Obtenga hasta Más del 45 % de descuento Colágeno Orgánico en Polvo Cree su paquete de 2 Obtenga hasta Más del 45 % de descuento Colágeno Orgánico en Polvo Cree su paquete de 2

PUBLICIDAD

Los médicos son remunerados por recetar más opioides

Análisis escrito por Dr. Joseph Mercola Datos comprobados

soborno opioide

Historia en Breve -

  • La adicción a los opioides ha sido identificada como un factor importante en el desempleo entre los hombres, y las sobredosis de opioides ahora son la principal causa de muerte entre las personas menores de 50 años en los Estados Unidos
  • Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), en Estados Unidos más de 42 000 personas murieron por sobredosis de opioides en 2016, un aumento del 28 % en las muertes a causa de los opioides en comparación con el año anterior
  • Investigaciones sugieren que las muertes por sobredosis de opioides se están subestimando en un 20 % a 35 %, debido a que se omite el nombre de estos medicamentos en los certificados de defunción. Probablemente, un conteo más preciso estimaría la cantidad de muertes relacionadas con los opioides en alrededor de 50 000 para el año 2016
  • Los médicos todavía prescriben estos medicamentos de manera excesiva a pesar del debate generalizado sobre los peligros de los opioides y las nuevas pautas de tratamiento para el dolor de espalda que destacan las intervenciones sin medicamentos en lugar de usar analgésicos
  • Uno de los motivos parece ser financiero. Según un análisis, en 2014 y 2015 más de 200 000 médicos en Estados Unidos recetaron opioides a pacientes del programa de cobertura de seguridad social Medicare, y recibieron pagos de los fabricantes de medicamentos por hacerlo

La adicción a los opioides está en su punto más alto en los Estados Unidos, tanto así que se ha identificado como un importante factor de desempleo entre los hombres, y las sobredosis de opioides ahora son la principal causa de muerte entre los habitantes menores de 50 años.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), de las más de 63 600 personas que murieron por sobredosis de sustancias en 2016, más de 42 000 se relacionaron de manera específica con los opioides, un aumento del 28 % en las muertes por opioides del año anterior.

Como si eso no fuera lo suficientemente perturbador, una investigación sugiere que las muertes por sobredosis de opioides se están subestimando en un 20 % a 35 %, debido a que se omite el nombre de estos medicamentos en los certificados de defunción.

En muchos casos, el medicamento específico que contribuyó a la muerte no se menciona en el certificado de defunción, y es muy probable que muchas de las "muertes por sobredosis de sustancias" en general sean causadas por los opioides en específico.

Según este documento, un conteo más preciso probablemente estimaría la cantidad de muertes relacionadas con los opioides en alrededor de 40 000 en 2015 y cerca de 50 000 en 2016.

Los medicamentos más comunes implicados en las muertes por sobredosis de opioides de prescripción son la metadona, oxicodona (OxyContin®) e hidrocodona (Vicodin®), y la evidencia sugiere que los fabricantes de opioides como Purdue Pharma, propiedad de la familia Sackler, sabían exactamente lo que hacían cuando afirmaron que los opioides (que son químicamente muy similares a la heroína) tienen una tasa de adicción excepcionalmente baja al ser consumidos por personas que sufren de dolor.

De hecho, el aumento masivo en las ventas de opioides se remonta a un plan de mercadotecnia planeado con el objetivo de mal informar a los médicos sobre el potencial adictivo de las sustancias.

Resulta sorprendente que los médicos todavía prescriban estos medicamentos de manera excesiva a pesar del debate generalizado sobre los peligros de los opioides, su alto riesgo de adicción, y pese a las nuevas pautas de tratamiento para el dolor de espalda que destacan las intervenciones sin medicamentos en lugar de usar analgésicos.

Remunerar a los médicos por prescribir opioides puede ser parte importante del problema

Uno de los motivos parece ser financiero. Según el reporte de CNN, "entre más opioides prescriben los médicos, más dinero ganan".

De acuerdo con un análisis realizado por investigadores de CNN y Harvard, en 2014 y 2015, cientos de médicos recibieron más de 25 000 dólares per cápita por parte de los fabricantes de opioides, y quienes recetaron la mayor parte de esos opioides recibieron las mayores ganancias.

El Dr. Andrew Kolodny, científico principal del Instituto para la Salud del Comportamiento, codirector de Opioid Policy Research Collaborative y director ejecutivo de Physicians for Responsible Opioid Prescribing, dijo para CNN: "Esta es la primera vez que vemos algo así y es muy importante. Parece que los médicos han recibido sobornos por vender más narcóticos, y eso es muy perturbador".

Al menos un médico recibió más de un millón de dólares en esos dos años. Uno de sus pacientes, que está luchando contra la adicción a los opioides, se sorprendió al descubrir que su médico había recibido tanto dinero por parte del fabricante de medicamentos. "En cuanto supe que estaba recibiendo dinero pensé: '¿En realidad fue por mi bien o para el suyo?'", dijo para CNN.

El Dr. Michael Barnett, profesor adjunto de política y gestión de la salud en la Escuela de Salud Pública de Harvard T.H Chan agregó: "No sé si el dinero está provocando la prescripción o la prescripción dio lugar al intercambio monetario, pero, en cualquier caso, puede ser un círculo vicioso". Consolida la idea entre los médicos de que prescribir tantos opioides es algo de valor".

percentil de la demanda de opioides

Fuente: CNN, 12 de marzo de 2018 (disponible solo en inglés)

¿Su médico recibe un ‘incentivo’ financiero por recetar opioides?

Si bien es legal que las compañías farmacéuticas paguen a los médicos por una variedad de servicios, incluidos los honorarios de asesoramiento y orientación, y casi la mitad de la comunidad médica recibe pagos de las compañías farmacéuticas cada año, es ilegal que receten medicamentos a cambio de incentivos monetarios del fabricante.

Esta investigación revela que la línea es delgada entre lo que es legal e ilegal. ¿Los médicos están recetando opioides con la expectativa o promesa de recibir un pago?

Al menos los datos proporcionan una prueba adicional de que los pagos influyen en los hábitos de prescripción de cada médico, incluso si no es totalmente intencional.

Varios estudios previos han confirmado esta tendencia, y demuestran que, sin importar el motivo de los pagos, cuando reciben dinero de una compañía farmacéutica, es mucho más probable que receten los medicamentos de esa compañía.

Como lo señaló el Dr. Daniel Carlat, un psiquiatra y exdirector del proyecto de prescripción Pew Charitable Trusts que escribe acerca de los conflictos de intereses en la medicina:

"No es una prueba positiva, pero es otro indicio muy importante en la creciente base de evidencia de que los pagos por comercialización de las compañías farmacéuticas no son buenos para la medicina y ni para la atención del paciente". Me preocupa demasiado".

¿Acaso el fabricante de Fentanyl sobornó a los médicos para prescribir su producto en exceso?

En un caso especialmente inquietante que destaca CNN, un especialista en dolor de Greenville, Carolina del Sur le recetó Subsys (una "forma ultra potente de fentanilo") a una mujer con enfermedad de Crohn para su dolor abdominal.

Subsys es hasta 100 veces más potente que la morfina, y aunque le quitó el dolor, también la puso en un "modo zombie", lo que la hizo incapaz de cuidar a sus hijos. Lo peor es que no podía dejar el medicamento.

Dejar de consumir por un día le provocó "una diarrea y vómitos incontrolables", y cuando le pidió otra opción a su médico, él reaccionó de forma "agresiva" y dijo que "era Subsys o nada". Sucede que entre 2014 y 2015 este médico recibió más de 190 000 dólares del fabricante de Subsys.

Ahora hay un proceso judicial pendiente en el que se acusa al médico de "intento de fraude con el 'único propósito de aumentar su número de recetas, ventas y consumo de Subsys para ampliar... sus ganancias".

Por cierto, en octubre de 2017, John Kapoor, el fundador de Insys, fabricante de Subsys, fue arrestado y acusado de sobornar a médicos para prescribir el medicamento en exceso. Otros ejecutivos de Insys también han sido arrestados por cargos de extorsión.

Otra investigación demuestra que los pagos a los médicos podrían promover la epidemia de opiáceos

La investigación realizada por Harvard y CNN no es la primera en sugerir que los pagos de las compañías farmacéuticas pueden ser un factor determinante en la epidemia de opioides.

Según un estudio publicado en agosto de 2017, entre agosto de 2013 y diciembre de 2015, se realizaron más de 375 000 pagos relacionados con los opioides sin fines de investigación a más de 68 000 médicos, por un total de más de 46 millones de dólares.

Esto significa que 1 de cada 12 médicos en los Estados Unidos recaudó pagos de las compañías farmacéuticas que producen opioides de venta con receta durante esos 29 meses.

En este contexto específico, las recetas de fentanilo se vincularon con los pagos más altos, y muchos de los estados que luchan con las tasas más elevadas de muertes por sobredosis, como Indiana, Ohio y Nueva Jersey, también mostraron la mayor cantidad de pagos relacionados con los opioides.

En otras palabras, este estudio demostró que existe un vínculo directo entre los pagos que reciben los médicos, las tasas de mortalidad y las adicciones de los pacientes.

¿El cannabis podría frenar la epidemia de opioides?

En noticias relacionadas, el Dr. Sanjay Gupta médico y corresponsal en jefe de CNN, publicó una carta abierta a Jeff Sessions, exfiscal general de los Estados Unidos, en la que lo exhorta a cambiar su postura sobre el cannabis.

En esa carta, Gupta señala que "no solo puede ser útil para "diversas afecciones como la epilepsia, esclerosis múltiple y el dolor, sino que a veces es lo único que funciona... Es hora de que la marihuana medicinal segura y regulada esté disponible a nivel nacional".

Gupta citó la investigación de la Rand Corporation, que encontró una disminución del 20 % en la cantidad de muertes por sobredosis de opioides en los estados donde la marihuana medicinal es legal. "[Estos] datos sugieren que la marihuana medicinal podría salvar hasta 10 000 vidas al año", escribe.

El cannabis no solo puede tratar el dolor por sí solo, al reducir o eliminar la necesidad de narcóticos, sino que también puede aliviar los síntomas relacionados con la abstinencia de opioides. Tampoco plantea un riesgo de sobredosis o muerte.

"[Quizás] lo más importante es que los compuestos que se encuentran en el cannabis pueden curar el cerebro del adicto enfermo, al ayudarle a salir del ciclo de la adicción", señala Gupta y agrega que "no hay otra sustancia conocida que pueda lograr todo esto. Es probable que si tuviéramos que... diseñar un medicamento para ayudarnos a salir de la epidemia de opioides, sería muy similar al cannabis".

Gupta también brinda el ejemplo de una persona que prácticamente no obtuvo alivio a su dolor por los opioides luego de tomar aproximadamente 40 000 pastillas a lo largo de una década, y de pronto casi no percibió el dolor al consumir una dosis única de cannabis.

De hecho, además de subestimar el potencial adictivo de los opioides, la eficacia de los medicamentos contra el dolor crónico también se ha exagerado en gran medida, lo que aumenta aún más el potencial de adicción. Como se señaló en un artículo de los CDC del 2016:

"La mayoría de los ensayos aleatorios y controlados con placebo sobre los opioides han durado seis semanas o menos, y no tenemos conocimiento de ningún estudio que haya comparado el tratamiento con opioides frente a otros tratamientos con respecto a sus resultados a largo plazo (más de 1 año) en relación con el dolor, función o calidad de vida.

Los pocos ensayos aleatorios para evaluar la eficacia de los opioides durante más de seis semanas tuvieron resultados estructuralmente deficientes. De hecho, varios estudios han demostrado que usar opioides para el dolor crónico en realidad podría empeorar su dolor y funcionamiento, quizás al potenciar la percepción del dolor...".

Cómo abordar el dolor sin medicamentos

Con todos los riesgos que se relacionan con los analgésicos opioides, le recomiendo bastante agotar todas sus opciones antes de recurrir a dichos medicamentos. A continuación, encontrará información sobre remedios sin medicamentos, cambios en la alimentación e intervenciones corporales que pueden ayudarlo a controlar su dolor de manera segura.

Cannabis medicinal — La marihuana medicinal tiene una larga historia como analgésico natural, y ahora es legal en 29 estados. Podría obtener más información sobre las leyes de su estado en el sitio web medicalmarijuana.procon.org.

Kratom — El kratom (Mitragyna speciose) es otro remedio de origen vegetal que se ha convertido en un popular sustituto de los opioides. En agosto de 2016, la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos, emitió un aviso donde indicaba que tenían la intención de prohibir el kratom, al enlistarlo en la Lista 1 de sustancias controladas.

Sin embargo, después de la masiva indignación de los usuarios de kratom, quienes indicaron que los opioides eran su única alternativa, la agencia revirtió su decisión. Por desgracia, su estado legal sigue siendo inestable, ya que la DEA está en una cruzada por eliminarlo.

Kratom es más seguro que un opioide para alguien con dolor grave y crónico. Sin embargo, es importante reconocer que es una sustancia psicoactiva y debe usarse con mucho cuidado.

Hay muy poca investigación que demuestre cómo usarlo con seguridad y eficacia, y podría tener un efecto muy diferente de una persona a otra. El otro problema a tratar es que hay varias cepas diferentes disponibles con diferentes efectos.

Además, aunque podría ser útil para que las personas dejen de utilizar opioides, el kratom es adictivo por sí solo. Por lo tanto, aunque parece ser una alternativa mucho más segura que los opioides, sigue siendo una sustancia poderosa y potencialmente adictiva. Así que, por favor, realice su propia investigación antes de probarlo.

Naltrexona de dosis baja (LDN) — La naltrexona es un antagonista de los opioides, originalmente fue desarrollada a principios de los años 60 para tratar la adicción a los opioides. Cuando es tomada en dosis muy bajas (LDN, disponible solo con receta), desencadena la producción de endorfinas, lo que podría mejorar la función inmunológica y aliviar el dolor.

Curcumina — La curcumina es un compuesto terapéutico esencial —identificado en la especia cúrcuma— que ha demostrado tener una potente actividad antiinflamatoria en más de 50 estudios clínicos.

Este compuesto es difícil de absorber, por lo que se logran los mejores resultados al hacer preparaciones diseñadas para mejorar la absorción. Es muy segura y puede tomarse entre dos y tres veces al día, en caso de que lo necesite.

Astaxantina — La astaxantina es uno de los antioxidantes liposolubles más eficaces que existen.Tiene propiedades antiinflamatorias muy potentes. Por lo general, se requieren dosis más altas para obtener un alivio al dolor y podría necesitar 8 miligramos (mg) o más por día para obtener sus beneficios.

Boswellia — También conocida como Boswellin o "incienso indio", esta hierba contiene propiedades antiinflamatorias poderosas que han sido apreciadas durante miles de años. Esta opción es una de mis favoritas, ya que ha funcionado bien en muchos de mis antiguos pacientes con artritis reumatoides.

Bromelina — Esta enzima para digerir proteínas, está presente en la piña y es un antiinflamatorio natural. Se puede tomar en forma de suplemento; pero, también podría ser beneficioso consumir la piña fresca. Debe recordar que la mayor parte de la bromelina se encuentra en el corazón de la piña, por lo que debe considerar comer un poco de la pulpa del corazón.

Crema de cayena — También llamada crema de capsaicina, esta especia proviene de los chiles picantes secos Alivia el dolor al agotar el suministro de la sustancia P en el cuerpo, un componente químico de las células nerviosas que transmiten señales de dolor al cerebro.

Miristato de cetilo (CMO) — Este aceite, que se encuentra en el pescado y mantequilla de vaca, actúa como un antiinflamatorio y lubricante para las articulaciones. He utilizado una preparación tópica de CMO para aliviar los quistes ganglionares y el síndrome del túnel carpiano.

Aceite de onagra, grosella negra y borraja — Estos contienen el ácido graso gamma linolénico, que es beneficioso para tratar el dolor artrítico.

Jengibre — Esta hierba tiene una poderosa acción antiinflamatoria, alivia el dolor, y tiene propiedades para asentar el estómago. El jengibre fresco funciona bien al sumergirlo en agua hirviendo y tomarlo como té, o al rallarlo en jugo de vegetales.

Cambios alimenticios para combatir la inflamación y controlar el dolor

Por desgracia, los médicos a menudo no logran abordar el dolor crónico de manera efectiva y recurren al único tratamiento que conocen: Los medicamentos recetados. Si bien estos medicamentos pueden brindar cierto alivio temporal, no contribuyen en absoluto a resolver las causas subyacentes del dolor. Si sufre de dolor crónico, realizar los siguientes cambios en su alimentación podría brindarle algo de alivio.

Consuma más grasas omega-3 de origen animal — Al igual que los efectos de los medicamentos antiinflamatorios, las grasas omega-3 del pescado y aceites de pescado sirven para modular directa o indirectamente una serie de actividades celulares asociadas con la inflamación.

Mientras que los medicamentos tienen una poderosa capacidad para inhibir las señales de dolor de su cuerpo, los omega-3 causan un cambio suave en la señalización celular para provocar una menor reactividad al dolor.

Sus mejores opciones para obtener grasas omega-3 son comer mariscos saludables como las anchoas o sardinas, que son bajas en toxinas ambientales, o tomar un suplemento de alta calidad como el aceite de kril.

Se ha encontrado en muchos estudios clínicos y con animales que los aceites omega-3 DHA y EPA que se encuentran en aceite de kril, tienen propiedades antiinflamatorias, que son beneficiosas para el alivio del dolor.

Reduzca radicalmente su consumo de alimentos procesados — Los alimentos procesados no solo contienen aditivos químicos y cantidades excesivas de azúcar, sino que también están cargados con grasas omega-6 perjudiciales.

Al consumir estos alimentos, en especial si están fritos, afecta la proporción de ácidos grasos omega-3 a omega-6 de su cuerpo, lo que desencadena la inflamación. La inflamación es un factor clave en la mayor parte de los casos de dolor.

Elimine o reduzca radicalmente su consumo de granos y azúcares — Evitar los granos y azúcares, especialmente la fructosa, reducirá sus niveles de insulina y leptina. Los niveles elevados de insulina y leptina son uno de los estimuladores más profundos de la producción de prostaglandinas inflamatorias, que contribuyen al dolor.

Si bien se recomienda que las personas sanas mantengan su consumo diario por debajo de los 25 gramos de fructosa de todas las fuentes, debería limitar su consumo a 15 gramos al día hasta que se reduzca su dolor. Consumir azúcar aumenta sus niveles de ácido úrico, lo que conduce a una inflamación crónica de bajo nivel.

Optimice su producción de vitamina D — Equilibre sus niveles de vitamina D al exponer grandes cantidades de piel a los rayos del sol de forma regular. Si no puede obtener suficiente exposición al sol, es muy recomendable tomar un suplemento oral de vitamina D3, junto con vitamina K2 y magnesio. Realícese una prueba sanguínea para asegurarse de estar dentro del rango terapéutico de 60 a 80 ng/ml durante todo el año.

Métodos de intervención corporal que ayudan a aliviar el dolor

Los siguientes métodos de trabajo corporal también han demostrado ser efectivos para aliviar el dolor y para controlar el dolor.

Acupuntura — Según The New York Times, se estima que en los Estados Unidos 3 millones de adultos se someten a la acupuntura cada año, en su mayoría con el fin de tratar el dolor crónico.

Un estudio publicado en Archives of Internal Medicine concluyó que la acupuntura tiene un efecto definitivo que es más notable que el tratamiento estándar para reducir el dolor de espalda y cuello, dolor de cabeza crónico, osteoartritis y dolor de hombro.

Ajustes quiroprácticos — Aunque antes se utilizaba con mayor frecuencia para tratar el dolor de espalda, el tratamiento quiropráctico aborda muchos otros problemas, como el asma, síndrome del túnel carpiano, fibromialgia, dolores de cabeza, migrañas, dolor musculoesquelético, dolor de cuello y latigazo cervical.

Según un estudio publicado en Annals of Internal Medicine, los pacientes con dolor de cuello que siguieron un tratamiento quiropráctico o ejercicio tenían más del doble de probabilidades de no sentir dolor en 12 semanas en comparación con los que tomaron medicamentos.

Terapia de masaje — El masaje libera endorfinas, que ayudan a inducir la relajación, aliviar el dolor y reducir los niveles de químicos del estrés tales como el cortisol y noradrenalina.

Una revisión sistemática y un metanálisis publicados en la revista Pain Medicine, incluyeron 60 estudios de alta calidad y siete estudios de baja calidad que analizaron el uso del masaje para tratar varios tipos de dolor, incluidos el dolor de médula espinal, huesos y músculos, fibromialgia y cefalea.

El estudio reveló que la terapia de masaje alivia el dolor en mayor medida que no recibir ningún tratamiento. Cuando se comparó con otros tratamientos para el dolor como la acupuntura y terapia física, la terapia de masaje siguió demostrando beneficios y tuvo pocos efectos secundarios.

Además de aliviar el dolor, la terapia de masaje también mejoró la ansiedad y calidad de vida en relación con la salud.

Técnicas de Libertad Emocional (EFT, por sus siglas en inglés) — La EFT sigue siendo una de las formas más fáciles y efectivas de abordar el dolor agudo y crónico.

La técnica es simple y se puede practicar en minutos. Un estudio publicado en Energy Psychology examinó los niveles de dolor en un grupo de 50 personas que asistieron a un taller de EFT de tres días y encontró que el dolor de los participantes disminuyó un 43 % durante el taller.

Seis semanas después, informaron que sus niveles de dolor eran 42 % más bajos en comparación con su sensación antes del taller. Como resultado de practicar la EFT, los participantes sintieron que tenían un mejor sentido de control y capacidad para lidiar con su dolor crónico.

En el video a continuación, la experta en EFT, Julie Schiffman, le muestra cómo practicar la EFT.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario