Obtenga hasta Más del 45 % de descuento Colágeno Orgánico en Polvo Cree su paquete de 2 Obtenga hasta Más del 45 % de descuento Colágeno Orgánico en Polvo Cree su paquete de 2

PUBLICIDAD

Medicamento para tratar los problemas de la vejiga está causando ceguera

Análisis escrito por Dr. Joseph Mercola Datos comprobados

problemas de vejiga

Historia en Breve -

  • La cistitis intersticial (IC) es una afección crónica de la vejiga que puede desencadenar cicatrices y endurecimiento en las paredes de la vejiga. Después de décadas de uso, la nueva información demuestra que tomar Elmiron por largo plazo, puede causar daño en la retina que imita la degeneración macular relacionada con la edad o distrofia en patrón, que da como resultado ceguera
  • Los investigadores esperan que, si se identifica temprano, el daño puede mitigarse; aunque no está claro cómo se desencadena el daño
  • La IC causa una necesidad frecuente de orinar, a veces hasta 60 veces en un período de 24 horas. También causa dolor y presión en la vejiga. Las personas con IC también pueden tener dolores de cabeza por migraña, síndrome del intestino irritable, fibromialgia, fatiga crónica o alergias. Las personas con disfunción del piso pélvico pueden sentir alivio con la fisioterapia
  • Ciertos alimentos desencadenan síntomas en la vejiga, al igual que el estrés y la ansiedad, ya que aumenta la tensión muscular. Un estudio encontró alivio de los síntomas con melatonina y otro con quercetina; considere usar técnicas de libertad emocional para ayudar a reducir el estrés, la tensión muscular y aliviar el dolor

La cistitis intersticial (IC) es una afección crónica de la vejiga que puede causar cicatrices y endurecimiento en las paredes de la vejiga. Los investigadores han descubierto que solo el 10 % de los que padecen IC son hombres. En la población masculina, los síntomas característicos incluyen dolor pélvico, disfunción al orinar y prostatitis crónica con un dolor relacionado con la actividad sexual.

Las mujeres que la padecen a menudo tienen dolor crónico en la vejiga, síndrome del intestino irritable y otros problemas.

En un estudio basado en la población, los investigadores encontraron que la edad media de inicio fue de 40 años y hasta el 50 % experimentaría una remisión espontánea que oscila entre un mes y 80 meses. Las personas con IC tenían el doble de probabilidades de tener antecedentes de infecciones del tracto urinario.

Los investigadores encontraron que la calidad de vida en aquellos que padecían IC era más baja que la de las personas que se sometían a diálisis crónica por insuficiencia renal. Se estima que más de 1 millón de personas en los Estados Unidos padecen esta afección y la mayoría son mujeres. Hasta la fecha, solo hay un medicamento aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos para tratar la IC.

El medicamento Elmiron fue aprobado para su uso en octubre de 1996 como tratamiento para el dolor y las molestias relacionadas con la afección. Dado que ha sido la piedra angular del tratamiento durante décadas, se estima que cientos de miles de personas han usado el medicamento.

El medicamento Elmiron aumenta el riesgo de daño en la retina

En 2018, el Dr. Nieraj Jain del Emory Eye Center en Atlanta informó que seis de sus pacientes habían desarrollado cambios en el área central de la retina llamada mácula, lo que había provocado dificultades de lectura y cambios visuales que los pacientes experimentaron en condiciones oscuras.

Seis pacientes se sometieron a pruebas genéticas como parte de una investigación dirigida a identificar la razón del daño, pero no se encontró ninguno más que el uso a largo plazo de Elmiron.

La mácula, ubicada en el área central de la retina, es responsable de la visión central clara. Después de una revisión del historial médico y las pruebas de diagnóstico del paciente, Jain no encontró nada que explicara el patrón de anormalidades y, por lo tanto, levantó una advertencia de que el uso a largo plazo de Elmiron podría haber dañado las retinas de su paciente.

Posteriormente, tres oftalmólogos de Kaiser Permanente hicieron una revisión en 4.3 millones de pacientes en el norte de California y encontraron que casi el 25 % de los que habían estado tomando Elmiron presentaban signos de daño ocular. Los investigadores determinaron que el daño causado por la toxicidad de la medicación puede haberse enmascarado en otras afecciones, como la distrofia en patrones o degeneración macular relacionada con la edad.

En los 4.3 millones de pacientes que el equipo revisó, encontraron que 140 habían tomado un promedio de 5 000 pastillas durante 15 años. De ellos, 91 aceptaron realizarse un examen y 22 demostraron signos claros de toxicidad. Los investigadores encontraron que la tasa de toxicidad y daño aumentaba a medida que aumentaba la dosis que tomaban los pacientes.

El Dr. Robin Vora, presidente de oftalmología en Kaiser Permanente e investigador principal del estudio. Comentó sobre el resultado del tratamiento para IC usando Elmiron:

"Es desafortunado. Tiene un paciente con una afección crónica, como la cistitis intersticial, para la cual no existe cura ni tratamiento efectivo. Se recomiendan estos medicamentos porque se cree que tienen pocos efectos secundarios y pocos riesgos, y nadie lo piensa una vez más. Y año tras año, la cantidad de pastillas que toman aumenta".

El daño de la retina puede reducirse si se suspende la medicación

Si el daño se identifica temprano, los investigadores esperan que pueda mitigarse cuando se suspende el medicamento. El Dr. Vora recomienda que las personas que toman el medicamento pero que no presentan síntomas y no muestren signos de toxicidad en la retina se sometan a un examen anual.

La forma en que Elmiron causa daño en la retina no está clara, pero el equipo de Jain sugiere que un componente del medicamento podría ser la razón. Investigadores de la Clínica Cleveland sugieren que Elmiron es un antagonista de las vías de señalización para el factor de crecimiento de fibroblastos.

Hasta la fecha, ninguna investigación ha identificado el mecanismo que desencadena el daño. La FDA no ha tomado ninguna medida ni ha emitido una alerta a pesar de la información de que el medicamento está relacionado con daño de la retina en quienes lo usan.

Existe cierta preocupación de que el daño visual pueda ser un efecto no reconocido de IC ya que su presentación no es como cualquier otra maculopatía identificada. Los investigadores informan que, en etapas posteriores, la toxicidad se parece a la degeneración macular relacionada con la edad atrófica y tardía, lo que resulta en una pérdida de visión permanente.

Cistitis intersticial: ¿qué es y cómo se trata?

Su vejiga es un músculo hueco diseñado para recolectar la orina eliminada de los riñones antes de indicarle a su cerebro que es hora de vaciarse. Esta comunicación ocurre a través de los nervios pélvicos y crea una necesidad de orinar. Desafortunadamente, las personas que padecen IC confunden las señales y sienten la necesidad de orinar con mayor frecuencia.

La condición también se llama síndrome de vejiga dolorosa, ya que desencadena episodios recurrentes de dolor. Las víctimas pueden experimentar la necesidad de orinar hasta 60 veces al día, incluso durante la noche.

Solo la mitad de las personas con el trastorno pueden trabajar tiempo completo. Las personas con IC también pueden experimentar dolores de cabeza por migraña, síndrome del intestino irritable, fibromialgia, síndrome de fatiga crónica y alergias.

Se desconoce el mecanismo exacto de la afección, pero las biopsias han indicado anomalías en la pared de la vejiga. Las líneas de investigación sobre el desencadenante se centran en la capa interna de la pared de la vejiga que puede permitir el paso de toxinas o sustancias que bloquean el crecimiento normal de las células que recubren la vejiga.

Otros especulan que un agente viral puede desencadenar una infección o que un trastorno autoinmunológico sea el responsable. Dado que se desconoce el desencadenante, el diagnóstico se realiza excluyendo otras condiciones similares.

Las pruebas y el tratamiento generalmente los realiza un urólogo o ginecólogo para descartar infecciones, cálculos en la vejiga, enfermedad renal, esclerosis múltiple y enfermedades de transmisión sexual, entre otros trastornos.

El manejo de la afección a menudo comienza con medidas conservadoras. El medicamento más común es Elmiron, el único aprobado específicamente para el tratamiento de la IC. Puede tomar varios meses para sentir un efecto, y el efecto puede ser ligero. Otros medicamentos que se utilizan incluyen analgésicos, antidepresivos tricíclicos para ayudar a relajar la vejiga y antihistamínicos para bloquear la liberación de mastocitos.

Alimentos desencadenantes y la dieta IC

Además de la medicación, el tratamiento también puede incluir modificación de la dieta, reducción del estrés y terapia. La red de IC recomienda identificar los alimentos que desencadenan los síntomas que irritan su vejiga, ya que hacer cambios en la alimentación es un primer paso para tratarla y proteger su vejiga.

Puede tardar hasta seis meses desarrollar una lista personalizada de alimentos que sabe que desencadenan sus síntomas. Sin embargo, la red IC ofrece una lista inicial de tres tipos de alimentos que son:

  • Bien tolerado por la mayoría
  • Generalmente seguro, pero puede irritar algunas vejigas
  • Debe evitarse ya que a muchos les provocan molestias

Algunos de los alimentos más molestos incluyen cualquier tipo de bebida con cafeína, alcohol, cítricos, alimentos picantes y endulzantes artificiales. Los que parecen ser menos molestos son la mayoría de las frutas y verduras, agua, leche, carne y huevos.

Opciones de manejo de Cistitis intersticial sin medicamentos

En las personas que la padecen, la Asociación de Cistitis Intersticial les recomienda ser proactivos y planificar con anticipación. Cuanto antes se trate un síntoma, más rápido se puede resolver. Recomiendan técnicas de autoayuda para reducir la irritación en la vejiga, como aprender autohipnosis, técnicas de reducción del estrés y técnicas de relajación.

Algunos síntomas se desencadenan por el uso de ropa restrictiva como pantimedias, jeans ajustados o prendas adelgazantes. Algunas personas experimentan alivio con estrategias simples en el hogar que incluyen:

  • Reducir la concentración de orina al beber más agua.
  • Usando una compresa caliente o fría en el área del perineo, cámbielas constantemente para ver cuál funciona mejor
  • Tomar un baño de asiento con agua tibia con o sin sal de Epsom
  • Relajar los músculos pélvicos colocando las rodillas sobre el pecho o acostado boca arriba con las piernas abiertas
  • Si no sigue una dieta restringida en sal, mezcle un vaso de agua con 1 cucharadita de bicarbonato de sodio para ayudar a reducir la sensación de ardor

Si cree que puede tener una infección del tracto urinario, busque atención médica rápidamente ya que una infección puede desencadenar un brote y puede ser difícil de resolver si no se trata de inmediato. Un estudio en animales encontró que la melatonina mejoró los síntomas y redujo el daño histológico en la vejiga.

Otro estudio preliminar con 17 mujeres y 5 hombres encontró que la suplementación oral con quercetina proporcionó una mejora significativa.

Además de las afecciones de salud enumeradas anteriormente, las personas con IC también pueden experimentar disfunción del piso pélvico. Los ejercicios con un fisioterapeuta se centran en el fortalecimiento y la relajación del núcleo, y pueden ayudar a aliviar el dolor ya que tiende a tensar los músculos pélvicos y aumentar la incomodidad al orinar.

La reducción del estrés y la tensión muscular a menudo ayudan a aliviar el dolor y la incomodidad, incluso en las personas con IC. Las Técnicas de libertad emocional (EFT) son bastante efectivas y se pueden seguir en privado o en público sin temor a los efectos secundarios. En dos de mis artículos anteriores, he escrito sobre EFT y las técnicas que puede seguir para reducir su malestar: