Anniversary Sale Anniversary Sale

PUBLICIDAD

La gran guerra del 5G: tecnología en contra de la humanidad

Análisis escrito por Dr. Joseph Mercola Datos comprobados

tecnologia 5g

Historia en Breve -

  • La tecnología 5G se basa principalmente en el ancho de banda de onda milimétrica y es conocida por causar una sensación de ardor muy dolorosa. También se le ha relacionado con problemas oculares, cardíacos, función inmune débil, daño genético y problemas de fertilidad
  • La Comisión Federal de Comunicaciones de los Estados Unidos (FCC, por sus siglas en inglés) admite que ni la agencia ni la industria de telecomunicaciones ha realizado ni financiado estudios de seguridad relacionados a la tecnología 5G, y que no está dentro de los planes
  • La FCC ha sido acaparada por la industria de las telecomunicaciones, que a su vez ha perfeccionado las estrategias de desinformación empleadas por la industria del tabaco antes de que las exposiciones persistentes a las frecuencias de microondas, como las de los celulares, pudieran causar disfunción mitocondrial y daño al ADN nuclear por medio de los radicales libres producidos por los peroxinitritos
  • Las exposiciones excesivas a los celulares y redes de wifi se han relacionado con enfermedades crónicas, como arritmias cardíacas, ansiedad, depresión, autismo, Alzheimer e infertilidad

La exposición a los campos electromagnéticos (CEM) y a la radiación de radiofrecuencia (RF) son un riesgo cada vez mayor para la salud en el mundo moderno. El sitio web de Cellular Phone Task Force ofrece una larga lista de gobiernos y organizaciones que han emitido advertencias o prohibiciones de las tecnologías inalámbricas de diversos tipos y circunstancias, desde 1993.

También podemos encontrar una larga lista de organizaciones que representan a médicos y científicos, incluyendo una solicitud de protección contra la exposición a los CEM no ionizante llevada a cabo por más de 230 científicos internacionales de los campos electromagnéticos a las Naciones Unidas en el 2015, la cual señala lo siguiente:

"Numerosas publicaciones científicas recientes han demostrado que los CEM afectan a los organismos vivos a niveles muy por debajo de la mayoría de los lineamientos internacionales y nacionales.

Entre estos efectos podemos encontrar: un mayor riesgo de desarrollar cáncer, estrés celular, aumento de radicales libres dañinos, daños genéticos, cambios estructurales y funcionales del sistema reproductivo, déficits de aprendizaje y memoria, trastornos neurológicos e impactos negativos en el bienestar general de los seres humanos.

El daño rebasa ampliamente a la raza humana, ya que existe evidencia creciente de que los efectos dañan tanto a la vida vegetal como animal".

En septiembre del 2017, más de 180 científicos y médicos de 35 países emitieron una suspensión específicamente para el 5G, "hasta que los peligros potenciales para la salud humana y el medio ambiente hayan sido investigados completamente por científicos independientes de la industria".

Estos señalaron que se ha demostrado que la radiofrecuencia de los campos electromagnéticos ("RF-EMF") es perjudicial para los seres humanos y el medio ambiente," y que el "5G aumentará sustancialmente la exposición a los campos electromagnéticos de radiofrecuencia (RF-EMF) por arriba del 2G, 3G, 4G, wifi, etc. para las telecomunicaciones ya existentes."

En un artículo del sitio web de Environmental Health Trust, Ronald Powell, Ph. D y científico retirado de física aplicada de Harvard, señala que "no existe NINGUNA MANERA SEGURA de implementar el 5G en nuestras comunidades; más bien, solo existen 'malos caminos' o 'peores'", y en lugar de discutir sobre qué persona debería controlar su despliegue, deberíamos enfocarnos en la prevención de su uso por completo.

Abundan las preocupaciones relacionadas con la tecnología 5G

El analista de Wall Street, Sunil Rajgopal, advirtió recientemente que las crecientes preocupaciones sanitarias pueden retrasar la implementación del 5G, de acuerdo con la revista Fortune. Algunos países ya han tomado las medidas necesarias para retrasar el lanzamiento del 5G debido a los riesgos sanitarios que representa, señala Rajgopal. Pero ¿podemos detenerlo?

En Bruselas, Bélgica, se interrumpieron recientemente las pruebas del 5G mientras que, en Suiza, retrasaron su lanzamiento para crear un sistema para monitorear la radiación.

La ciudad de Syracuse, en el estado de Nueva York, también ha intentado establecer algunas garantías y ha "negociado el derecho de realizar inspecciones de seguridad bajo demanda de las antenas de 5G" para disipar todas las preocupaciones generales. Según Forbes:

"En New Hampshire, los legisladores han considerado establecer una comisión para estudiar los impactos sanitarios que causan las redes de 5G. Y el año pasado, en Mill Valley, California, cerca de San Francisco, se prohibieron las nuevas celdas inalámbricas de 5G."

Sin embargo, muchas otras áreas han optado por confiar en la Comisión Federal de Comunicaciones y en la asociación comercial de la industria inalámbrica, CTIA, la última de las cuales ha creado un sitio web conocido como "Cellphone Health Facts," el cual cita investigaciones que no demuestran los riesgos relacionados. Sin embargo, es erróneo considerar que la FCC se encuentra evaluando los riesgos sanitarios.

En una audiencia reciente del senado sobre el comercio (arriba), la FCC admitió que la agencia o la industria de las telecomunicaciones no ha realizado ni financiado estudios de seguridad relacionados al 5G, y que no está dentro de los planes.

En un discurso proporcionado en el National Press Club en junio del 2016, Tom Wheeler, expresidente de la FCC y jefe anterior del grupo de presión de la industria inalámbrica, aclaro la postura de la agencia al mencionar:

"Aléjese del desarrollo tecnológico. A diferencia de algunos países, nosotros no consideramos la necesidad de dedicar los próximos años a estudiar; es preferible otorgar la libertad a los innovadores que permitir que los comités y los reguladores definan el futuro. No esperaremos a los estándares."

En relación con los más de 2 000 estudios que demuestran una amplia gama de daños biológicos causados por los CEM, las garantías de la FCC y de la Administración de Medicamentos y Alimentos de los Estados Unidos, de que las exposiciones a las radiaciones inalámbricas son seguras, incluyendo las del 5G, parecen falsas en el mejor de los casos.

Tal como lo señaló un artículo reciente en Counterpunch:

"Los grupos de interés de las telecomunicaciones aseguran que los lineamientos ya existentes son adecuados para proteger al público. Sin embargo, dichos lineamientos de seguridad se basan en un estudio de 1996 sobre la cantidad de calor generada por un celular en la cabeza de un maniquí de plástico de tamaño adulto. Este es un problema, por tres razones:

Los organismos vivos se encuentran formados por células y tejidos altamente complejos e interdependientes, y no de plástico.

Aquellos individuos expuestos a la radiación de radiofrecuencia incluyen: fetos, niños, plantas y vida silvestre, no solo adultos.

"Las frecuencias utilizadas en el estudio del maniquí fueron mucho menores que las exposiciones asociadas con el 5G."

¿Qué cantidad de campos electromagnéticos pueden soportar los seres humanos?

La exposición a numerosas frecuencias de impacto biológico, como las que funcionan con los celulares y el wifi, han aumentado aproximadamente a 1 quintillón de veces en los últimos 100 años.

Desafortunadamente, la exposición a los CEM es muy extensa en estos días, y es prácticamente imposible realizar estudios de población controlada, ya que ninguna población se encuentra realmente indiferente o sin ningún tipo de exposición. La falta de un grupo de control dificulta determinar cuáles son los efectos causados en el mundo real.

Dicho esto, se ha realizado un estudio de exposición controlado, el cual revela que no es tan inofensivo como se considera. A principios del siglo XX, existían dos tipos de poblaciones en los Estados Unidos: rural y urbana. Las áreas urbanas fueron electrificadas totalmente, mientras que para las áreas rurales no fue así hasta cerca de 1950.

El Dr. Sam Milham, un epidemiólogo, analizó minuciosamente las estadísticas de mortalidad entre estas dos poblaciones a lo largo del tiempo, y demostró claramente que existía una gran diferencia entre la mortalidad por enfermedades cardíacas, cáncer y diabetes entre estos dos grupos. Asimismo, a medida que las zonas rurales fueron electrificadas, las dos curvas se fusionaron en algún momento.

Hoy en día, no solo vivimos y trabajamos en entornos electrificados, sino que también nos encontramos rodeados de microondas provenientes de tecnologías inalámbricas. Dentro de poco, se puede añadir el 5G a la mezcla, lo que hace que las exposiciones sean más complejas y potencialmente dañinas. Como lo señaló Counterpunch:

"La radiación de radiofrecuencia 5G (RF) utiliza un "cóctel" de tres tipos de radiación diferentes, que van desde ondas radiales de energía relativamente baja, radiación por microondas con mucha más energía y ondas milimétricas con todavía más energía.

El mayor peligro se encuentra en las frecuencias extremadamente altas de 5G. Mientras que las frecuencias 4G alcanzan los 6 GHz, el 5G expone la vida biológica con señales pulsadas dentro del rango de 30 GHz a 100 GHz. El público en general nunca se ha encontrado expuesto a frecuencias tan elevadas durante largos períodos de tiempo."

Problemas de salud vinculados a la exposición 5G

La preocupación adicional del 5G es la adición de las ondas milimétricas (MMW, por sus siglas en inglés). Se sabe que este ancho de banda, que alcanza los 30 gigahertz (GHz) hasta llegar a los 300GHz, penetra cerca de 2 milímetros del tejido de piel humana, lo que causa una sensación de ardor.

Esta es precisamente la razón por la cual el Departamento de Defensa de los Estados Unidos eligió a las MMW para las armas de control de multitudes (sistema de negación activa). Las MMW también se utilizan en los llamados "escáneres corporales" de los aeropuertos.

La investigación ha demostrado que los poros de la piel humana actúan como receptores o antenas para la radiación 5G y atraen la radiación al cuerpo, lo que provoca un aumento de la temperatura. Esto en cierta parte ayuda a explicar los efectos dolorosos.

El Dr. Yael Stein, quien estudió la tecnología de las MMW 5G, así como su interacción con el cuerpo humano, explicó en una carta del 2016 dirigida a la Comisión Federal de Comunicaciones lo siguiente:

"Las simulaciones por computadora han demostrado que las glándulas sudoríparas pueden concentrar las ondas subterahertz en la piel humana. Los seres humanos podrían percibir dichas ondas como calor.

El uso de la tecnología de comunicaciones en subterahertz (ondas milimétricas) (celulares, wifi, antenas) podría causar que los humanos perciban el dolor físico a través de los nociceptores.

Potencialmente, si el wifi de 5G es difundido al dominio público, podemos esperar mayores efectos sanitarios de los que se observan actualmente con las frecuencias de RF o microondas, incluyendo muchos más casos de hipersensibilidad (EHS, por sus siglas en inglés), así como nuevas quejas de dolor físico y una variedad desconocida de alteraciones neurológicas.

Será posible demostrar una relación causal entre la tecnología G5 y los efectos sanitarios específicos. Las personas afectadas podrían ser elegibles para recibir una indemnización".

También se han vinculado a las MMW con las siguientes afecciones:

  • Problemas oculares como la opacidad del cristalino en ratas, relacionada con el desarrollo de cataratas y daño ocular en conejos
  • Afecta la variabilidad de la frecuencia cardíaca, la cual es un indicador de estrés en ratas y cambios en la frecuencia cardíaca (arritmias) en ranas
  • Dolor
  • Función inmunológica débil
  • Reducción del crecimiento y bacterias más resistentes a los antibióticos

Como se señaló en un artículo reciente del sitio web Gaia.com:

"Muchos científicos comprenden que la radiación electromagnética que se filtra por las puertas de los hornos de microondas es cancerígena y, por lo tanto, puede causar cáncer. La mayoría de estos científicos también consideran que estas ondas son mutagénicas, lo que significa que cambian la estructura del ADN en los seres vivos.

El lanzamiento del 5G será similar a los efectos de un microondas, como sí lo dejará encendido por el resto de su vida. Existe una buena razón por la que cientos de científicos implementan ciertas medidas contra la industria inalámbrica."

Daños causados por los campos electromagnéticos

Como expliqué en la entrevista del 2017 con Martin Pall, Ph. D. y profesor emérito de bioquímica y ciencias médicas básicas en la Universidad Estatal de Washington, el principal peligro de los CEM es el desarrollo del exceso de estrés oxidativo en la disfunción mitocondrial.

De acuerdo con la investigación de Pall, la radiación por microondas de radiofrecuencia, como la del celular y el enrutador inalámbrico, activa los canales de calcio voltaje dependientes (VGCC, por sus siglas en inglés) ubicados en la membrana externa de las células.

Según Pall, los VGCC son 7.2 millones de veces más sensibles a la radiación de las microondas que las partículas cargadas dentro y fuera de nuestras células, lo que significa que los estándares de seguridad para dicha exposición se encuentran desactivados por un factor de 7.2 millones.

La radiación por microondas de baja frecuencia abre los VGCC, lo que permite un acceso anormal de iones de calcio en la célula, que a su vez activa al óxido nítrico (NO) y superóxido, los cuales reaccionan casi instantáneamente para formar un peroxinitrito que luego desarrolla radicales libres de carbonato, los cuales son una de las especies de nitrógeno reactivo más dañinas, conocidas y consideradas como una causa fundamental de numerosas enfermedades crónicas actuales.

Para una comprensión más profunda sobre los peroxinitritos y los daños que causan, consulte el documento de acceso gratuito conocido como "Nitric Oxide and Peroxynitrite in Health and Disease", el cual se encuentra conformado por 140 páginas y 1500 referencias escritas por el Dr. Pal Pacher, Joseph Beckman y el Dr. Lucas Liaudet.

Uno de los peligros más importantes de los peroxinitritos es que pueden dañar el ADN. El estudio europeo REFLEX publicado en el 2004 reveló que los efectos no térmicos de las radiaciones 2G y 3G son en realidad muy similares a los efectos de los rayos X en términos del daño genético que causan.

Su cuerpo tiene la capacidad de reparar dicho daño a través de una familia de 17 enzimas diferentes llamadas poli ADP ribosa polimerasas (PARP). Sin embargo, aunque las PARP funcionan adecuadamente, requieren de NAD+ como combustible y cuando este se agota, dejan de reparar al ADN.

Esto a su vez puede conducir a una muerte celular prematura, ya que se necesitan cerca de 100 a 150 moléculas de NAD+ para reparar una sola ruptura de la cadena de ADN. El NAD+ es fundamental para mantener la salud celular y mitocondrial, por lo que el hecho de que las PARP consuman NAD+ para contrarrestar el daño causado por los CEM es una preocupación significativa.

El cáncer no es el riesgo principal de los campos electromagnéticos

El voltaje en el cuerpo parece desempeñar una función importante para la salud y las enfermedades. La producción de electricidad corporal permite que las células se comuniquen y realicen las funciones biológicas básicas necesarias para la supervivencia. Sin embargo, su cuerpo se encuentra diseñado para funcionar a niveles y frecuencias muy específicas.

Parecería lógico que estar rodeado de CEM artificiales, las cuales son cuatrillones de veces más elevadas que el entorno natural de la Tierra puede interferir con la capacidad del ADN para recibir y transmitir señales biológicas.

Aunque, la controversia que existe sobre los daños de los CEM se ha enfocado en la causalidad del cáncer, en especial tumores cerebrales, esta no es la mayor preocupación. Dado que el daño se encuentra fuertemente vinculado con la activación de los VGCC, es lógico considerar que las áreas donde los VGCC son más densos serían las más vulnerables a los daños.

Da la casualidad que la mayor densidad de los VGCC se encuentra en el sistema nervioso, el cerebro, el marcapasos cardiaco y los testículos masculinos. Como resultado, es probable que los CEM contribuyan a los problemas neurológicos, neuropsiquiátricos, cardíacos y reproductivos.

Esto incluye, pero no se limita a las arritmias cardíacas, ansiedad, depresión, autismo, Alzheimer e infertilidad. De hecho, esta es la evidencia encontrada por los investigadores, y todos estos problemas sanitarios son mucho más frecuentes y acaban con la vida de más personas que el cáncer cerebral.

Por si fuera poco, al observar cuántos individuos ya luchan con la hipersensibilidad electromagnética, saturar ciudades y áreas suburbanas con radiaciones por MMW indudablemente extenderá el problema y hará la vida insoportable para quienes ya perciben los efectos de la radiación inalámbrica.

Es realmente probable desarrollar cáncer cerebral

Aunque la enfermedad cardíaca, la demencia y la infertilidad eclipsan el riesgo de cáncer cerebral, la posibilidad de desarrollarlo aún persiste, y puede ser una preocupación mucho más importante de lo que creemos para los niños pequeños que crecen rodeados de más tecnologías inalámbricas.

El hecho es que no sabemos verdaderamente si el impacto sucede desde el útero o por el uso temprano de los teléfonos celulares, el cual aumentará las tasas de cáncer cerebral hasta dentro de una década o dos, cuando los jóvenes de hoy ya hayan crecido.

Cada vez son más las investigaciones que sugieren que la radiación de los teléfonos celulares ciertamente influyen en el riesgo, y existe una serie de informes anecdóticos convincentes que son difíciles de ignorar.

En este artículo, Davis menciona a Robert C. Kane, un ingeniero sénior de telecomunicaciones quien "había servido como voluntario de Motorola y otras compañías que desarrollan nuevas tecnologías inalámbricas desde la década de 1980."

Él desarrolló un tipo de cáncer cerebral maligno que el National Toxicology Program confirmó posteriormente que fue un efecto secundario por la exposición a la radiación de los teléfonos celulares. Los resultados de los NTP fueron publicados en el 2018. Antes de su fallecimiento en el 2002, Kane publicó el libro titulado Cell Phone Radiation — Russian Roulette, en el cual afirmó que:

"Nunca en la historia de la humanidad había existido tal práctica, ya que ahora nos encontramos en la era de la comercialización y distribución de productos hostiles hacia el sistema biológico humano por parte de una industria con conocimientos previos de los efectos secundarios".

Infórmese sobre los riesgos asociados a la tecnología 5G y proteja a su familia de los daños

Actualmente me encuentro escribiendo un libro sobre los peligros de los CEM, el cual será un recurso integral sobre las tecnologías actuales.

Mientras tanto, para mayor información sobre el 5G y para una mejor difusión, descargue el material informativo del 5G de dos páginas por medio del Environmental Health Trust. En este sitio web, también puede acceder a una larga lista de estudios científicos publicados que demuestran los motivos de inquietud.

Para disminuir su exposición a los CEM, puede consultar las siguientes sugerencias e implementar las que le sean posibles. También puede obtener orientación y soluciones adicionales para reducir los campos eléctricos y magnéticos al final del artículo "Healthy Wiring Practices", creado por Oram Miller, un biólogo de construcción, a quien entrevisté sobre el tema.

Soluciones para la noche

Utilice los filtros Stetzer o Greenwave para eliminar las transiciones de voltaje de su electricidad y utilice los medidores para confirmar que se encuentran en un rango seguro.

Utilice un reloj con baterías, idealmente uno sin luz. Utilice un reloj parlante para personas con discapacidad visual.

Considere mover la cama de su bebé a su habitación, en vez de utilizar un monitor inalámbrico para bebés. También puede implementar las opciones que utilizan cables.

Si necesita el wifi, apáguelo cada que no lo utilice, sobre todo al dormir por la noche. Lo ideal sería que utilizara cables en su casa para poder eliminar el wifi por completo. Es crucial percatarse de que, si tiene un enrutador de wifi, funciona como una torre de telefonía celular dentro de su hogar. Lo ideal sería eliminar su wifi y simplemente utilizar una conexión por cable.

Si es absolutamente necesario tener un enrutador, podría colocarlo dentro de una bolsa blindada cuando no lo utilice. Puede encontrar artículos blindados en línea, o fabricarlos con una tela Swiss Shield. Si tiene una computadora portátil sin puertos Ethernet, un adaptador USB de Ethernet le permitirá conectarse al Internet por cable.

Para generar un efecto de blindaje más extenso, podría considerar pintar las paredes y techo de su habitación con una pintura aislante especial, que pueda bloquear RF de fuentes externas, como torres de telefonía celular, medidores inteligentes y torres de radio/TV. Las ventanas se pueden cubrir con una película o malla. Para su cama, considere colocar doseles con efecto aislante.

Estrategias diarias para disminuir la exposición innecesaria a los campos electromagnéticos

Para reducir la exposición a los EMF durante el día, considere instalar filtros Stetzer para disminuir el nivel de electricidad sucia o interferencia electromagnética que se produce También podría llevarlos consigo al trabajo o cuando viaje. Esta podría ser la mejor estrategia para disminuir el daño por la exposición a EMF, ya que parece que la mayor parte es generada por las frecuencias que eliminan los filtros.

Conecte su computadora de escritorio al Internet por medio de una conexión Ethernet con cable y asegúrese de activar el modo avión. También, debe evitar los teclados, ruedas de desplazamiento, mouse, sistemas de juego, impresoras y teléfonos que sean inalámbricos en su hogar. Elija opciones con cable.

Evite llevar su celular consigo sobre el cuerpo a menos que se encuentre en modo avión y nunca duerma con este en su habitación, a menos que esté en modo avión Incluso en modo avión, puede emitir señales, por lo que es aconsejable guardarlo dentro de una bolsa de Faraday.

Estas bolsas son realmente económicas, con un costo de 10 dólares por dos bolsas. Comprobé que son realmente efectivas para bloquear la radiación.

Al utilizar su celular, es recomendable aprovechar el altavoz y sostenerlo por lo menos a 3 pies de distancia del cuerpo. Intente disminuir drásticamente su tiempo de uso. Por lo regular, lo utilizo menos de 30 minutos al mes, y sobre todo cuando viajo.

En vez de eso, uso teléfonos de software VoIP, que puede utilizarlos cuando está conectado al Internet, a través de una conexión por cable o, mejor aún, utilice un teléfono fijo.

Soluciones generales para el hogar

Si aún utiliza el horno de microondas, considere reemplazarlo por un horno de convección a vapor, el cual calentará sus alimentos de manera rápida y segura.

Evite utilizar electrodomésticos y termostatos "inteligentes" que dependan de señales inalámbricas. Eso incluye a todos los nuevos televisores "inteligentes". Se llaman inteligentes porque emiten una señal de wifi y, a diferencia de su computadora, no puede apagar la señal de wifi. Considere utilizar un monitor de computadora de gran tamaño como televisión, ya que no emiten señales de wifi.

Reemplace los focos CFL por focos incandescentes. Lo ideal es eliminar todas las luces fluorescentes de la casa. No solo emiten luz poco saludable, sino que lo más significativo es que, realmente transfieren la corriente a su cuerpo, tan solo al estar cerca de los focos.

Los reguladores de intensidad son una fuente de electricidad sucia, así que mejor considere instalar interruptores regulares de encendido/apagado.

Evite los medidores inteligentes tanto como pueda, o coloque un escudo aislante en un medidor inteligente existente, que han demostrado disminuir en un 98 a 99 % la radiación.

+ Fuentes y Referencias