Obtenga 15% de descuento Dia Del Presidente Oferta Del ¡btenga 15% de descuento Dia Del Presidente Oferta Del

PUBLICIDAD

La vitamina A puede hacer mucho por su piel

Análisis escrito por Dr. Joseph Mercola Datos comprobados

vitamina A para la piel

Historia en Breve -

  • Datos recientes demuestran que las personas que comen alimentos ricos en vitamina A, el equivalente a dos zanahorias grandes al día, podrían reducir su riesgo de desarrollar cáncer de piel escamocelular. La vitamina A afecta el crecimiento y la diferenciación celular, que desempeñan un papel en el desarrollo del cáncer
  • Se ha demostrado que la vitamina B3 reduce el riesgo de cánceres cutáneo no-melanoma recurrente en personas con al menos dos tipos de cáncer cutáneos diagnosticados. La vitamina D, producida en su piel por la exposición al sol, está relacionada con un menor riesgo de varios tipos de cáncer, incluido el melanoma, que es una forma agresiva de cáncer cutáneo
  • Las quemaduras solares, especialmente en la juventud, están relacionadas con un mayor riesgo de desarrollar cáncer cutáneo; sin embargo, los protectores solares químicos contienen muchos ingredientes tóxicos y podrían no proporcionar el nivel de protección UV impreso en la etiqueta
  • La astaxantina es un carotenoide producido por microalgas como mecanismo de defensa para protegerse de los rayos UV del sol. Podría ser uno de los antioxidantes más potentes, ya que ayuda a proteger su piel contra la luz ultravioleta de adentro hacia afuera, mientras permite que su piel produzca vitamina D

El cáncer cutáneo es la forma más común de cáncer entre las personas que viven en los Estados Unidos y los tipos de cáncer cutáneo más comunes son el cáncer basocelular y escamocelular. Aunque la muerte por estos tipos de cáncer es poco común, las consecuencias del tratamiento pueden ser terribles.

A pesar de las recomendaciones para que las personas se mantengan alejadas del sol y usen protector solar, las estimaciones actuales para las personas que viven en los Estados Unidos indican que el riesgo de cáncer cutáneo durante toda la vida es de un 20 %. Todos los días, se diagnostican aproximadamente 9500 cánceres cutáneos.

Pero, una exposición sensata al sol, mientras se cuida para evitar quemarse, es una de las mejores formas de optimizar su nivel de vitamina D.

Los investigadores estiman que el 85 % de los niños que viven en áreas urbanas, y la mitad de todos los adultos y los ancianos sufren de deficiencia de vitamina D. Esto a pesar del hecho de que las personas en los Estados Unidos están acostumbradas a comer alimentos fortificados.

Las deficiencias de vitamina D pueden deberse en parte a las recomendaciones de los dermatólogos para evitar la exposición al sol mientras, esto en su intento por frenar el aumento en el número de personas que padecen cáncer cutáneo.

Como descubrieron los investigadores, son los rayos UVA los que desencadenan el daño celular que provoca el desarrollo del cáncer cutáneo. Puede estar expuesto a los rayos UVA tanto en espacios cerrados como al aire libre.

Los tipos de cáncer cutáneo no-melanoma, incluidos el cáncer escamocelular y basocelular, afectan a más de 3 millones de personas en los Estados Unidos cada año, lo que demuestra la necesidad de utilizar estrategias preventivas más efectivas.

Estudio muestra que la vitamina A reduce el riesgo de cáncer cutáneo

En un estudio reciente publicado en el Journal of the American Medical Association, se informó que los investigadores intentaron averiguar si la vitamina A estaba relacionada con una reducción en la incidencia de cáncer de piel escamocelular. El equipo incluyó a 123 570 hombres y mujeres en el estudio y los monitoreó durante más de 26 años con el fin de evaluar su consumo alimenticio de vitamina A.

Cualquier incidencia de cáncer cutáneo se confirmó por medio de reportes patológicos. Los investigadores creen que los datos sugieren que aumentar el consumo alimenticio de vitamina A reduce el riesgo de carcinoma escamocelular. Este equipo, de la Universidad de Brown, fue dirigido por Eunyoung Cho, quien comentó los resultados:

"Nuestro estudio proporciona otra razón para comer muchas frutas y verduras como parte de una alimentación saludable. El cáncer cutáneo, incluido el carcinoma escamocelular, es difícil de prevenir, pero este estudio sugiere que una alimentación saludable rica en vitamina A puede ser una forma de reducir el riesgo, además de usar protector solar y reducir la exposición al sol".

Los investigadores tomaron en cuenta factores como el color del cabello, el número de quemaduras graves que los participantes pudieron haber experimentado y los antecedentes familiares. No se les preguntó a los participantes sobre su exposición al sol a medio día.

Los participantes que comieron la mayor cantidad de vitamina A consumieron el equivalente a dos zanahorias grandes al día. Aquellos que comieron la menor cantidad consumieron el equivalente a una zanahoria pequeña, lo que, según los investigadores, está dentro del consumo diario recomendado en los Estados Unidos.

Los datos indican que aquellos que consumieron la mayor cantidad de vitamina A al día tuvieron un riesgo 17 % menor de cáncer cutáneo, en comparación con los participantes que consumieron una menor cantidad. La evaluación del consumo alimenticio también mostró que la vitamina A del grupo de mayor consumo provenía de frutas y verduras en lugar de alimentos o suplementos de origen animal.

La vitamina A juega un papel muy importante en la regulación del crecimiento y la diferenciación celular. Por lo tanto, influye en la mitigación del desarrollo del cáncer, modula la degeneración macular relacionada con la edad y la pérdida de visión.

Aunque la deficiencia es rara en los Estados Unidos, no lo es en los países en desarrollo donde las personas tienen acceso limitado a alimentos ricos en vitamina A.

Publicidad
Obtenga mis 20 propósitos para el 2020 aquíObtenga mis 20 propósitos para el 2020 aquí

La vitamina B3 y la vitamina D pueden ofrecer protección adicional

Otras dos vitaminas importantes en la prevención del cáncer cutáneo incluyen la vitamina B3 (nicotinamida) y la vitamina D, que se metaboliza en la piel durante la exposición al sol.

En la tercera fase de un estudio australiano que evaluó el efecto de la vitamina B3 en personas con cáncer cutáneo no melanoma, los investigadores reclutaron participantes que habían tenido al menos dos tipos de cáncer cutáneo no melanoma en los últimos cinco años.

Los participantes se asignaron a dos grupos, el primero recibiría 500 mg de vitamina B3 dos veces al día y el segundo un placebo, durante los próximos 12 meses. Los datos no mostraron efectos secundarios con el placebo o la vitamina B3.

En el estudio de 12 meses, los participantes que tomaron vitamina B3 experimentaron una tasa 23 % menor de nuevos tipos de cáncer cutáneos. Sin embargo, una vez que se suspendió la vitamina B3, no hubo un beneficio continuo.

Las quemaduras solares, especialmente durante la juventud, están relacionadas con un mayor riesgo de melanoma. Sin embargo, los melanomas a menudo aparecen en áreas del cuerpo que rara vez están expuestas al sol.

Sin embargo, también vale la pena mencionar que la falta de exposición al sol reduce la cantidad de vitamina D que produce su cuerpo, la cual se encarga de protegerlo del melanoma. En un estudio publicado en The Lancet, los investigadores escribieron:

“Paradójicamente, las personas que trabajan al aire libre tienen un menor riesgo de melanoma en comparación con las personas que trabajan en espacios cerrados, lo que sugiere que la exposición crónica a la luz solar puede tener un efecto protector.

Además, algunos melanomas se forman en regiones expuestas al sol; mientras que otros se forman en regiones que casi no se exponen al sol. Aunque algunos melanomas surgen de nevus melanocíticos (lunares) preexistentes, muchos surgen de novo".

La evidencia sugiere que lo recomendable es la exposición sensata al sol sin protección en gran parte de su piel, pero debe evitar que la piel se enrojezca. Luego, cubra con una ropa ligera para proteger su piel de las quemaduras. Si está al aire libre durante largos períodos de tiempo, use un sombrero de ala ancha, ya que la piel de su cara es más propensa a sufrir daños, además no produce mucha vitamina D.

Evitar el sol puede ser peligroso para su salud, tal y como lo demostró un estudio sueco. Los investigadores consideraron el hecho de evitar el sol como un factor de riesgo de mortalidad por todas las causas en 29 518 mujeres durante un período de 20 años.

Llegaron a la conclusión de que evitar la exposición al sol es un riesgo de mortalidad por cualquier causa y restringir la exposición en países con baja intensidad solar puede ser perjudicial.

Evite las quemaduras solares y protectores solares químicos

La Academia Americana de Dermatología recomienda mantenerse alejado de las camas de bronceado y proteger su piel al "buscar sombra, usar ropa protectora y usar un protector solar de amplio espectro resistente al agua con un FPS de 30 o más".

Al considerar las recomendaciones para la exposición al sol, es importante recordar que evitarlo por completo lo pone en mayor riesgo de varios cánceres internos, de lo que ya hablé en un artículo previo, "Vitaminas que reducen el riesgo de cáncer".

También es importante evitar las quemaduras solares, ya que la sobreexposición puede provocar daños celulares y aumentar el riesgo de cáncer cutáneo. Si planea pasar un día en la playa o realizar alguna actividad al aire libre durante largos periodos de tiempo, necesitará algún tipo de protección solar. La ropa ligera es la opción ideal, pero la mayoría de las personas aún optan por el protector solar.

Desafortunadamente, muchos productos de protección solar contienen ingredientes tóxicos. La guía de compra de protectores solares 2018 de Consumer Reports señala que muchos productos no proporcionaban el nivel de protección UVB impreso en la etiqueta.

Como resultado, puede estar expuesto a productos químicos tóxicos y terminar quemándose de todos modos. Para una discusión más exhaustiva de las toxinas contenidas y la efectividad de los protectores solares, échele un vistazo mis artículos:

Aumente sus niveles de vitamina A por medio de su alimentación

Aumentar su consumo de fuentes alimenticias de vitamina A es el medio más efectivo para alcanzar niveles óptimos. Los alimentos ricos en vitamina A incluyen batatas, espinacas, zanahorias, melones y mangos. Otras verduras que ofrecen este mismo beneficio incluyen la col rizada, las hojas de mostaza, las hojas de col y las hojas de nabo.

La vitamina A es un grupo de nutrientes que se divide en dos categorías diferentes: los retinoides que se encuentran en los alimentos de origen animal y los carotenoides que se encuentran en los alimentos de origen vegetal. Los dos son químicamente diferentes y proporcionan diferentes beneficios para la salud, pero ambos son necesarios para una salud óptima.

La mayoría de los carotenoides funcionan como agentes antiinflamatorios y antioxidantes, mientras que los retinoides son importantes para la producción de glóbulos rojos. Son especialmente necesarios durante el embarazo y para ayudar al cuerpo a resistir a las infecciones.

Si quiere protegerse de adentro hacia afuera, la astaxantina es su mejor opción

La astaxantina es parte de la familia de los carotenoides y puede ser uno de los antioxidantes más potentes. Lo producen las microalgas como mecanismo de protección para protegerse de la luz ultravioleta y otros estresores ambientales. Tiene una estructura molecular única que ayuda a proteger su piel desde adentro hacia afuera.

Específicamente, ayuda a proteger contra la muerte celular inducida por los rayos UV. A diferencia del protector solar tópico, no bloquea los rayos UV, por lo que no evita la conversión de vitamina D en la piel. Además, aumenta la elasticidad de su piel y reduce la aparición de arrugas y líneas de expresión.

La astaxantina es un poderoso antioxidante que tiene efectos neuroprotectores. Beneficia su sistema cardiovascular y también protege su visión. Puede ayudar a reducir el tiempo de recuperación y el dolor después del ejercicio, y la NASA la está considerando para compensar el daño causado por la exposición a la radiación en el espacio.

En estos artículos, lea más sobre el creciente número de beneficios que han descubierto los investigadores y que están relacionados con la astaxantina:

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario