Obtenga 36% de descuento en un suministro para 90 dias de Vitaminas d3 and K2 Obtenga 36% de descuento en un suministro para 90 dias de Vitaminas d3 and K2

PUBLICIDAD

El colesterol no causa enfermedades cardíacas

Análisis escrito por Dr. Joseph Mercola Datos comprobados

mito del colesterol y que causa enfermedades cardiacas

Historia en Breve -

  • Una revisión científica de 2018 presentó pruebas sustanciales de que los altos niveles de LDL y colesterol total no eran un indicio de riesgo de enfermedades cardíacas, y que el tratamiento con estatinas es un beneficio dudoso como forma de prevención primaria
  • Se encontró que tres revisiones recientes que apoyaban la hipótesis del colesterol incluían hallazgos y datos tergiversados de estudios previos para respaldar sus propias conclusiones
  • En general, el análisis de muchos estudios encontró que entre el colesterol total y las enfermedades cardiovasculares (CVD, por sus siglas en inglés) había una conexión débil, carente o contraria
  • Las personas mayores con altas lipoproteínas de baja densidad (LDL, por sus siglas en inglés) no mueren de forma prematura, en realidad viven más tiempo, sobreviven tanto como las personas con LDL bajo sin tratamiento, al igual que las personas que reciben tratamiento con estatinas
  • Un metaanálisis realizado en 2015 sobre 11 estudios de estatinas encontró que el uso de estatinas retardaba la muerte en apenas 3.2 días en ensayos de prevención primaria y retardaba la muerte en 4.1 días en ensayos de prevención secundaria

En las últimas seis décadas, las recomendaciones alimenticias de los Estados Unidos han advertido contra el consumo de alimentos ricos en colesterol, al afirmar que el colesterol alimenticio promueve la formación de placa arterial que puede originar alguna enfermedad cardíaca.

Ahora, hemos obtenido pruebas abrumadoras de lo contrario, pero el pensamiento dogmático puede ser persistente, por decir lo menos.

Después de décadas de investigación, no pudo demostrarse una correlación entre el colesterol alimenticio y enfermedades cardíacas, finalmente las Directrices Alimenticias de 2015-2020 para los habitantes de los Estados Unidos abordaron esta deficiencia científica, al anunciar que "el colesterol no se consideraba un nutriente riesgoso en caso de consumo excesivo".

Hasta el día de hoy, la evidencia sigue acumulándose, lo que demuestra la existencia de una conexión entre ambos.

De manera similar, casi no hay evidencia que respalde el uso de estatinas para disminuir el colesterol y riesgo de enfermedades cardíacas y probablemente sea apenas un esfuerzo creado por los fabricantes de estatinas, al menos esa es la conclusión implícita de una revisión científica publicada en Expert Review of Clinical Pharmacology el año pasado.

¿Es posible que los defensores de las estatinas mantengan vivo el 'mito del colesterol'?

La revisión de 2018 identificó fallas significativas en tres estudios recientes "publicados por los defensores de las estatinas" que intentaron "validar el dogma actual".

El documento presenta evidencia sustancial de que los niveles de colesterol total y lipoproteínas de baja densidad (LDL, por sus siglas en inglés) no son una indicación de riesgo de enfermedad cardíaca, y que el tratamiento con estatinas tiene un "beneficio dudoso" como forma de prevención primaria.

Según los autores:

"De acuerdo con el filósofo británico-austriaco, Karl Popper, una teoría de las ciencias empíricas no puede comprobarse, pero puede demostrarse que es falsa. Si no puede falsificar, no es una hipótesis científica. Enseguida, hemos aplicado el principio de Popper para saber si es posible falsificar la hipótesis del colesterol.

También, hemos evaluado si las conclusiones de tres revisiones recientes realizadas por sus partidarios se basan en una revisión precisa y completa de la investigación sobre lípidos y enfermedades cardiovasculares (CVD, por sus siglas en inglés).

Nuestra búsqueda de declaraciones falsas en la hipótesis del colesterol confirma que no puede satisfacerse ninguno de los criterios de causalidad de Bradford Hill, y que las conclusiones de los autores de las tres revisiones se basan en estadísticas engañosas, exclusión de ensayos sin éxito y omisión de numerosas observaciones contradictorias".

Según informó Reason.com:

"Un nuevo estudio exhaustivo sobre el colesterol, basado en los resultados de más de un millón de pacientes, podría ayudar a cambiar drásticamente décadas de recomendaciones gubernamentales sobre alimentación, nutrición, salud, prevención y medicamentos...

El estudio... se centra en las estatinas, un tipo de medicamentos utilizados para disminuir los niveles de LDL-C, el llamado colesterol 'malo', en el cuerpo humano. Según el estudio, las estatinas son inútiles en la mayoría de los casos...

Asimismo, el estudio informa que "se demostró que los pacientes con ataque cardíaco exhibían niveles de colesterol LDL más bajos que los normales, y que los adultos mayores con niveles más altos de colesterol malo eran propensos a vivir más, en comparación con las personas con niveles más bajos."

No hay pruebas de que el colesterol influya en el riesgo de enfermedad cardíaca

De hecho, los autores del análisis Expert Review of Clinical Pharmacology señalan que, de hecho, el colesterol total era una de las principales causas del aterosclerosis, "debería haber exposición-respuesta en los ensayos de medicamentos para reducir el colesterol".

En otras palabras, los pacientes cuyo colesterol total es más bajo también deberían observar mayores beneficios. Pero, desafortunadamente, ese no es el caso.

En una revisión sobre 16 ensayos relevantes para reducir los niveles de colesterol (estudios en los que se calculó realmente la exposición-respuesta), no se detectó este tipo de exposición-respuesta en 15 de ellos.

De igual manera, los investigadores señalan que el único estudio que demostró una respuesta de exposición positiva a la disminución en los niveles de colesterol solo aplicó el ejercicio como tratamiento.

Los pacientes con colesterol total alto también podrían estar en mayor riesgo de muerte por CVD, pero los investigadores tampoco encontraron pruebas de ello, lo cual indica de manera no muy sutil que esta es "una idea respaldada por revisiones fraudulentas en los estudios". El siguiente ejemplo expone cómo han tergiversado la investigación:

"La hipótesis de que el colesterol total alto puede causar CVD se introdujo en los años 60 por los autores de Framingham Heart Study. Sin embargo, en su estudio de seguimiento de 30 años publicado en 1987, los autores informaron que por cada disminución de 1 mg/dl en el CT al año, había un incremento del 11 % en la mortalidad coronaria y total'.

Tres años después, la Asociación Americana del Corazón y el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de los Estados Unidos publicaron un resumen conjunto que concluyó, 'la disminución del 1 % en los resultados del CT de una persona es una disminución de alrededor del 2 % en el riesgo de CHD.

Los autores se refirieron de manera fraudulenta a la publicación de Framingham para apoyar esta conclusión falsa tan citada".

Estos descubrimientos contradictorios usualmente son omitidos o tergiversados

Para determinar si las tres revisiones bajo análisis habían tergiversado los hallazgos anteriores, se revisaron los tres artículos en busca de citas de 12 estudios que informaban resultados "discordantes con la hipótesis del colesterol". Solo una de las tres revisiones citó los artículos correctamente, y, aun así, solo dos de la docena de estudios fueron citados de forma correcta.

"Cerca de la mitad de los artículos contradictorios fueron omitidos. En el resto, los descubrimientos estadísticamente no significativos en favor de la hipótesis del colesterol fueron exageraros, y los resultados poco favorables se citaron como si fueran de apoyo.

Solo uno de los seis ensayos aleatorios para disminuir el colesterol con resultado negativo fue citado y solo en una de las revisiones".

De igual manera, los investigadores destacaron un gran metaanálisis que simplemente omitió "al menos una docena de estudios" en los que no se demostró la relación inversa. En general, el análisis de Expert Review of Clinical Pharmacology encontró que "en muchos estudios, la asociación entre el colesterol total y CVD es débil, carente o contraria".

La relación inexistente entre el LDL y las enfermedades cardíacas

El documento de Expert Review of Clinical Pharmacology también ha desmentido las afirmaciones de que un LDL alto podría causar aterosclerosis o CVD.

Al igual que con el colesterol total, si realmente el LDL alto fuera responsable del aterosclerosis, entonces los pacientes con LDL alto serían diagnosticados con aterosclerosis con mayor frecuencia, pero no es así, y quienes tienen los niveles más altos tendrían la aterosclerosis más grave, pero eso no es lo que ocurre.

Los investigadores citan estudios que demuestran la "falta de relación" entre el LDL y la calcificación coronaria o grado de aterosclerosis. Lo mismo ocurre con el LDL y CVD. De hecho, un estudio que evaluó a cerca de 140 000 pacientes con infarto agudo de miocardio encontró que tenían niveles de LDL más bajos de lo normal en el momento de ingreso.

Aún más revelador, otro estudio, que originalmente había reportado hallazgos similares, continuó el proceso y disminuyó aún más el LDL de los pacientes. Tres años después, durante el seguimiento, descubrieron que los pacientes con LDL inferior a 105 mg/dl (2 mmol/L) exhibían el doble de la tasa de mortalidad, en comparación quienes tenían un LDL mayor.

Lo curioso es que, los autores sugieren que esta relación inversa podría deberse a los bajos niveles de LDL, que pueden elevar el riesgo de contraer enfermedades infecciosas y cáncer, los cuales son típicas causas de muerte.

También, revisan la evidencia que demuestra que los adultos mayores con LDL alto no mueren de forma prematura, de hecho, viven más tiempo, sobreviven tanto como las personas con LDL bajo sin tratar y quienes reciben tratamiento con estatinas. Uno de estos estudios, un metaanálisis sobre 19 estudios, encontró que el 92 % de las personas con colesterol alto vivían más tiempo.

Los beneficios del tratamiento con estatinas se han exagerado

Por último, el documento de Expert Review of Clinical Pharmacology analiza las declaraciones sobre las estatinas y demuestra cómo los estudios han exagerado los beneficios a través de diversas tácticas diferentes. De nuevo, en algunos casos, simplemente excluyeron los ensayos fallidos.

"De igual manera, el resultado más importante, un incremento en la esperanza de vida, nunca se ha mencionado en ningún ensayo para disminuir el colesterol, pero según lo que fue calculado recientemente por Kristensen y colaboradores, el tratamiento con estatinas no prolonga la vida útil más allá de un promedio de algunos días", afirman los autores.

De hecho, el estudio al que se refieren, publicado en BMJ Open en 2015, que analizó 11 estudios con un seguimiento de 2 a 6.1 años, encontró que "en ensayos clínicos de prevención primaria, la probabilidad de muerte se retrasaba entre 5 y 19 días y en los ensayos de prevención secundaria se retardaba entre 10 y 27 días".

El promedio de postergación de la muerte en los ensayos de prevención primaria fue de 3.2 días, ¡y en los ensayos de prevención secundaria fue de 4.1 días!

Si se consideran los riesgos bien documentados y relacionados con las estatinas, este es un descubrimiento desafiante que realmente debería cambiar el dogma. Y, sin embargo, este dogma permanece, e incluso podría fortalecerse en un futuro próximo.

El editorial de JAMA ha solicitado poner fin a las 'noticias falsas' sobre las estatinas

El mito del colesterol ha sido una bendición para la industria farmacéutica, ya que las estatinas para disminuir el colesterol, que son prescritas frecuentemente como medidas de prevención primaria contra ataques cardíacos y derrames cerebrales, por lo que se han convertido en uno de los medicamentos comerciales más utilizados.

En los Estados Unidos, durante el período 2012-2013, 27.8 % de los adultos mayores de 40 años informó haber utilizado estatinas, más de un 17.9 % con respecto a la década anterior. Pero, eso ocurrió hace seis años, y sospecho que ahora más de un tercio de los adultos mayores de 40 años utilizan estatinas.

Además del estudio BMJ Open citado anteriormente, un informe de pruebas del Grupo de Trabajo Sobre Servicios Preventivos de los Estados Unidos publicado en noviembre de 2016 en JAMA, encontró que 250 personas necesitaban tomar estatinas durante uno a seis años para prevenir una sola muerte por cualquiera causa; y 233 tenía que tomar estatinas de dos a seis años para prevenir específicamente una sola muerte cardiovascular.

Para prevenir un solo evento cardiovascular en personas menores de 70 años de edad, 94 personas tendrían que tomar estatinas.

Como señaló un informe de 2015, "el engaño estadístico hizo creer que las estatinas son seguras y efectivas paran la prevención primaria y secundaria de la enfermedad cardiovascular". El artículo señala que, al utilizar una herramienta estadística conocida como disminución del riesgo relativo, pueden amplificarse enormemente los beneficios triviales de las estatinas.

Los hallazgos científicos como estos son la razón principal por la cual las estatinas han obtenido una publicidad negativa. Sin embargo, es posible que pronto veamos un cambio en las noticias, en las cuales los artículos negativos sobre las estatinas se etiqueten como "noticias falsas".

Según un editorial de junio de 2019 en JAMA Cardiology, escrito por la cardióloga Ann Marie Navar, las estatinas son víctimas de "información médica fundamentada en el miedo", al igual que las vacunas, y esto es lo que impulsa la falta de apego de los pacientes. Cardiovascular Bussiness informó:

"Sabemos que lo que las personas leen lo que influye en sus acciones, indicó Navar y, de hecho, un estudio de 2016 en el European Heart Journal descubrió que, a nivel poblacional, había mayor suspensión de estatinas después de que surgían noticias negativas sobre estos medicamentos en esas comunidades.

En otro estudio, más de uno de cada tres pacientes con padecimiento cardíaco indicaron que rechazaban una prescripción de estatinas únicamente por temor a los efectos adversos.

'Los brotes de sarampión son muy notables; es decir, aparece una erupción, las agencias de salud pública responden, el problema aparece en titulares y la comunidad médica se pronuncia al respecto', escribió Navar.

'En contraste, cuando un paciente que ha rechazado las estatinas debido a la preocupación por datos falsos tiene un MI, y el resultado es menos visible. Sin embargo, los cardiólogos y médicos de atención primaria observan diariamente la ola latente de la negativa hacia las estatinas".

Cardiovascular Business resume las sugerencias de Navar sobre cómo los médicos pueden combatir la información falsa sobre las estatinas y crear un apego, al repartir prescripciones de un año de duración con surtido automático.

Cuando escribí por primera vez sobre la censura del material contra las vacunas que aparecía en todas las plataformas en línea, advertí que esta censura no se detendría con las vacunas. Y ahora, observamos el llamado para censurar la información contra las estatinas al etiquetarla sencillamente como "noticias falsas".

Lo más probable es que ya ocurra la censura de información contra las estatinas. Una búsqueda rápida en Google sobre los "efectos secundarios de las estatinas" proporcionó páginas con enlaces que hablaban sobre los riesgos menores, beneficios de las estatinas, artículos de comparación y analizaba dos marcas diferentes. En otras palabras, en su mayoría eran noticias positivas.

El hecho científico es que, aparte de ser una "pérdida de tiempo" y ser inútiles para reducir la mortalidad, las estatinas también cuentan con una larga lista de posibles efectos secundarios y problemas clínicos, por ejemplo:

Mayor riesgo de diabetes

Deterioro de la función cardíaca

Agotamiento de los niveles de nutrientes. Entre ellos, CoQ10 y vitamina K2, que son importantes para promover la salud cardiovascular y cardíaca

Menor fertilidad. Lo más relevante es que, las estatinas son un medicamento de la Categoría X, lo que significa que pueden causar defectos de nacimiento graves, por lo que no deben ser utilizadas por mujeres embarazadas ni quienes planean un embarazo

Mayor riesgo de cáncer. El uso prolongado de estatinas (10 años o más) puede duplicar el riesgo de dos tipos principales de cáncer de mama en las mujeres; es decir, el carcinoma ductal invasivo y carcinoma lobular invasivo

Daño en los nervios. Las investigaciones han demostrado que llevar un tratamiento con estatinas durante más de dos años puede causar "daño definitivo en los nervios periféricos"

Cómo evaluar el riesgo de una enfermedad cardíaca

Como regla general, los medicamentos para disminuir los niveles de colesterol no son necesarios ni prudentes en la mayoría de los casos, en especial si su familia tiene predisposición a altos niveles de colesterol y mayor longevidad. Recuerde, la evidencia sugiere abrumadoramente que los niveles generales de colesterol tienen poca o ninguna relación con el riesgo de enfermedades cardíacas.

En cuanto a la evaluación del riesgo de enfermedad cardíaca, las siguientes pruebas le proporcionarán una idea más precisa del riesgo:

Proporción de HDL a Colesterol — El porcentaje de HDL es un factor de riesgo muy poderoso de enfermedad cardíaca. Solo debe dividir sus niveles de HDL entre su colesterol total. Idealmente, ese porcentaje debería ser superior al 24 %.

Proporción de triglicéridos a HDL — Asimismo, puede hacer lo mismo con su proporción de triglicéridos y HDL. Ese porcentaje debe ser inferior a 2.

Lipoperfil de NMR — Al parecer, las partículas grandes de LDL no son dañinas. Solo las partículas pequeñas y densas de LDL pueden ser realmente un problema, ya que podrían atravesar el revestimiento arterial. Si se oxidan, pueden causar daño e inflamación.

Ahora, algunos grupos, como la Asociación Nacional de Lípidos, han empezado a cambiar el enfoque hacia el número de las partículas LDL, en vez del colesterol total y LDL, para evaluar mejor el riesgo de enfermedad cardíaca.

Una vez que sepa la cantidad de las partículas, usted y su médico podrán desarrollar un programa más personalizado para ayudarle a controlar su riesgo.

Niveles de insulina en ayunas — La enfermedad cardíaca se basa principalmente en la resistencia a la insulina, que es el resultado de llevar una alimentación alta en azúcar.El principal promotor es el azúcar, y no el colesterol ni las grasas saturadas. Los ensayos clínicos han demostrado que el jarabe de maíz de alta fructosa puede desencadenar factores de riesgo para enfermedades cardiovasculares en tan solo dos semanas.

Cualquier alimento o snack con alto contenido de carbohidratos, como la fructosa y granos refinados, puede propiciar un rápido aumento en los niveles de glucosa, y posteriormente, de la insulina, para compensar el incremento del azúcar en la sangre.

La insulina liberada por consumir demasiados carbohidratos puede promover la acumulación de grasa y dificultar la pérdida el exceso de peso. El exceso de grasa, en particular alrededor del vientre, es uno de los principales factores coadyuvantes de las enfermedades cardíacas.

Niveles de azúcar en la sangre en ayunas — Las investigaciones han ocasionado que las personas con niveles entre 100 y 125 mg/dl de azúcar en la sangre en ayunas tengan un riesgo casi 300 % mayor de enfermedad coronaria, en comparación con las personas con niveles inferiores a 79 mg/dl.

Niveles de hierro — El hierro puede ser un factor de estrés oxidativo muy potente, por lo que, si tiene niveles excesivos de hierro, podría dañar sus vasos sanguíneos y elevar su riesgo de enfermedades cardíacas. Lo ideal es controlar los niveles de ferritina y asegurarse de que sean mucho mayores que 80 ng/ml.

La forma más sencilla de disminuir sus niveles de hierro es al donar sangre. Si eso no le es posible, puede realizarse una flebotomía terapéutica y así eliminará de forma efectiva el exceso de hierro en su cuerpo.

+ Fuentes y Referencias
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario