Obtenga 36% de descuento en un suministro para 90 dias de Vitaminas d3 and K2 Obtenga 36% de descuento en un suministro para 90 dias de Vitaminas d3 and K2

PUBLICIDAD

Los mejores consejos para deshacerse de las hemorroides

Análisis escrito por Dr. Joseph Mercola Datos comprobados

hemorroides remedios caseros

Historia en Breve -

  • Las hemorroides son venas inflamadas en el recto o ano, algo que por lo general ocurre como resultado de una mayor presión abdominal, tal como levantar objetos pesados, durante el embarazo, con el estreñimiento crónico, la obesidad o por permanecer sentado en el inodoro durante mucho tiempo
  • Para reducir el dolor y la incomodidad, evite utilizar jabones, papel perfumado o toallitas, ya que son irritantes y deshidratan la piel; el vinagre de sidra manzana y el aceite de árbol de té pueden empeorar los síntomas, así como resistir la necesidad de evacuar que puede causar que las heces sean más difíciles de expulsar
  • Algunas de las maneras más efectivas para aliviar la incomodidad inmediata asociada con las hemorroides incluyen: un baño de asiento, aplicar olmo escocés o un compuesto de Epsom con glicerina, utilizar bolsas de hielo y compresas frías, y aplicar aloe vera o aceite de coco
  • Si el dolor de las hemorroides se vuelve insoportable, el médico puede sugerir uno de varios tratamientos en el consultorio, los cuales incluyen una ligadura con banda elástica, escleroterapia o coagulación infrarroja; cada tratamiento ofrece ventajas y desventajas, las cuales deben ser discutidas con el médico a cargo

Aunque no son potencialmente mortales, las hemorroides pueden ser dolorosas y afectar las actividades diarias. Estas normalmente afectan a adultos de 45 a 65 años de edad, pero los adultos más jóvenes y los niños pueden padecerlas también.

Aunque son comunes tanto en mujeres como en hombres, las mujeres tienen un mayor riesgo de desarrollarlas durante el embarazo, debido a la presión que ejerce el bebé y por el esfuerzo durante el parto.

En un estudio retrospectivo que utilizó datos de solicitudes de reembolso de 33 034 pacientes en Taiwán, los investigadores evaluaron la relación que existía entre las hemorroides y el desarrollo posterior de enfermedades coronarias.

Durante un seguimiento de 12 años, los investigadores encontraron que las personas con hemorroides experimentaban un riesgo 127 % mayor de desarrollar enfermedades coronarias en comparación con las que no tenían hemorroides.

De acuerdo con el National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases, se estima que la mitad de las personas en los Estados Unidos desarrollarán hemorroides a los 50 años.

Además de la edad y el embarazo, existen numerosos factores de riesgo para desarrollar hemorroides, los cuales incluyen: actividades que aumentan la presión abdominal, como el esfuerzo al evacuar, levantar objetos pesados, obesidad o permanecer sentado en el inodoro durante mucho tiempo.

¿Qué son las hemorroides?

Para comprender la prevención de las hemorroides, así como la utilidad de estos consejos para aliviar el dolor y las molestias que causan, es útil saber exactamente qué son y cómo se encuentran formadas.

Dentro del ano y el recto inferior hay venas. Cuando estas venas se inflaman o hinchan dentro de la pared del recto o ano, se les conoce como hemorroides internas. Por lo general, las hemorroides son difíciles de percibir, pero al irritarse por el esfuerzo pueden causar sangrado.

Las hemorroides también pueden formarse debajo de la piel que rodea el ano, estas son conocidas como hemorroides externas. Cuando estas se irritan causan picazón o sangrado. En algunos casos, las hemorroides pueden no causar ningún síntoma o dolor, y es difícil determinar su presencia a menos que un médico realice un examen interno Cuando se presentan síntomas, podría experimentar lo siguiente:

  • Sangre roja y brillante en el inodoro o papel higiénico después de defecar
  • Picazón en el trasero
  • Un bulto fuera del ano, el cual tiene que reingresarse después de defecar.
  • Enrojecimiento, dolor e hinchazón alrededor del ano.
  • Dolor o malestar alrededor del ano al sentarse

Las hemorroides son similares a las venas varicosas de las piernas. En otras palabras, las venas se inflaman y se hinchan, en ocasiones como respuesta a la presión abdominal adicional. En algunas ocasiones, es difícil identificar las causas. La hinchazón causa irritación en la pared de las venas, así como los síntomas posteriores.

Los mejores consejos para aliviar el dolor causado por las hemorroides en casa

Si experimenta dolor y malestar por las hemorroides, es probable que busque alivio cuanto antes. En algunos casos, el alivio puede estar tan cerca como en el interior de su cocina.

Utilice un bidé — Dado que las hemorroides son venas irritadas, utilizar un bidé es una forma efectiva, menos irritante y de bajo costo para limpiarse el trasero después de las evacuaciones intestinales. Si ahora no tiene uno en casa, existen diferentes paquetes prácticos que facilitan la instalación de un bidé en su inodoro.

Suavice las heces — Dado que las hemorroides se agravan por medio del esfuerzo de las evacuaciones intestinales, es importante mantener las heces blandas. Una estrategia importante es consumir suficiente fibra alimenticia. La fibra se divide en dos tipos diferentes: soluble, la cual se disuelve fácilmente en agua, e insoluble, que no se disuelve, pero permanece intacta a medida que se traslada a través del colon.

Ambos tipos son importantes para la digestión. Es recomendable consumir 50 gramos de fibra por cada 1000 calorías, lo cual es ideal para mantener una salud óptima, pero la mayoría de las personas en Estados Unidos no consumen dichas cantidades.

Consumir el suplemento de psyllium orgánico de manera diaria, el cual contiene fibra soluble e insoluble, puede ayudar a ablandar las heces y ofrece numerosos beneficios para el sistema cardiovascular, control de peso y respaldo de glucemia.

Manténgase hidratado — El estreñimiento produce heces duras y secas que son difíciles de evacuar e irritan el recto. Una de las causas más comunes es la deshidratación.

La hidratación es un componente clave para mejorar la salud y, de acuerdo con un estudio de Harvard, el 54.5 % de los niños y adolescentes experimentan deshidratación crónica. Esto tiene repercusiones graves para la salud y el rendimiento académico.

La concentración de orina y el color es una de las mejores maneras para hacer un seguimiento del estado de hidratación individual de manera diaria. Lo ideal es producir orina de un color amarillo claro por el consumo suficiente de agua pura y filtrada.

Esto puede significar beber cerca de ocho vasos de 8 onzas de agua con mayor frecuencia de manera diaria, lo que le proporciona a su cuerpo suficiente líquido para formar las heces y desintoxicar los productos de desecho.

Pruebe un taburete para inodoro — Si reside en los Estados Unidos, es probable que no haya considerado la mejor posición para realizar una evacuación intestinal. Sin embargo, sentarse en el inodoro no es la mejor posición y puede contribuir a la dificultad para defecar, lo que conlleva al desarrollo de hemorroides y otros problemas como trastornos urológicos, prolapso rectal y fisuras anales.

Permanecer en cuclillas coloca el sistema digestivo en una posición anatómicamente correcta para mejorar las evacuaciones y reducir el estreñimiento. Permanecer en cuclillas encima del inodoro requiere fuerza, flexibilidad y equilibrio. Otra opción es utilizar un simple taburete para ayudar a permanecer en esa posición.

Limite su tiempo en el inodoro — Permanecer sentado en el inodoro durante largos períodos de tiempo ejerce mucha presión sobre las hemorroides, lo que aumenta la irritación de las venas y, por lo tanto, sus síntomas. Limite su tiempo en el inodoro a solo el necesario para completar las evacuaciones intestinales.

Aplique olmo escocés frío — Aunque no existen evidencias científicas sobre su uso, el hamamelis u olmo escoces ha sido un tratamiento casero favorito durante décadas. La clínica de Cleveland informa que contiene taninos y aceites que pueden ayudar a reducir la inflamación y algunas personas explican que tensa la piel como un antiinflamatorio natural.

De acuerdo con un estudio, el olmo escocés natural es un astringente que puede ayudar a reducir el tejido y cuenta con propiedades antioxidantes. Ayuda a reducir el dolor, la picazón y el sangrado hasta que las hemorroides se desvanecen, pero este remedio solo proporciona alivio de los síntomas y no acelera la curación.

Algunos encuentran mayor alivio al enfriar el olmo escocés dentro del refrigerador. No diluya este producto con alcohol ya que puede secar e irritar el tejido. Añada una pequeña cantidad de olmo escocés a un hisopo de algodón y frote sobre la hemorroide.

Aloe vera — El aloe vera cuenta con propiedades antiinflamatorias; algunas cremas y parches de venta libre ayudan a calmar la inflamación de las venas congestionadas con el aloe vera que contienen.

La Clínica Cleveland informa que no existen investigaciones actualmente disponibles sobre el uso del aloe vera en las hemorroides, pero este compuesto ha demostrado excelentes beneficios para otras enfermedades inflamatorias de la piel, y se recomienda su uso siempre que sea puro y no se utilicen cremas o parches que incluyan otros ingredientes.

Epsom y glicerina — Este tratamiento casero puede ayudar a las hemorroides dolorosas y es fácil de producir en casa. Mezcle 2 cucharadas de sales de Epsom con 2 cucharadas de glicerina. Coloque la mezcla en un parche de gasa sobre el área adolorida y déjelo hasta por 20 minutos. Repita cada cuatro a seis horas hasta que el dolor disminuya.

Aceite de coco — Esta crema hidratante natural también cuenta con propiedades antiinflamatorias. La aplicación del aceite de coco puede ayudar a reducir la irritación e hinchazón, y puede ayudar a reducir la necesidad de rascarse.

Bolsas de hielo — Las bolsas de hielo y las compresas frías pueden ayudar a combatir el dolor, la inflamación y la hinchazón. No aplique cubitos de hielo directamente sobre la piel; Es necesario envolverlos en una toalla pequeña para evitar dañar la piel. Déjelos por unos 15 minutos una y otra vez cada 1 a 2 horas hasta que el dolor desaparezca.

Ropa holgada — Puede beneficiar la curación si utiliza ropa holgada que no roce el área. Esto ayuda a prevenir que las hemorroides se irriten por el exceso de sudor y reduce los síntomas.

La clave radica en cómo sentarse

Un baño de asiento, también conocido como baño de cadera, es un tipo de remojo creado para incluir solo la cadera y el trasero. Su propósito era acelerar la curación de los pacientes que se habían sometido a una cirugía rectal, o que habían experimentado hemorroides, cólicos uterinos o infecciones de la próstata.

Los baños de asiento tibios son una de las maneras más fáciles y efectivas para reducir el dolor causado por las hemorroides. Son una tradición europea en la que solo la pelvis y el área abdominal se encuentran sumergidas en agua. Otros han utilizado los baños de asiento fríos para ayudar a reducir el estreñimiento o tonificar los músculos de la vejiga o el intestino.

En algunas ocasiones, puede experimentar mareo al levantarse de un baño de asiento caliente, pero al utilizarlo para las hemorroides, el agua debe permanecer tibia y no caliente. Un baño de asiento puede ayudar a aliviar la picazón, la irritación y los espasmos musculares del esfínter causados por el dolor de las hemorroides.

Se pueden utilizar pequeñas bañeras portátiles de plástico que se colocan sobre el asiento del inodoro, así como una bañera regular con un poco de agua tibia. Muchos expertos recomiendan un baño de 20 minutos después de cada movimiento intestinal, además de otros dos o tres durante el día para aliviar las hemorroides.

Posteriormente, seque suavemente el área. No frote la piel ya que puede irritar las hemorroides. Como alternativa, puede utilizar el aire frío de una secadora de cabello para secar el área. Utilizar agua a temperatura ambiente ayuda a acelerar el proceso de curación al aumentar el suministro de sangre. Estos consejos no curan la afección, pero ayudarán a reducir la irritación.

Evite utilizar gel de baño, baño de burbujas o productos de jabón en el agua, ya que pueden causar irritación. Sin embargo, las sales de Epsom incluidas en un baño de asiento pueden calmar la piel y ayudar a reducir la irritación y los síntomas.

No utilice los siguientes métodos para el dolor de hemorroides

Además de los métodos mencionados anteriormente, existen algunas opciones que se deben de evitar, ya que aumentan los síntomas y las molestias. Como se mencionó anteriormente, evite el uso de productos de jabón en el área, ya que resecan la piel y aumenta el riesgo de sangrado.

Además, las toallitas para bebé comerciales y el papel higiénico perfumado son irritantes y pueden aumentar la picazón y el dolor. Aunque algunas personas han considerado utilizar vinagre de sidra manzana, la Clínica Cleveland recomienda evitar su uso ya que puede quemar la piel irritada y empeorar los problemas con el tiempo.

Puesto que existen otras estrategias naturales para reducir los síntomas, es aconsejable evitar la aplicación del vinagre de manzana. El aceite de árbol de té es otro aceite esencial antiséptico y antiinflamatorio que algunas personas recomiendan para disminuir los síntomas. Sin embargo, como esta estrategia no ha sido bien evaluada, los expertos recomiendan evitar su uso.

No espere a experimentar las ganas de ir al baño. Cuando prolonga la necesidad de defecar, existe la tendencia a que las heces se vuelvan más duras y difíciles de eliminar. Esto aumenta la presión, el esfuerzo y los síntomas de las hemorroides.

En su lugar, considere crear un horario para ayudar a establecer hábitos regulares de evacuación intestinal. Cuando sus hemorroides se encuentran inflamadas e irritadas, es mejor evitar los medicamentos para adelgazar la sangre de ser posible, como la aspirina, ya que aumentan el riesgo de sangrado.

Tratamiento no quirúrgico para tratar las hemorroides

Existen varios tipos de tratamientos no quirúrgicos que su médico puede utilizar para deshacerse de las hemorroides. Antes de someterse a cualquiera de ellos, consulte las ventajas y desventajas con su médico y asegúrese de estar cómodo con su decisión.

Ligadura con banda elástica — Este procedimiento se utiliza en el consultorio médico para tratar las hemorroides internas que se desarrollan o sangran.

Durante este procedimiento, se coloca una banda de goma especializada en la base de la hemorroide, que corta el suministro de sangre. Dentro de una semana, el área ligada se encoge y se desprende, lo que crea un tejido cicatricial.

Aunque este procedimiento cuenta con un menor riesgo de recurrencia, no es adecuado para quienes utilizan medicamentos anticoagulantes o tienen un trastorno hemorrágico.

También puede provocar un aumento de sangrado, dolor y coágulos de sangre o infecciones. Si tiene un gran número de hemorroides, es necesario repetir el procedimiento. El médico a cargo controlará su afección con el uso de equipo especializado; Nunca intente hacerlo en casa.

Coagulación infrarroja — Este procedimiento se puede utilizar para tratar las hemorroides pequeñas. El médico utilizará una herramienta que dirige la luz infrarroja. El calor forma un tejido cicatricial, lo que elimina el suministro de sangre y, por lo general, reduce las hemorroides.

Se utilizará un anestésico local para reducir el malestar. Si tiene un gran número de hemorroides, es posible que requiera múltiples tratamientos. El período de recuperación toma varios días y se debe cuidar la reducción del estreñimiento y evitar reabrir la cicatriz.

Escleroterapia — Durante este procedimiento, el médico inyecta una solución directamente en la hemorroide, donde provoca una reacción local y, finalmente, encoge la hemorroide. El procedimiento es efectivo y seguro para las personas con cirrosis y hemorroides sangrantes, y es mejor que las bandas en este caso.

A pesar del tratamiento, existe el riesgo de que las hemorroides reaparezcan después de cierto tiempo y algunos expertos creen que este procedimiento es menos efectivo que las ligaduras con bandas elásticas.

Cuándo es necesario consultar a un médico

En la mayoría de los casos, podrá tratar los síntomas de las hemorroides con el uso de remedios caseros. Sin embargo, debe buscar atención médica inmediata si experimenta dolor anal intenso y hemorragia que puede o no asociarse con dolor abdominal, diarrea o fiebre.

Las hemorroides también pueden progresar hasta convertirse en trombosis. En esta situación, la hemorroide sale del ano cubierta de coágulos de sangre. Esto hace que las actividades cotidianas sean sumamente incómodas.

Los síntomas son similares a los de las hemorroides, pero el dolor y la picazón aumentan, al igual que la hinchazón alrededor del ano. Las hemorroides con trombosis también pueden infectarse y provocar un absceso, lo que causa síntomas adicionales, como fiebre.

Las hemorroides externas con trombosis aguda pueden requerir tratamiento médico adicional. En algunos casos, estas se resolverán por sí solas, pero en ocasiones puede requerir una intervención quirúrgica, especialmente si se estrangulan y el tejido comienza a morir (necrosis).

La severidad del dolor es más intensa durante las primeras 48 horas y generalmente se resuelve gradualmente. Como resultado, la extirpación quirúrgica generalmente viene acompañada de dolor intenso durante las primeras 48 horas, y únicamente si la hemorroide progresa a estrangulación y necrosis.