo de vitamina K2 y las menores tasas de fracturas óseas en niños que tenían entre 5 y 15 años de edad
  • Se ha demostrado que consumir más vitamina K2 podría reducir el riesgo de calcificación aórtica severa, muerte por ataque cardíaco y mortalidad por cualquier causa
  • Para optimizar su salud ósea y cardíaca, es vital que equilibre sus niveles de calcio, vitamina D, magnesio, vitamina K, que funcionan sinérgicamente en su cuerpo

Por el Dr. Mercola

El supuesto vínculo entre la salud ósea y cardíaca no es algo nuevo. Por ejemplo, en sus intentos por descubrir la relación entre la osteoporosis y enfermedades cardiovasculares, los investigadores han examinado diversas cuestiones, como los factores genéticos, procesos bioquímicos y factores de riesgo compartidos.

De forma paralela, otros científicos han investigado cómo ciertas vitaminas y minerales interactúan e influyen en el cuerpo humano, incluyendo su impacto en la salud cardiaca.

Constantemente, continúa destacando la relación sinérgica entre la vitamina D, calcio, vitamina K2 y magnesio, así como el rol vital de los probióticos. Dada su transcendencia generalizada, veamos un poco más sobre la conexión sorprendente entre la salud ósea y cardiaca.

Un intestino sano es equivalente a huesos fuertes--Se ha demostrado que los probióticos influyen en la densidad mineral ósea

Un estudio realizado en 2018, publicado en el Journal of Internal Medicine1 puso a prueba a los probióticos—en particular al Lactobacillus reuteri ATCCPTA 6475 (L. reuteri 6475)--para evaluar sus efectos sobre la densidad mineral ósea humana.

Previamente, los científicos habían observado que la salud intestinal influía de forma positiva en el metabolismo óseo en los ratones de laboratorio.2 El estudio fue completado por 70 mujeres participantes con baja densidad mineral ósea, quienes tenían entre 75 y 80 años de edad.

Las mujeres recibieron ya sea, una dosis oral diaria de 1010 unidades formadoras de colonias de L. reuteri 6475 o un placebo. Se descubrió que las que habían recibido el probiótico presentaron menor pérdida ósea (con base en la densidad mineral ósea volumétrica total de la tibia), que el grupo del placebo.

Los autores que realizaron el estudio indicaron que, “[l]a suplementación con L. reuteri 6475 debe analizarse aún más como un nuevo enfoque para prevenir la osteoporosis y pérdida de masa ósea relacionada con el envejecimiento”.3

Un estudio chino publicado en 20174 resaltó el importante rol que desempeña las bacterias intestinales saludables en las mujeres que combaten la osteoporosis posmenopáusica (PMO, por sus siglas en inglés). Los investigadores sugirieron que la pérdida ósea relacionada con PMO, está muy vinculada con la salud del sistema inmunológico e intestinal. Según señalaron:5

"Los probióticos previenen la reabsorción ósea al restaurar la diversidad de las bacterias intestinales, mejorar la barrera epitelial intestinal y normalizar las respuestas inmunológicas anómalas del anfitrión, además de facilitar la absorción intestinal del calcio y posible producción de metabolitos similares a los estrógenos...

Por lo tanto, el microbioma intestinal sirve como un factor clave en la patogénesis de PMO y también podría servir como un nuevo objetivo en el tratamiento de PMO".

Los probióticos también están relacionados con una mejor salud cardiaca

Los investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, sugieren que las bacterias intestinales no solo influyen en la respuesta inmunológica, metabolismo y estado de ánimo, sino también en la salud cardiaca.6

Jennifer Pluznick , Ph.D., profesora asistente de fisiología en la universidad, ha participado en una serie de estudios realizados con animales7,8,9 los cuales sugieren que--durante el proceso de alimentación--las sustancias químicas metabolizadas por las bacterias intestinales activan los receptores en los vasos sanguíneos para disminuir la presión arterial.

Como tal, Pluznick resalta el valor de consumir alimentos probióticos y prebióticos. Según señala, el yogur, es un excelente ejemplo de un alimento probiótico. Algunos alimentos con alto contenido en prebióticos (ingredientes alimenticios indigeribles y promotores del desarrollo de bacterias intestinales beneficiosas) son los espárragos, ajo, cebollas y batatas dulces.

Si bien, los cambios en la presión arterial en ratones han sido significativos, se necesita realizar más investigación para determinar si ocurren los mismos efectos en los seres humanos. Pluznick indica:10

"Sabemos que existe un tipo de relación simbiótica entre las bacterias intestinales y sus anfitriones... Ciertas sustancias químicas producidas por las bacterias intestinales podrían alterar la presión sanguínea.

También, sabemos que cuando los ratones, ratas o seres humanos tienen presión arterial alta, sus bacterias intestinales son diferentes. Estas revelan cada una de las piezas del rompecabezas. Pero aún no tenemos suficientes piezas para armarlo por completo".

La investigación publicada en European Heart Journal11 en julio de 2018, afirma que tener un microbioma intestinal saludable podría disminuir el riesgo de rigidez arterial en las mujeres.

Los científicos del Kings College de Londres, Inglaterra, dirigidos por Cristina Menni, Ph.D., Departamento de investigación gemelar y epidemiología genética, evaluaron a 617 mujeres en cuestión de rigidez arterial por medio de la velocidad de onda de pulso carótido-femoral (PWV, por sus siglas en inglés).

De igual manera, analizaron muestras fecales para determinar la composición del microbioma intestinal de cada participante.

Menni y su equipo notaron una correlación negativa entre los valores de PWV y la diversidad del microbioma intestinal, tanto generalizado como en siete tipos específicos de bacterias--de las cuales dos pertenecían a la familia Ruminococcaceae.

Los autores del estudio expusieron que, "los microbios específicos, que anteriormente habían demostrado estar relacionados con un menor riesgo de obesidad--después de ajustar las covariables del síndrome metabólico--también demostraron estar vinculados a un menor riesgo de rigidez arterial".12

En cuanto a los resultados, Pluznick indicó, "[e]n los últimos años ha habido un sin número de estudios... los cuales han argumentado que definitivamente existe algún tipo de conexión entre el microbioma intestinal y control de la presión arterial en general".13

Menni agregó que, "dada la posibilidad de modificar la microcomposición intestinal a través de la alimentación y suplementación con probióticos, esto abre la oportunidad de utilizar posibles opciones terapéuticas, para disminuir la rigidez arterial focalizada en el microbioma intestinal".14

Consumir más vitamina K2 mejora la salud femenina y disminuye las fracturas en los niños

La vitamina K es un nutriente liposoluble reconocido por su rol en la coagulación sanguínea. Como ya sabrá, existen dos tipos diferentes de vitamina K--cada uno proporciona un conjunto único de beneficios para la salud.

La vitamina K1 es principalmente responsable de la coagulación sanguínea, mientras que la vitamina K2 funciona de forma sinérgica con el calcio, magnesio y vitamina D para ayudar a mantener la salud ósea, dental, cardíaca y cutánea, entre otros beneficios.

Asimismo, la vitamina K2 desempeña un rol en sustentar una función inmunológica saludable y suprimir los genes promotores de cáncer, así como fomentar la salud femenina. En cuanto a la vitamina K2, la Dra. Kate Rhéaume-Bleue, médica naturópata y autora de "Vitamin K2 and the Calcium Paradox" (La vitamina K2 y la paradoja del calcio), indicó que:15

"En relación a la salud femenina, para prevenir todo, desde arrugas hasta cáncer, el nutriente faltante es la vitamina K2. La mayoría de las mujeres no necesita un suplemento de calcio, pero en el caso de la vitamina K2, esta canaliza el calcio presente en los alimentos y lo conduce a las áreas donde es requerido.

Y todos los que toman vitamina D sin vitamina K2 no obtienen los beneficios de la vitamina D, e incluso se arriesgan a constrarrestarlos".

Con respecto a la salud ósea, un pequeño estudio polaco realizado en 2018, publicado en la revista Nutrients16 encontró una correlación entre el incremento de los niveles de vitamina K2 y disminución de las tasas de fracturas óseas en los niños.

Además, los investigadores señalaron la importancia de mantener niveles beneficiosos de vitamina D, calcio, y vitamina K2, en particular la forma de K2 menaquinona-7 (MK-7). En el estudio participaron 20 niños que tenían entre 5 y 15 años de edad, quienes fueron hospitalizados con fracturas de baja energía, confirmadas radiológicamente.

El grupo de las fracturas fue comparado con un grupo de control de 19 niños que tenían entre 7 y 17 años de edad, quienes no presentaban lesiones óseas, pero que fueron hospitalizados por otras razones. En cuanto a los resultados, los investigadores señalaron que:

"con base en nuestro estudio piloto, planteamos la hipótesis de que, además de la vitamina D, la vitamina K2 desempeña un rol significativo en la salud ósea de los niños. Eso indica los posibles beneficios de utilizar suplementos de vitamina D y K2 en niños, para prevenir fracturas óseas de baja energía".17

Por qué la vitamina K2 también es importante para la salud cardiaca

Es importante señalar que, de hecho la deficiencia de vitamina K2 produce síntomas de intoxicación de vitamina D, incluyendo una calcificación inapropiada de los tejidos blandos que podría ocasionar aterosclerosis, también conocida como endurecimiento arterial.

El estudio de Rotterdam realizado en 200418 fue la primera investigación clínica amplia, conocida por sugerir que la vitamina K2 tenía una función relacionada con disminuir eventos cardiovasculares y mortalidad.

Los 4 807 participantes adultos mayores de 55 años de edad de este estudio poblacional que incluía datos alimenticios, no tenían antecedentes de infarto de miocardio (ataque cardíaco) al inicio del estudio, y fueron monitoreados durante casi una década.

El objetivo de la investigación era determinar si el consumo alimenticio de las vitaminas K1 y K2 estaba relacionado con la calcificación aórtica y enfermedad coronaria (CHD). Cabe destacar que los participantes que consumieron más vitamina K2 manifestaron un menor riesgo relativo de muerte por CHD, mortalidad por todas las causas y calcificación aórtica severa.

El consumo de vitamina K1 no estuvo relacionado con ninguno de estos resultados. Los autores del estudio señalaron que, "estos descubrimientos sugieren que podría ser crucial consumir una cantidad adecuada [de vitamina K2] para prevenir una CHD".19

Un estudio publicado en 2009,20 en el que participaron más de 16 000 mujeres que tenían entre 49 y 70 años de edad, no manifestaron ninguna enfermedad cardiovascular al inicio y fueron monitoreadas durante ocho años, también confirmó que la vitamina K2 podría ser un recurso para disminuir el riesgo de enfermedades cardíacas.

De hecho, el riesgo de CHD disminuyó en un 9 % por cada 10 microgramos (mcg) de vitamina K2 que consumieron estas mujeres. Una vez más, el consumo de vitamina K1 demostró no tener ningún efecto en las enfermedades cardiovasculares.

Además, un estudio realizado en 2015, publicado en la revista Thrombosis and Haemostasis21 encontró que tomar 180 mcg diarios de vitamina K2 (en su forma MK-7) durante tres años, había disminuido la rigidez arterial en mujeres posmenopáusicas, en especial las que presentaban alto grado de rigidez arterial.

¿Cuánto necesita y cuáles son las mejores fuentes de vitamina K2?

Ahora que se ha percatado de lo importante que es la vitamina K2 para la salud, de seguro se preguntara cuanta cantidad debería tomar.

¿Cuál es la dosis óptima de vitamina K2? Algunos estudios--incluyendo el estudio de Rotterdam--sugieren que podría ser suficiente con tomar tan solo 45 mcg diarios. Por otro lado, algunos recomiendan una dosis mucho más elevada, tal como entre 180 y 200 mcg diarios. Como regla general, recomiendo alrededor de 150 mcg diarios de vitamina K2.

Podría obtener cantidades saludables de vitamina K2 al consumir 15 gramos (media onza) diarios de natto o una porción pequeña de vegetales fermentados. Si los fermenta por medio de un cultivo iniciador infusionado con bacterias productoras de vitamina K2, una onza podría proporcionarle alrededor de 200 a 250 mcgs.

La vitamina K2 también es vital si toma un suplemento oral de vitamina D3. Aunque aún se desconocen las proporciones óptimas, es posible que además necesite consumir mayor cantidad de vitamina K2 para mantener una proporción saludable de vitamina D3.

Rhéaume-Bleue recomienda tomar 100 mcg de vitamina K2 por cada 1 000 UIs de vitamina D. Dicho lo anterior, podría ser difícil obtener cantidades óptimas de vitamina K2 tan solo a través de la alimentación, por lo que es posible que necesite tomar suplementos. En caso de no tener acceso a alimentos fermentados, como vegetales fermentados, kéfir de agua o coco, natto o chucrut, deberá tomar un suplemento.

Los productos de origen animal, como el hígado de res y kéfir lácteo, así como las yemas de huevo, queso y mantequilla orgánica, de animales pastoreados, son otras increíbles fuentes de vitamina K2.

Si opta por obtener esta vitamina por medio de un suplemento, debe asegurarse de que sea la forma MK-7. También, recuerde tomarlo con alguna grasa—el aguacate, aceite de coco, productos animales y mantequilla de animales alimentados con pastura, son excelentes opciones. Es importante tomar vitamina K2 con grasas porque es un nutriente liposoluble, de lo contrario, no será absorbida.

Por fortuna, no tiene que preocuparse por una sobredosis de vitamina K2, porque al parecer no es tóxica. Incluso las personas que consumieron "dosis excesivas" durante años enteros no demostraron efectos adversos.

No importa cómo la consuma, debe considerar que tomar vitamina K2 no le hará "sentirse mejor" de forma perceptible. Su funcionamiento interno es tal que, es probable que no sienta ninguna diferencia física, independientemente de si lo hace a través de alimentos o suplementos. Dicho lo anterior, debe consumirla de todos modos y continuar haciéndolo, incluso si no puede percibir algún efecto.

No se olvide del magnesio y asegúrese de equilibrarlo con vitamina D, calcio, y vitamina K2

Se sabe que incluso, es posible que llevar una alimentación saludable no sea suficiente cuando intenta equilibrar los nutrientes importantes como vitamina D, calcio y vitamina K2.

En particular, cuando depende de suplementos, debe estar más atento a cómo los nutrientes influyen e interactúan entre sí para que pueda lograr proporciones saludables. Por ejemplo, su cuerpo necesita magnesio para poder convertir la vitamina D en su forma activa y activar la función de absorción del calcio.

La vitamina D y K2 también trabajan en combinación para producir y activar la proteína GLA de la matriz (MGP, por sus siglas en inglés), que se acumula alrededor de las fibras elásticas del revestimiento arterial, lo cual protege a las arterias contra la formación de cristales de calcio.

De igual manera, el magnesio y la vitamina K2 se complementan entre sí porque el magnesio ayuda a disminuir la presión arterial, que es un factor importante en las enfermedades cardíacas. Debido a que la vitamina K2 actúa sinérgicamente con el calcio, magnesio y vitamina D, es fundamental mantener el equilibrio entre estos cuatro nutrientes esenciales.

Si bien, no existen directrices precisas, el magnesio ayuda a mantener el calcio en las células para optimizar sus funciones, y la mayoría de los expertos recomienda mantener una proporción 1:1 de calcio a magnesio.

Anteriormente se mencionó que se debe consumir la vitamina K2 de forma cotidiana. En cuanto a la cantidad de vitamina D que necesita, le recomiendo analizar sus niveles dos veces al año--durante las temporadas de verano e invierno--para medir más eficazmente su dosis individual.

Si bien, lo ideal es exponerse de forma prudente a los rayos del sol alrededor del mediodía (o 1 p.m., si vive en un área que aplica el horario de verano) para poder optimizar sus niveles de vitamina D, si opta por tomar un suplemento, debe asegurarse de tomar en consideración la dosis.

Para optimizar la salud, es importante tomar una dosis diaria que sea suficiente para que su cuerpo pueda alcanzar el rango terapéutico de 60 a 80 nanogramos por mililitro. nutriente vital, vea mi infografía titulada, 7 señales de que podría ser deficiente en vitamina D.

Aunque es posible que no piense que su salud ósea y cardíaca están relacionadas, es evidente que puede cuidar de estas partes esenciales de su cuerpo en una forma sorprendentemente similar.

Al asegurarse de obtener suficiente cantidad diaria de calcio, vitamina K2, magnesio y vitamina D, así como de probióticos--a través de los alimentos que consume o un suplemento—estará en vías de proteger su salud ósea y cardíaca.

Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo