Estrategias para fortalecer su sistema immunológico frente al Coronavirus Estrategias para fortalecer su sistema immunológico frente al Coronavirus

PUBLICIDAD

La epidemia de los antidepresivos

Análisis escrito por Dr. Joseph Mercola Datos comprobados

epidemia de antidepresivos

Historia en Breve -

  • En los Estados Unidos, cerca de 17.3 millones de adultos (7.1 % de la población adulta) experimentó al menos un episodio depresivo mayor en el 2017. Las tasas más elevadas reportadas en personas con edades comprendidas entre 18 y 25 años
  • Una investigación sugiere que la depresión mayor puede ser diagnosticada y tratada en exceso con antidepresivos, y que la mayoría de sus consumidores los utilizan a largo plazo, lo que puede comprometer la salud en general
  • Los antidepresivos duplican el riesgo de daño por suicidio y violencia en adultos sanos; aumentan la agresión de dos a tres veces en niños y adolescentes; aumentan de cuatro a cinco veces el riesgo de suicidio y violencia en mujeres de mediana edad con incontinencia urinaria por esfuerzo y duplican el riesgo en mujeres con eventos psicóticos centrales o psicóticos potenciales
  • Existe un conjunto sólido y cada vez mayor de evidencia científica que demuestra que el ejercicio físico es un factor importante para el tratamiento exitoso de la depresión. Numerosos estudios que investigan dicha receta ignorada se encuentran bajo revisión
  • Una revisión reciente, la cual examinó los ensayos controlados aleatorios publicados entre 1999 y 2016, así como los metaanálisis y revisiones sistemáticas publicadas entre el 2009 y 2016, concluyeron que "el ejercicio es un medicamento con base empírica para la depresión"

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la depresión es la principal causa de mala salud y discapacidad en todo el mundo, la cual aumentó hasta un 18 % entre el 2005 y 2015. En los Estados Unidos, cerca de 17.3 millones de adultos, o 7.1 % de la población adulta, experimentó al menos un episodio depresivo mayor en el 2017. Las tasas más elevadas reportadas en personas con edades comprendidas entre 18 y 25 años.

Sin embargo, abundan las preguntas sobre si la depresión clínica en realidad se encuentra en aumento o si las personas simplemente reciben un diagnóstico inadecuado y, lo más importante, cuál es el mejor tratamiento. Con respecto al tratamiento, mi revisión se centra principalmente en el ejercicio que, de manera bastante abrumadora, parece ofrecer una base de apoyo empírica y sólida.

Muchas personas están tomando antidepresivos de manera innecesaria

De acuerdo con un estudio del 2013, la depresión mayor puede ser diagnosticada y tratada en exceso. Cuando el Dr. Ramin Mojtabai, profesor asociado de la Escuela de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins, evaluó los diagnósticos de 5639 participantes con depresión identificada por el médico, encontró que solo el 38,4 % cumplía con los criterios del DSM-4 para un episodio depresivo mayor (MDE, por sus siglas en inglés).

Entre las personas mayores de 65 años, únicamente el 14.3 % cumplía con dichos criterios. Asimismo:

"Los participantes con una mayor educación y aquellos con peor salud general mostraban mayores probabilidades de cumplir con los criterios. Los participantes que no cumplieron con los criterios de MDE de 12 meses informaron menos angustia y deterioro en el desempeño de sus funciones, así como el uso de menos servicios.

Sin embargo, a la mayor parte de ambos grupos se les recetó e implementó el uso de medicamentos psiquiátricos".

Mojtabai mencionó para The New York Times:

"No es solo que los médicos receten más, sino que la población exige cada vez más. Los sentimientos de tristeza, estrés de la vida cotidiana y problemas para relacionarse pueden causar sentimientos de malestar o tristeza que pueden ser pasajeros y de corta duración.

Pero las personas en los Estados Unidos se encuentran cada vez más dispuestas a utilizar medicamentos para abordar dichos problemas".

Un metaanálisis del 2009 que incluía 41 estudios que evaluaron la precisión de los diagnósticos de depresión por los médicos generales, encontró que "dichos médicos identificaron correctamente la depresión en el 47.3 % de los casos." Esto significa que el diagnóstico excesivo ha ganado prevalencia y no ha perdido popularidad.

Según dicha revisión, los hallazgos sugieren "que, por cada 100 casos sin seleccionar registrados en atención primaria, existen más falsos positivos (n = 15) que casos sin diagnostico (n = 10) o identificados (n = 10)", y que "se mejoró la precisión con el examen prospectivo durante un período prolongado (3 a 12 meses) en lugar de confiar en una evaluación única o en expedientes de los casos."

Existe una línea muy delgada entre la depresión y las respuestas emocionales normales

Aunque no debemos minimizar la seriedad de la depresión mayor, tampoco debemos olvidar el hecho de que la experiencia de una gran variedad de emociones humanas es normal y saludable.

En un cambio controversial, la exclusión por duelo, donde "se les solicitó a los médicos que se abstuvieran de diagnosticar depresión grave en personas dentro de los primeros dos meses posteriores a la muerte de un ser querido," la cual se incluyó en el manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales DSM-4 de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría, fue eliminada de la versión DSM-5 en el 2013.

Como se señaló en el documento, "La exclusión por duelo y el DSM-5: Actualización y comentarios:"

"Su eliminación en el diagnóstico de la depresión mayor fue quizás el cambio más controversial del DSM-4 al DSM-5. Los críticos han argumentado que la eliminación de la exclusión por duelo 'medicalizará' el dolor común y fomentará la prescripción excesiva de antidepresivos.

Los partidarios de la decisión argumentan que no existe una base clínica o científica para 'excluir' a los pacientes de un diagnóstico de depresión mayor simplemente porque la condición se produce poco después de la muerte de un ser querido (duelo).

Aunque el dolor relacionado con el duelo y la depresión mayor comparten algunas características, son condiciones distintas y distinguibles.

El duelo no 'inmuniza' al paciente contra un episodio depresivo mayor y, de hecho, es un factor común de depresión clínica. Reconocer una depresión mayor dentro del contexto de un duelo reciente requiere un juicio clínico cuidadoso sin implicar la justificación de un tratamiento antidepresivo.

Pero dados los peligros importantes de no reconocer una depresión mayor, incluyendo el suicidio, la eliminación de la exclusión por duelo del DSM-5 fue, en general, una decisión razonable".

Publicidad
Alcance sus objectivos de salud mientras está en casaAlcance sus objectivos de salud mientras está en casa

Consecuencias del uso prolongado de antidepresivos

La investigación demuestra que existen consecuencias a largo plazo por el uso de antidepresivos, por ejemplo, un estudio del 2015 descubrió que, en comparación con las mujeres perimenopáusicas tratadas con antagonistas H2 o inhibidores de la bomba de protones (medicamentos para la indigestión), los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS, ciertos antidepresivos) aumentaron las tasas de fractura ósea hasta un 76 % en su primer año de uso.

Después de dos años de tratamiento, la tasa de fractura incrementó hasta un 73 %. En el 2017, investigadores canadienses advirtieron que los ISRS podrían aumentar el riesgo de eventos cardiovasculares en pacientes hasta un 14 %, mientras que la mortalidad por todas las causas hasta un 33 %, probablemente por sus propiedades anticoagulantes. Como se señala en el resumen:

"Realizamos un metaanálisis que evaluó los efectos de los AD en la mortalidad por todas las causas y los eventos cardiovasculares en muestras de la población general y pacientes cardiovasculares. En donde se cumplieron los criterios de búsqueda en 17 estudios. El tipo de muestra moderó de manera constante los riesgos para la salud.

En las muestras de la población general, el uso de antidepresivos [AD] aumentó los riesgos de mortalidad (HR = 1.33, IC 95%: 1.14-1.55) y nuevos eventos cardiovasculares (HR = 1.14, IC 95%: 1.08-1.21). En pacientes con enfermedad cardiovascular, el uso de AD no afectó significativamente los riesgos.

La clase de AD también moderó la mortalidad, pero los inhibidores de la recaptación de serotonina no fueron significativamente diferentes de los avisos tricíclicos. Los resultados apoyan la hipótesis de que los AD son perjudiciales para la población general pero no perjudican tanto a los pacientes con enfermedad cardiovascular".

Aunque se destruyó la teoría de los bajos niveles de serotonina, se continúa impulsando el uso de antidepresivos

La investigación publicada en el 2009 también fortaleció la evidencia que indica que la idea de los bajos niveles de serotonina es incorrecta, al encontrar indicios sólidos de que la depresión en realidad comienza en la cadena de eventos del cerebro. Esencialmente, los ISRS se enfocan en el efecto de la depresión, y no en la causa.

Como señaló Robert Whitaker, a principios de 1993, el periodista investigador de salud, los Institutos Nacionales de Salud Mental investigaron si las personas deprimidas mostraban bajos niveles de serotonina.

En ese momento, concluyeron que no se encontraban pruebas de la existencia de algo inadecuado en el sistema serotoninérgico de los pacientes deprimidos. Sin embargo, las compañías farmacéuticas continuaron con la teoría de los bajos niveles de serotonina, ya que justifica el uso agresivo de los antidepresivos para corregir este supuesto "desequilibrio".

La respuesta placebo en la depresión

Según el documento del 2015 titulado "Depression: How effective are antidepressants?", los estudios explican que los antidepresivos pueden, en promedio, mejorar los síntomas en 20 de cada 100 pacientes (los estudios que compararon medicamentos con placebo encontraron que cerca de 20 a 40 pacientes de los 100 encontraron alivio con el placebo por sí solo, mientras que cerca de 40 a 60 pacientes de los 100 reportaron una mejoría con el antidepresivo).

Numerosos estudios han abordado la respuesta tan fuerte al placebo observada en las personas con depresión. Por ejemplo, un artículo del 2002 en la revista Dialogues in Clinical Neuroscience señaló que "con su curso naturalmente fluctuante, la depresión es un padecimiento altamente sensible al placebo: las tasas medias de respuesta al placebo en los ensayos clínicos con antidepresivos son del 30 % al 40 %".

En aquellas personas con depresión leve, la probabilidad de una respuesta positiva al placebo es aún mayor, tan elevada como de un 70 %. Este documento también señala que cuando un efecto placebo se encuentra involucrado, el paciente tendrá mayores probabilidades de experimentar una recaída, comparado a cuando una verdadera respuesta al medicamento es responsable de la mejora.

También cita estudios que demuestran que la tasa de respuesta al placebo tiende a ser más elevada "en las mujeres con un solo episodio de depresión (66.7 %) y menores en mujeres con episodios depresivos recurrentes (13.3 %)".

Los antidepresivos probablemente causan más daño que beneficio en la mayoría de los pacientes

En un artículo reciente, el profesor Peter C. Gotzsche, M.D., cofundador de la Colaboración Cochrane y el Instituto para la Libertad Científica, también señala otros factores que pueden influir en los resultados de los estudios, lo que hace que los antidepresivos parezcan falsamente mejores que el placebo en algunos estudios. Redacta lo siguiente:

"Casi todos los ensayos son defectuosos, exageran los beneficios de los medicamentos y subestiman sus daños. Prácticamente todos los pacientes en los ensayos se encuentran consumiendo un medicamento similar al evaluado frente al placebo.

Por lo tanto, como los medicamentos son adictivos, algunos de los pacientes experimentan síntomas de privación (generalmente conocidos como síntomas de abstinencia) cuando se asignan al placebo de manera aleatoria, incluso si se implementa un período de limpieza antes de dicha aleatorización.

Estos síntomas de abstinencia son muy similares a los que experimentan los pacientes cuando intentan detener su uso de benzodiazepinas. No es extraño que los nuevos medicamentos superen al placebo en pacientes que han sufrido daños como resultado de los efectos del síndrome de abstinencia.

Para averiguar cuánto tiempo necesitan los pacientes para continuar tomando medicamentos, se han llevado a cabo los supuestos estudios de mantenimiento (abstinencia), pero dichos estudios también se ven comprometidos por los efectos del síndrome de abstinencia. Los principales psiquiatras no lo comprenden, o pretenden no hacerlo.

La mayoría interpreta que los estudios de mantenimiento de los antidepresivos significan que estos son muy efectivos para prevenir nuevos episodios de depresión y que, por lo tanto, los pacientes deben continuar su consumo durante años o incluso de por vida.

El efecto más pequeño que se puede percibir como una mejora en la Escala de Clasificación de Depresión de Hamilton es del 5 al 6, pero los ensayos defectuosos únicamente alcanzan aproximadamente el 3.

Numerosos metaanálisis han encontrado que el efecto es mayor si los pacientes se encuentran gravemente deprimidos, pero los efectos informados son pequeños y se encuentran por debajo de lo clínicamente relevante para todas las severidades de la depresión".

Riesgos adicionales relacionados con los antidepresivos

Gotzsche también resume algunos de los daños conocidos de dichos medicamentos, al citar investigaciones que demuestran lo siguiente:

  • Duplica el riesgo de daño por suicidio y violencia en adultos sanos. De acuerdo con este estudio, el número necesario para tratar de perjudicar a una persona sana es de 16
  • Aumenta la agresión de dos a tres veces en niños y adolescentes. "Un hallazgo importante si consideramos los tiroteos en las escuelas donde los asesinos consumían antidepresivos," explica Gotzsche
  • Aumentar el riesgo de suicidio y violencia de cuatro a cinco veces en mujeres de mediana edad con incontinencia urinaria por esfuerzo
  • Duplica el riesgo de eventos psicóticos centrales o psicóticos potenciales en mujeres

"He mencionado las malas jugadas y la falta de honradez científica cuando las compañías farmacéuticas y los psiquiatras más importantes tratan de convencernos de que estos medicamentos protegen contra el suicidio y otras formas de violencia," escribe Gotzsche, al señalar que "incluso en el 2007, la FDA se vio obligada a ceder cuando admitió, al menos de manera indirecta, que los antidepresivos pueden causar suicidio y locura a cualquier edad".

No hay duda de que el uso masivo de antidepresivos es perjudicial.

En todos los países que han examinado dicha relación, el fuerte aumento de las pensiones de invalidez por los trastornos psiquiátricos ha coincidido con el aumento del uso de medicamentos psiquiátricos, en donde los antidepresivos son los más utilizados por mucho. Esto no es de esperarse si los medicamentos funcionaran".

Criterios para la depresión grave

De acuerdo con los criterios del DSM-5, para recibir un diagnóstico de depresión grave, es necesario:

  • Experimentar cinco o más de los siguientes síntomas (consulte la lista de síntomas que se muestra a continuación) durante un solo período de dos semanas
  • Al menos uno de los síntomas debe incluir depresión o pérdida de interés o placer
  • Los síntomas deben causarle "dificultades o impedimentos clínicamente significativos en áreas sociales, ocupacionales u otras áreas importantes de funcionamiento"
  • Los síntomas no deben relacionarse con el abuso de sustancias u otra condición médica (consulte el artículo "Más de 200 medicamentos de uso común causan depresión como efecto secundario" para mayor información sobre condiciones médicas y medicamentos que influyen en el estado mental)

Lista de síntomas de depresión grave:

Depresión la mayor parte del día, casi todos los días

Disminución notable del interés o placer en todas o casi todas las actividades la mayor parte del día, casi todos los días

Pérdida de peso significativa sin hacer dieta, aumento de peso, o disminución o aumento de apetito casi todos los días

Menos pensamientos y menos movimiento físico (percibido por otras personas, no meramente sentimientos subjetivos de inquietud o de ralentización)

Fatiga o pérdida de energía casi todos los días

Sentimientos de inutilidad o culpa excesiva o inapropiada casi todos los días

Disminución de la capacidad para pensar, concentrarse, o indecisión, casi todos los días

Pensamientos recurrentes de muerte, ideas suicidas recurrentes sin un plan específico, intentos de suicidio o un plan específico para suicidarse

Considere que la depresión grave suele asociarse con pensamientos suicidas y sentimientos de profunda desesperanza o impotencia, por lo que es fundamental reconocer y tratar estos síntomas.

Para evaluar sus factores de riesgo o los de un ser querido, consulte los siguientes artículos: "Este Tipo de Niños Tienen Un Mayor Riesgo de Pensamientos Suicidas," y "Los suicidios han aumentado--Conozca las señales de alerta y cómo puede ayudar a evitarlo."

Si vive en los Estados Unidos y se siente desesperado o experimenta pensamientos suicidas, comuníquese a la Línea Nacional de Prevención del Suicidio, al número gratuito 1-800-273-TALK (8255), o al 911, o simplemente visite el servicio de urgencias del hospital más cercano.

Primero considere las soluciones sin medicamentos

Abordar la alimentación es quizás el mejor lugar para comenzar a combatir la depresión. Los alimentos cuentan con un gran impacto en el cerebro, y consumir alimentos enteros como se describe en mi plan de nutrición apoyará de mejor manera la salud mental y física.

Evitar los alimentos procesados, el azúcar (especialmente la fructosa) y los granos es particularmente importante ya que ayuda a normalizar los niveles de insulina y leptina, los cuales son factores importantes de la depresión.

También ciertos nutrientes causan síntomas de depresión cuando no se encuentran disponibles, en donde ciertas hierbas y suplementos nutricionales pueden ayudar a contrarrestar los síntomas.

Insinuar que la depresión se encuentra arraigada con las deficiencias nutricionales y otros factores relacionados con el estilo de vida no quita que es un problema grave que debe abordarse con compasión y sin juicio. Simplemente cambia la situación de las respuestas y los remedios más apropiados.

Para una lista más completa de nutrientes, como las hierbas y suplementos que son particularmente útiles para la depresión, así como una larga lista de estudios que demuestran la ineficacia de los antidepresivos, y los lineamientos para retirar de manera segura estos medicamentos, consulte el artículo "¿Qué indica la "mejor evidencia" sobre los antidepresivos?"

+ Fuentes y Referencias