Obtenga hasta 48% de descuento Productos selectos fermentados Obtenga hasta 48% de descuento Productos selectos fermentados

PUBLICIDAD

¿Por qué el café puede influir en el metabolismo?

Análisis escrito por Dr. Joseph Mercola Datos comprobados

el cafe puede influir en el metabolismo

Historia en Breve -

  • Los investigadores encontraron que la cafeína en una taza estándar de café estimulaba la actividad de la grasa parda, quemaba mayor cantidad de energía y mejoraba potencialmente la sensibilidad a la insulina. Estas actividades pueden ayudar a mejorar el control de peso
  • Los consumidores habituales de café también metabolizan más ácidos grasos y regulan descendentemente su sistema endocannabinoide, el cual controla la cognición, estado inmunológico, sueño y apetito, lo que puede generar el efecto opuesto en el cuerpo, en comparación con el consumo de cannabis
  • El cuerpo tiene células de grasa blanca y grasa parda. Los glóbulos blancos pueden programarse para convertir las células en pardas cuando la programación no es naturalmente suprimida por una proteína especial. La conversión de grasa blanca a parda se conoce como grasa "beige" o "crema"
  • La ubicación de la grasa es importante, ya que la grasa subcutánea, justo debajo de la piel, no es tan peligrosa como la grasa visceral, que se encuentra en la profundidad del abdomen y alrededor de los órganos. Podría aumentar la actividad de la grasa parda en su cuerpo a través del ejercicio, exposición al frío y dormir en un ambiente frío

Muchas personas tienen problemas de obesidad y exceso de peso. Según los CDC, en el período de 2015 a 2016 se cuantificó la prevalencia de ambos padecimientos, y descubrieron que el 71.6 % de la población de Estados Unidos tenía exceso de peso u obesidad.

Aunque algunas corporaciones, como Coca-Cola, proponen hacer más ejercicio para superar una alimentación deficiente, la investigación ha encontrado que puede obtener mayores beneficios al combinar una alimentación saludable y ejercicio.

A mediados del 2015, The New York Times informó sobre las actividades de Global Energy Balance Network, una organización sin fines de lucro financiada por Coca-Cola para promover el argumento de que el ejercicio era más importante que la alimentación. Pero, la organización se disolvió a finales de año.

La pérdida y control de peso representan un valor de 66 000 millones de dólares al año, según indicó un informe a finales de 2017 de la firma de investigación de mercado Marketdata, LLC. En su comunicado de prensa informaron que la cantidad de personas que llevan una alimentación activa ha disminuido en un 10 % desde 2015.

Algunos de los productos utilizados en la industria para adelgazar que incluyen a las píldoras de dieta, batidos y suplementos, clínicas médicas para perder peso, entremeses congelados y servicios online.

Hay diversos factores que pueden contribuir a la capacidad para bajar de peso, como lasuficiente cantidad de sueño de calidad cada noche, mantener un microbioma intestinal saludable, así como consumir más alimentos enteros y menos procesados.

Un estudio reciente publicado en Scientific Reports ha demostrado que el café puede influir en su metabolismo y movilizar la grasa parda metabólicamente activa.

Un estudio demuestra que el café puede estimular la grasa parda

El tejido adiposo marrón (BAT) puede generar calor (termogénesis), así como quemar la glucosa y grasas a través de una reacción mitocondrial mediada por el desacoplamiento mitocondrial de la proteína 1 (UCP1).

El balance energético puede evitar el desarrollo de obesidad, y aunque la actividad física puede eliminar un poco de energía, el cuerpo también utiliza un sistema de termogénesis o producción de calor a través de la quema de energía.

La regulación ascendente del UCP1 puede disminuir el potencial de obesidad y mejorar la sensibilidad a la insulina, ya que es uno de los sistemas de termogénesis de la grasa parda. En el estudio de Scientific Reports, los investigadores analizaron el efecto de la cafeína en BAT tanto en tubos de ensayo como en seres humanos.

Escribieron que los estudios anteriores demostraban la activación de BAT a través de nutrientes o exposición al frío. La cafeína demostró una regulación ascendente del UCP1 en ratones obesos, pero se desconoce cuán directamente podría afectar en el BAT de los seres humanos. Primero, los investigadores utilizaron células de ratones y células madre de médula ósea humana cultivadas en un tubo de ensayo y luego administraron cafeína.

Su análisis se realizó por medio de diversas pruebas, incluyendo la tinción mitocondrial, microscopía electrónica de transmisión y análisis de expresión génica.

Enseguida, nueve voluntarios humanos sanos con un índice de masa corporal promedio de 23, dentro del rango normal, se comprometieron a participar. Estos participantes consumieron ya sea una bebida con cafeína o agua y luego permanecieron sentados durante 30 minutos.

Los investigadores encontraron que el tratamiento de los cultivos celulares con cafeína aumentaba la expresión del UCP1. Además, analizaron y compararon las imágenes térmicas realizadas 30 minutos después de tomar las bebidas contra las realizadas previamente.

Las imágenes demostraron un incremento de la temperatura de BAT en el área subclavicular en los adultos, después de tomar café. Esto reflejó un incremento en la producción de calor en BAT no demostrado, después de beber agua.

Una taza de café estándar puede ayudarle a controlar su peso

Los investigadores de Scientific Reports dijeron que este es el primer estudio que demuestra la estimulación de la cafeína en UCP1 In Vitro que podría proyectarse en el consumo de cafeína por parte de los humanos a través de una taza de café de tamaño estándar.

Michael Symonds, Ph. D., de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nottingham, codirigió el estudio. Como se informó en un comunicado de prensa de la universidad, Symonds indicó que:

"Gracias a nuestra investigación previa, sabíamos que la grasa parda se encontraba principalmente en la región del cuello, por lo que pudimos generar la imagen de una persona inmediatamente después de tomar una bebida para saber si la grasa parda se calentaba aún más.

Los resultados fueron positivos y ahora tenemos que determinar si la cafeína, como uno de los ingredientes del café, puede actuar como un estímulo o si hay otro componente que ayuda a activar la grasa parda".

Los investigadores creen que esto podría sugerir que la cafeína en una taza de café estándar podría aumentar la tasa metabólica y mejorar la función de BAT. Han planteado que esta actividad tiene el potencial de contribuir en la pérdida de peso. Escribieron:

"En conclusión, estos resultados proporcionan nuevas pruebas complementarias In Vitro e In Vivo de que la cafeína (y una bebida de café) puede promover la función de BAT en dosis compatibles con el uso humano".

Tomar café de forma cotidiana puede influir en el metabolismo de múltiples maneras

Con frecuencia se reportan nuevos descubrimientos sobre el café y el impacto que tiene en la salud. Algunos informes indican que la cafeína puede promover la longevidad, mientras que otros relacionan la cafeína con un mayor riesgo potencial de peligros para la salud. Es difícil saber qué creer.

En un estudio publicado por Northwestern Medicine, los científicos descubrieron que el café cambiaba significativamente más metabolitos en el cuerpo de lo que se pensaba. Después de comer o beber, su cuerpo produce metabolitos o sustancias químicas. En parte, un mayor número de metabolitos afectados podría explicar la cantidad de efectos que el café tiene en el cuerpo.

Los investigadores contaron con la participación de 47 consumidores habituales de café y les solicitaron que dejaran de tomar café durante un mes. En el mes siguiente, los participantes tomaron cuatro tazas de café al día y en el último mes tomaron ocho tazas de café al día. Durante el estudio, los investigadores recolectaron muestras de sangre, y evaluaron la cantidad y tipo de metabolitos.

Encontraron que beber café alteraba los niveles de 115 metabolitos, 82 de ellos pueden influir en 33 vías biológicas. También, descubrieron tres enlaces novedosos con el café, incluyendo los metabolitos de esteroides, el metabolismo de los ácidos grasos y el efecto que tuvo en el sistema endocannabinoide.

Por lo regular, su cuerpo tiene receptores cannabinoides en el sistema neurológico. Los investigadores encontraron que los neurotransmisores relacionados con este sistema disminuyeron después de beber entre cuatro y ocho tazas de café al día. Consumir cannabis puede generar un efecto opuesto al que se esperaría.

Los investigadores señalan que el sistema endocannabinoide del cuerpo regula las funciones cognitivas, estado inmunológico, sueño, apetito y energía, por nombrar algunas. Además, encontraron que los metabolitos estaban relacionados con el sistema androsteroide, lo que les sugiere a los investigadores que el café podría ayudar a eliminar los esteroides del cuerpo.

Esto puede ser útil en tipos de cáncer afectados significativamente por los niveles de esteroides. La autora principal Marilyn Cornelis, Ph.D., profesora asistente de medicina preventiva, comentó:

"Estas son vías completamente nuevas a través de las cuales el café puede influir en la salud. Ahora, queremos profundizar más y estudiar cómo estos cambios pueden influir en el cuerpo.

Un mayor consumo de café durante el período de dos meses puede haber creado suficiente estrés para desencadenar una menor cantidad de metabolitos en este sistema. Podría ser una adaptación de nuestro cuerpo para tratar de equilibrar nuevamente los niveles de estrés".

Respecto a la relación entre el café, pérdida de peso y disminución del riesgo de diabetes tipo 2, indicó:

"A menudo, se piensa que esto se debe a la capacidad de la cafeína para estimular el metabolismo de las grasas o efectos reguladores de la glucosa de los polifenoles (químicos derivados de las plantas).

Nuestros nuevos descubrimientos que relacionan el café con los endocannabinoides ofrecen explicaciones alternativas que podrían impulsar la realización de estudios adicionales".

¿Cuáles son las funciones de la grasa parda, beige y blanca?

Estos tres diferentes tipos de grasa realizan diversas funciones en el cuerpo. Los investigadores en el estudio presentado estaban interesados en el efecto que tendría la cafeína en la activación de BAT y, por lo tanto, en el incremento en la termogénesis y metabolismo energético. Symonds indicó:

"La grasa parda funciona de manera diferente a otras grasas en su cuerpo y produce calor al quemar azúcar y grasa, a menudo en respuesta al frío. Estimular su actividad puede mejorar el control del azúcar y niveles lipídicos en la sangre, y las calorías adicionales quemadas podrían ayudar a fomentar la pérdida de peso.

Sin embargo, hasta el momento, nadie ha encontrado una manera adecuada de estimular su actividad en los seres humanos.

Este es el primer estudio con la participación de humanos que demuestra que una taza de café puede tener un efecto directo en nuestras funciones de grasa parda.

Las posibles implicaciones de nuestros resultados son bastante significativas, ya que la obesidad es un problema de salud significativo para la sociedad, además nos enfrentamos a una epidemia de diabetes cada vez mayor, y posiblemente la grasa parda podría ser parte de la solución".

El tipo más común de células grasas son los adipocitos blancos, donde se almacena el exceso de energía, lo que incrementa el riesgo de obesidad. La excesiva carga en estas células puede causar padecimientos relacionados, como diabetes tipo 2 y una enfermedad cardiovascular.

Del otro lado del espectro tenemos a los adipocitos marrones, que son termogénicamente activos y más prevalentes en niños que en adultos.

Los investigadores han descubierto que los glóbulos blancos pueden programarse para convertirse en marrones, pero esta proteína es suprimida por la proteína FLCN.

La función para suprimir la programación de la grasa parda se realiza en combinación con otra vía, la cual se encuentra activa durante los procesos celulares, incluyendo la formación de tumores, resistencia a la insulina y desarrollo de las células grasas.

Esa vía particular, llamada vía mTOR, es activada por los aminoácidos e insulina, así como por los factores de crecimiento, que a su vez ayudan a suprimir la programación de la grasa parda. La conversión de la grasa blanca en células BAT se conoce como células de grasa "beige" o "crema".

El sistema nervioso simpático es capaz de hacer esto a pequeña escala, pero ya que las células de grasa blancas están conectadas a otros sistemas de órganos, no es posible hacerlo a gran escala dentro del cuerpo. Los científicos han realizado experimentos con la conversión de grasa blanca a grasa beige fuera del cuerpo, y luego reintroducirla para ayudar a combatir la obesidad.

La ubicación de la grasa hace la diferencia

Las áreas del cuerpo donde se encuentra la grasa podría hacer la diferencia en el estado de salud. La grasa blanca realiza dos funciones importantes; es decir, almacena el exceso de calorías y libera hormonas que controlan el metabolismo.

La grasa, llamada grasa subcutánea, puede almacenarse directamente por debajo de la piel, o puede almacenarse en la profundidad del abdomen, alrededor de sus órganos, llamada grasa visceral.

Con frecuencia, la grasa subcutánea se encuentra en los muslos y glúteos, y no suele causar tantos problemas como la grasa visceral. Según Harvard Health, en la mayoría de las personas el 90 % de la grasa corporal es subcutánea, lo que podría describirse como la grasa que puede pellizcarse. La cual se acumula en la parte inferior del cuerpo, y crea una forma de pera.

El 10 % restante es grasa visceral o abdominal, se encuentra por debajo de la pared abdominal y rodea a los órganos. Este tipo de grasa está muy relacionada con el síndrome metabólico y la resistencia a la insulina.

En un estudio de la Universidad de Illinois, los investigadores encontraron que una molécula reguladora producía una respuesta corporal que generaba mayores cantidades de grasa visceral con un mayor consumo calórico.

Cómo activar las reservas de grasa parda

Una forma de estimular la vía mTOR es a través de un consumo excesivo de proteínas. Esta estimulación puede ayudar a suprimir la grasa blanca para la programación del BAT. Para descubrir cómo determinar su consumo óptimo de proteínas, vea mi artículo, "En cuestión de proteínas, la precisión sí importa".

Hay formas adicionales de activar la grasa parda para quemar más energía y convertir un poco de la grasa blanca en beige, también para estimular el proceso de termogénesis, sin medicamentos ni cirugía. Enseguida se encuentran cinco estrategias adicionales que puede considerar:

Ejercicio — En un estudio del Centro Médico Wexner de la Universidad Estatal de Ohio, los investigadores encontraron que una de las razones por las que el ejercicio puede promover el metabolismo es debido al incremento de los niveles de una molécula de lipocina que anteriormente se relacionó con temperaturas frías.

Los investigadores encontraron que la función de la grasa parda durante el ejercicio era indicarle al músculo emplear más ácidos grasos como combustible.

Confirmaron sus resultados en un estudio realizado con animales durante el cual encontraron lipocinas después de que los ratones hicieron ejercicio, pero una vez que eliminaron el BAT de estos ratones no hubo evidencia de incremento inducido por el ejercicio.

Frío — Diversos estudios han demostrado que la exposición a temperaturas frías puede incrementar la quema de glucosa en grasa parda y regular ascendentemente las proteínas UCP1.

También, puede promover la activación de BAT, reducir la grasa y cambiar las mitocondrias en el músculo esquelético y BAT. La exposición diaria puede incrementar el volumen de BAT y capacidad oxidativa.

Sueño — Un método analizado para exponer a los participantes a un ambiente frío fue disminuir la temperatura ambiental durante la hora de dormir. Los investigadores contaron con la participación de cinco hombres, durante un período de cuatro meses. Los participantes realizaron sus actividades regulares durante el día y luego regresaron a sus habitaciones cada noche.

La temperatura en la habitación se estableció en 24 °C (75 °F) durante el primer mes, 19 °C (66 °F) en los dos meses siguientes y 27 °C (81 °F) en el último mes.

Después de un mes de exposición a temperaturas frías leves, los investigadores encontraron un incremento del 42 % en el volumen del BAT y 10 % en la actividad metabólica de los participantes.

+ Fuentes y Referencias
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario