Enzymes Enzymes

PUBLICIDAD

¿Cómo funciona la digestión en su cuerpo?

Análisis escrito por Dr. Joseph Mercola Datos comprobados

digestion sistema digestivo

Historia en Breve -

  • Aquello que comienza en la cena termina en la taza del inodoro varias horas después. Después de ser engullidos, los alimentos viajan por el estómago e intestino. Una vez dentro, interactúan con las enzimas y bacterias para absorber los nutrientes, así como para producir vitaminas y un producto final de desecho
  • Su estómago deshace los alimentos con ácido, luego su hígado y páncreas producen enzimas para descomponer los alimentos y sus intestinos son el lugar donde se extraen los nutrientes. Las bacterias en los intestinos utilizan la fibra para su desarrollo y ayudan a producir vitaminas, como la biotina, ácido fólico y tiamina
  • La digestión ocurre fuera de los demás procesos internos de su cuerpo. Imagine que su cuerpo es un cilindro con un tubo que va de arriba a abajo. Lo que está dentro del tubo no interactúa con el ambiente esterilizado de su cuerpo
  • Considere hacer pequeños cambios para favorecer su salud digestiva y evacuación, como mantener una rutina, mantenerse hidratado, consumir de 25 a 50 gramos de fibra por cada 1000 calorías y ponerse en cuclillas mientras evacua

Su tracto gastrointestinal es el hogar de millones de bacterias, algunas son beneficiosas y otras dañinas. Estas bacterias son importantes para su salud en general. Entender cómo su cuerpo procesa los alimentos y elimina los desperdicios puede motivarlo a realizar cambios en su alimentación, lo que resulta en mejoras en su salud.

El estreñimiento es un reto incómodo y puede llegar a ser doloroso. En algunos casos, las heces pueden atascarse en sus intestinos causando un bloqueo. Hay varios factores necesarios para tener una rutina de evacuación saludable.

Puede que se pregunte detalles como ¿cuál es la cantidad correcta? ¿Qué afecta la frecuencia con la que va al baño? Y quizás la pregunta más importante puede ser: ¿Qué puede hacer para para evacuar con regularidad?

El proceso de evacuación es la forma que tiene su cuerpo de deshacerse de los alimentos y productos de desecho que no fueron digeridos. Tener evacuaciones regulares afecta positivamente a su estado emocional, el correcto procesamiento de la información en su cerebro, e incluso reduce los brotes y la hinchazón de la piel.

El tamaño, forma y color de sus heces le ofrecen mucha información sobre su estado de salud. La apariencia y la frecuencia le dan pistas sobre la salud de su tracto gastrointestinal y pueden darle una señal temprana de procesos relacionados con enfermedades, tales como problemas digestivos e incluso un cáncer.

La digestión ocurre lejos de los demás órganos

Antes de profundizar en el proceso de digestión de los alimentos y en las pequeñas estrategias que ofrecen grandes recompensas para favorecer su salud, es importante recordar que su tracto digestivo es un espacio aislado en su cuerpo.

Imagine que su cuerpo es un cilindro. Si tuviera que pasar un tubo a través del centro del cilindro de arriba a abajo, esto representaría su tracto gastrointestinal. La parte sólida del cilindro alrededor del tubo representa el interior de su cuerpo.

Su tracto gastrointestinal está lleno de bacterias que deben permanecer separadas de sus órganos internos, los cuales se encuentran en un ambiente estéril.

Cuando su intestino experimenta una fuga de estas bacterias hacia el ambiente estéril, como ocurre durante el síndrome del intestino permeable, se crea una respuesta inflamatoria y aumenta su posible riesgo de desarrollar varias afecciones de salud.

Todo comienza en su boca

La digestión comienza por su boca. Tan pronto como toma un bocado y comienza a masticar, la saliva comienza a mezclarse con la comida. Las enzimas en su saliva comienzan el proceso de reducir las partículas de los alimentos a un tamaño más pequeño. Su lengua trabaja para moldear los alimentos en una pequeña bola con el fin de que sea más fácil de engullir.

Este es un proceso complejo que involucra a casi 50 pares de músculos y varios nervios para preparar los alimentos y dirigirlos de la boca hacia el estómago. Después de masticar, su lengua empuja la comida hacia la parte posterior de su boca para desencadenar la respuesta de deglución.

Para este este punto, sus cuerdas vocales se cerrarán herméticamente y la respiración se detendrá para evitar que los alimentos o líquido entren en sus pulmones. Después de ser engullidos, los alimentos ingresan a su esófago, que es el tubo que lleva la comida desde su boca hacia su estómago.

Su estómago es como un costal con paredes musculares reforzadas. A medida que la comida entra, su estómago puede expandirse. Además de retener la comida, también la mezcla y secreta un potente ácido y enzimas para continuar con el proceso de descomposición.

La duración de los alimentos en su estómago varía entre cada persona, y entre hombres y mujeres. Después de comer, puede que los alimentos tarden entre seis y ocho horas para pasar por el estómago y llegar hasta el intestino delgado.

La peristalsis se encarga de mover los alimentos a través del cuerpo

La comida pasa a través del esófago después de ser engullida y antes de llegar al estómago. Este fuerte tubo muscular utiliza una serie de contracciones, llamadas peristalsis, para empujar los alimentos hacia el estómago. En la parte inferior del esófago y justo antes del estómago se encuentra el esfínter esofágico inferior (EEI).

Esta válvula está diseñada para evitar que los alimentos regresen por el esófago. Si alguna vez ha experimentado las agruras, también conocidas como acidez estomacal, puede haber sido el resultado de la liberación de ácido estomacal por el EEI, que causa una sensación de ardor en el esófago.

Durante la digestión normal, el EEI se abre para permitir que los alimentos accedan al estómago, pero el reflujo puede ocurrir cuando el esfínter está débil o se relaja de manera incorrecta. La peristalsis comienza desde el esófago y continúa moviendo sus alimentos hasta el final del proceso digestivo. Esta serie de contracciones musculares no se puede sentir.

A medida que la comida llega a su estómago, el ácido convierte ésta mezcla en líquido. En la parte inferior del estómago se encuentra el esfínter pilórico, un segmento de músculo liso que controla el movimiento de los de alimentos y jugos parcialmente digeridos desde el estómago hasta el duodeno.

El esfínter pilórico se abre con la fuerza de las contracciones en la parte inferior del estómago para permitir que un poco del líquido pase al duodeno, o hacia la parte superior del intestino delgado. Su intestino delgado es un tubo estrecho y sinuoso que mide alrededor de 6 metros cuando se estira.

La peristalsis continúa haciendo su trabajo, empujando los alimentos del intestino delgado hacia el intestino grueso. Esta área es más ancha que el intestino delgado y mide solo 1.5 metros de largo. La longitud total del intestino humano puede variar entre los 7.6 y 8.5 m de largo, pero se encuentra encogido y enrollado estratégicamente dentro de su abdomen.

La participación del hígado y el páncreas

Una vez que el líquido llega a su intestino delgado, su hígado y páncreas también participan. Estos dos órganos ocupan un espacio en su cavidad abdominal dentro de un ambiente estéril. El páncreas produce enzimas para descomponer los alimentos y el hígado produce un líquido verde llamado bilis.

El páncreas se encuentra detrás del estómago, rodeado por el intestino delgado, hígado y bazo. Casi el 95 % de este órgano es un tejido que produce enzimas pancreáticas para la digestión. El resto produce hormonas para regular el azúcar en la sangre y las secreciones pancreáticas.

Los jugos y las enzimas del páncreas están diseñados para descomponer a los carbohidratos, grasas y proteínas, y se envían al intestino delgado a través de pequeños tubos llamados conductos. El hígado provee la bilis, un fluido complejo que contiene electrolitos, moléculas orgánicas y agua.

Dentro de la bilis se encuentran los ácidos biliares, que son esenciales para la digestión y la absorción de las grasas en el intestino delgado. Un adulto puede producir hasta 800 mililitros de bilis por día.

La función química de los ácidos biliares hace que la grasa se descomponga en gotas diminutas. Este proceso no es la digestión, pero es importante ya que aumenta la superficie de las grasas, por lo que están disponibles para ser usadas por otras enzimas para la digestión.

La peristalsis continúa el movimiento de la mezcla líquida a través de su intestino delgado e intestino grueso. La digestión termina antes de llegar al intestino grueso pero la masa continúa avanzando hacia éste, mientras que se absorbe el agua de la materia no digerible.

Su intestino grueso está formado por el colon y el recto y es responsable de la absorción de ciertas vitaminas producidas por las bacterias que residen en su colon, incluyendo la tiamina, ácido fólico y biotina.

La mucosa del intestino grueso también produce bicarbonato para neutralizar los productos de desecho que se han vuelto cada vez más ácidos a medida que avanzan hacia el intestino.

Cómo saber si sus heces son saludables

Las heces pueden darle pistas sobre la salud de su tracto gastrointestinal, ya que son el resultado de los alimentos que atraviesan toda la longitud de este tracto. Vivir en la era digital significa que ya no tiene que adivinar qué cambios que necesita hacer para mejorar la condición de sus heces y, por lo tanto, su salud.

Una herramienta en línea llamada ‘StoolAnalyzer’ le ayudará con sugerencias basadas en la forma, color, tamaño, frecuencia y comportamiento de sus evacuaciones.

Esta herramienta le ofrece una puntuación en una escala de 100 puntos con recomendaciones alimenticias para mejorar su salud. Si bien esto no sustituye el apoyo de un profesional de atención médica integral, sí puede darle una idea de dónde comenzar.

La próxima vez que tenga una evacuación intestinal puede comparar lo que ve en el inodoro con la tabla a continuación para evaluar si sus heces son sanas o no. Bastará con que realice sencillos cambios en su alimentación y consulte a un profesional de atención médica integral para descubrir qué está ocurriendo con su tracto digestivo.

Heces saludables Heces poco saludables

De café claro a medio

Las heces duras difíciles de excretar, causan dolor o requieren de esfuerzo

Suaves y blandas, en una sola pieza y no en varios pedazos

Duras y en porciones, acuosas o incluso pastosas y difíciles de limpiar

De dos centímetros y medio a cinco centímetros de diámetro y más de 46 centímetros de largo

Las heces estrechas similares a un lápiz o tipo cinta: Pueden indicar una obstrucción intestinal o tumor o, en el peor de los casos, cáncer de colon; las heces estrechas con poca frecuencia no son tan preocupantes, pero si persisten, en definitiva debe llamar a su médico

Con forma de S, que es la forma del intestino inferior

Las heces negras y alquitranadas o heces rojas: podrían indicar sangrado en el tracto GI, las heces negras también son el resultado del consume de ciertos medicamentos, suplementos o por consumir regaliz negro, si excreta heces negras y alquitranadas, lo mejor es que visite a su médico

Un olor natural, no repulsivo (no estoy diciendo que debe oler bien)

Las heces blancas, pálidas o grises podrían indicar una falta de bilis, lo que es un problema serio (hepatitis, cirrosis, trastornos pancreáticos o un posible bloqueo en el conducto biliar), por lo que esto amerita una visita a su médico, también puede ser el resultado del consumo de antiácidos

Se sumerge silenciosa y suavemente en el agua, debe hacer el menor ruido posible al caer en el inodoro, no un fuerte chapoteo, que lo salpique y haga que requiera una ducha

Las heces amarillas podrían indicar una infección por Giardia, un problema de la vesicular biliar o un enfermedad conocida como síndrome de Gilbert; si presenta esto, llame a su médico

Textura uniforme

Presencia de alimentos no digeridos (más preocupante si va acompañado de una pérdida de peso, diarrea y otros cambios en el intestino)

Se hunde lentamente

Flota o salpica al caer en el agua

Un aumento de moco en las heces: esto puede estar relacionado con enfermedades inflamatorias del intestino como la enfermedad de Crohn o la colitis ulcerosa e incluso con el cáncer de colon, especialmente si está acompañada de sangre o dolor abdominal

Muy mal olor: si sus heces tienes un desagradable olor, no puede pasar desapercibido. Me refiero a un olor fuera de lo normal. Las heces muy olorosas pueden estar asociadas con una serie de problemas de salud, tales como un trastorno de mala absorción, enfermedad celíaca, enfermedad de Crohn y la pancreatitis crónica

Evite el estreñimiento

La salud de su tracto gastrointestinal se puede medir por el aspecto de sus heces, pero también con base en la frecuencia con la que evacúa. Por supuesto, casi todo el mundo experimenta modificaciones en su horario de vez en cuando, pero, en general, hay algunos criterios reveladores que debería evaluar.

Aunque sin duda aquello que es normal y saludable para un estudiante de 21 años en comparación con un pescador de 57 años o una fanática del crochet de 71 años puede variar, algunos factores que afectan la rutina y frecuencia de sus evacuaciones incluyen el estilo de vida, alimentación y ejercicio.

De acuerdo con Perfect Origins, es posible que cargue entre 2 y 9 kilos de heces en sus intestinos en un momento dado, dependiendo de su estatura, edad y alimentación. Si hay problemas para evacuar en intervalos regulares, entonces puede que eso detone o agudice problemas tales como:

Malestar estomacal

Acidez

Exceso de gases

Estreñimiento

Diarrea

Síndrome del intestino irritable

Insomnio

Cambios de humor

Problemas de la piel

Alergias

Debido a que sus movimientos intestinales comienzan con lo que come, tiene mucho sentido que esto tenga un impacto en cómo funciona su sistema digestivo. Los vegetales ricos en fibra son una forma importante de ayudar a asegurar la regularidad.

Los granos y proteínas pegajosas como el gluten, pueden causar estreñimiento. Peor aún, pueden contener lectinas que provocan síndrome del intestino permeable. Los factores que pueden alterar sus evacuaciones incluyen:

La cantidad de fibra en la alimentación

Una rutina constante de evacuación

Ejercicio, o falta del mismo

Nivel de hidratación

Medicamentos

Uso frecuente de laxantes

Mala nutrición

Consumo de suplementos de hierro

Hormonas

Afecciones médicas, tales como la enfermedad de Crohn, colitis e incluso la gripe

La facilidad con que evacue sus intestinos también puede estar relacionada con la posición en la que se encuentra cuando está en el inodoro. Puede que no se la haya ocurrido, pero antes de que aparecieran los inodoros, las personas usaban otro conjunto de músculos para evacuar.

El medio más efectivo para evacuar sus intestinos por completo es estar en cuclillas de manera que sus rodillas estén más cerca de su pecho. Esto optimiza la alineación natural de su colon.

Mantener una posición en cuclillas puede ayudarle a prevenir las hemorroides y enfermedades intestinales, así como ayudar a mantener la fuerza en los músculos de las piernas, lo que le ayudara a mejorar su capacidad para caminar sin ayuda.

Si tiene un inodoro cuyo asiento es muy alto, es posible que no pueda estar en cuclillas. En este caso, considere usar un taburete corto para elevar las rodillas hasta esa posición mientras está sentado en el inodoro. Puede optimizar sus hábitos intestinales al:

  • Consumir de 25 a 50 gramos de fibra por cada 1000 calorías y reducir o eliminar los granos y alimentos procesados de su alimentación
  • Mantenerse hidratado hasta que su orina tenga un color claro similar al amarillo paja
  • Hacer por lo menos de 30 a 45 minutos de ejercicio al día y evitar pasar el mayor tiempo posible sentado
  • Prestar atención a los efectos secundarios de cualquier medicamento y suplemento que se muestren en la digestión
  • Sentarse en cuclillas durante la evacuación

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario