Women Probiotics Women Probiotics

PUBLICIDAD

Fabricantes de fórmulas infantiles podrían ser los responsables de las noticias falsas sobre la alergia a la leche

leche formula infantil

Historia en Breve -

  • En el Reino Unido, incrementó seis veces el número de recetas de fórmulas infantiles para bebés con alergia a la leche de vaca, entre 2006 a 2016, lo cual produjo un aumento de siete veces en el gasto del Servicio Nacional de Salud en fórmulas especiales sin lácteos
  • Los estudios publicados en 2007 y 2016 no revelan ningún incremento en la prevalencia real de la alergia a la leche en bebés. En 2007, la incidencia varió entre 2 y 7.5 %; en 2016, la incidencia de la alergia a la leche fue del 5 % al 7 % en los bebés alimentados con fórmula y del 0.5 % al 1 % en los bebés alimentados con leche materna
  • Al parecer la discrepancia se debe a los fabricantes de fórmulas infantiles, que han financiado y flexibilizado las directrices para hacer el diagnóstico, de modo que incluso la mayoría de los bebés sanos se puedan considerar alérgicos
  • Entre 2007 y 2017, se publicaron seis directrices de alergia a la leche. Dos fueron financiadas directamente por los fabricantes de fórmulas infantiles. Las cuatro restantes tenían autores contribuyentes que habían recibido financiamiento de los fabricantes de fórmulas
  • Los fabricantes de fórmulas también han influido en la emisión de prescripciones al patrocinar la educación, así como confundir a los padres por medio del Internet al promover síntomas indeterminados como indicativos de la alergia a la leche de vaca en bebés alimentados exclusivamente con leche materna

Por el Dr. Mercola

En el Reino Unido, el número de recetas de fórmulas infantiles para bebés con alergia a la leche de vaca se incrementó seis veces entre 2006 y 2016, lo que produjo un aumento de siete veces en el gasto del Servicio Nacional de Salud en fórmulas especiales sin lácteos, a pesar de la falta de evidencia de un verdadero incremento en la prevalencia de la enfermedad.

Entonces, ¿qué ha pasado? ¿Por qué los pediatras recomiendan fórmulas sin lácteos con tanta frecuencia si no hay necesidad?

Según un artículo reciente1 realizado por Chris van Tulleken, Ph. D., profesor titular honorario en University College, de Londres, la discrepancia parece ser impulsada por los fabricantes de fórmulas infantiles.

"La alergia a la proteína de la leche de vaca podría ser como un caballo de troya para la industria global de fórmulas de 50 000 millones de dólares (40 000 millones de euros; 44 000 millones de libras esterlinas) para forjar relaciones con profesionales de la salud en el Reino Unido y en todo el mundo", indicó Tulleken.2

"Los expertos consideran que estas relaciones son perjudiciales para la salud de las madres y sus hijos, ya que crean una red de personas e instituciones en conflicto que puede tener efectos de amplio alcance en la investigación, políticas y directrices.

La posibilidad de diagnóstico excesivo sobre la alergia también podría generar efectos negativos en la lactancia materna".

Prevalencia de la alergia a la leche se mantuvo constante durante la última década

He escrito numerosos artículos sobre la influencia del financiamiento, y aparentemente este es un ejemplo poderoso de lo que sucede cuando se le permite a la industria pagar por la creación de directrices médicas.

Según Tulleken, no hay pruebas de que la alergia a las proteínas de la leche se haya vuelto más frecuente. De hecho, los estudios publicados en 20073 y 20164 no revelaron ningún incremento significativo en su prevalencia.

En 2007, las investigaciones estimaron que la alergia a la proteína de la leche de vaca variaba entre el 2 % y 7.5 %. Según los autores, "las diferencias en los criterios de diagnóstico y diseño del estudio contribuyen a la amplia variedad de estimaciones de prevalencia y señalaron la importancia de un diagnóstico preciso..."

Para el 2016, la incidencia de la alergia a la proteína de la leche de vaca se estimó entre el 5 % y 7 % en los bebés alimentados con fórmula, y entre el 0.5 % y 1 % en los bebés alimentados con leche materna

En este momento, los autores han advertido que la confusión generalizada en el área médica sobre las diferencias entre la intolerancia a la lactosa y la alergia a la leche era un problema que "podría ocasionar una restricción alimenticia innecesaria".

Como expone este artículo, "hoy en día, la nomenclatura aceptada es determinada por el mecanismo que probablemente produce los síntomas, en el cual la alergia a la leche de vaca es mediada por el sistema inmunológico, y la intolerancia a la lactosa no es mediada por el sistema inmunológico.

"Un bebé que se sospeche que padece alergia a la leche mediada por IgE requerirá una prueba de IgE específica para la leche (prueba cutánea o sanguínea)".

Las directrices financiadas por los fabricantes de fórmulas han originado una excesiva cantidad de diagnósticos de alergia a la leche

Según Tulleken, al parecer la excesiva prescripción de fórmulas sin lácteos es resultado de las directrices utilizadas para diagnosticar la alergia a los productos lácteos, que ha financiado la industria. También, advierte que los fabricantes de fórmulas han enfatizado demasiado la necesidad de interrumpir la lactancia materna como parte de la estrategia de diagnóstico.

Entre 2007 y 2017, se publicaron seis directrices sobre la alergia a la leche. Dos de ellas fueron financiadas directamente por los fabricantes de fórmulas infantiles. Las cuatro restantes tuvieron autores contribuyentes que habían recibido financiamiento de los fabricantes de fórmulas.

El resultado final fue una serie de directrices tan ambiguas que podían aplicarse en todos los niños. Por ejemplo, los síntomas enlistados en las directrices de Allergy UK5 son tan amplias y generalizadas que la alergia a la leche podría diagnosticarse con facilidad en bebés completamente sanos.

Como lo señaló el Dr. Gary Marlowe, Vicepresidente de City and Hackney Clinical Commissioning Group,6 "prácticamente, todos los bebés podrían ser diagnosticados con estos síntomas". Así mismo, los fabricantes de fórmulas pueden influir en la prescripción al patrocinar la educación sobre el tema.

Si bien, las organizaciones responsables de educar a los pacientes y profesionales médicos sobre la alergia a la proteína de la leche parecen ser instituciones independientes, la mayoría recibe financiamiento de los fabricantes de fórmulas.

En el Reino Unido, algunos ejemplos son Allergy UK, Allergy Academy y Bristish Society for Allergy and Clinical Immunology (una sociedad profesional de alergólogos). Según informó Inverse:7

"De acuerdo con el Código internacional de comercialización de sustitutos de la leche materna de la Organización Mundial de la Salud,8 publicado en 1981, las empresas que hacen sustitutos de la leche no deben educar directamente a las madres ni tampoco hacerse publicidad por medio de los sistemas de salud, ya que podría crear conflictos de interés.

Sin embargo, con base en la información que presentó van Tulleken, al parecer los fabricantes de fórmulas infantiles han encontrado la manera de ejercer una gran influencia en como los médicos diagnostican y tratan a los pacientes.

'Obviamente, trabajo en un sistema médico de alta tecnología, pero he observado de primera mano que tenemos que ser muy conscientes del daño que podemos hacer y la inmensa influencia que tiene la industria sobre nuestra profesión", indicó van Tulleken para Inverse. 'Nadie es más vulnerable que un lactante y sus padres a la explotación de la industria'...

[D]ebido a que la única forma de confirmar una alergia a la proteína de leche de vaca no mediada por IgE es cuando a un bebé se le cambia por completo a un sustituto lácteo antes de volver a comprobar su tolerancia, la industria de las fórmulas infantiles se beneficia al crear y patrocinar directrices que promueven un mayor uso de sustitutos de la leche.

Para apoyar estas directrices, la industria exagera en la importancia de interrumpir la lactancia durante el proceso.

'Realmente, hay una falta de investigación básica que proporcione evidencia de que un bebé podría contraer una alergia grave a través de los alérgenos en la leche materna', indicó van Tulleken.

'Contamos con una gran cantidad de directrices y programas educativos para pacientes y médicos con tan poca inversión para comprender la ciencia detrás de los acontecimientos'".

Muchos fabricantes de fórmulas han violado el código internacional de comercialización

Un informe de Save the Children de febrero de 20189 también revela que las empresas de fórmulas han violado directamente el código internacional de comercialización de la OMS al sobornar a los trabajadores de la salud con regalos e incentivos para promover el uso de las fórmulas. Según el informe:

"Las actividades mercadológicas de Nestlé, Danone, RB (Mead Johnson), Abbott, Kraft Heinz y FrieslandCampina violan sistemáticamente un código de la Organización Mundial de la Salud establecido para detener la mercadotecnia agresiva dirigida a las nuevas mamás".

En particular, es preocupante la existencia de "esta amplia disponibilidad de información en línea financiada por la industria que promueve síntomas no específicos que posiblemente indican la alergia a la leche de vaca como un diagnóstico exclusivo en los bebés que son amamantados", señaló Tulleken.

Las mujeres que evitan los productos lácteos para proteger a sus hijos lactantes corren el riesgo de no poder producir suficiente leche materna.

Según Tulleken, "aunque existe evidencia de que la leche de vaca y otras proteínas de los alimentos pueden transferirse de las madres a los bebés a través de la leche materna, es probable que las cantidades transferidas sean demasiado bajas para causar síntomas en la mayoría de los bebés".

Peor aún, muchas simplemente dejan de amamantar y comienzan a utilizar fórmulas que no son lácteas. Estas tácticas podrían tener consecuencias muy reales y potencialmente mortales.

Save the Children señala que, a menudo los anuncios de fórmulas infantiles hacen falsas afirmaciones de salud, y según Tulleken, cada año los datos sugieren que, en Filipinas, la alimentación con fórmula podría ser la causa responsable de la muerte de 16 000 bebés; y que si los bebés fueran amamantados de forma generalizada cada año podrían prevenirse 823 000 muertes infantiles en todo el mundo.

A partir de 2016, solo el 40 % de los bebés menores de 6 meses de edad era exclusivamente amamantado a nivel mundial. Solo 33 países tienen tasas de lactancia superiores al 50 %, mientras que 68 naciones tienen tasas inferiores al 50 %.10

Las mujeres que quieren amamantar, pero se les indica que no pueden hacerlo, podrían estar en mayor riesgo de depresión postnatal, indicó Natalie Shenker, Ph. D., cofundadora de Hearts Milk Bank.11

Un riesgo relacionado son las recomendaciones que incluyen a los "alimentos complementarios" con fórmula para lactantes alimentados exclusivamente con leche materna.

Chi Eziefula, profesora principal en el departamento de salud global de la Escuela de Medicina de Brighton y Sussex, dijo para Tulleken, "por definición, la lactancia materna exclusiva no incluye el uso de fórmulas como alimentos complementarios.

Dicha formulación provocó la aprobación de directrices para las fórmulas, lo que podría interrumpir la lactancia materna".

Hay una campaña coordinada contra la lactancia materna

Las mamás siguen diciendo que no hay "diferencia" entre alimentar con biberón y amamantar; sin embargo, nada podría estar más alejado de la realidad. En términos nutricionales, hay muy poca similitud entre los dos. Por desgracia, el material publicitario ha encontrado una forma de generar en las madres la falsa idea de que la fórmula puede proporcionar una mejor nutrición.

Gracias a que ha aumentado la concientización sobre el sustento científico de que "amamantar es la mejor opción", las tasas de lactancia materna en los Estados Unidos se han incrementado dramáticamente en las últimas décadas, de un mínimo del 24 % en 1971 hasta un 81 % en 2016.12

Sin embargo, ahora este eslogan eficaz a favor de la lactancia materna ha sido usurpado y convertido en "alimentarlo bien es la mejor opción";13 es decir que no importa si se trata de leche materna o fórmula siempre que su bebé mientras esté bien alimentado.

Incluso, un argumento bioético publicado en la revista Pediatrics en 2016 les recomienda a los pediatras que es el momento de dejar de referirse a la lactancia materna como algo "natural".14 Esta tendencia sugiere que hay un esfuerzo coordinado en curso para disuadir a las mujeres de practicar la lactancia materna. El verano pasado se proporcionaron pruebas aún más evidentes de que tal campaña ha continuado realizándose específicamente en los Estados Unidos.

La OMS ha establecido el objetivo global de que para el 2030 el 70 % de los lactantes sea exclusivamente amamantado durante los primeros seis meses, y para conseguirlo, la Asamblea Mundial de la Salud (el órgano de toma de decisiones de la OMS) introdujo una resolución sin compromiso en la primavera pasada con el fin de alentar la lactancia materna en todo el mundo.

La resolución ha hecho hincapié en que las décadas de investigación demuestran que la leche materna es la opción más saludable, e instó a los gobiernos a controlar la comercialización errónea o engañosa de los sustitutos de leche materna.

En un movimiento que conmocionó al mundo, los delegados de los Estados Unidos se opusieron a la resolución y exigieron que se eliminara la invitación a los gobiernos para "proteger, promover y apoyar la lactancia materna".15

Incluso, los delegados de los Estados Unidos han amenazado a los países con sanciones a menos que rechacen la resolución.16 Aunque los testigos en la reunión de la asamblea afirman no haber observado evidencia de que los fabricantes de fórmulas trataron de ejercer su influencia, no se puede negar que han invertido mucho dinero en presionar para proteger su participación en el mercado, lo cual ha significado minimizar la importancia de la lactancia materna.

Según un análisis de MapLight,17 durante la última década, las tres principales empresas de fórmulas, Abbott Laboratories, Nestlé y Reckitt Benckiser, han invertido 60.7 millones de dólares para presionar a los legisladores de los Estados Unidos.

La alimentación con fórmula está relacionada a un mayor riesgo de obesidad

El microbioma intestinal de su hijo podría influir en su respuesta inmunológica y con ello en un sin número de patógenos ambientales, así como medicamentos farmacéuticos, incluyendo a las vacunas.

La investigación también ha relacionado la variedad y composición de las bacterias intestinales con beneficios específicos para la salud y padecimientos, incluyendo la eliminación de toxinas químicas y salud mental,18 obesidad,19 diabetes tipo 1 y 220 y enfermedades cerebrales.

Una de las maneras más sencillas para mantener o diezmar el microbioma es a través de la alimentación, y la investigación ha encontrado un vínculo entre la alimentación de los lactantes y el cambio en el microbioma intestinal que puede promover la obesidad.21

El estudio22 en cuestión, analizó cómo las bacterias en el sistema digestivo de un bebé influían en la quema y almacenamiento de la grasa, y cómo el cuerpo del bebé utilizaba la energía.

En este participaron más de 1 000 bebés, y las madres informaron cuanto los amamantaban, así como el momento en que empezaron a brindarles la fórmula y alimentos sólidos. Las muestras de heces recolectadas de los bebés a los 3 a 4 meses de edad, y nuevamente a los 12 meses de edad, fueron analizadas para detectar la diversidad de bacterias intestinales.

A la edad de 3 meses de edad, casi la mitad de las mujeres amamantaba de forma exclusiva a sus bebés, el 16 % solo consumía fórmula y aproximadamente el 33 % recibía una combinación de leche materna y fórmula.23 Los datos de las muestras de heces revelaron:

  • Los niveles más altos de bacterias beneficiosas a los 3 meses y al año de edad solo en los bebés que fueron amamantados
  • Los bebés que fueron alimentados exclusivamente con fórmula exhibieron la menor variedad de bacterias y una proliferación de microbios que se encuentra más comúnmente en niños mayores y adultos
  • Los bebés que fueron alimentados exclusivamente con fórmula exhibieron casi el doble de riesgo de presentar exceso de peso, en comparación con los que fueron amamantados exclusivamente
  • Los niños alimentados con leche materna y fórmula presentaron un menor riesgo, en comparación con los que fueron alimentados exclusivamente con fórmula, pero aún tenían un riesgo 60 % mayor de exceso de peso que los bebés alimentados exclusivamente con leche materna

La autora principal, Meghan Azad, Ph. D., profesora asistente de la Universidad de Manitoba, explicó que la leche materna contiene azúcares complejos necesarios para alimentar tipos específicos de bacterias, que a su vez pueden influir en como el cuerpo de un niño quema y almacena las grasas.24

En los lactantes amamantados, las bacterias beneficiosas Bifidobacterium fueron suministradas al intestino del bebé para ayudar a digerir los oligosacáridos presentes en la leche materna. Una vez que empezaron a suministrarse los alimentos sólidos, comenzaron a desarrollarse microbiomas parecidas a la variedad de adultos.

El estudio encontró que una variedad más adulta de microbioma intestinal a una edad más temprana, se relacionó con un mayor riesgo de obesidad.25

Si analiza la lista de ingredientes, parece bastante lógico el hecho de que las fórmulas pueden elevar el riesgo de obesidad en los niños. La fórmula para bebés podría contener tanta cantidad de azúcar como una lata de soda, y esta fructosa procesada no proporciona ninguno de los beneficios que otorgan los azúcares naturales presentes en la leche materna.

En cambio, al igual que las sodas, las fórmulas podrían tener una larga lista de efectos metabólicos adversos, y aumentar el riesgo de obesidad, diabetes26 y problemas de salud relacionados en el niño, tanto a corto como a largo plazo.27

La mayoría de las fórmulas también contiene una serie de otros ingredientes cuestionables28 —incluyendo: transgénicos,29 vitaminas sintéticas, minerales inorgánicos, proteínas excesivas y grasas dañinas— mientras que carecen de los nutrientes vitales presentes en la leche materna para estimular el sistema inmunológico.

Efectos sobre la salud: lactancia materna versus alimentación con fórmula

Además de beneficiar al microbioma intestinal de un bebé y disminuir su probabilidad de padecer obesidad, también se ha demostrado que la lactancia materna podría conferir muchos otros beneficios para la salud, como por ejemplo:

Fortalecer el sistema inmunológico de manera natural — Inicialmente, la lactancia materna puede conferir un estado inmunológico pasivo, ya que los anticuerpos de la madre son transferidos al bebé por medio de la leche materna. Los investigadores también han descubierto que la leche materna tiene una capacidad única para estimular el sistema inmunológico de un bebé, con efectos positivos a largo plazo.30

Menor riesgo de ceguera en bebés prematuros — La retinopatía puede generar ceguera en el 10 % de los casos graves que se presentan en bebés prematuros. Más de la mitad de los niños nacidos antes de las 30 semanas de gestación son afectados y el padecimiento ha dejado ciegos a 50 000 niños alrededor del mundo.

Un análisis sugiere que la incidencia de enfermedades graves, y por lo tanto la ceguera, podría disminuir en un 90 % si todos los bebés prematuros fueran alimentados con leche materna.31 Los investigadores especulan que el efecto podría deberse a las propiedades antioxidantes y de protección inmunológica presentes en la leche materna.

Menor riesgo de síndrome de muerte súbita en niños — En un estudio, la lactancia materna redujo en un 50 % el riesgo de síndrome de muerte súbita en los niños de todas las edades, durante la infancia.32

Mejor desarrollo cognitivo — Los bebés que son amamantados durante nueve meses o más exhiben un mayor desarrollo cognitivo, en comparación con los que no fueron amamantados,33 y los investigadores encontraron que los bebés alimentados exclusivamente con leche materna mejoraron su desarrollo cerebral para la edad de 2 años.34

Menor cantidad de alergias — En un estudio en el que participaron más de 1 200 madres y sus bebés, la lactancia materna evitó el desarrollo de enfermedades alérgicas y asma.35

En comparación con los bebés amamantados, los estudios han demostrado que los bebés alimentados con biberón manifestaron:36

Una tasa 14 veces mayor de hospitalización

Dos veces el riesgo de muerte infantil

Un riesgo cuatro veces mayor de síndrome de muerte súbita infantil

Infecciones respiratorias en las vías superiores más frecuentes y graves, así como problemas gastrointestinales

Tasas más elevadas de desalineación de la mandíbula y otros problemas relacionados, como enfermedades respiratorias, ronquidos, apnea del sueño y problemas del habla

Evite las fórmulas a base soya a toda costa

Aunque normalmente me abstengo de emplear la palabra "nunca", haré una excepción con respecto a las fórmulas infantiles a base de soya. Por lo tanto, le recomiendo que nunca alimente a su hijo con una fórmula a base de soya, ya que la posibilidad de daño podría ser demasiado grande.

Por desgracia, la fórmula a base de soya normalmente se recomienda cuando hay alguna sospecha de alergia o sensibilidad a la leche, lo que ha vuelto aún más perturbadora la influencia de la industria.

La fórmula infantil a base de soya representa aproximadamente el 12 % del mercado de fórmulas en los Estados Unidos,37 a pesar de la falta de evidencia para apoyar su uso. Como señala la revista British Journal of General Practice,38 los bebés diagnosticados con alergia a la leche no deben recibir una fórmula a base de soya antes de los 6 meses de edad debido a sus efectos estrogénicos.

De hecho, la fórmula y leche de soya contienen hasta 4 500 veces más estrógenos vegetales que la leche materna o de vaca, y los estudios han demostrado que los niveles séricos de estrógeno son significativamente más altos en los bebés alimentados con la opción a base de soya.

Considero que suministrarle a un bebé una fórmula a base de soya a cualquier edad simplemente es demasiado arriesgado, por lo que tampoco recomendaría proporcionársela a bebés de 6 meses de edad o mayores.

La fórmula a base de soya —que proporciona una cantidad de estrógenos equivalente a tres o cinco píldoras anticonceptivas diarias39— se ha relacionado con un sin número de efectos secundarios preocupantes, incluyendo:40

Alterar la edad de la menstruación

Fibromas uterinos, endometriosis y tumores

Trastorno en la función tiroidea, debido a una alteración en la captación de yodo

Inhibición de la testosterona en niños pequeños, lo que podría impedir un desarrollo masculino apropiado41

Trastorno en la función reproductiva

Enfermedades autoinmunológicas

De acuerdo con la revista British Journal of General Practice,42 "también existe un riesgo de reactividad cruzada; es decir, hasta un 14 % de las personas con alergia a la leche de vaca mediada por IgE reacciona a la soya, y de igual manera, hasta un 60 % de las personas con alergia a la leche de vaca no mediada por IgE".

(El artículo también advierte que tampoco es recomendable suministrar leche de arroz a niños menores de 4.5 años de edad, debido al riesgo de contaminación por arsénico).

Alternativas saludables para las madres que no pueden amamantar

El video está disponible solo en inglés

Si no puede amamantar, lo mejor que puede hacer es elaborar su propia fórmula infantil casera con leche sin pasteurizar.

En el video anterior, Sarah Pope analiza las diferencias entre los diferentes tipos de leche, como la leche de vaca y de cabra, y por qué es preferible utilizar leche de vaca. Luego, demuestra cómo preparar dos fórmulas diferentes, incluyendo una fórmula a base de carne para bebés con alergia a la leche.

Pope, quien dirige el sitio web The Healthy Home Economist, es líder local de la Fundación Weston A. Price (WAPF, por sus siglas en inglés) para Tampa, Florida. Si no está seguro dónde podría obtener leche orgánica y sin pasteurizar, de animales alimentados con pastura, puede visitar la página web RealMilk.com.

Lo ideal es preparar la fórmula todos los días. Sin embargo, puede congelarla de forma segura, así podría elaborar un lote más grande que dure unos cuantos días más.

Receta e instrucciones para preparar una fórmula a base de leche

La siguiente receta a base de leche sin pasteurizar producirá 36 onzas de fórmula. En su video,43 Pope también hace una serie de sugerencias de sustitutos por diversas circunstancias, como alergia a ciertos ingredientes, indigestión o estreñimiento.

En el caso de que un bebé tolere mejor la leche de cabra sin pasteurizar, será necesario hacer una modificación en los ingredientes44 para que pueda adaptarse a las diferencias nutricionales.

Instrucciones

1. Caliente a fuego medio 1 7/8 tazas de agua filtrada (Para obtener esta cantidad, mida 2 tazas de agua y quítele 2 cucharadas)

2. Añada al agua 2 cucharaditas de gelatina de carne (que provenga de animales alimentados con pastura) y 4 cucharadas de lactosa; revuelva ocasionalmente hasta que se disuelva

3. Vierta 2 tazas de leche de vaca, entera, orgánica y sin pasteurizar, en una licuadora de vidrio limpia. Agregue el resto de los siguientes ingredientes en la licuadora:

¼ de taza de suero de leche casero liquido (para obtener las instrucciones, vea el video de Pope)

2 a 3 cucharadas de crema sin pasteurizar

¼ cucharadita de polvo de acerola

¼ cucharadita de Bifidobacterium infantis (probiótico)

2 cucharaditas de hojuelas de levadura nutricional de la marca Frontier

½ cucharadita de aceite de hígado de bacalao fermentado alto en vitaminas (revise la información importante sobre el aceite de hígado de bacalao localizada en la receta de la fórmula a base de soya). Podría sustituir el aceite de hígado de bacalao con aceite de Kril o Salmon Silvestre de Alaska.

1 cucharadita de aceite de girasol prensado por expulsor

1 cucharadita de aceite de oliva extra virgen

4. Retire la olla con agua de la estufa. Añada 2 cucharaditas de aceite de coco y ¼ cucharadita de aceite de mantequilla alto en vitaminas para que se derrita.

Una vez este derretido, añada la mezcla de agua a los ingredientes de la licuadora y mezcle durante aproximadamente 3 a 5 segundos

5. Vierta los ingredientes mezclados en frascos o biberones de vidrio y refrigérelos. Antes de proporcionar la fórmula, caliéntela al colocar la botella de vidrio en una olla con agua caliente.

También podría utilizar un calentador para biberones. Nunca caliente en el microondas la fórmula para bebés, ya que esto destruirá muchos nutrientes y enzimas valiosos y planteará un riesgo de quemaduras

Comentario sobre las proteínas de la leche: leche A1 versus leche A2

La siguiente receta que presenta Pope es para preparar una fórmula a base de carne —que requiere hígado— adecuada para bebés que son intolerantes a la leche. Considere que muchos de los síntomas de intolerancia a la leche son causados por la caseína A1, un tipo de lectina relacionada con el síndrome del intestino permeable y trastornos autoinmunológicos.

La caseína A2 es la proteína normal de la leche,45 que se encuentra presente en las ovejas, cabras, búfalos de agua y alguna leche de vaca Jersey. Por desgracia, ahora la mayoría de las vacas son productoras de caseína A1.

La proteína A1 se metaboliza en su intestino para producir beta-casomorfina, que puede unirse a la célula beta del páncreas y provocar un ataque autoinmunológico.46

Muchas de las personas que creen que son intolerantes a la lactosa, en realidad solo responden a la caseína A1 de la leche. Por lo tanto, antes de sacar conclusiones, podría intentar consumir leche sin pasteurizar obtenida específicamente de las vacas Jersey que producen A2, para saber si hay una diferencia.

Podría consultarlo con un granjero o proveedor de leche sin pasteurizar para averiguar si las vacas son productoras de A1 o A2. Las vacas Holsteins son productoras A1, la cual debe evitarse. Por otro lado, sería buena idea consumir leche A2, incluso si su hijo no demuestra signos de intolerancia a la leche, ya que la caseína A1 puede ser una lectina problemática.

Sin embargo, puede ser más difícil de encontrar. Dicho lo anterior, si tiene una opción, sugeriría optar por la leche A2 sin pasteurizar. La otra alternativa es la leche de cabra que solo contiene caseína A2.

Fórmula a base de carne para bebés con alergia a la leche

Para obtener una demostración, vea el video anterior de Pope. Podrá encontrar recomendaciones de marcas, así como otras recomendaciones de compra en el sitio web de WAPF, donde también se enlistan estas recetas. También, puede encontrar otras variaciones, incluyendo una fórmula con leche de cabra, así como instrucciones para preparar lactosuero casero.47

Así mismo, Pope proporciona recomendaciones de compra en su sitio web, y señala que Radiant Life Company vende muchos de los ingredientes necesarios para preparar la fórmula a base de leche.48 La siguiente receta puede producir 36 onzas de fórmula.

Instrucciones

1. Corte en trozos pequeños 2 onzas de hígado de pollo o carne de res orgánica (de animales alimentados con pastura)

2. Hierva ligeramente las piezas de hígado en 3 ¾ tazas de caldo de pollo o res casero, hasta que estén completamente cocidas

3. Vierta el caldo de hígado en una licuadora de vidrio limpia. Mezcle durante varios segundos para licuar el hígado, enseguida, deje enfriar. Una vez que el caldo de hígado se haya enfriado, agregue los ingredientes restantes:

5 cucharadas de lactosa (si el niño es alérgico a la lactosa, sustitúyala por glucosa)

¼ taza de suero de leche liquido orgánico y casero (si su hijo tiene intolerancia al suero de leche, no debe agregarlo)

¼ cucharadita de Bifidobacterium infantis (probiótico)

¼ cucharadita de polvo de acerola

1 cucharada de aceite de coco

2 cucharaditas de aceite de oliva extra virgen

1 cucharadita de aceite de girasol prensado por expulsor

½ cucharadita de aceite de hígado de bacalao fermentado alto en vitamina y ¼ cucharadita de mantequilla rica en vitaminas (revise las advertencias de abajo). Podría sustituir el aceite de hígado de bacalao con aceite de Kril o Salmon Silvestre de Alaska.

4. Mezcle durante unos segundos, a baja velocidad, hasta que los ingredientes estén bien mezclados. Vierta la mezcla en frascos o biberones de vidrio y refrigérelos

5. Antes de proporcionar la fórmula, caliéntela al colocar la botella de vidrio en una olla con agua caliente. También, podría utilizar un calentador para biberones. Nunca caliente en el microondas la fórmula para bebés, ya que esto destruirá muchos nutrientes y enzimas valiosos y planteará un riesgo de quemaduras

Advertencias y comentarios importantes sobre estas recetas:

El aceite de hígado de bacalao fermentado es un ingrediente recomendado en las recetas de Pope, el cual podría ser peligroso para los bebés. Las pruebas de laboratorio han revelado que el producto tiende a volverse rancio, puede contener aceites vegetales añadidos y carece de la vitamina K2 y CoQ10.

Además, la concentración de vitaminas A y D podría variar significativamente de un lote a otro, ya que el aceite de hígado de bacalao no es regulado ni se encuentra estandarizado.49 A menos que pueda verificar la pureza del aceite de hígado de bacalao, le recomiendo utilizar el aceite de salmón silvestre de Alaska o de kril.

La receta de fórmula para bebés de la Fundación Weston A. Price sugiere que la mantequilla es opcional, pero el propio Dr. Price siempre ha recomendado combinar el aceite de hígado de bacalao con la mantequilla, que contiene vitamina K2 (MK-4).

Recomiendo adaptar la receta e incluir a la mantequilla como un requisito—en caso de utilizar aceite de hígado de bacalao puro fermentado y certificado.

Datos Nutricionales de las fórmulas caseras

Según WAPF, sus fórmulas caseras proporcionan las siguientes cantidades de nutrientes esenciales por onza:

Fórmulas caseras Cloruro Colina Inositol Yodo Vitamina K1 Vitamina B5

Leche de vaca sin pasteurizar

12.02 mg

4.50 mg

1.31 mg

3.47 mcg

0.23 mcg

76.64 mcg

Leche de cabra sin pasteurizar

20.00mg

7.17 mg

1.31 mg

2.66 mcg

0.183 mcg

222.61 mcg

Leche a base de carne

3.81 mg

6.67 mg

1.75 mg

1.05 mcg

0.32 mcg

51.11 mcg

La siguiente tabla demuestra una comparación entre las tres fórmulas caseras y la leche materna, en términos de otros nutrientes:

Leche materna Formula a base de leche de vaca Formula a base de leche de cabra Formula a base de hígado

Calorías

766

856

890

682

Proteínas

11.3g

18g

18g

15g

Carbohidratos

76g

79g

77g

69g

Grasa total

48g

52g

54g

36g

Grasa saturada

22g

28g

30g

16g

Grasa mono

18g

16g

16g

12g

Grasa poliinsaturada

5.5g

5.6g

5.7g

5.6g

Omega-3 FA

.58g

1.3g

1.2g

1.0g

Omega-6 FA

4.4g

4.2g

4.4g

4.5g

Colesterol

153mg

137mg

166mg

227mg

Vitamina A*

946IU

5000IU

5000IU

20,000IU

Tiamina-B1

.15mg

1.05mg

1.1mg

.19mg

Riboflavina-B2

.4mg

1.2mg

1.2mg

1.9mg

Niacina-B3

1.9mg

2.5mg

4.4mg

14.2mg

Vitamina B6

.12mg

.51mg

.60mg

.65mg

Vitamina B12

.5mcg

1.9mcg

2.8mcg

39mcg

Folato

57mcg

236mcg

284mcg

159mcg

Vitamina C

55mg

57mg

59mg

62mg

Vitamina D

480IU

450IU

525IU

460IU

Vitamina E***

9.9mg

6.2mg

4.7mg

4.9mg

Calcio

355mg

532mg

548mg

No disponible**

Cobre

.57mg

.38mg

.58mg

1.9mg

Hierro

.33mg

1.4mg

2.2mg

5.4mg

Magnesio

37.4mg

91.3mg

96.1mg

34.5mg

Manganeso

.29mg

.034mg

.12mg

.24mg

Fósforo

151mg

616mg

729mg

344mg

Potasio

560mg

949mg

1228mg

750mg

Selenio

18.8mcg

15.4mcg

18.7mcg

31.1mcg

Sodio

186mg

308mg

320mg

No disponible**

Zinc

1.9mg

2.8mg

2.7mg

2.5mg

+ Fuentes y Referencias
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario