Obtenga 36% de descuento en un suministro para 90 dias de Vitaminas d3 and K2 Obtenga 36% de descuento en un suministro para 90 dias de Vitaminas d3 and K2

PUBLICIDAD

Expertos advierten que la tendencia de recetar estatinas podría poner vidas en peligro

Análisis escrito por Dr. Joseph Mercola Datos comprobados

estatinas efectos secundarios

Historia en Breve -

  • La cifra de personas que padecen enfermedades cardíacas y derrames cerebrales continúa aumentando, a pesar de las intervenciones farmacéuticas, incluyendo a las estatinas recomendadas para abordar los niveles elevados de colesterol
  • Las estatinas se enfocan en disminuir el colesterol que se produce naturalmente en el cuerpo; el proceso también puede agotar los niveles de CoQ10, que podría ser el posible desencadenante de muchos de los efectos secundarios significativos relacionados con el medicamento, incluyendo a las enfermedades neuromusculares y muerte cardiovascular
  • Las estrategias sin medicamentos pueden ayudar a controlar la salud cardíaca e incluyen al sueño de calidad, menor estrés, cantidades adecuadas de vitamina D y consumir gran parte de sus alimentos crudos

La cifra de personas que padecen enfermedades cardíacas y derrames cerebrales continúa aumentando cada año, a pesar de los avances en las intervenciones farmacéuticas.

Por desgracia, las recomendaciones equivocadas de llevar una alimentación baja en grasas podrían agravar la situación. La enfermedad cardiovascular fue catalogada como la causa subyacente de muerte en el 33 % del total de las muertes en los Estados Unidos y continúa siendo la principal causa de mortalidad.

Cada 40 segundos alguien sufre un derrame cerebral, y cada 4 minutos una persona muere por causa de un derrame cerebral. Según la Asociación Americana del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés), hay 7 factores relacionados con un mayor riesgo de enfermedad cardíaca y derrame cerebral, como el tabaquismo, inactividad, alimentación, colesterol alto, presión arterial y azúcar en la sangre.

Si bien, algunos de estos factores son simples, como fumar o no fumar, otros son más complicados que solo implementar una medida sencilla.

Al igual que la grasa saturada, el colesterol ha sido desacreditado a pesar de que las investigaciones realizadas durante 60 años no han demostrado una correlación entre las enfermedades cardíacas y los niveles elevados de colesterol total.

En realidad, el colesterol es una de las moléculas más importantes que el cuerpo puede utilizar para crear células, así como para producir hormonas y vitamina D. Los niveles bajos de colesterol que pueden suscitarse debido a una intervención farmacéutica están relacionados con la pérdida de memoria y Alzheimer, además podrían incrementar el riesgo de depresión, derrame cerebral y comportamiento violento.

A menudo, el colesterol se divide en colesterol HDL/ "bueno" y LDL/ "malo", pero la división se basa en cómo las moléculas se combinan con las proteínas. El LDL y HDL son lipoproteínas o moléculas de grasa combinadas con proteínas.

La grasa debe transportarse en el torrente sanguíneo por medio de las proteínas, que se clasifican por densidad. De hecho, las moléculas grandes de LDL no son dañinas, pero las partículas pequeñas y densas de LDL pueden escaparse del revestimiento arterial y desencadenar daños e inflamación.

Ahora, algunos grupos, como la Asociación Nacional de Lípidos, han empezado a cambiar el enfoque hacia el tamaño de la partícula de LDL, en lugar del colesterol total y colesterol LDL, para evaluar mejor el riesgo de las enfermedades cardíacas.

Aunque posiblemente es un método más preciso para evaluar el riesgo, aún no ha sido aceptado por la corriente tradicional, y requiere de pruebas sanguíneas más complejas que las que se realizan actualmente para verificar los niveles de colesterol.

Estudio defiende el uso de estatinas

Un estudio reciente publicado en Annals of Internal Medicine provocó una oleada de atención mediática cuando les recomendó a los pacientes que continuaran o comenzaran a tomar estatinas.

De acuerdo con el presidente de medicina cardiovascular de la Clínica Cleveland, el Dr. Steven Nissen, los médicos holísticos han exagerado los efectos secundarios relacionados con las estatinas y han inventado afirmaciones infundadas contra el medicamento.

Sin embargo, muchos estudios han demostrado que las estatinas no cumplen con las promesas de disminuir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. De hecho, este tipo de medicamento podría elevar el riesgo.

El estudio de Brigham and Women's Hospital que desencadenó esta ola de atención evaluó a 28 266 personas que informaron una reacción o evento adverso al tomar las estatinas. De las personas que ya habían experimentado una reacción adversa, el 70.7 % continuó sus medicamentos.

Después de cuatro años, los investigadores encontraron que quienes continuaron con el medicamento presentaban una tasa de episodio cardiovascular del 12.2 %. Las personas que dejaron de utilizar sus medicamentos tuvieron una tasa de episodio cardiovascular adverso del 13.9 %.

En otras palabras, quienes continuaron tomando el medicamento después de sufrir algún tipo de efecto adverso experimentaron una disminución del 1.7 % en los padecimientos cardiovasculares, durante cuatro años.

En un editorial en la misma publicación, Nissen atribuyó una parte importante de la responsabilidad por colocar a las estatina en el umbral de los suplementos alimenticios, enfoques basados en el estilo de vida y beneficios de estos que no se han confirmado en estudios clínicos formales.

Los beneficios de las estatinas son insignificantes, en el mejor de los casos

Lo curioso es que la AHA pone un gran énfasis en los enfoques basados en el estilo de vida que incluyen renunciar al hábito de fumar, hacer ejercicio, normalizar el peso, reducir la presión arterial y disminuir los niveles de azúcar en la sangre. En otras palabras, si bien Nissen no está convencido de que los enfoques basados en el estilo de vida sean muy útiles, la AHA parece considerar lo contrario.

Además, el beneficio potencial de las estatinas también debe sopesarse frente a sus inconvenientes, y muchos cardiólogos e incluso organizaciones profesionales han advertido que las estatinas parecen ocasionar más perjuicio que beneficio.

Según un análisis del Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de los Estados Unidos, para evitar la muerte de tan solo una persona por cualquier causa, sería necesario que 250 personas tomaran estatinas durante seis años; 100 personas deben tomar estatinas como preventivos primarios durante cinco años para que una o dos personas puedan evitar un ataque cardíaco, pero realmente ninguna vivirá más tiempo.

Otros estudios también han fallado en encontrar algún tipo de beneficio en la mortalidad otorgado por las estatinas, incluso en grupos de riesgo.

Por desgracia, las estatinas no solo se recomiendan en personas que han tenido previamente un episodio cardiovascular y se consideran de alto riesgo.

Sino que, ahora se les recomiendan a cualquier persona que tenga un riesgo del 7.5 % de padecer un ataque cardíaco en los siguientes 10 años, según el perfil de riesgo creado por la AHA, que considera el género/edad/raza, colesterol, presión arterial, diabetes y tabaquismo.

Por medio de esta calculadora, la increíble cifra de 26.4 millones de personas en los Estados Unidos se ha convertido en candidatos para el tratamiento con estatinas.

Sin embargo, como se debatió en artículos anteriores, los investigadores han advertido que la calculadora de riesgo de la AHA sobreestima en un 75 a 150 % el riesgo de enfermedad cardíaca. Eso significa que incluso las personas sanas con bajo riesgo de problemas cardíacos utilizan estos medicamentos riesgosos.

Las estatinas se enfocan en el factor incorrecto

Su riesgo de ataque cardíaco y derrame cerebral no está relacionado con una cifra simple, sino más bien con una interacción compleja entre las diferentes densidades de peso de las lipoproteínas en la sangre.

Durante años, las personas en los Estados Unidos recibieron información errónea y se les solicitó que llevaran una alimentación baja en grasas para disminuir el riesgo de ataque cardíaco. Sin embargo, las investigaciones no respaldan esta recomendación, e incluso una perspectiva general en la diferencia entre el posible riesgo de las personas en el Reino Unido y Francia demuestra algo muy diferente.

En Francia, el habitante promedio obtiene el 15.5 % de sus calorías totales de grasas saturadas, mientras que una persona en el Reino Unido obtiene el 13.5 %. Sin embargo, la tasa de muerte por enfermedad cardíaca en Francia es un tercio que la del Reino Unido.

Y, al igual que las grasas saturadas, a las personas en los Estados Unidos se les ha recomendado llevar una alimentación baja en colesterol para controlar el colesterol en el cuerpo, hasta que el Comité Asesor de Directrices Alimentarias indicó, "el colesterol no se considera un nutriente de riesgo por consumo excesivo".

La enfermedad cardíaca es desencadenada por el daño en las paredes de las arterias y coagulación sanguínea. Cuando se daña la pared endotelial de la arteria, el cuerpo comienza el proceso de reparación y básicamente crea una "costra". Para evitar que la costra se desprenda, la pared endotelial la cubre, por lo tanto, aumenta el grosor de la pared, que es lo que conoce como aterosclerosis.

En otras palabras, el colesterol no obstruye las arterias; más bien, las paredes arteriales se engrosan como resultado de un proceso de reparación natural. Uno de los principales responsables del daño inicial en las paredes arteriales es el azúcar (fructosa).

Eso significa que llevar una alimentación alta en azúcar es la forma de incrementar el riesgo de enfermedad cardíaca, y no una alimentación alta en colesterol o grasas saturadas.

Las estatinas están diseñadas para disminuir los niveles de colesterol total, que no indica prácticamente nada sobre el riesgo de enfermedad cardíaca a menos que estén excepcionalmente elevados.

Cuando el nivel de colesterol total es aproximado o superior a 330 podría sugerir una hipercolesterolemia familiar, que, en mi opinión, sería casi la única vez que podría ser apropiado utilizar un medicamento para disminuir los niveles de colesterol.

Si bien, las cifras de colesterol pueden ser indicativas de un mayor riesgo de enfermedad cardíaca, no son los números que usualmente se observan. Los dos porcentajes que son mucho mejores indicadores de riesgo de enfermedad cardíaca son:

  • Su proporción HDL/colesterol total; es decir, el porcentaje de HDL es un factor de riesgo de enfermedad cardíaca muy poderoso. Solo debe dividir su nivel de HDL entre su colesterol total. Idealmente, este porcentaje debería ser superior al 24 %. Si es inferior al 10 %, puede ser un indicador significativo de riesgo de enfermedad cardíaca.
  • Lo ideal es que su proporción de triglicéridos/HDL sea inferior a 2

Los efectos secundarios de las estatinas no son tan insignificantes

En una entrevista para CBS News, Nissen señaló que la mayoría de los efectos secundarios relacionados con las estatinas eran menores y que pueden abordarse al ajustar la dosis o cambiar a otro tipo de estatinas. Los efectos secundarios que se abordaron principalmente fueron los dolores musculares.

El Dr. Donald Lloyd-Jones, profesor de medicina preventiva y cardiología en la Facultad de Medicina de Northwestern University, restó importancia al tema al sugerir que, usualmente los dolores musculares relacionados con las estatinas podrían deberse simplemente a la edad de la persona que toma el medicamento.

Sin embargo, el dolor muscular solo es uno de los típicos efectos secundarios atribuidos a las estatinas. La información de los profesionales de la salud sobre la atorvastatina (Lipitor) clasifica los efectos secundarios como muy comunes (prevalencia del 10 % o superior), frecuentes (1 a 10 %), infrecuentes (0.1 a 1 %), inusuales (0.01 a 0.1 %) y muy inusuales (menos del 0.01 %).

Los efectos secundarios de las estatinas informados a los profesionales de la salud como muy comunes, comunes y poco comunes incluyen:

  • General — Infecciones del tracto urinario, mareos, pérdida parcial de sensibilidad a los estímulos sensoriales, trastorno del sentido del gusto, amnesia y dolores de cabeza
  • Gastrointestinal — Diarrea, indigestión, náuseas, gases intestinales, estreñimiento, malestar abdominal, dolor abdominal, vómitos y pancreatitis
  • Metabólico — Pruebas de función hepática anormales, hiperglucemia, hepatitis, anorexia, hipoglucemia y aumento de peso
  • Musculoesquelético — Dolor articular, dolor en las extremidades, dolor musculoesquelético, espasmos musculares, mialgia, inflamación articular, dolor de espalda, creatina fosfoquinasa, dolor de cuello y fatiga muscular

Los efectos secundarios devastadores a nivel neuromuscular y cardiovascular

El problema con el uso de estatinas es que solo abordan el problema superficial de los niveles de colesterol total de una manera simple en el interior del organismo complejo.

La función de estos medicamentos es bloquear la enzima hepática que produce naturalmente el colesterol necesario para el funcionamiento del cuerpo. En esencia, esto disminuye los niveles de colesterol total sin abordar las diferentes densidades de las lipoproteínas; es decir, HDL, LDL, VLDL (lipoproteínas de muy baja densidad) o niveles de triglicéridos.

Al alterar solo un aspecto de la producción de colesterol, las estatinas tienen un efecto significativamente negativo en la salud del cuerpo. Rara vez se menciona el vínculo entre la muerte cardiovascular y las estatinas.

Es importante comprender que los medicamentos para prevenir las enfermedades cardíacas pueden tener un efecto secundario común de muerte cardiovascular, que ocurre en hasta el 10 % de los pacientes.

Otro efecto secundario menos divulgado es una progresión del deterioro muscular que puede resultar en un diagnóstico de esclerosis lateral amiotrófica (ALS), también conocida como enfermedad de Lou Gehrig.

El Centro Colaborador de la Fundación Mundial de la Salud para el Monitoreo Internacional de Medicamentos ha observado un número desproporcionadamente elevado de pacientes con lesiones neuronales de la función motora superior, como ALS, entre las personas que toman estatinas.

Los investigadores de la Facultad de Medicina Johns Hopkins respondieron a estos hallazgos preocupantes al indicar que el padecimiento puede tratarse con esteroides y otros medicamentos inmunosupresores; por lo tanto, no hay porque temerle a este popular y "fabuloso medicamento".

Si consideramos que puede disminuir drásticamente el riesgo de enfermedad cardiovascular tan solo al hacer cambios en el estilo de vida, la cual no parece una recomendación razonable para la mayoría de las personas.

¿Cuál es la estadística sobre la efectividad de las estatinas?

Cuando los riesgos de tomar un medicamento incluyen una enfermedad neuromuscular y un efecto secundario "típico" de muerte cardiovascular, se esperaría que la efectividad del medicamento superara los riesgos. Sin embargo, en este caso, los riesgos superan con creces cualquier beneficio del medicamento.

En un informe publicado en Expert Review of Clinical Pharmacology, los autores concluyeron que los defensores de las estatinas utilizaron una herramienta estadística llamada reducción del riesgo relativo (RRR, por sus siglas en inglés) para amplificar los beneficios insignificantes.

El mismo informe afirma que los ensayos clínicos también han logrado minimizar la importancia de una gran cantidad de efectos adversos que los pacientes experimentan.

Cuando se considera el riesgo absoluto de los efectos secundarios adversos que mencioné anteriormente, parece ridículo utilizar las estatinas, las cuales benefician tan solo al 1 % de la población. Un beneficio del 1 % significa que, por cada 100 personas tratadas con el medicamento, una persona tendrá un ataque cardíaco menos.

Al cambiar la estadística a un riesgo relativo, los beneficios de las estatinas ayudan repentinamente entre el 30 y 50 % de la población. Para entenderlo mejor, imagine un estudio con 200 participantes hombres, la mitad toma un medicamento y la otra mitad un placebo, para examinar el efecto sobre el cáncer de próstata.

Después de cinco años, dos hombres en el grupo que tomaba el medicamento desarrollarían cáncer de próstata, en comparación con cuatro en el grupo que tomaba el placebo.

Con esta información, los investigadores podrían afirmar que el medicamento reducía el riesgo en un 50 %, o que solo había una disminución del 2 % en el riesgo, y ambas perspectivas serían correctas. Lo primero afirma que reduce el riesgo relativo y lo segundo utiliza el riesgo absoluto.

En un segundo estudio publicado en Expert Review of Clinical Pharmacology, los investigadores descubrieron que las estatinas no solo no eran tan efectivas como indicaban comúnmente, sino que también pueden contribuir a la enfermedad cardiovascular, lo que explicaría el típico efecto secundario cardiovascular relacionado con el medicamento.

Se abordaron diversos mecanismos fisiológicos asociados con las estatinas que demuestran cómo el medicamento podría estar relacionado con el empeoramiento de la salud cardíaca, incluyendo a los siguientes:

  • Inhiben la función de la vitamina K2
  • Dañan las mitocondrias
  • Interfieren y eliminan la coenzima Q10 (CoQ10)
  • Interfieren con las proteínas que contienen selenio

La disminución de la CoQ10 puede ser causada por los efectos secundarios de las estatinas

Uno de los efectos conocidos de las estatinas es que puede agotar los niveles de CoQ10, utilizado para la produccivón de energía en cada célula del cuerpo. Por lo tanto, la CoQ10 es vital para mantener una buena salud, niveles de energía, longevidad y calidad de vida en general.

Aunque hubo una propuesta para agregar un recuadro negro de advertencia en las estatinas sobre el agotamiento de los niveles de CoQ10, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos decidió no hacerlo en 2014.

La forma reducida de CoQ10 es el ubiquinol, y también es un componente esencial en la respiración celular y producción del trifosfato de adenosina (ATP). Si consideramos que, entre los órganos del cuerpo, el corazón exige la mayor cantidad de energía, puede observar cuán potencialmente devastador podría ser tener menores niveles de la principal fuente de energía celular del cuerpo.

Si utiliza estatinas, es fundamental que también tome un suplemento de CoQ10 o ubiquinol. Le recomiendo encarecidamente este último ya que su cuerpo lo absorbe de una forma más efectiva.

El Dr. Steven Sinatra, cardiólogo y fundador de New England Heart Center, recomienda tomar al menos 100 miligramos (mg), pero de preferencia 200 mg de CoQ10 de alta calidad o ubiquinol al día. El uso de ubiquinol puede mejorar el mecanismo que evita que el colesterol LDL dañe el cuerpo y cuida eficazmente a las células del daño causado por las estatinas, al proteger las células musculares de las miopatías.

Proteja su salud cardíaca al implementar estrategias sin medicamentos

Es importante que no deje de tomar un medicamento sin aplicar primero otras estrategias para ayudar a controlar su salud cardíaca. Si busca una forma sin medicamentos para mejorar su salud cardíaca, enseguida se encuentran algunas de mis recomendaciones principales:

Disminuya el consumo, con el plan de eliminar, los granos y azúcares de su alimentación. Es de suma importancia eliminar los granos y azúcares que contienen gluten, en especial la fructosa procesada.

Consuma una buena porción de sus alimentos crudos.

Asegúrese de obtener gran cantidad de grasas omega-3 de origen animal de alta calidad de pescado graso bajo en mercurio. Algunos excelentes ejemplos incluyen a las sardinas, anchoas, arenque y caballa.

De forma alternativa, puede tomar un suplemento de grasas omega-3 de alta calidad, como el aceite de kril. Las investigaciones sugieren que tan solo 500 mg de kril al día pueden mejorar los niveles de colesterol total y triglicéridos, y probablemente aumentar los niveles de colesterol HDL.

Reemplace los aceites vegetales nocivos y grasas trans sintéticas por grasas saludables, como el aceite de oliva, mantequilla y aceite de coco (recuerde que el aceite de oliva debe utilizarse solo en frío; use aceite de coco para cocinar y hornear, y busque fuentes de mantequilla con certificado de que proviene de ganado lechero criado en pastura y criado de manera orgánica.

Incluya alimentos fermentados en su alimentación diaria. Estos no solo optimizarán su microbioma intestinal, lo que podrá mejorar su estado inmunológico general, sino que también podría proporcionarle bacterias beneficiosas a su boca. La mala salud bucal es otro poderoso indicador del incremento en el riesgo de enfermedades cardíacas.

Optimice sus niveles de vitamina D, idealmente a través de una prudente exposición a los rayos del sol, ya que esto también le permitirá a su cuerpo producir sulfato de vitamina D, otro factor que puede desempeñar un rol crucial en la prevención de la formación de placa arterial.

Revise sus niveles de hierro al menos una vez al año, y done sangre dos o tres veces al año si sus niveles de ferritina son superiores a 80 ng/mL. El nivel ideal en hombres adultos y mujeres que no se encuentran menstruando es entre 40 y 60 ng/mL. No debe ser inferior a 20 ng/mL o superior a 80 ng/mL.

Otra prueba útil es la prueba gamma glutamil transpeptidasa (GGT, por sus siglas en inglés). La prueba GGT mide los niveles de enzimas hepáticas. Esto no solo le indicará si presenta algún daño hepático, sino que también podría utilizarla como marcador para detectar el exceso de hierro y es un excelente indicador del riesgo de muerte súbita cardíaca.

En el caso de las mujeres, un nivel saludable de GGT sería alrededor de 9 unidades por litro (U/L), mientras que, por lo general los límites altos de los niveles "normales" son 40 a 45 U/L. En el caso de los hombres, 16 U/L es ideal, mientras que el rango clínico normal puede llegar hasta 65 o 70 U/L.

Haga ejercicio con regularidad Asegúrese de incluir ejercicios en intervalos de alta intensidad, que también optimicen la producción de la hormona del crecimiento humano

Renuncie al hábito de fumar por completo y no beba alcohol de forma excesiva

Asegúrese de fomentar el sueño reparador de alta calidad.

Practique regularmente técnicas para el control del estrés.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario