Obtenga hasta Más del 45 % de descuento Colágeno Orgánico en Polvo Cree su paquete de 2 Obtenga hasta Más del 45 % de descuento Colágeno Orgánico en Polvo Cree su paquete de 2

PUBLICIDAD

El uso de antidepresivos para los adultos mayores se duplicó en dos décadas

Análisis escrito por Dr. Joseph Mercola Datos comprobados

antidepresivos para adultos mayores

Historia en Breve -

  • Existe un aumento importante en la cantidad de antidepresivos que se recetan a adultos mayores en las últimas dos décadas, sin un aumento similar en la cantidad de personas deprimidas
  • En el primer grupo de estudio, el 4.2 % de los adultos tomaban antidepresivos, pero esto aumentó al 10.7 % en el estudio posterior
  • Con los adultos mayores que viven en asilos, la prevalencia de la depresión no cambió, pero el uso de antidepresivos aumentó del 7.4 % al 29.2 %
  • A la mayoría de las personas que se le recetó antidepresivos no había sido diagnosticado con depresión
  • Los antidepresivos son ineficaces para tratar la depresión y presentan riesgos para los adultos mayores, incluyendo un mayor riesgo de caídas, osteoporosis y fracturas

La depresión es común en los adultos mayores, ocurre en el 2 % de los mayores de 55 años y aumenta con la edad. Del 10 % al 15 %, tienen síntomas depresivos, aunque no los hayan diagnosticado con depresión mayor.

Dicho esto, existe un aumento importante en la cantidad de antidepresivos que se recetan para adultos mayores en las últimas dos décadas, sin un aumento en la cantidad de personas deprimidas, según un estudio publicado en The British Journal of Psychiatry.

Los hallazgos sugieren que a los adultos mayores se les puede recetar medicamentos antidepresivos, lo que podría tener serias implicaciones en la salud, aunque los investigadores no estaban dispuestos a afirmar esto, concordaron en que, "no podemos inferir que a los pacientes mayores se les receten antidepresivos de manera innecesaria".

El uso de antidepresivos es más del doble en los adultos mayores

Con el fin de investigar si la prevalencia de depresión y uso de medicamentos antidepresivos cambió de 1990 a 2011 en personas de 65 años o más, los investigadores utilizaron datos de dos estudios de cohortes basados en la población inglesa que incluyó a15 397 personas. Los estudios se realizaron entre 1991 y 1993 y entre 2008 y 2011.

En el primer grupo de estudio, el 4.2 % de los adultos estaban tomando antidepresivos, pero esto aumentó al 10.7 % en el estudio posterior. Durante este tiempo, la prevalencia de la depresión disminuyó ligeramente, del 7.9% al 6.8%.

También cabe destacar que, entre los adultos mayores que viven en asilos, la prevalencia de la depresión no cambió, pero el uso de antidepresivos aumentó del 7.4 % al 29.2 %.

Se ofrecieron algunas sugerencias sobre por qué las tasas de prescripción de antidepresivos aumentaron tan abruptamente sin un aumento similar en la depresión, incluido el sobrediagnóstico o la prescripción de medicamentos para afecciones distintas a la depresión. Sin embargo, a la mayoría de las personas que se le recetó antidepresivos no habían sido diagnosticado con depresión.

El autor principal del estudio, Antony Arthur, Ph.D. de la Universidad de East Anglia, Norwich, Reino Unido, le dijo a Medscape: "A veces se da tratamiento para la depresión leve que está fuera de nuestra definición de depresión; gran parte de la evidencia de la efectividad de los antidepresivos es para personas con depresión moderada o severa.

Los antidepresivos también se usan para tratar otras afecciones, por ejemplo, dolor neuropático y trastornos del sueño".

Agregó que no se deben pasar por alto las oportunidades de evitar los antidepresivos. “Cualquiera que sea la explicación, los aumentos sustanciales en la prescripción no han reducido la prevalencia de depresión en la población mayor de 65 años.

Las causas de la depresión en los adultos mayores, los factores que la perpetúan y las mejores formas de controlarla siguen siendo poco conocidas y merecen más atención”, afirmó.

Un estudio separado, publicado en World Psychiatry en 2017, revisó los datos recopilados de 1990 a 2015 de Australia, Canadá, Inglaterra y los Estados Unidos de manera similar, encontró que "la prevalencia de los trastornos y síntomas del estado de ánimo y ansiedad no ha disminuido, a pesar de un incremento en la provisión de tratamiento, particularmente antidepresivos".

Antidepresivos peligrosos para los adultos mayores

La depresión es una condición de salud mental grave que se relaciona con muchos resultados negativos en los adultos mayores. Junto con el aumento del sufrimiento personal, la depresión se relaciona con un mayor riesgo de deterioro cognitivo, demencia, malos resultados médicos, suicidio y mortalidad.

Las pautas de la Asociación Americana de Psiquiatría sugieren que el tratamiento óptimo para la depresión debe incluir medicamentos antidepresivos junto con psicoterapia, pero la mayoría de los adultos mayores que reciben tratamiento para la depresión (muchos no reciben tratamiento) solo reciben medicamentos antidepresivos. Sin embargo, existen varios riesgos que vienen con el uso de antidepresivos.

Por ejemplo, los que consumen antidepresivos tienen un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, incluso después de ajustar otros factores de riesgo, como el índice de masa corporal (IMC). El uso de antidepresivos también se ha relacionado con arterias más gruesas, lo que podría contribuir al riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular.

Los medicamentos también están relacionados con la demencia, y los investigadores señalaron que "el tratamiento con ISRS, IMAO, antidepresivos heterocíclicos y otros antidepresivos se relacionó con un mayor riesgo de demencia", y a medida que la dosis aumentó, también aumentó el riesgo.

También se sabe que los medicamentos agotan varios nutrientes de su cuerpo, incluida la coenzima Q10 y vitamina B12, en el caso de los antidepresivos tricíclicos, que son necesarios para una función mitocondrial adecuada. Los ISRS pueden agotar el calcio, el folato y otros nutrientes importantes de su cuerpo.

También existen riesgos específicos para los adultos mayores, que no necesariamente se presentan en los adultos más jóvenes.

Según una investigación publicada en Expert Review of Neurotherapeutics, “Una preocupación particular es que los antidepresivos aumentan el riesgo de caídas, osteoporosis y fracturas… los antidepresivos tienen efectos secundarios y riesgos, algunos pueden observarse de manera aguda, mientras que otros pueden tener consecuencias a largo plazo."

Por ejemplo, un estudio realizado en 2015 descubrió que, en comparación con las mujeres perimenopáusicas tratadas con antagonistas H2 o inhibidores de la bomba de protones (medicamentos para la indigestión), los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS, una clase de antidepresivos) aumentaron las tasas de fractura ósea en un 76 % el primer año de uso Después de dos años de tratamiento, la tasa de fractura incrementó hasta un 73 %.

Además, entre 1988 y 2010, el 39 % de las personas de 65 años o más tomaba al menos cinco medicamentos recetados por día; en 2019, hasta el 43 % puede estar tomando ocho o más, mientras que el 24 % podría tomarlo hasta por 10 días, algo que está contraindicado y plantea nuevos riesgos.

En 2015, cuando se publicó el primer estudio, los investigadores creían que los aumentos se debían, en parte, al uso excesivo de medicamentos antidepresivos.

Los antidepresivos a menudo son ineficaces

Los estudios han demostrado en repetidas ocasiones que los antidepresivos no son más beneficiosos que el placebo para tratar la depresión leve a moderada, por lo que los adultos mayores pueden correr riesgos serios por una posibilidad muy pequeña de beneficios.

En otro estudio que documentó la prescripción excesiva de antidepresivos en adultos mayores, los investigadores descubrieron que a menudo se prescribían en ausencia del trastorno depresivo mayor (MDD), aunque no eran efectivos para tales fines. Los investigadores concluyeron:

“Los proveedores y el público reconocen cada vez más la depresión como un problema médico que merece tratamiento; sin embargo, deben tener en cuenta que los antidepresivos no son beneficiosos para los síntomas depresivos que no cumplen con los criterios para el MDD, pero sus posibles efectos secundarios y costos permanecen independientemente de si el MDD está presente".

Incluso en pacientes deprimidos, la diferencia en la eficacia entre los antidepresivos y el placebo se ha descrito como "relativamente pequeña", mientras que Irving Kirsch, director del Programa de Estudios de Placebo en la Facultad de Medicina en Harvard, ha realizado varios metanálisis de antidepresivos en comparación con el placebo, concluyendo que prácticamente no hay diferencia en su efectividad.

Según Kirsch, "la diferencia es tan pequeña que no tiene importancia clínica". En un artículo de 2014, escribió:

“Se supone que los antidepresivos funcionan al corregir un desequilibrio químico, específicamente, la falta de serotonina en el cerebro. De hecho, su supuesta efectividad es la evidencia principal de la teoría del desequilibrio químico.

Pero los análisis de los datos publicados y no publicados que ocultaron las compañías farmacéuticas revelan que la mayoría (si no todos) de los beneficios se deben al efecto placebo.

… Incluso la pequeña diferencia estadística entre los antidepresivos y los placebos puede ser un efecto mejorado del placebo, debido a que la mayoría de los pacientes y médicos en ensayos clínicos se quedan ciegos… En lugar de curar la depresión, los antidepresivos populares pueden inducir una vulnerabilidad biológica que hace que las personas sean más propensas a deprimirse en el futuro".

Los adultos mayores pueden aliviar la depresión a través del ejercicio

No se debe sobrestimar la gravedad de la depresión y la necesidad de un tratamiento efectivo es una necesidad. Sin embargo, muchos adultos mayores confían en mejorar su estado de ánimo y aliviar la depresión con una pastilla que simplemente no funciona. Es importante destacar que hay otras opciones disponibles y el ejercicio es una de ellas.

En un estudio de 11 años, las personas que se dedicaban a hacer ejercicio regular durante una hora a la semana tenían menos probabilidades de deprimirse. Un metaanálisis de 33 ensayos con casi 1 877 personas también mostró que el entrenamiento de fuerza condujo a una reducción significativa de los síntomas depresivos, y esto se mantuvo independientemente del estado de salud del participante, las mejoras en la fuerza o la cantidad de entrenamiento de fuerza que completaron.

Según el autor principal del estudio, Brett Gordon, un investigador de posgrado en el departamento de educación física y ciencias del deporte de la Universidad de Limerick en Irlanda, las mayores mejoras se observaron entre las personas con síntomas de depresión leve a moderada, en comparación con aquellos sin depresión, lo que sugiere que el entrenamiento de fuerza puede ser más efectivo para las personas con síntomas depresivos mayores.

La investigación también ha examinado los efectos del ejercicio y la depresión en particular con los adultos mayores. En un estudio de adultos mayores deprimidos, el 80 % experimentó una reducción significativa en los síntomas depresivos después de hacer entrenamiento de fuerza durante 10 semanas, de modo que los investigadores concluyeron que "PRT [entrenamiento de resistencia progresivo] es un antidepresivo eficaz en adultos mayores deprimidos, mientras que mejora la fuerza, la moral y la calidad de vida".

En otro estudio de adultos mayores con depresión, aquellos que participaron en el entrenamiento de fuerza de alta intensidad tres días a la semana durante ocho semanas experimentaron una reducción del 50% en los síntomas depresivos, mientras que una investigación separada demostró que el ejercicio de entrenamiento de fuerza redujo los síntomas depresivos en los hispanos adultos/latinos mayores (los ejercicios de resistencia, equilibrio y flexibilidad también fueron beneficiosos para el estado de ánimo).

Lo bueno es que, a diferencia de los antidepresivos, que aumentan los riesgos para la salud, el ejercicio proporciona beneficios de salud adicionales a los adultos mayores. En mi entrevista de 2008 con el Dr. James Gordon, un experto en el uso de la medicina del cuerpo y mente para curar la depresión, afirmó que el ejercicio físico es tan bueno como los antidepresivos para ayudar a las personas deprimidas.

Si padece depresión, busque ayuda

Si tiene problemas de depresión o síntomas depresivos, busque ayuda de un consejero, un psiquiatra holístico u otro profesional de la salud para comenzar el viaje hacia la curación. Y, tenga en cuenta que los antidepresivos conllevan riesgos, incluido un mayor riesgo de suicidio y violencia, y no son el único tratamiento disponible.

En muchos casos, el ejercicio, el sueño y los cambios en la alimentación pueden hacer maravillas, especialmente cuando se combinan con la terapia nutricional y de luz, junto con herramientas de psicología energética como las Técnicas de libertad emocional (EFT). Los suplementos, que incluyen magnesio, omega-3 y vitaminas B, junto con vitamina D, también pueden ser útiles para restaurar una salud mental óptima.

Si padece depresión, puede ser casi imposible comprometerse con cambios positivos en el estilo de vida, así que no sufra en silencio. Pida ayuda de un consejero de salud que pueda ayudarlo a salir de la crisis y a emplear una mentalidad que le permita realizar cambios saludables.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario