Obtenga hasta 40 % de descuento Productos selectos para el sistema inmunológico suministro para 90 días Obtenga hasta 40 % de descuento Productos selectos para el sistema inmunológico suministro para 90 días

PUBLICIDAD

El resveratrol protege contra la demencia vascular y muchas otras enfermedades

Análisis escrito por Dr. Joseph Mercola Datos comprobados

resveratrol para la salud cerebral

Historia en Breve -

  • Estudio encontró que el resveratrol le protege de la demencia vascular (el segundo tipo más común de demencia después del Alzheimer y representa del 20 al 30 % de todos los casos)
  • La demencia vascular es causada por condiciones que bloquean o reducen el flujo sanguíneo al cerebro, lo que causa un daño acumulativo que con el tiempo produce cambios cognitivos, como problemas de memoria o aprendizaje
  • El resveratrol es un potente compuesto antioxidante, antiinflamatorio y anticancerígeno que se encuentra en las bayas, uvas, vino tinto, cacao o chocolate amargo, granadas y cacahuetes
  • El resveratrol aumenta el flujo sanguíneo al cerebro, reduce la inflamación del sistema nervioso central y estimula un gen que recarga las mitocondrias, como si se encendiera un interruptor de supervivencia genética
  • La restricción calórica ofrece el mismo efecto epigenético que el resveratrol, pero estos beneficios también pueden alcanzarse con el ayuno intermitente, que a muchos les resulta más sencillo que la restricción de calorías

Hasta ahora, la investigación ha destacado los efectos neuroprotectores del resveratrol contra el Alzheimer, pero no contra otros tipos de demencia. Sin embargo, un estudio en China descubrió que el resveratrol también puede reducir el riesgo de desarrollar demencia vascular.

El resveratrol es el antioxidante más conocido por sus beneficios que ofrece en el vino tinto y ayuda a proteger al cerebro de enfermedades neurológicas como el Alzheimer, el Parkinson y el Huntington, además de minimizar sus consecuencias.

En el estudio presentado, el resveratrol mejoró el aprendizaje y la memoria en ratas con demencia vascular al reducir el estrés oxidativo en sus cerebros. La demencia vascular es el segundo tipo más común de demencia después de la enfermedad de Alzheimer, y representa del 20 al 30 % de todos los casos.

Esta forma de demencia es causada por condiciones que bloquean o reducen el flujo sanguíneo cerebral, lo que hace que las células cerebrales no reciban oxígeno y nutrientes vitales. La falta de flujo sanguíneo puede causar daños y eventualmente matar las células en cualquier parte del cuerpo, y el cerebro es particularmente vulnerable ya que cuenta con uno de los suministros sanguíneos más ricos.

Cuando los vasos sanguíneos del cerebro se obstruyen, se puede llegar a experimentar "mini-accidentes cerebrovasculares" repetidos, los cuales resultan en daño acumulativo del tejido. Esto conduce a deficiencias cognitivas que normalmente empeoran con el tiempo.

Un número creciente de expertos prefieren el término "deterioro cognitivo vascular" (VCI, por sus siglas en inglés) a "demencia vascular", y consideran que describe mejor un espectro completo de cambios cognitivos, que van desde leves a severos. El resveratrol hace mucho más que solo proteger el cerebro: Beneficia a prácticamente todos los sistemas del cuerpo.

Resveratrol: una fuente inagotable de beneficios

El resveratrol ofrece propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y anticancerígenas bien establecidas por la ciencia. El compuesto es producido de manera vegetal para aumentar la supervivencia y resistencia a las enfermedades en momentos de estrés, como la exposición excesiva a la luz ultravioleta, infecciones y cambios climáticos.

Con el consumo de estas plantas, se transmiten todos sus beneficios. El resveratrol se encuentra presente en numerosos alimentos vegetales, incluyendo los siguientes:

  • Uvas rojas, especialmente Muscadine (concentrado en la piel y semilla) y vino tinto.
  • Granadas
  • Bayas como la frambuesa, moras, morera y mora azul
  • Cacahuates
  • Cacao, cacao y chocolate amargo

GreenMedInfo.com enumera 590 artículos que demuestran los beneficios del resveratrol para 342 enfermedades diferentes. Además de ser neuroprotector, el resveratrol puede revertir el estrés oxidativo, reducir la inflamación, normalizar los lípidos, proteger al corazón, estabilizar la insulina y combatir diferentes tipos de cáncer, así como una larga lista de otros beneficios para la salud.

Si tiene cáncer, el resveratrol también puede crear una mayor vulnerabilidad a la quimioterapia y radioterapia, lo que hace que el resveratrol sea único.

Muchos tumores desarrollan resistencia a la quimioterapia, conocida como quimiorresistencia. Los investigadores siempre buscan "quimiosensibilizadores" efectivos que puedan ayudar a superar dicha resistencia, y se ha demostrado que el resveratrol logra hacerlo.

El resveratrol mejora el flujo sanguíneo al cerebro

Una de las propiedades especiales del resveratrol es su capacidad para atravesar la barrera hematoencefálica, lo que le permite moderar la inflamación del sistema nervioso central. Esto es importante porque la inflamación del SNC es muy importante para el desarrollo de enfermedades neurodegenerativas.

En un estudio del 2010, se descubrió que el resveratrol suprime los efectos inflamatorios en ciertas células cerebrales (microglía y astrocitos) al inhibir diferentes citoquinas proinflamatorias y moléculas de señalización clave.

También existe información científica sólida que demuestra que el resveratrol ayuda a eliminar las placas del cerebro que conducen a la enfermedad de Alzheimer. Un estudio publicado en el Journal of Biological Chemistry encontró que el resveratrol ejerce una "potente actividad anti-amiloidogénica".

Sin embargo, a diferencia de la demencia de tipo Alzheimer, la demencia vascular no es un problema de formación de placa, sino que se debe a una falta de flujo sanguíneo. Como resultado, se ha demostrado que el resveratrol mejora el flujo sanguíneo cerebral.

Un estudio realizado en el 2010 descubrió que incluso una sola dosis de resveratrol puede mejorar el flujo sanguíneo al cerebro, lo que tiene implicaciones obvias para la demencia vascular y los accidentes cerebrovasculares. Sus beneficios también pueden relacionarse con la capacidad para activar un gen en particular, lo que causa efectos epigenéticos beneficiosos.

Cambiar la supervivencia genética

Después de algún debate, los investigadores de la Escuela de Medicina de Harvard, encabezados por el Dr. David Sinclair, afirman haber demostrado que el resveratrol es beneficioso para combatir el envejecimiento.

Un estudio publicado en Science en marzo del 2013, demuestra que el resveratrol invierte directamente un gen que estimula la producción de una proteína conocida como SIRT1, la cual previene la enfermedad al recargar las mitocondrias, que son las productoras de energía de las células.

Curiosamente, la restricción calórica y el resveratrol ejercen el mismo efecto sobre la proteína SIRT1. Las personas que intencionalmente se mantienen con hambre al restringir su consumo calórico parecen generar cambios como si fuera una especie de "interruptor de supervivencia genética".

Los ratones con restricciones calóricas viven entre un 20 y 30 % más y son más saludables que los ratones sin dichas restricciones, lo que muestra menores tasas de enfermedades relacionadas con la edad como enfermedades cardíacas, diabetes, obesidad, artritis y deterioro cognitivo.

Una vida con hambre parece causar una vida más larga, para los ratones y para los humanos, al menos esa es la dirección a la cual se dirige la ciencia. Se necesita una mayor investigación para confirmar dichas observaciones.

El primer medicamento antienvejecimiento ‘milagroso’ podría estar justo a la vuelta de la esquina

El potencial para aprovechar un medicamento antienvejecimiento efectivo es increíblemente seductor para la industria farmacéutica. Después de todo, un medicamento que prometa regalar años de vida saludables en ese sentido, sería muy rentable.

No es sorprendente que los estudios genéticos de Harvard sobre el SIRT1 condujeran a la creación de Sirtris Pharmaceuticals, cuya función principal era convertir el resveratrol en un medicamento patentable. En el 2008, el gigante de los medicamentos GlaxoSmithKline adquiríos a Sirtris por 720 millones de dólares.

Según Bloomberg, al menos dos docenas de ensayos clínicos se encuentran en desarrollo para evaluar los efectos del resveratrol en la salud humana y la longevidad, incluyendo al menos una versión sintética que equivale a consumir 1000 botellas de vino tinto al día.

Este tipo de resveratrol sintético está siendo probado en pacientes con cáncer. Los investigadores de Harvard consideran que su medicamento antienvejecimiento podría estar disponible en menos de cinco años.

Pero se recomienda tener cuidado. Cada que se consume una versión sintética de un agente natural o aislado, rara vez se obtienen buenos resultados y los efectos perjudiciales son inesperados. Siempre es mejor consumir los alimentos enteros, que es la forma en la que la naturaleza los diseño con todos sus complementos de fitonutrientes sinérgicos naturales.

El aumento de resveratrol se lograría si se consumieran alimentos enteros ricos con este compuesto, como uvas, bayas y cacao crudo mínimamente procesado. Si decide consumir un suplemento, es necesario que contenga los mismos niveles que se encuentran en los alimentos enteros.

Recuerde, no existe ninguna solución mágica para vivir más tiempo y de manera saludable; es necesario contar con un enfoque polifacético. Los hábitos saludables no pueden ser reemplazados por un medicamento, aunque la industria farmacéutica nunca se cansará de hacer esa promesa.

Exceso de antioxidantes

Incluso el exceso de suplementos naturales puede ser contraproducente, como consumir cantidades excesivas de antioxidantes.

El cuerpo necesita cierto grado de estrés oxidativo para una función y adaptación normal. Como el ejercicio, por ejemplo. El ejercicio intenso crea un alto grado de estrés oxidativo, pero sin su existencia, el cuerpo no se fortalecería. Es decir, si el estrés corporal se eliminará del ejercicio, también lo harían sus beneficios.

Esto es precisamente lo que descubrió la Universidad de Copenhague en un estudio sobre hombres mayores que consumen resveratrol.

Según Science Daily:

"Encontramos que el ejercicio fue altamente efectivo para mejorar los parámetros de salud cardiovascular, pero la suplementación con resveratrol atenuó los efectos positivos del entrenamiento en diferentes parámetros, como la presión arterial, concentraciones de lípidos en plasma y absorción máxima de oxígeno".

¡Esto realmente sorprendió a los investigadores! Los investigadores observaron que las cantidades de resveratrol administradas a los hombres en este estudio (250 mg) eran mucho más elevadas que las que hubieran recibido de manera natural.

El mensaje es que los antioxidantes no son la solución para todos los problemas; se trata más de encontrar un equilibrio.

Implementar una alimentación saludable que optimice los niveles de insulina y minimice la inflamación reducirá el riesgo de desarrollar todos los tipos de demencia, así como enfermedades cardíacas, diabetes y otras afecciones degenerativas crónicas, ya que todas comparten las mismas causas subyacentes.

De hecho, según un estudio, las pruebas de riesgo de accidentes cardiovasculares y enfermedades cardíacas son mejores predictores del riesgo general de demencia que una prueba diseñada específicamente para estimar dicho riesgo.

La mejor manera de consumir antioxidantes es por medio de una amplia variedad de ellos y no con grandes cantidades de solo uno. Trabajan de manera conjunta, todos desempeñando diferentes funciones en el cuerpo, como una orquesta que interpreta una sinfonía. La música no obtiene el mismo resultado si solo se tocan uno o dos instrumentos.

Consejos para proteger el cerebro

El resveratrol puede ser una adición poderosa a su alimentación, pero no sin una base nutricional sólida. El primer paso es cubrir los aspectos básicos, por lo que ofrezco mi plan de nutrición completo.

Esta guía integral aborda los factores subyacentes de todas las enfermedades crónicas degenerativas, incluyendo enfermedades cardíacas, cáncer, diabetes, obesidad y todos los tipos de demencia, como la demencia vascular. Y lo puede encontrar de manera totalmente gratuita.

Para mayor información sobre cómo modificar su alimentación para mejorar la salud del cerebro, consulte mi artículo y una entrevista con el neurólogo Dr. David Perlmutter. Se recomienda implementar las siguientes modificaciones:

Evitar el gluten y la caseína (principalmente trigo y productos lácteos pasteurizados, pero no la grasa de los lácteos, como la mantequilla).

Aumentar el consumo de grasas saludables, como la mantequilla orgánica de leche cruda, mantequilla clarificada conocida como Ghee, aceitunas, aceite de oliva virgen y aceite de coco orgánicos, frutos secos como las pecanas y macadamias, huevos de gallinas camperas, salmón salvaje de Alaska y aguacate

Mantener los niveles de insulina en ayunas por debajo de 3 (junto con mi plan de nutrición que lo ayudará); si el nivel de insulina en ayunas es superior a tres, considere limitar o eliminar el consumo de granos y azúcares hasta optimizar los niveles.

Ejercitarse regularmente, incluyendo intervalos de alta intensidad, como la Técnica Peak Fitness

Optimizar los niveles de vitamina D con una exposición segura al sol

Optimizar la microbioma intestinal con el consumo regular de alimentos fermentados o con suplementos de probióticos de alta calidad

Consumir suficientes grasas omega-3 de origen animal de alta calidad, como el aceite de kril

Ayuno intermitente

¿La restricción calórica realmente funciona? Pruebe el ayuno intermitente

Contrariamente a la creencia popular, el combustible ideal para el cerebro no es la glucosa sino las cetonas, las cuales son la grasa que el cuerpo transporta cuando detiene el suministro de carbohidratos y consume aceite de coco y otras fuentes de grasas saludables. El ayuno de un día puede ayudar a "restablecer" el cuerpo para comenzar a quemar grasa en lugar de azúcar.

Aunque la investigación que apoya la restricción calórica es bastante convincente, no es una estrategia alimenticia muy popular para la mayoría de las personas, por razones obvias. Muchas personas simplemente no quieren privarse de calorías para lograr los efectos terapéuticos.

Un enfoque alternativo mucho más sencillo es el ayuno intermitente, el cual puede ser tan simple como restringir su consumo diario en un menor periodo de tiempo, por ejemplo, de 6 a 8 horas (esto equivale a 16 o 18 horas de ayuno diario).

Investigaciones sugieren que la restricción calórica repentina e intermitente parece proporcionar muchos de los mismos beneficios que la restricción calórica constante, incluyendo la prolongación de vida útil y la protección contra enfermedades.

A menos que tenga una enfermedad grave, creo que es mejor para la mayoría de las personas implementar el ayuno intermitente gradualmente, en el transcurso de seis a ocho semanas. Comience por no comer tres horas antes de su hora de dormir, y luego extienda gradualmente el tiempo para desayunar hasta que omita el desayuno por completo y la primera comida del día sea a la hora del almuerzo.

Por supuesto, solo consumirá vegetales sin almidón como su fuente de carbohidratos, proteínas bajas a moderadas y muchas grasas de alta calidad. La mayoría de las personas se beneficiarían de más del 50 al 70 % de sus calorías diarias en forma de grasa.

Algo que he notado es que una vez que haya cambiado su motor metabólico de quema de carbohidratos a quema de grasa, su deseo de azúcar y comida chatarra desaparecerá gradualmente o rápidamente. Por lo general, puede tomar algunas semanas para que esto suceda, pero una vez que ocurra, podrá ayunar fácilmente durante 18 horas sin sentir hambre.