¡20 propósitos saludables para el 2020! De solo propósitos a soluciones ¡20 propósitos saludables para el 2020! De solo propósitos a soluciones

PUBLICIDAD

Estudio demuestra que los deportes benefician la salud del cerebro

Análisis escrito por Dr. Joseph Mercola Datos comprobados

el deporte es Bueno para el cerebro

Historia en Breve -

  • Uno de los últimos estudios en procesamiento neuronal analizó los efectos del sonido en el cerebro después de sufrir una conmoción cerebral. Los investigadores encontraron que aquellas personas que hacían deporte tenían una mayor capacidad para "desconectar" el ruido ambiental, lo que mejoraba su aptitud y flexibilidad mental
  • Aunque aprender otro idioma o tocar un instrumento también puede generar los mismos beneficios, los investigadores descubrieron que existían diferencias en la manera en la que se expresaba su capacidad de escuchar sonidos a pesar del ruido ambiental
  • El objetivo es identificar cuándo el cerebro se ha recuperado de una lesión cerebral traumática leve a severa, en ocasiones conocida como conmoción cerebral, para que un atleta pueda regresar a su nivel de actividad
  • Muchas personas tienen algún tipo de lesión cerebral. Incluso una lesión leve puede resultar en falta de concentración, problemas para recordar palabras, cambios de humor y menor capacidad para concentrarse en las tareas mentales
  • Considere las precauciones, incluyendo los cinturones, los cascos y las medidas preventivas en casa, como barandales, tapetes antiderrapantes y una mejor iluminación. Después de sufrir una lesión en la cabeza, es necesario buscar atención profesional

El nivel de participación deportiva en las escuelas está en un nivel sin precedentes. Los estudiantes que practican deportes competitivos adquieren beneficios físicos y mentales. Ya que reduce la tasa de obesidad, diabetes tipo 2 y presión arterial alta. Asimismo, mejora la función cardiovascular y pulmonar de los estudiantes y aumenta el potencial para disfrutar de la actividad física durante su vida.

La investigación también ha descubierto que los atletas que practican deportes de manera regular presentan menos probabilidades de consumir drogas y fumar cigarros. Las mujeres en la preparatoria muestran un riesgo 80 % menor de quedar embarazadas que aquellas que no hacen deporte. Los estudiantes que practican deporte disfrutan de un mayor éxito escolar con calificaciones más elevadas, mejor asistencia y una mayor probabilidad de asistir a la universidad.

En una encuesta de 75 compañías de Fortune 500, el 95 % de los vicepresidentes practicaron deporte durante la preparatoria. Uno de los riesgos de practicar deportes de contacto es sufrir una lesión en la cabeza, que según los expertos ocurre 300 000 veces al año en la preparatoria y en los deportes intercolegiales.

Los deportes desarrollan mejores aptitudes mentales y respuestas a los sonidos

Muchos de los beneficios de practicar deportes están relacionados con la aptitud mental o la flexibilidad mental, que es el enfoque del estudio de los neurobiólogos de la Universidad de Northwestern en su investigación sobre la respuesta del cerebro con el sonido. Al colocar una serie de electrodos al cuero cabelludo, registran la respuesta eléctrica al sonido para reproducirla a través de un altavoz.

Nina Kraus Ph.D. que es la investigadora principal comentó que esta metodología ofrece información de la salud del sistema nervioso. Han descubierto que aquellas personas expuestas al lenguaje y a la estimulación musical mostraban menos probabilidades de tener una estética neural durante su crecimiento, algo que genera una actividad eléctrica adicional.

Por otro lado, al crecer en un entorno musical o lingüísticamente limitado, el cerebro puede ser ruidoso, lo que interfiere con la capacidad para comprender la información auditiva. Los resultados sugieren que los deportes le ofrecen al cerebro una mayor capacidad para rechazar el ruido ambiental. Kraus explicó lo siguiente:

"El cerebro almacena la información y genera electricidad al no recibir suficiente. Pero crea actividad aleatoria y estática, que al final es más problemática porque obstaculiza el sentido del sonido".

Los investigadores utilizaron un estudio transversal que involucraba a 495 estudiantes en 19 equipos de primera división contra controles de género y edad. Midieron el procesamiento auditivo de los atletas por medio de la respuesta de seguimiento de frecuencia (FFR, or sus siglas en inglés) al utilizar electrodos en el cuero cabelludo.

Se midió el FFR debido a su sensibilidad y la investigación encontró que las lesiones reducen la amplitud. Midieron la amplitud del FFR de la respuesta cerebral, hacia el ruido ambiental y la relación entre ambas y descubrieron que los atletas tenían una mayor respuesta que aquellos que no practicaban deporte y concluyeron lo siguiente:

“Estos hallazgos sugieren que practicar deporte aumenta la ganancia de una señal auditiva al reducir el ruido ambiental. Esto puede estar relacionado con el nivel general de la condición física de los atletas o la necesidad de participar y responder a los estímulos auditivos durante la competencia".

Publicidad
Obtenga mis 20 propósitos saludables GRATIS para 2020 aquíObtenga mis 20 propósitos saludables GRATIS para 2020 aquí

Los deportes pueden atenuar el ruido en el cerebro

La capacidad de escuchar indicaciones durante los deportes ayuda a "ajustar el cerebro para comprender mejor el entorno sensorial". Esto otorga la ventaja de poder escuchar al entrenador cuando grita desde el costado al amortiguar el ruido ambiental de los espectadores.

El Dr. Richard Isaacson de la Clínica de Prevención de Alzheimer en Weill Cornell Medical College no participó en dicho estudio. Intrigado por los resultados comentó que los investigadores demostraron que los atletas disfrutaban de las aptitudes mentales de los deportes. Se interesó en continuar estudiando para encontrar las diferencias entre los deportes de contacto y sin contacto.

Kraus compara el ruido de fondo en el cerebro con la estática que se escucha en la radio. Para mejorar la calidad del sonido, es necesario minimizar la estática o aumentar la voz del DJ. Los resultados demostraron que el cerebro de un atleta minimiza el fondo estático.

Teorizan sobre la salud del sistema nervioso, ya que los atletas podrían manejar las lesiones y otros problemas de salud mejor que las personas que no hacen deporte. Kraus explica que comprender lo que se escucha puede ser una de las funciones más difíciles del cerebro. Es necesario combinar el tono, el tiempo y la armónica del sonido con el significado en microsegundos.

Este estudio es uno de los últimos sobre el procesamiento neuronal patrocinado por los Institutos Nacionales de Salud que analiza el sonido en las conmociones cerebrales deportivas. La esperanza es utilizar el análisis de las respuestas eléctricas después de una conmoción cerebral para determinar el momento adecuado para que un atleta pueda regresar al deporte de contacto sin un mayor potencial de daño cerebral.

El lenguaje y la música benefician al cerebro

Los investigadores también encontraron que puede ser importante entender cómo esto puede reducir las posibles lesiones cerebrales debido a que las lesiones en la cabeza interrumpen los procesos auditivos. Kraus considera que tocar un instrumento musical o aprender un nuevo idioma puede ayudar a fortalecer la capacidad para procesar las señales cerebrales sin afectar el ruido de fondo. En otras palabras, explica lo siguiente:

"Todos escuchan al 'DJ', pero los músicos escuchan mejor al 'DJ' debido a que suben el volumen del 'DJ', mientras que los atletas pueden escucharlo mejor porque pueden calmar la estática".

Los beneficios de ser bilingüe es la capacidad de comunicarse con personas de todo el mundo. La mayoría de las personas en los Estados Unidos consideran que es valioso aprender un segundo idioma, aunque no necesariamente esencial. Sin embargo, aprender un nuevo idioma es beneficioso y desafiante para el cerebro.

Aquellas personas bilingües tienen una mayor cantidad de materia gris involucrada en la cognición, así como un mejor control cognitivo, una mayor flexibilidad mental y una mejor capacidad para manejar tareas que implican cambios y monitoreos de conflictos. En los ancianos, esto puede ser más beneficiosos debido a que tienen una mayor reserva cognitiva que ayuda al cerebro a enfrentar la patología.

En aquellos que experimentan un trastorno neurológico, como el Alzheimer, el simple hecho de escuchar música puede ayudar a reconectarlos con el exterior. Parte de este beneficio parece estar relacionado con la familiaridad. Los estudios muestran que, al escuchar música, las áreas del cerebro se iluminan y liberan dopamina.

Incluso una lesión leve en la cabeza puede generar consecuencias de por vida

Algunos estiman que hasta el 90 % de la población ha experimentado algún tipo de lesión en la cabeza. Los deportes, los accidentes automovilísticos, los resbalones y las caídas pueden causar lesiones cerebrales traumáticas leves o graves. Por desgracia, muchos de estos no se diagnostican ni se tratan, lo que aumenta el riesgo de que en un futuro se acumulen conmociones cerebrales de bajo grado a la disfunción neurológica.

Según un estudio, una sola conmoción cerebral puede aumentar el riesgo de desarrollar Parkinson, que es una enfermedad cerebral degenerativa y progresiva. Los síntomas incluyen temblores, función motriz lenta, rigidez en las extremidades y postura encorvada. La afección también está relacionada con la depresión, la demencia, los problemas del habla y los cambios de personalidad.

En dicho estudio, se definió a la conmoción cerebral como una pérdida de conciencia de hasta 30 minutos o una alteración de la conciencia o amnesia por hasta 24 horas. El autor era un neurólogo del San Francisco Veterans Affair Medical Center que comentó que este estudio incluyó a todos los veteranos de los Estados Unidos que habían sido diagnosticados en un hospital de veteranos.

La cantidad de información en el estudio ofreció mucha evidencia y tiene implicaciones importantes ya que muchas de las lesiones cerebrales que los veteranos habían sufrido ocurrieron durante su vida civil y no durante el servicio activo. Haber sufrido una lesión cerebral traumática no garantiza el desarrollo del Parkinson, pero aumenta el riesgo.

Los síntomas de una lesión en la cabeza a menudo son ignorados, ya que no parecen ser lo suficientemente graves como para justificar la atención médica. Los síntomas comunes de una lesión en la cabeza incluyen falta de concentración, dificultad para recordar palabras, cambios de humor, menor capacidad para concentrarse en tareas mentales y problemas para dormir.

Independientemente de la gravedad de una lesión en la cabeza, es importante prestar atención a los cambios psicológicos que ocurren en las próximas semanas. Estos signos indican inflamación en el sistema nervioso que se presenta como efectos psicológicos y cognitivos posteriores.

Cómo reducir el riesgo de una conmoción cerebral

Pese a que muchos adultos pueden notar cambios psicológicos y neurológicos, los niños generalmente no lo hacen. Necesitan un monitoreo cuidadoso de los cambios en el comportamiento y las funciones. La acumulación de conmociones cerebrales de bajo grado puede acelerar el desarrollo de demencia.

El riesgo aumenta aún más al sufrir una lesión cerebral cuando ya existe una predisposición genética a la enfermedad de Alzheimer. La degeneración neurológica puede acelerarse cuando esto se combina con una alimentación inflamatoria y otros factores, como la falta de ejercicio y no ayunar.

Existen varias estrategias que se pueden implementar para ayudar a prevenir una conmoción cerebral o una lesión cerebral traumática. En el caso de practicar deporte, se recomienda verificar si el equipo cuenta con un protocolo de conmoción cerebral y asegurarse de que entiendan las inquietudes si su hijo se lesiona durante un juego.

En algunos casos, un médico de emergencias puede aprobar que su hijo regrese a practicar deportes de contacto unas cuantas semanas después de la lesión. Si existen signos o síntomas de una lesión en la cabeza, es importante buscar una segunda opinión de un médico que trabaje con personas en esta situación determinada.

Utilice siempre el cinturón de seguridad: Los niños y los adultos deben abrochar su cinturón de seguridad mientras el automóvil se encuentra en movimiento. Los bebés deben estar posicionados en el asiento trasero orientado hacia atrás y no en el asiento delantero.

Nunca maneje ni se suba a un automóvil con una persona que se encuentre bajo la influencia del alcohol o las drogas. Esto incluye medicamentos que pueden alterar la capacidad de conducir, como los analgésicos opioides.

Utilice un casco: Los cascos reducen el riesgo de sufrir una lesión durante cualquier actividad en la que exista el riesgo de caerse y golpearse la cabeza. Esto incluye usar la bicicleta, ya sea con pedales o motorizada, cualquier vehículo todo terreno, y practicar deportes de contacto o béisbol. Se recomienda proteger su cabeza durante actividades individuales como patinar o andar en patineta, montar a caballo, esquiar o hacer snowboard.

Adaptar los hogares para las personas mayores: Reduzca el riesgo de sufrir una caída al eliminar cualquier peligro, por medio de tapetes antiderrapantes en el baño, al instalar barandales y pasamanos, al mejorar la iluminación y mantener un programa de actividades físicas para mejorar la fuerza y el equilibrio.

Proteja las áreas de juego: Cualquier parte de los juegos donde exista un mayor riesgo de sufrir una caída, como debajo de las barras o alrededor de los columpios, es necesario que se instale un material que amortigüe los golpes, como un mantillo de madera o arena.

Proteja su hogar: En caso de que haya niños en el hogar, se recomienda utilizar protectores en las ventanas, así como puertas de seguridad y alfombras antiderrapantes en la bañera y la ducha para reducir el riesgo de sufrir una caída. Es necesario no dejar desatendidos a los niños en las sillas altas.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario