Anniversary Sale Anniversary Sale

PUBLICIDAD

Evitar los rayos del sol puede ser una causa significativa de mortalidad

Análisis escrito por Dr. Joseph Mercola Datos comprobados

evitar el sol

Historia en Breve -

  • Un estudio realizado en 2017 encontró que las mujeres con el hábito activo de exposición solar tenían una tasa de mortalidad más baja que las que lo evitaban, y un estudio realizado en 2014 demostró que la tasa de mortalidad entre quienes evitaban el sol era el doble que la del grupo de exposición solar más alta
  • Se encontró que las personas fumadoras que informaron mayor exposición solar tenían un riesgo similar de desarrollar enfermedades cardíacas, no cancerosas/no cardíacas, en comparación con los no fumadores
  • El aumento en el riesgo de problemas cardíacos y cáncer no es el único problema potencial causado por la falta de exposición solar; también podrían estar relacionados los tipos de cáncer específicos, diabetes, esclerosis múltiple, autismo, enfermedad de Alzheimer y degeneración macular relacionada con la edad
  • Existen múltiples estudios que indican que los ingredientes peligrosos en los protectores solares, como la oxibenzona, podrían causar infertilidad, defectos de nacimiento y trastornos hormonales en los niños, e incluso destruir los arrecifes de coral

Con la llegada de la temporada de primavera y verano en el hemisferio norte, no tiene que ir muy lejos para encontrar "expertos" que insistan en que si planea pasar tiempo al aire libre debe limitar su exposición solar tanto como le sea posible. Muchos médicos les recomiendan a sus pacientes cubrirse o recubrirse con protector solar.

Las advertencias no solo son para los perpetuos adoradores de los rayos del sol, sino para las personas que solo realizan sus actividades diarias, como caminar hacia y desde sus automóviles, cortar el césped o colocar sus codos sobre la ventana mientras conducen.

Con todas las precauciones sobre la principal causa de cáncer de piel, sin mencionar las arrugas y envejecimiento prematuro, podría pensar que las personas de piel clara en Suecia evitarían el sol como si fuera una plaga. Pero, los científicos en Suecia realizaron un estudio que reveló que evadir los rayos del sol es estadísticamente más propenso a matar a las personas, y no lo contrario.

El estudio, publicado en Journal of Internal Medicine, afirma que las mujeres, específicamente quienes tenían el hábito de exponerse a los rayos del sol durante un tiempo limitado al día exhibían una tasa de mortalidad más baja que las que lo evitaban.

Sin embargo, debe considerarse la siguiente advertencia, cualquier persona que reciba demasiado sol puede tener mayor riesgo de desarrollar problemas cutáneos, incluyendo el cáncer. Siempre ha sido imprudente permitir quemaduras solares graves; no obstante, el hecho es que es necesario exponerse al sol diariamente para mantenerse saludable.

Para reflejarlo, los científicos han solicitado recientemente a las entidades de salud pública hacer un "giro radical" en su postura anterior (y errónea) de que la exposición solar no es saludable y, además, enfatizar que la cantidad moderada y consistente de exposición solar es saludable.

La vitamina 'D' tiene una denominación equivocada

Si alguna vez se ha preguntado ¿por qué otras vitaminas pueden obtenerse de los alimentos, pero la vitamina D proviene del sol? De acuerdo con la Red de Salud Hormonal de la Sociedad Endocrina, la designación de "vitamina D" es un nombre inapropiado:

"Esta 'vitamina', a menudo incomprendida, no es una vitamina, sino una prohormona. Las prohormonas son sustancias que el cuerpo convierte en hormonas. De hecho, a diferencia de otras vitaminas, tan solo alrededor del 10 % de la vitamina D que el cuerpo necesita proviene de los alimentos (como los productos lácteos y pescado graso), y el cuerpo produce el resto por sí solo".

El cuerpo produce vitamina D como una reacción química cuando los rayos del sol entran en contacto con la piel. Esto ocurre al crear una unión con una proteína llamada receptor de la vitamina D, que está presente en casi todas las células e influye en múltiples procesos corporales diferentes. Puede ayudar al cuerpo a absorber el calcio, lo que a su vez permite que los huesos ganen fuerza al "mineralizarlos".

Las investigaciones indican que la mejor manera de incrementar los niveles de vitamina D no es a través de suplementos, sino a través de la exposición solar. Por lo tanto, es crucial que la población comprenda que los últimos estudios científicos demuestran que el verdadero riesgo es evitar los rayos del sol.

Pero, quizás entender los problemas relacionados con los bajos niveles de vitamina D es una forma más efectiva de comunicar la relevancia de optimizar la exposición solar. Las cinco primeras señales son:

  • Dolores y molestias constantes, que con frecuencia son mal diagnosticadas
  • Enfermedades e infecciones frecuentes, debido a un sistema inmunológico deficiente
  • Síntomas neurológicos desde cefaleas hasta deterioro cognitivo
  • Fatiga, somnolencia diurna y dolor lumbar
  • Cabeza sudorosa, lo cual a menudo se observa en bebés, pero puede ocurrir a cualquier edad

En 2018, el International Journal of Environmental Research and Public Health señaló que el riesgo de problemas cardíacos y cáncer no son los únicos problemas potenciales. La falta de exposición solar también está relacionada con tipos de cáncer específicos, diabetes, esclerosis múltiple, autismo, enfermedad de Alzheimer y degeneración macular relacionada con la edad.

Contrario a la información actual, la luz ultravioleta (UV) es la fuente principal de vitamina D, así como de otros compuestos esenciales para su salud. Los autores concluyeron que "exponerse a los rayos ultravioleta sin recibir quemaduras puede ser beneficioso para la salud y que debería recomendarse, con moderación".

El factor de riesgo de la exposición solar

Los investigadores querían explorar el factor de riesgo para la mortalidad por todas las causas al comparar a las mujeres, en función de las diferencias en su exposición solar, con un seguimiento de 20 años de la cohorte Melanoma in Southern Sweden (MISS).

Entre 1990 y 1992, se contó con la participación de 29 518 mujeres nacidas en Suecia entre las edades de 25 a 64 años, sin antecedentes de cáncer, que proporcionaron información detallada sobre sus hábitos de exposición solar, así como sus "posibles factores de confusión", como estado civil, nivel educativo, consumo de alcohol, ingresos disponibles y número de nacimientos.

En el año 2000, se añadieron el ejercicio físico e índice de masa corporal individual (BMI) en el cuestionario. Sin embargo, podría haber una relación entre el BMI y niveles de vitamina D, ya que un estudio indicó que un BMI más alto podría disminuir aún más los niveles vitamina D.

Las personas con un BMI alto tampoco presentaron mayores niveles de vitamina D por la radiación UV que las personas delgadas. El estudio se basó en cuatro preguntas, con opciones de frecuencia, que incluyeron "nunca":

  • ¿Con cuanta frecuencia se expone a los rayos del sol durante el verano?
  • ¿Se expone a los rayos del sol durante el invierno, como en vacaciones en las montañas?
  • ¿Utiliza alguna cama de bronceado?
  • ¿Viaja al extranjero de vacaciones para nadar y exponerse a los rayos del sol?

¿Qué es peor, evitar la luz solar o tener deficiencia de vitamina D?

Los científicos y miembros de la comunidad del área de la salud han denominado como un debate continuo la cuestión de si evitar la luz solar es peor que tener deficiencia de vitamina D. Según el estudio presentado, se analizaron dos revisiones relacionadas con la importancia e impacto de la vitamina D y concluyeron dos posturas opuestas.

La primera revisión afirmó que "no existían pruebas altamente convincentes del evidente rol de la vitamina D en obtener algún resultado", mientras que la segunda revisión demostró que el riesgo de muerte era comparable con los riesgos esperados en personas que eran fumadoras.

Si bien, los estudios sobre exposición solar son limitados, un estudio realizado en 2014, publicado en Journal of Internal Medicine informó que, "la tasa de mortalidad entre quienes evitan la exposición solar es aproximadamente dos veces más alta que el grupo de mayor exposición solar".

Por cada muerte por cáncer de piel en el norte de Europa, entre 60 y 100 personas mueren por causa de un derrame cerebral o enfermedad cardíaca relacionada con la presión arterial alta, que está muy relacionada con la deficiencia de vitamina D, y en particular, con la falta de exposición solar. Además, un estudio realizado en 2016 señaló que:

"Los datos epidemiológicos y de observación sugieren que la exposición a los rayos del sol podría disminuir la mortalidad por todas las causas y tener beneficios particulares en la hipertensión y enfermedades cardiovasculares.

Estos beneficios tienen la consecuencia de elevar el riesgo de incidencia de cáncer de piel, aunque los beneficios generales superan los riesgos, como lo demuestran la disminución de las dosis-dependientes en la mortalidad por cualquier causa cuando hay mayor exposición solar".

¿Por qué la falta de exposición solar puede causar enfermedad cardiovascular o cáncer?

Los científicos señalaron que se desconoce lo que ocasiona la mayor incidencia de muerte entre las mujeres que evitan la luz solar, un subgrupo relativamente pequeño del 5.8 %. Clasificaron la "mortalidad" en tres categorías, enfermedad cardiovascular (CVD), cáncer y enfermedad no cancerosa/ no CVD, con el fin de demostrar los efectos de la exposición solar.

Lo curioso es que los investigadores observaron los hábitos de fumar de las mujeres, pero también crearon una "variable ficticia" llamada comorbilidad para medir otro padecimiento para identificar si las mujeres eran tratadas con un medicamento para la diabetes específico (que puede disminuir los niveles de vitamina D) o medicamentos anticoagulantes para CVD durante más de un mes. Según el estudio:

"Las mujeres con el hábito activo de exposición solar tenían principalmente menor riesgo de enfermedad cardiovascular (CVD) y muerte por enfermedad no cancerosa/no CVD, en comparación con quienes evitaron la exposición solar. Como resultado de este mayor nivel de supervivencia, hubo un incremento en la contribución relativa de la muerte por cáncer en estas mujeres.

Las personas no fumadoras que evitaron exponerse a los rayos del sol tenían una expectativa de vida similar a los fumadores en el grupo de mayor exposición solar, lo que indica que evitar exponerse a los rayos del sol es un factor de riesgo de muerte con una magnitud similar a la del tabaquismo.

En comparación con el grupo de mayor exposición solar, la esperanza de vida de los que evitaban exponerse a los rayos del sol se redujo entre 0.6 y 2.1 años".

Es importante considerar que la exposición solar también puede producir otros beneficios que no están relacionados con la producción de vitamina D. Por ejemplo, exponerse a la luz ultravioleta puede incrementar la actividad de las células T; es decir, los glóbulos blancos involucrados en la función inmunológica y combate de infecciones.

La relación entre la exposición solar y el cáncer de piel

Los investigadores también observaron que la mayoría de los estudios que analizan la relación entre la exposición al sol extrema y cáncer de piel demuestran una mayor incidencia, por lo que es difícil examinar el impacto de la exposición solar sin considerar el cáncer de piel, que generalmente se divide en tres grupos:

  • Carcinoma basocelular (BCC)
  • Carcinoma de células escamosas (SCC)
  • Melanoma cutáneo MM

Por lo general, los carcinomas de células basales y de células escamosas se agrupan y denominan cáncer de piel no melanoma (NMSC) debido a su similitud y porque ambos se consideran menos riesgosos (no fatales).

Un estudio demuestra que, por lo general el carcinoma de células escamosas se relaciona con la exposición acumulada a la luz UV, mientras que la luz UV es el principal factor de riesgo del melanoma cutáneo debido a la exposición excesiva a la luz solar o camas de bronceado.

Además, "la incidencia de MM en Suecia se ha duplicado en los últimos 15 años, mientras que la tasa de mortalidad ha sido constante desde (los) años 80".

¿Es seguro ponerles protector solar a los niños?

Durante muchas décadas, la industria química ha proveído protectores solares que pueden ser utilizados "de manera segura" tanto por adultos como por niños, pero ¿son realmente seguros? Múltiples estudios indican que los protectores solares contienen ingredientes peligrosos y podrían causar diversos padecimientos graves, que pueden alterar la vida.

Las personas no solo son alentadas a utilizar protector solar cada vez que salen, sino que los médicos también instan a los padres a que lo apliquen en sus hijos, lo cual hacen millones de personas, y a que lo sigan aplicando durante todo el día mientras nadan, juegan al golf o visitan parques de diversiones.

A finales del 2018, la lista de sustancias químicas utilizadas en los protectores solares emitida por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos, fabricadas como "medicamentos para uso humano" todavía contiene numerosos ingredientes activos peligrosos, incluyendo hasta un 6 % de oxibenzona, relacionada con la degradación en la calidad del esperma en hombres y endometriosis en mujeres.

Pero, eso no es todo. Un estudio sostiene que la oxibenzona también podría causar la enfermedad de Hirschsprung, un padecimiento que "afecta el intestino grueso (colon) y causa problemas al evacuar. La enfermedad ya está presente al nacer (es congénita), como resultado de la falta de células nerviosas en los músculos del colon del bebé".

"Los investigadores descubrieron que las mujeres embarazadas con niveles medios a altos de oxibenzona en la orina tenían mayor probabilidad de dar a luz a un bebé con la enfermedad de Hirschsprung.

Las pruebas posteriores de las líneas celulares humanas demostraron que los niveles muy bajos de oxibenzona tenían la capacidad de interrumpir la migración celular de una manera similar a la enfermedad de Hirschsprung.

El cuerpo podría tener fácilmente la cantidad de oxibenzona causante de esta interrupción por un uso normal de protectores solares. Esto confirma que es muy probable que la oxibenzona sea la causa subyacente detrás de esta enfermedad que ha impactado tantas vidas en los Estados Unidos".

La oxibenzona fue mencionada como un "químico riesgoso para el medio ambiente" después de que se encontró que, junto con el octinoxato (otra sustancia química que se encuentra en hasta en el 7.5 % del contenido de algunos protectores solares), pueda dañar los arrecifes de coral en lugares como Hawai, en cantidades tan pequeñas como el equivalente a una gota en 6.5 piscinas de tamaño olímpico". Por lo cual, Hawai prohibió su uso en 2018.

En lugar de utilizar protectores solares, limite su exposición inicial al sol a solo unos cuantos minutos y aumente el tiempo de forma gradual. Cuanto más bronceada esté su piel, más tiempo podrá permanecer bajo los rayos del sol sin presentar quemaduras solares.

Además, el potente antioxidante astaxantina puede utilizarse tanto interna como tópicamente para proteger la piel de los rayos del sol. Siempre que sea posible, utilice un sombrero de ala ancha para proteger su piel y ojos.

La conclusión es que, si evitar exponerse a los rayos del sol puede poner su salud en un riesgo similar a fumar, entonces es el momento de hacer un cambio. Hay mucha evidencia que indica que "captar algunos rayos del sol", así como evitar las mezclas químicas para bloquear la luz solar, no solo podría ser beneficioso, sino crucial para mantener, o recuperar, su salud.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario