Obtenga hasta 48% de descuento Productos selectos fermentados Obtenga hasta 48% de descuento Productos selectos fermentados

PUBLICIDAD

Características principales que tienen en común las personas felices

Análisis escrito por Dr. Joseph Mercola Datos comprobados

felicidad personas felices

Historia en Breve -

  • Un estudio realizado en 2010 encontró un fuerte vínculo entre una mayor sensación de felicidad al tener menos charlas superficiales y, en su lugar, tener charlas más profundas
  • Un estudio de seguimiento reveló vínculos moderados entre la satisfacción en la vida y cantidad de tiempo a solas, así como el tiempo de conversación y conversaciones substanciales entre las personas
  • Las conversaciones profundas incrementaron la sensación de satisfacción en la vida en prácticamente todos los grupos analizados; por otro lado, las charlas superficiales tuvieron menos impacto, al mostrar poco efecto en cualquier situación
  • El tipo de personalidad tampoco determinó los resultados, de modo que tanto las personas introvertidas como extrovertidas podrían beneficiarse de conversaciones profundas

La búsqueda de la felicidad es más una elección que un hecho ocurrido por casualidad, pero hay rasgos verificables que las personas que logran la felicidad tienden a compartir.

En 2010, en un estudio titulado "Eavesdropping on Happiness", los investigadores colocaron un Registrador Activado Electrónicamente (EAR, por sus siglas en inglés) en casi 80 estudiantes universitarios, el cual grabó aleatoriamente fragmentos de sonidos ambientales tomados mientras los participantes seguían con su rutina diaria.

Cada 12.5 minutos, el EAR registraba 30 segundos de sonido, lo que les permitió a los investigadores averiguar si el participante estaba solo o hablando con otras personas, y, en este último caso, si la conversación consistía en una charla superficial o más substancial y profunda.

El estudio reveló perspectivas intrigantes sobre cómo las conversaciones y charlas superficiales podrían influir en la felicidad. Además, en 2018, los investigadores que monitorearon el estudio, registraron nuevos fragmentos y comprendieron aún más sobre las complejidades de lo que les produce felicidad a las personas.

Las conversaciones más profundas hacen que las personas sean más felices que al charlar de trivialidades

¿Podrían la felicidad y el bienestar estar relacionados con la cantidad de charlas superficiales y conversaciones profundas que haya tenido en su vida? El estudio realizado en 2010 encontró un vínculo sólido, en el cual menos charlas superficiales y más conversaciones profundas estaban relacionadas con una mayor sensación de felicidad.

Para los fines del estudio, la charla superficial se definió como "una conversación sin compromiso de carácter trivial", en la que solo hubo un intercambio de información superficial. Una conversación profunda fue definida como un intercambio de información substancial. Los investigadores se preguntaron:

"¿Podría una vida feliz estar llena de momentos superficiales, felices y despreocupados, así como charlas superficiales, triviales, o llena de encuentros sociales con conversaciones profundas y reflexiones?

Existen ambas nociones —el ignorante feliz, así como el pensador profundo y pleno— pero se desconoce ampliamente cual es la noción real en la vida cotidiana que está relacionada con una mayor sensación de felicidad".

Al parecer, pasar menos tiempo solo y más tiempo conversando con otras personas estaba relacionado con un mayor bienestar. Pero, los niveles de felicidad aumentaron aún más cuando hubo menos charlas superficiales y más conversaciones profundas.

Según el estudio, en comparación con los participantes más infelices, los participantes más felices pasaron 25 % menos tiempo solos y 70 % más tiempo conversando.

Sin embargo, mientras conversaban, a lo sumo tenían un tercio de charlas superficiales y el doble de conversaciones profundas. Entonces, es posible que hacer el esfuerzo de tener conversaciones más substanciales sea la clave para incrementar la felicidad:

"En combinación, los hallazgos demuestran que una vida feliz es social en vez de solitaria, y con conversaciones profundas en vez de superficiales...

Por un lado, el bienestar podría ser causalmente un antecedente de interacciones significativas. Las personas felices pueden ser ‘captadores de atracción social’ que pueden facilitar una mayor interacción y encuentros sociales.

Por otro lado, las conversaciones profundas pueden volver más felices a las personas. Al igual que la autorrevelación puede infundir un sentido de intimidad en una relación, las conversaciones profundas pueden producir una sensación de intimidad en una relación, este tipo de conversaciones podrían generar un sentido de propósito en la pareja que interactúa.

Por lo tanto, nuestros resultados plantean la interesante posibilidad de que los niveles de felicidad podrían aumentar al facilitar conversaciones substanciales".

El estudio de seguimiento también descubrió que las conversaciones profundas podrían estar vinculadas con la felicidad

En un estudio de seguimiento, los investigadores utilizaron datos de la muestra original junto con un conjunto de información más amplia y diversa, que incluyó a las sobrevivientes de cáncer de mama y sus parejas, adultos recientemente divorciados y adultos que meditan.

De nuevo, el estudio reveló vínculos moderados entre la satisfacción en la vida y cantidad de tiempo a solas, tiempo de conversación y conversaciones substanciales entre las personas.

Las conversaciones profundas incrementaron la satisfacción en la vida en prácticamente todos los grupos que analizaron, pero las charlas superficiales tuvieron menos impacto, ya que demostraron poco efecto en cualquier situación.

"Repetimos que las personas que pasaban mucho tiempo solas estaban menos satisfechas con sus vidas y sentían menos bienestar", dijo en un comunicado de prensa el coautor del estudio, Matthias Mehl, profesor de psicología de la Universidad de Arizona.

"Las personas que pasan más tiempo interactuando y tienen conversaciones más profundas y substanciales se sienten más satisfechas. La vida feliz es social, en vez de solitaria, y también, debe tener significado".

Además, aunque las charlas superficiales no fueron beneficiosas, tampoco fueron indudablemente negativas. Incluso, los investigadores sugirieron que podrían tener un rol en generar conversaciones más profundas.

"Todos entendemos que las charlas superficiales son un componente necesario para nuestra vida social", dijo Mehl. "Por lo regular, no puede acercarse a un extraño y empezar directamente con una conversación profunda y existencial debido a las normas sociales".

El tipo de personalidad tampoco determinó los resultados, de modo que tanto las personas introvertidas como extrovertidas podrían beneficiarse de conversaciones substanciales.

"Esperábamos que la personalidad pudiera hacer una diferencia; por ejemplo, que los extrovertidos pudieran beneficiarse más de las interacciones sociales que los introvertidos, o que las conversaciones substanciales pudieran estar más vinculadas al bienestar de los introvertidos que de los extrovertidos, y nos sorprendió mucho que no fuera el caso", expresó la investigadora Anne Milek, investigadora científica principal de la Universidad de Zurich, en Suiza.

El humor positivo puede ayudar a mantener la felicidad

Además de las conversaciones frecuentes y profundas con amigos y familiares, las investigaciones anteriores han identificado que los siguientes rasgos de personalidad se asocian con la felicidad:

  • Extraversión
  • “Locus” (o lugar) de control
  • Autoestima
  • Optimismo

Los investigadores que escribieron para Europe’s Journal of Psychology llevaron a sus hallazgos un paso más allá y revelaron que las personas con estos cuatro rasgos de personalidad eran más felices porque aplicaban el humor positivo en su vida cotidiana.

"La felicidad de las 'personas felices' no depende de las circunstancias de la vida. Más bien, al parecer las personas felices tienen personalidades que les permiten encontrar la felicidad incluso frente a circunstancias adversas y difíciles en la vida", señaló el estudio. Y resulta que el humor podría ser una estrategia adaptativa y efectiva para mantener la felicidad.

Sin embargo, no cualquier tipo de humor fue beneficioso, ya que los estilos de humor agresivo y autodestructivo estaban relacionados con una menor sensación de felicidad, mientras que el humor positivo, de automejoramiento y afiliativo causó el efecto contrario, al ayudar a las personas a enfrentar circunstancias difíciles. ¿Cuáles son las diferencias entre los estilos de humor?

  • Humor agresivo — Se utiliza como un medio para molestar, criticar o manipular a otros, y puede emplearse como una forma de demostrar superioridad sobre otras personas.
  • Humor autodestructivo — Puede utilizarse para evitar enfrentar problemas o lidiar con sentimientos negativos, y podría emplearse para burlarse de sus propias debilidades.
  • Humor de automejoramiento — Se utiliza para mantener un bienestar psicológico positivo a través de evitar la adversidad.
  • Humor afiliativo — Se utiliza para entretener a los demás, lo que ayuda a enriquecer la calidad de las relaciones sociales.

Un sentido positivo del humor, que abarca los estilos de automejoramiento y afiliativo, en realidad es otro aspecto común entre las personas que se autodenominan "felices". Los investigadores explicaron:

"[N]uestros hallazgos sugieren que las personas con un alto grado de extraversión, locus de control interno, optimismo y autoestima han desarrollado estrategias adaptativas de uso del humor en su vida cotidiana, que a su vez ayudan a hacerlos felices.

Experimentan una mayor felicidad porque tienen mayor capacidad para crear estrategias y regular sus emociones, a su vez el uso habitual del humor positivo es una de esas estrategias.

Las personas felices podrían ser capaces de emplear estilos de humor positivo como un medio para delimitar o evaluar los eventos de la vida, así como formar puntos de vista positivos y de autoafirmación del yo.

De hecho, las personas pueden proteger su bienestar psicológico por medio del humor de automejoramiento como medio para reformular los factores de estrés de una manera más positiva y alegre".

Indicadores adicionales de felicidad: amabilidad, generosidad y gratitud

Hay una estrecha relación entre ser amable y feliz. Los niveles de felicidad aumentan cuando las personas consideran sus propios actos de bondad durante una semana.

Además, las personas amables experimentan mayor felicidad y recuerdos más felices. Hay un estudio que sugiere que, "en primer lugar, las personas felices son más amables… y pueden ser aún más felices, amables y agradecidas después de una simple intervención [considerar sus actos de bondad]".

En cuanto a por qué la bondad hace felices a las personas, esto todavía se está explorando, pero se sabe que el cerebro produce neurotransmisores y hormonas del sentirse bien cuando es amable, y la bondad ayuda a formar relaciones sólidas con los demás, ya que puede fomentar sentimientos positivos e Interacciones sociales más fuertes y significativas en todos los aspectos.

Dar a los demás también está vinculado con la felicidad, y ciertamente, la generosidad es una forma de bondad. Las personas que accedieron a gastar dinero en otros, tomaron decisiones más generosas y tuvieron incrementos más marcados en los niveles de felicidad que reportaron por sí mismos, en comparación con quienes aceptaron gastar dinero en sí mismos.

Las personas que aceptaron dar a otros también tuvieron más interacciones en las regiones cerebrales relacionadas con el altruismo y la felicidad. Al igual que la generosidad, la gratitud también puede producir efectos medibles en diversos sistemas del cuerpo, lo puede ayudar a dormir mejor, tener más emociones positivas y otros, incluyendo efectos beneficiosos en:

Neurotransmisores del estado de ánimo (serotonina y norepinefrina)

Sistemas inflamatorios e inmunológicos (citoquinas)

Hormonas reproductivas (testosterona)

Hormonas del estrés (cortisol)

Hormonas del vínculo social (oxitocina)

Presión arterial, así como frecuencia cardíaca y EEG

Neurotransmisores cognitivos y relacionados con las regiones del placer (dopamina)

Azúcar en la sangre

El sueño podría ser un promotor desatendido de la felicidad

La mayoría de las investigaciones sobre la felicidad se han enfocado en los vínculos sociales, pero las investigaciones también han encontrado que las personas que duermen bien están más satisfechas con su vida, aún después recibir la influencia de otros factores, como la personalidad.

Si bien, el sueño se ha estado relacionado con el estado de ánimo durante mucho tiempo, los investigadores también sugirieron que las personas que dormían mal tenían mayor probabilidad de tener una visión nula de la felicidad, lo que podría hacer que las personas realizaran más comparaciones sociales y disfrutaran menos de sus experiencias positivas, lo que finalmente conllevaba menos felicidad.

"A medida que muchas sociedades se han vuelto más competitivas y orientadas hacia el mercado, el sueño ha sido considerado sencillamente como una pérdida de tiempo (y dinero). Sin embargo, cuando se sacrifican las horas de sueño puede crearse un círculo vicioso de visualizar al mundo como una competencia nula, lo que podría agravar el estrés interpersonal", escribieron los investigadores para Frontiers in Psychology, y agregaron:

"¿En qué consiste una buena vida? Muchas personas en la sociedad moderna podrían poner en segundo lugar 'dormir bien', después de otras prioridades, como tener un ingreso o estatus alto. Sin embargo, nuestro estudio sugiere que esta rutina diaria y desapercibida no solo podría restaurar el cuerpo, sino que también puede mejorar la propia perspectiva de la vida".

Incluso las personas más felices pueden tener un estado de ánimo negativo de vez en cuando

Sin embargo, otro estudio que examinó los rasgos que compartían las personas que eran muy felices, descubrió que quienes tenían un nivel más elevado de felicidad eran mucho más sociales y tenían relaciones más románticas y sociales más fuertes que las personas menos felices.

En este caso, las personas más felices no hacían más ejercicio que las personas menos felices; tampoco participaron en actividades religiosas con mayor frecuencia ni experimentaron más "situaciones favorables". Sin embargo, tendían a ser más extravertidas, agradables y menos neuróticas; y tener buenas relaciones sociales fue un componente esencial.

Además, es importante considerar que, si bien, las personas más felices experimentaron sentimientos positivos (aunque no de éxtasis) la mayor parte del tiempo, en ocasiones también manifestaron un estado de ánimo negativo.

En resumen, algunas veces es completamente natural sentirse deprimido, pero las personas felices tienen la capacidad de sobrellevar las emociones negativas, por lo que pueden cambiarlas y mantener una perspectiva general alegre.

Para ser más feliz podría implementar las siguientes medidas

Si quiere sentirse más feliz, las investigaciones sugieren que debe esforzarse en sus relaciones sociales, y en particular, estimular las que le brinden conversaciones profundas y substanciales. Del mismo modo, debe ser amable y llevar un registro de sus actos de bondad, sin importar cuán grandes o pequeños sean.

Asegúrese de dormir las horas adecuadas cada noche, y vivir el momento presente, sin enfocarse en arrepentimientos pasados o preocupaciones futuras.

Sin embargo, finalmente no debe omitir el componente social de la felicidad. Si se siente solo o aislado socialmente, las siguientes estrategias podrían ayudarle a hacer una conexión significativa con otros miembros de su comunidad, lo cual podría incrementar su nivel de felicidad:

Únase a un club que llame su atención

Realice un voluntariado para una causa en la que crea

Inscríbase en una clase para aprender algo nuevo o practicar algún pasatiempo

Cree rituales de conexión, como llamar a algún amigo todos los lunes

Inscríbase al gimnasio o a una clase donde practique su aptitud física para que pueda hacer ejercicio con otros

Frecuente tiendas y mercados locales, donde pueda establecer relaciones con los dueños y otros clientes habituales

Hable con extraños durante su trayecto diario al supermercado y mientras pasea a su perro

Considere la posibilidad de adoptar una mascota, como un perro o un gato, que le brinde compañía, sea una fuente de amor incondicional, y actúe como un rompehielos social

Muévase para estar más cerca de sus amigos y familiares

Asista a eventos religiosos o grupos de apoyo

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario