Investigadores encontraron microplásticos en muestras fecales

microplasticos

Historia en Breve -

  • Hace poco se confirmó la sospecha de que consumíamos nuestra propia contaminación plástica, cuando los investigadores descubrieron partículas microplásticas en muestras de heces humanas
  • Las muestras fecales fueron analizadas para detectar la presencia de 10 tipos de plásticos y 9 de ellos fueron detectados en dichas muestras. En promedio, los participantes presentaron 20 partículas microplásticas por cada 10 gramos de heces
  • Las pruebas revelan que tanto el agua de la llave como el agua embotellada contienen microplásticos, al igual que el polvo del hogar y muchos alimentos, en especial los mariscos y la sal de mar, pero también cualquier alimento que se haya almacenado en envases de plástico
  • La investigación sugiere que los microplásticos podrían tener un efecto adverso en el microbioma intestinal, ya que los microplásticos de poliestireno han afectado la barrera intestinal, microbioma y metabolismo de ratones
  • Para 2050, los océanos del mundo contendrán más plástico que peces, y se estima que la descarga anual de plásticos en la tierra es entre 4 y 23 veces mayor que en los océanos

Por el Dr. Mercola

Las pruebas han revelado que tanto el agua de la llave como el agua embotellada1 contienen microplásticos, al igual que el polvo del hogar2 y muchos alimentos, en especial los mariscos3,4 y la sal de mar,5 pero también cualquier alimento que se haya almacenado en envases de plástico.

Hace poco se confirmó la sospecha de que consumíamos nuestra propia contaminación plástica, cuando los investigadores descubrieron partículas microplásticas en muestras de heces humanas. Las consecuencias de consumir partículas y fragmentos de plástico microscópicos aún son relativamente desconocidas.

Sin embargo, si consideramos que el plástico no se degradará en el lapso de una vida humana, y que muchas de las sustancias químicas que se utilizan en su producción son sustancias disruptoras endocrinas, es probable que el impacto en la salud humana sea mayor de lo que se cree.

Una investigación realizada con animales también ha demostrado que los microplásticos pueden afectar la barrera intestinal y la composición del microbioma intestinal en ratones, además podrían tener efectos tóxicos en el hígado de los peces.

Las muestras de heces humanas presentaron residuos microplásticos

El estudio6,7,8,9 en cuestión fue realizado por investigadores de la Universidad Médica de Viena, en colaboración con la Agencia de Medioambiente de Austria. Los hallazgos de este estudio piloto fueron presentados el 23 de octubre de 2018, durante la conferencia 'United European Gastroenterology' que se celebra todos los años en Viena. Según lo que informó la revista Salon:10

"En este estudio participaron 8 personas de Finlandia, Italia, Japón, los Países Bajos, Polonia, Rusia, el Reino Unido y Austria.

Cada persona llevó un diario de los alimentos que consumió una semana antes del muestreo de sus heces, lo cual les demostró a los investigadores que todos los participantes estuvieron expuestos a alimentos que estaban envueltos en plástico, o bien, que bebieron de botellas de plástico.

Además, 6 de los 8 participantes consumieron pescado marino; ninguna de las personas era vegetariana".

Las muestras fecales fueron analizadas para detectar la presencia de 10 tipos de plásticos y 9 de ellos fueron detectados en dichas muestras. En promedio, los participantes presentaron 20 partículas microplásticas por cada 10 gramos de heces.

Los tipos más comunes de plástico fueron el polipropileno (que se encuentra en las tapas de las botellas), tereftalato de polietileno o PET (que se encuentra en las botellas de agua, bolsas de plástico y fibras textiles) y poliestireno (que se encuentra en recipientes de comida para llevar, vasos y utensilios de plástico).

Las partículas variaron en tamaño desde 50 micrómetros (aproximadamente el ancho de un cabello humano) hasta 500 micrómetros. De acuerdo con el investigador principal, el Dr. Philipp Schwabl, quien calificó a los resultados como "impactantes":

"Este es el primer estudio en su tipo y confirma lo que hemos sospechado durante mucho tiempo, los plásticos finalmente han llegado al intestino humano; una cuestión que es particularmente preocupante para nosotros, sobre todo en el caso de los pacientes con enfermedades gastrointestinales11 ...

Existen indicios preliminares de que los microplásticos podrían dañar el tracto gastrointestinal12 al promover reacciones inflamatorias o absorber sustancias nocivas13 ...

Aunque en los estudios realizados con animales se descubrió que las mayores concentraciones plásticas se localizaban en el intestino, las partículas microplásticas más pequeñas son capaces de entrar en el torrente sanguíneo, sistema linfático e incluso llegar al hígado.

Ahora que tenemos la primera evidencia de microplásticos en seres humanos, necesitamos realizar más investigaciones para comprender lo que esto representa para la salud humana14 ...

Considero que tratar de disminuir el uso de plástico y alimentos empacados en dicho material podría ser beneficioso tanto para la naturaleza como para nosotros los seres humanos.

No cabe duda que el plástico es un material muy útil y tiene muchas aplicaciones ingeniosas, pero tal vez deberíamos intentar reconsiderar la necesidad de su abundante uso, así como buscar y apoyar alternativas ecológicas y sustentables".15

En un futuro cercano los océanos del mundo contendrán más plástico que peces

De hecho, el Foro Económico Mundial estima que para 2050, los océanos del planeta contendrán más plástico que peces;16 debido a la descarga anual de 8 millones de toneladas métricas de plástico, se espera que la cifra aumente 10 veces17 tan solo en la siguiente década, a menos que se tomen medidas decisivas.

En algunas aguas oceánicas, el plástico ya supera el plancton por un factor de 6 a 1.18

Para evitar semejante absurdez, el Foro Económico Mundial recomienda enfocarse en 3 estrategias clave, que en primer lugar dependen de reconsiderar la fabricación de los plásticos; es decir, cambiar a fuentes renovables en vez de usar petróleo para producir plástico:19

  1. Mejorar el diseño de envases plásticos y otros productos a base de plástico
  2. Diseñar "nuevos y creativos modelos de entrega basados en envases reutilizables"
  3. Apremiar a las personas para que el reciclaje de resultados – El plástico puede y debe ser reciclado, no obstante, un análisis realizado en 201720 revela que un impactante 91 % del plástico no se recicla

De manera inquietante, la contaminación plástica también se ha acumulado en las tierras de cultivo.

Según la investigación21 publicada en la revista Science of the Total Environment, ¡la descarga anual de plásticos en la tierra podría ser entre 4 a 23 veces mayor que la que se deshecha en los océanos! El uso de aguas residuales (biosólidos) como fertilizantes es una fuente significativa de toda esta contaminación plástica.

Cuando se considera el alcance que tienen las tasas de aplicación de residuos y se asume que los datos de otros países con un uso similar de plásticos son comparables, puede suponerse que: la descarga anual y total de microplásticos en tierras agrícolas de Europa y Norteamérica es respectivamente de 63 000 a 430 000 y de 44 000 a 300 000 toneladas.

Los microplásticos podrían contribuir en la incidencia del cáncer y enfermedades intestinales

El Dr. Herbert Tilg, presidente de la Austrian Society of Gastroenterology y del comité científico de gastroenterología de la Unión Europea (que no participó en el estudio), le preocupa que los microplásticos puedan ser un factor que contribuya al incremento de las tasas del síndrome intestinal inflamatorio y cáncer de colon. Asimismo, dijo para la cadena de radio New Hampshire Public Radio:22

"La incidencia de cáncer de colon se ha elevado entre la población de jóvenes y creemos que los componentes de la alimentación o el ambiente pueden ser un factor.

Ahora que sabemos que podemos detectar microplásticos en seres humanos, podremos desarrollar estudios más amplios, tanto en pacientes sanos como en enfermos, con el fin de averiguar si son factores coadyuvantes".

Los microplásticos están relacionados con la alteración del microbioma, deterioro del metabolismo y toxicidad hepática

Según señaló Schwabl, las investigaciones más recientes sugieren que los microplásticos podrían tener un efecto adverso en el microbioma intestinal. El estudio,23 publicado en la revista The Science of the Total Environment, encontró que los poliestirenos microplásticos podían afectar la barrera intestinal, microbioma y metabolismo de los ratones. Según informaron los autores:

"En este estudio, expusimos ratones machos a microplásticos de poliestireno (MP) prístino y fluorescente de 5 micrómetros durante 6 semanas. Los resultados demostraron la presencia de poliestireno MP en el intestino de los ratones, lo cual pudo haber disminuido la secreción de la mucosidad intestinal y dañar la función de su barrera intestinal...

En cuanto al nivel de filo o phylum, el contenido de Actinobacteria disminuyó significativamente en el grupo tratado con poliestireno MP... [L]a diversidad en el microbioma intestinal fue alterada después de ser expuestos al poliestireno MP.

Con relación al género, un total de 15 tipos de bacterias cambiaron significativamente tras ser expuestas al poliestireno MP.

Además, las diferencias que se basan en la Enciclopedia de genes y genomas de Kioto (KEGG, por sus siglas en inglés) sobre las vías metabólicas indicaron que el poliestireno MP influía significativamente en las principales vías metabólicas de los genes funcionales en la población microbiana.

Además, los índices del metabolismo de los aminoácidos y ácidos biliares en el suero fueron analizados después de ser expuestos al poliestireno MP. Estos resultados indicaron que el poliestireno MP había causado trastornos metabólicos.

En conclusión, el poliestireno MP había inducido una disbiosis en el microbioma intestinal, barrera intestinal y trastornos metabólicos de los ratones..."

Otro estudio24 publicado en 2016 encontró microplásticos de poliestireno acumulados en los peces cebra y estos les generaban un estrés hepático. Después de solo 7 días de exposición, las partículas de 5 micrómetros se habían acumulado en sus branquias, hígado e intestino.

Las partículas que medían 20 micrómetros de diámetro solo se habían acumulado en sus branquias e intestino.

El análisis histopatológico reveló que las partículas habían causado inflamación y acumulación de lípidos en el hígado, y que habían "aumentado significativamente la actividad de la superóxido dismutasa y catalasa, lo que indica que habían inducido estrés oxidativo".

Además, el análisis metabólico encontró que los microplásticos habían "inducido alteraciones en los perfiles metabólicos del hígado de los peces y habían alterado el metabolismo de sus lípidos y energía".

Las investigaciones anteriores25 también han demostrado que, en condiciones de laboratorio, los microplásticos se introducían en las células y causaban efectos significativos en el tejido de los mejillones azules.

El agua embotellada está casi completamente contaminada con microplásticos

Como mencioné anteriormente, las pruebas recientes26 revelaron que ahora el agua potable se encuentra casi completamente contaminada con microplásticos – ya sea la que toma de la llave o la embotellada. Los descubrimientos indican que solo 17 de las 259 botellas de agua analizadas estaban libres de partículas microplásticas, y ninguna de las 11 marcas analizadas demostró de forma consistente estar libre de contaminantes plásticos.

En promedio, el agua embotellada que se analizó contenía 325 piezas de microplástico por litro. La marca que arrojó los peores resultados fue Nestlé Pure Life, cuya muestra más contaminada contenía 10 390 partículas por litro, mientras que la menos contaminada, San Pellegrino, contenía una densidad de 74 partículas por litro.

A continuación, se encuentra un resumen de las marcas más y menos contaminadas:27

Marcas más contaminadas Marcas menos contaminadas

Nestlé Pure Vida

San Pellegrino

Bisleri

Evian

Gerolsteiner

Dasani

Aqua

Wahaha

Epura

Minalba

Como señaló Orb Media —quien solicitó las pruebas—:28

"[L]os hallazgos sugieren que una persona que bebe 1 litro de agua embotellada al día podría consumir decenas de miles de partículas microplásticas al año...

En cuanto a los desechos microplásticos de un tamaño aproximado de 100 micrones... las muestras de agua embotellada contenían casi el doble de fragmentos microplásticos por litro (10.4), en comparación las muestras de agua de la llave (4.45)...

De acuerdo con la investigación científica existente, las partículas de plástico que consume a través de sus alimentos o bebidas podrían interactuar con su cuerpo de diversas maneras...

Algunas partículas pueden alojarse en la pared intestinal, mientras que otras podrían ser absorbidas por el tejido intestinal y transportarse a través del sistema linfático del cuerpo...

Se ha demostrado que los residuos más pequeños, en un rango de 20 micrones (0.02 mm) pueden entrar en el torrente sanguíneo antes de alojarse en los riñones e hígado... El 90 % de las partículas de plástico que encontramos tenían un tamaño tan pequeño... que algunas podían atravesar el intestino dentro del cuerpo".

En respuesta a estos hallazgos, la Organización Mundial de la Salud ha prometido presentar una revisión de inocuidad para evaluar los posibles riesgos a corto y largo plazo de consumir microplásticos en el agua.29

¿Cómo puede ser parte de la solución?

Nuestro afán cultural por todo tipo de productos desechables ha provocado grandes estrados. Pero ¿cómo podría ser parte de la solución? En pocas palabras, al convertirse en un consumidor más consciente. De verdad reflexione sobre la fabricación de los productos que compra, cómo podrían afectarlo mientras los utiliza y qué les sucederá una vez que los deseche.

En este momento, pocas personas somos capaces de llevar un estilo de vida sin deshechos, sin embargo, cada uno de nosotros puede dar pasos pequeños, pero definitivos, hacia el objetivo de reducir la basura plástica en todas sus formas. He aquí algunas sugerencias que debe considerar:

Evite el agua embotellada — En su lugar, invierta en un buen sistema de filtración de agua para su hogar y llene sus propias botellas reutilizables con agua de la llave filtrada. Las pruebas anteriores han revelado que la mayoría del agua embotellada no es más que agua de la llave, que podría o no haber sido sometida a una filtración adicional.

Ya que el agua de la llave pública contiene más de 267 toxinas, valdría la pena invertir en instalar un filtro de alta calidad y llevar consigo su propia agua a donde quiera que vaya.

Reduzca el uso de todo lo que esté hecho de plástico — Compre productos que no estén hechos o empacados con este material. Y aunque estos elementos son casi infinitos, he aquí algunas ideas:

  • Utilice bolsas de compra reutilizables para los comestibles
  • Lleve consigo su propia taza cuando disfrute de un café, y no utilice la tapa ni el popote
  • Almacene los alimentos en recipientes de vidrio o frascos, en lugar de contenedores o bolsas de plástico
  • Lleve consigo su propio recipiente para sobras a los restaurantes
  • No pida que envuelvan su ropa en plástico cuando la lave en seco

Evite la ropa con microfibras, como la lana, o lávela con la menor frecuencia posible — Las telas elásticas y prendas de lana desechan grandes cantidades de fibras plásticas microscópicas cada vez que se lavan. Debido a su pequeño tamaño, estas microfibras30 fluyen directamente a través de la planta de tratamiento de aguas residuales sin ser captadas.

Cada año, hasta 1.7 millones de toneladas de microfibras entran al océano,31 y las pruebas demuestran que las microfibras sintéticas representan el 85 % de los desechos en las costas alrededor del mundo.32

Una vez que se encuentran en la corriente de agua, estos microresiduos plásticos bloquean la luz solar que el plancton y las algas necesitan para desarrollarse, y las consecuencias de esto repercuten en toda la cadena alimenticia.

Las fibras en sí no solo representan un peligro para la salud de la vida marina que las consume, ya que se bioacumulan, también pueden actuar como esponjas, al absorber y concentrar toxinas como PCBs, pesticidas y petróleo, lo que hace que el animal--que podría terminar siendo su alimento — sea inclusive más tóxico que en condiciones normales.

Una opción mucho más "limpia" para todos es la ropa 100 % orgánica – tejidos de algodón, cáñamo, seda, lana o bambú teñidos con colorantes naturales, no tóxicos. La certificación del sistema Bluesign33 le indica que el artículo fue fabricado con ninguna o una cantidad mínima de sustancias químicas peligrosas.

Lave la ropa sintética lo menos posible y con un detergente suave, asimismo, séquela bajo los rayos del sol, en vez de utilizar la secadora, ya que el calor y agitación harán que las fibras se rompan. Lavar la ropa a mano o utilizar un ciclo suave con agua fría también podría minimizar su desprendimiento, al igual que utilizar una lavadora de carga frontal.

Asimismo, puede instalar un filtro para microfibras en su lavadora; sin embargo, aun así estas podrían terminar en el medioambiente ya que finalmente serán desechadas en la basura que se deposita en los rellenos sanitarios.

Recicle lo que pueda — En la medida de lo posible, procure reciclar y reutilizar estos productos, y participe en "unidades recolectoras de plástico" en las escuelas locales, donde se paga por cada libra recolectada.

Recuerde que los materiales reciclables nunca deben colocarse en una bolsa de plástico, ya que las instalaciones de reciclaje enviarán los artículos empaquetados a un vertedero.34 Por lo tanto, para garantizar que sus materiales reciclables sean realmente reciclados, debe asegurarse de colocarlos sueltos en el contener para reciclaje.

Para descubrir más sobre lo que debe y no debe hacer para reciclar, consulte mi artículo, "Los sorpresivos errores de reciclaje que la mayoría de las personas comete a diario". Además, puede consultar el artículo del blog "Lifehacker" para obtener más datos sobre lo que puede y no puede reciclar en general, aparte del plástico.35

Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo