Actualizaciones de vacunación del NVIC

vacunas

Historia en Breve -

  • Este año no se perdieron exenciones de vacunas en ningún estado ─es el tercer año consecutivo que hemos podido proteger las exenciones por creencias personales─ sin embargo, el NVIC ha predicho una avalancha de proyectos de ley destinados a eliminar las exenciones de vacunas en 2019, así que debe prepararse para defender sus derechos
  • Los datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) demuestran que: la vacuna contra la influenza estacional ha tenido una efectividad contra las cepas circulantes menor al 50 % ─más de la mitad del tiempo durante los últimos 14 años─; el año pasado, las vacunas contra la gripe tuvieron una efectividad de tan solo 36 %
  • Alrededor del 80 % de las muestras de posibles casos de influenza enviadas para ser confirmadas en laboratorio resultaron en otros tipos de virus y bacterias ─no de influenza tipo A ni B─ y la estimación de los CDC sobre el número de muertes por influenza al año es imprecisa
  • Al igual que las vacunas contra la influenza, las vacunas contra la tosferina (tos convulsiva) también han sido ineficaces y las personas podrían padecer tosferina (o influenza) sin demostrar ningún síntoma ya sea que estén o no vacunadas

Por el Dr. Mercola

Barbara Loe Fisher es la cofundadora y Presidenta del Centro Nacional de Información sobre Vacunas (NVIC, por sus siglas en inglés). En este artículo, hablamos sobre las fallas en la vacuna contra la influenza y tosferina, el negocio de la vacunación y cómo puede mantenerse saludable durante esta temporada de gripe.

Por el lado positivo, este año no se perdieron exenciones de vacunas en ningún estado, lo que lo convierte en el tercer año consecutivo en que hemos podido proteger las exenciones que le permiten seguir su ideología o creencias religiosas, en cuestión de vacunación.

Sin lugar a dudas, la razón de este éxito se debe a que muchas personas se han involucrado y les han expuesto a sus legisladores que deben proteger las exenciones de creencias personales y el derecho legal a ejercer la libertad de elección de vacunas.

Sin embargo, el NVIC ha predicho una avalancha de proyectos de ley destinados a eliminar las exenciones de vacunas en 2019, ¡así que debe prepararse para defender sus derechos!1

Se avecina la campaña anual de vacunación contra la gripe

Este año, programamos la Semana de Concientización sobre las Vacunas para que coincidiera con la promoción anual con el fin de que todas las personas reciban una vacuna contra la gripe y estén seguros de tener el tema presente en su mente. Si aún no lo ha visto, pronto será bombardeado con publicidad y "recordatorios amistosos" para vacunarse contra la gripe anual.2

"Lo que muchas personas no se detienen a pensar en medio de toda esta publicidad es que los vacunólogos son los que desarrollaron las vacunas. La vacunación es la ciencia de las vacunas, y los vacunólogos no entienden cómo las vacunas y las infecciones causan inmunidad en el cuerpo.

Siempre ha habido un problema en la fabricación de vacunas que sean eficaces y seguras, porque no comprenden los mecanismos biológicos de las lesiones y muerte por vacunas. En especial, en el caso de la vacuna contra la influenza, porque el virus de la influenza muta de forma rápida; se encuentra en constante cambio.

Cada año circulan diferentes cepas. Tienen que adivinar qué cepas prevalecerán en un año determinado. Los fabricantes de vacunas compiten por desarrollar estas vacunas anuales contra la gripe estacional.

Pero antes de siquiera hablar sobre las vacunas contra la influenza, lo que muchas personas no saben es que la mayoría de las enfermedades respiratorias que existen cada año no se deben a la influenza tipo A ni B; sino a otros tipos de virus respiratorios e infecciones bacterianas que causan enfermedades respiratorias similares a la influenza", indicó Fisher.

80 % de los posibles casos de gripe no son causados por el virus de la gripe

La enfermedad respiratoria más común sería el resfriado común, que es un rinovirus y no es causado por el virus de la influenza. Como señaló Fisher, alrededor del 80 % de las muestras de posibles casos de influenza enviadas para ser confirmadas en laboratorio durante la temporada de gripe resultaron ser otros tipos de virus y bacterias, no influenza tipo A ni B.3

"Realmente es importante, porque muchas personas piensan que cuando se enferman durante la temporada de gripe, es que padecen influenza", indicó ella, "pero la mayoría de las veces no es así".

Entonces, si la mayoría de las enfermedades respiratorias que ocurren durante la temporada de gripe no son causadas por la influenza A ni B, ¿qué tan importante es la aplicación de la vacuna contra la influenza, que únicamente protege contra estos dos tipos, y solo entre tres y cuatro cepas seleccionadas?

En las últimas 14 temporadas de gripe, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), han obtenido evidencia que demuestra que la vacuna contra la gripe estacional presenta una efectividad menor al 50 % contra las cepas circulantes, más de la mitad de las veces.4

En la temporada de 2017, la vacuna solo tuvo una efectividad de 36 %, en el mejor de los casos.5 Más específicamente, los CDC estimaron que la vacuna contra la gripe del año anterior tuvo una efectividad de 25 % contra el virus A (H3N2); del 67 % contra el virus tipo A (H1N1) pdm09 y del 42 % contra virus tipo B.

La gran mayoría de los casos de gripe del año pasado fue causada por el virus A (H3N2), que fue la cepa de virus en vacuna menos eficaz en la vacuna contra la gripe.

¿Cómo cuantificar la efectividad de las vacunas?

¿Cómo se cuantifica la efectividad de la vacuna contra la influenza?6 Como explicó Fisher, la "eficacia" de la vacuna se determina a través de un ensayo clínico, en el que se comparan dos grupos. Un grupo recibe la vacuna y al otro no se le suministra. Luego se realiza una comparación entre los dos para saber con qué frecuencia se produjo la influenza confirmada por laboratorio.

Por otro lado la "efectividad" se determina al administrar la vacuna en una situación real. Después del hecho, evalúan cuántas personas vacunadas terminaron padeciendo influenza de todos modos.

Un tercer término que debe considerar es la "inmunogenicidad", que es una medida de titulación de anticuerpos, el número de anticuerpos en la sangre producidos después de una respuesta inflamatoria a la vacunación. Sin embargo, la inmunidad no solo se trata de realizar la titulación de anticuerpos, sino también de la inmunidad mediada por células T.

Históricamente, los vacunólogos han confiado en la titulación de anticuerpos como correlación clínica sobre la protección de las vacunas, a pesar de que la cantidad de anticuerpos en la sangre solo indica una parte de la inmunidad: inmunidad humoral.7

La inmunidad natural de mayor duración producida después de la recuperación de infecciones involucra tanto una respuesta inmunológica humoral como mediada por células.

Información importante sobre su sistema inmunológico

Su sistema inmunológico se compone de dos partes diferentes: inmunidad mediada por células (innata) e inmunidad humoral (adaptativa).

Un proceso de enfermedad infecciosa involucra una respuesta inmunológica mediada por células a un virus o bacteria patógena, que activa las células asesinas naturales (NK), las cuales envían mediadores inflamatorios a la zona de la infección, donde los glóbulos blancos básicamente mastican y escupen a las células infectadas.

Este proceso elimina el virus y, durante la recuperación su sistema inmune humoral se activa y comienza a generar anticuerpos para ayudar a prevenir nuevamente el mismo tipo de proceso y síntomas de la enfermedad, en caso de que vuelva a estar expuesto al mismo virus o bacteria patógena en el futuro.

Siempre y cuando su sistema inmune mediado por células se active primero y el sistema inmune humoral se activa después, generalmente tendrá una inmunidad duradera contra ese patógeno.

La inmunidad grupal adquirida de forma natural entra en juego cuando un porcentaje muy alto de personas en una población ha pasado por esta secuencia de respuesta inmune mediada por células y humoral a una enfermedad viral o bacteriana.

Sin embargo, la "inmunidad grupal" adquirida con vacunas es un nombre inapropiado, porque la mayoría de las vacunas proporcionan inmunidad artificial que principalmente se basa en estimular una respuesta de anticuerpos (inmunidad humoral) incompleta y más temporal que la inmunidad humoral más prolongada mediada por células, después de una infección.

La ciencia de las vacunas todavía está en pañales

De hecho, uno de los principales problemas con las vacunas es el hecho de que interrumpen el balance entre las células T y B, que algunos investigadores y médicos consideran que incrementan de forma radical el riesgo de cáncer.

Los vacunólogos no entienden exactamente cómo las vacunas causan las lesiones y muerte, tampoco correlacionan la inmunidad para evaluar con precisión qué tan efectivas son.8

"Aquí, lo importante es que ─en relación a la vacuna contra la viruela─ realmente no se han detenido para hacer estudios científicos". La ciencia aún se encuentra en pañales. Es como si adivinaran cuándo fabricar las vacunas, porque no se correlacionan con la inmunidad", indicó Fisher.

"No entienden cómo actúan las vacunas en el cuerpo, ni a nivel celular o molecular", señaló Fisher. "Ahora, parte de esta ciencia ha empezado a realizarse, pero millones de personas alrededor del mundo emplean estas vacunas sin ningún conocimiento básico sobre su base científica.

Las personas piensan que [las vacunas] han sido probadas de forma detallada. Pero no... Solo producen cada vez más vacunas sin realmente entender su efecto. Esta ha sido mi opinión después de 36 años de analizar el tema".

Al tener suficiente cantidad de células NK, podría ser mucho menos susceptible a la influenza

Como comentario adicional, si bien es importante que consideramos nuestro tema; hace poco tiempo, los investigadores hicieron un descubrimiento muy interesante, al tener suficiente cantidad de células NK en su sistema, es posible que no contraiga influenza.9,10

Según informó el sitio web “Live Science”,11 un gen específico llamado KLRD1 "podría servir como un proxy para los niveles de células asesinas naturales de una persona".

KLRD1 es un gen receptor que se encuentra en la superficie de las células NK y el nivel de KLRD1 encontrado en la sangre de una persona antes de exponerse al virus de influenza fue capaz de predecir con un 86 % de precisión si la persona contraería gripe.

Según el autor principal del estudio, Purvesh Khatri, profesor asociado de medicina y ciencias de información biomédica en la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford,12 KLRD1 es "el primer biomarcador que demuestra susceptibilidad a la gripe, a través de múltiples cepas". Según informó el sitio web de noticias “Eurekalert”:13

"[E]n general, las personas que tenían entre 10 y 13 % de asesinos naturales [células NK] en sus células inmunológicas no sucumbieron a la gripe, mientras que las personas cuyas células asesinas naturales no alcanzaron el 10 % adquirieron la enfermedad.

Es una línea muy delgada, indicó Khatri, pero la diferencia entre los grupos es muy evidente, todos los que tenían 10 % o más de células asesinas naturales resistieron la infección y no exhibieron síntomas. Khatri señaló que sus hallazgos podrían ayudar a los profesionales de la salud a comprender quién está en mayor riesgo de contraer la gripe".

Existen diversas formas de incrementar sus niveles de células NK, pero las vacunas no están en esa categoría. Por ejemplo, una de ellas es el ejercicio.14 Se sabe que algunos alimentos y suplementos que pueden aumentar los niveles de células NK son el calostro, hongos medicinales, probióticos, panax ginseng y melatonina.

Para obtener más información, consulte mi artículo, "Cómo mejorar su función inmunológica al estimular sus células asesinas naturales".

Pero ¿qué sabemos al respecto?

Volviendo específicamente a las vacunas contra la influenza, lo que sabemos es que:

Puede padecer influenza y manifestar pocos o ningún síntoma15

Puede ser vacunado o no, tener una gripe asintomática, eliminar el virus y transmitir la enfermedad16

Alrededor del 80 % de los posibles casos de influenza arrojan resultados negativos en pruebas de laboratorio porque la mayoría de las enfermedades durante la temporada de gripe son causadas por microorganismos distintos al virus de la influenza A y B17

Hay una imprecisión en la estimación de los CDC sobre las muertes por influenza al año, porque se informaron muertes por otros tipos de enfermedades similares a la influenza (ILI, por sus siglas en inglés) ─como la neumonía─ que se encuentran incluidas en las estadísticas18

Entre 2005 y 2015, la vacuna contra la gripe tuvo una efectividad menor al 50 %, más de la mitad de las veces19

Durante la temporada de gripe de 2017, la efectividad global adaptada de la vacuna contra la infección por el virus de la influenza A e influenza B relacionada con la enfermedad respiratoria aguda atendida médicamente solo fue de 36 %,20 lo que significa que el 64 % de las veces no proporcionó protección.

Es importante destacar que la investigación ha evidenciado el vínculo entre la influenza y sepsis grave; un proceso de enfermedad progresivo iniciado por una respuesta inmunológica agresiva y disfuncional a una infección en el torrente sanguíneo (que es la razón por la que a veces se denomina envenenamiento en la sangre).

No existen datos fiables sobre la mortalidad causada por la influenza; todos son conjeturas

En conjunto, ¿qué indican las estadísticas para entender realmente qué tan efectiva es la vacuna? ¿O qué tan grave es la influenza?

Los CDC aún no saben cuántas personas mueren de influenza al año. Saben cuántas muertes pediátricas relacionadas con la influenza ocurren porque son reportadas por los estados, pero nadie monitorea las muertes en adultos mayores de 18 años de edad.

Las muertes pediátricas (desde el nacimiento hasta los 18 años de edad) vinculadas a la influenza han promediado alrededor de 130 al año, durante los últimos cinco o seis años.21

Para estimar la mortalidad por gripe en adultos, los funcionarios de salud pública tienen que adivinar, y lo hacen al combinar las estadísticas de mortalidad circulatoria y respiratoria, neumonía e influenza, que se calculan entre 12 000 y más de 54 000 muertes relacionadas con la influenza al año.22

Sin embargo, como se señaló anteriormente, no hay datos reales de mortalidad recopilados sobre la muerte por influenza en adultos, por lo que las estadísticas de mortalidad por influenza son "estimaciones" y lo más probable es que estén excesivamente infladas.23

Además, el panorama se complica aún más por el hecho de que la mayoría de los posibles casos de influenza resultan negativos debido a que la mayoría de las enfermedades similares a la influenza son causadas por organismos distintos al virus de la influenza A y B.

Por lo tanto, realmente no hay fiabilidad en los informes de los medios que lee o escucha de que en los Estados Unidos cada año decenas de miles de habitantes mueren por influenza. Este número se basa en una gran cantidad de suposiciones respaldadas por poca o ninguna evidencia verdadera. Sin embargo, ha sido una táctica muy efectiva para infundir miedo.

La mercadotecnia del miedo

Hasta el año 2000, la vacuna contra la influenza se recomendaba de forma rutinaria para las personas mayores de 65 años de edad o cualquier persona con enfermedades relacionadas con los pulmones. El mercado era menos del 5 % de la población total. Después, la edad a la que se recomendaba vacunarse contra la gripe anual se redujo a 50 años.

Para 2008, se recomendaban vacunas anuales contra la gripe para todos los niños sanos de entre 6 meses y 18 años de edad y, luego, los CDC les indicaron a todos los habitantes en los Estados Unidos vacunarse contra la gripe cada año durante toda su vida.24

"Todos los habitantes de los Estados Unidos mayores de 6 meses deben vacunarse cada año durante toda su vida… sin ninguna base científica para dar esa recomendación, más que el miedo", expresó Fisher.

"En 2017, tuvimos un mercado mundial de vacunas antigripales de casi 4000 millones de dólares al año, y se predice que para el año 2025 se superarán los 11 000 millones de dólares. Lo cierto es que si cada persona en este país se vacunara contra la gripe cada año, sería un negocio con ganancias inimaginables para los fabricantes de vacunas.25

Pero existen riesgos relacionados con la vacuna contra la influenza. Es la vacuna más compensada en el Programa Nacional de Compensación por Lesiones Causadas por Vacunas (VICP, por sus siglas en inglés)...

Alrededor de un tercio del total de las indemnizaciones [son por lesiones de la vacuna contra la gripe]. Ahora, ha superado a las vacunas que contienen tosferina, que fue la principal vacuna. Hoy en día, la vacuna contra la influenza es la principal...26

Y ese número aumentará. Tenemos más de 152 000 informes en el Sistema para Reportar Reacciones Adversas a las Vacunas (VAERS, por sus siglas en inglés) que están relacionadas con la vacuna contra la influenza, incluyendo varias miles de muertes. Y el gobierno admite que solo se informa el 1 % del total de los eventos adversos causados por las vacunas".27

Si bien, el miedo se utiliza para promover el uso de la vacuna contra la influenza, nadie habla sobre el hecho de que la vacuna podría causar lesiones y muerte.28

Los eventos adversos graves más comunes son la inflamación cerebral, desmielinización, Síndrome de Guillain-Barré y parálisis de Bell. La vacuna contra la influenza pandémica del 2009 estuvo relacionada con la narcolepsia, que es una forma muy inusual de disfunción cerebral.

Los CDC recomiendan que las mujeres embarazadas se vacunen contra la gripe durante cada embarazo en cualquier trimestre, pero la vacuna no se ha evaluado ni autorizado para su uso en mujeres embarazadas.29

En 2017, se publicó un informe de estudios médicos que plantea la cuestión del incremento en el riesgo de aborto involuntario en los siguientes 28 días después de la vacunación contra la influenza.30

Parte del problema es que no se han realizado estudios para determinar quién podría estar en alto riesgo de una reacción hacia la vacuna, además hay pocos estudios para determinar las correlaciones inmunológicas para las infecciones por el virus de la influenza.31 Como señaló Fisher, "las personas son vacunadas dentro de un vacío de conocimiento científico".

Ingredientes de la vacuna contra la gripe vinculados con reacciones adversas

Además de las proteínas verdaderas de la vacuna presentes en la vacuna, que se supone que estimulan la respuesta de anticuerpos, la vacuna contra la influenza también contiene ingredientes peligrosos como el conservador de mercurio, timerosal.32 Se sabe que el mercurio es neurotóxico para los humanos, incluso a bajos niveles.33

El timerosal no se encuentra en ampolletas inyectables de una sola dosis de vacuna inactivada contra la gripe, pero aún se encuentra en ampolletas con dosis múltiples (la vacuna de la gripe viva en aerosol nasal no contiene timerosal).

Si no desea una vacuna contra la gripe que contenga mercurio, debe consultar la lista de ingredientes, que puede encontrar en el folleto adjunto de información del fabricante en el paquete.

"Se supone que [la vacuna] es [libre de mercurio] para bebés y mujeres embarazadas", indicó Fisher, si estimamos que en los Estados Unidos cada año se producen entre 3 y 4 millones de dosis únicas de vacunas antigripales sin mercurio.

"También hay una vacuna de virus vivo que se rocía por la nariz. Esa vacuna fue descontinuada durante un tiempo. Los CDC no la recomendaron entre 2016 y 2017, porque era muy ineficaz. Pero, adivine que… ahora han vuelto a aprobarla e indicaron, 'Está bien. Puede utilizarla este año'".

En la actualidad hay muchos tipos diferentes de vacunas contra la influenza, como: las que contienen tres o cuatro cepas del virus de la influenza ─que se encuentran inactivadas e inyectan─; la vacuna del virus "vivo" rociada en la nariz que Fisher mencionó; las vacunas que utilizan huevos de gallina ─riñón de perro transgénico o células de gusano cogollero─; vacunas que contienen adyuvantes de tipo escualeno ─que se han relacionado con trastornos autoinmunológicos─; y, vacunas que son "dosis altas" y contienen cuatro veces la cantidad de antígeno que la vacuna estándar.34

De nuevo, si elige vacunarse contra la gripe, debe asegurarse de pedirle a la persona que administra la vacuna que le permita ver el folleto de información del fabricante que viene en cada ampolleta de vacuna, antes de vacunarse, para saber qué tipo de vacuna contra la gripe recibe.

Las estrategias naturales proporcionan potentes beneficios

En vez de utilizar una estrategia históricamente ineficaz relacionada con complicaciones significativas e incluso muertes, ¿por qué no utilizar lo que se ha demostrado que funciona y casi no cuesta nada? Cuatro estrategias efectivas para apoyar la función inmunológica y proporcionar poderosos beneficios ─que se combinan idealmente─ son:

  • Optimizar los niveles de vitamina D. Mida sus niveles de vitamina D dos veces al año, en verano e invierno, y asegúrese de estar dentro del rango ideal de 60 a 80 ng/mL—en especial conforme se acerca la temporada de gripe
  • Eliminar los azúcares añadidos y alimentos procesados de su alimentación. Esto es una parte importante, ya que pueden perjudicar su función inmunológica. También, debe evitar comer tres horas antes de dormir, ya que comer a altas horas de la noche puede provocar complicaciones metabólicas, una de ellas podría ser el deterioro del sistema inmunológico
  • Hacer ejercicio con regularidad y moverse más a diario
  • Tener muchas horas de sueño reparador. Algunas de las personas más sanas que conozco, cuando viajan, se estresan o por algún motivo no pueden dormir bien durante algunos días, y es ahí cuando se enferman. De hecho, es una de las variables más importantes para la salud.

El consentimiento informado es un principio esencial de los derechos humanos

Aunque personalmente no me vacunaría ni a mi familia, mi postura ─que comparte el NVIC─ es que necesita evaluar las circunstancias y centrarse realmente en su seguridad y situación individual con el fin de elegir la mejor opción.

Esto se debe a que, finalmente, usted es responsable de su salud y la de su familia, en especial la de sus hijos. Pero tiene que ser una decisión informada y responsable. No puede confiar ciegamente en que la industria de las vacunas motivada por las ganancias y protegida de la responsabilidad vaya a proporcionarle toda la verdad. Como señaló Fisher:

"Con el principio de consentimiento informado, como consumidor tiene el derecho de obtener información completa sobre los beneficios y riesgos de cualquier producto farmacéutico, así como tomar una decisión libre y voluntaria.

Es un principio que se ha definido como un derecho humano con respecto a las intervenciones médicas que pueden causar lesiones y muerte. La vacunación es una de esas intervenciones.

Vale la pena defender el principio del consentimiento informado. Estoy orgullosa de estar asociada con Mercola.com, porque se ha mantenido firme en ese concepto".

Le insto a que nos ayude a difundir estos mensajes importantes a través de una donación al NVIC. Como en años anteriores, igualaré todas las donaciones hechas esta semana. Hasta ahora, el NVIC ha tenido mucho éxito en su enfoque educativo. Como ya señaló Fisher, no ha habido un intento exitoso de eliminar las exenciones de vacunas en ningún estado de los Estados Unidos desde 2015.

Necesitamos mantenernos firmes y defender nuestros derechos.

"Esta batalla continuará por un largo tiempo", indicó Fisher. "Pero parte del problema es la censura y el intento de silenciar, marginar y rechazar a las personas que hacen preguntas sobre los estudios científicos detrás de las vacunas, que realmente demuestran enormes vacíos".

Es importante que las personas sean valientes y hablen cuándo presenten una reacción a una vacuna, participen en las redes sociales y lo expongan. Eso los conecta a todos y al mundo entero.

Lo llamo 'atestiguar en la plaza pública'. Es parte de lo que hacemos en NVIC. Creo que es importante que las personas no tengan miedo de demostrar firmeza y hablarlo, sin importar la presión. Solo la verdad nos hará libres".

+ Fuentes y Referencias
Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo